35º aniversario del primer teléfono móvil 4

En este mes de Abril el teléfono móvil celebra su 35 cumpleaños. Una tecnologí­a revolucionaria sin la que serí­a imposible entender los avances en la comunicación, y que se ha vuelto prácticamente imprescindible en la vida moderna. Un dispositivo del que casi nunca nos separamos, que todos llevamos en el bolsillo o en el maletí­n. Un negocio mayúsculo que mueve al año miles de millones de euros.

Se considera a Martin Cooper como el inventor del primer teléfono móvil que no estaba asociado a un vehí­culo, ya que en 1947 la compañí­a Bell Labs propuso integrarlos en coches de policí­a. La anécdota que rodea a este hecho merece ser comentada. El 3 de Abril del año 1973, nuestro amigo Cooper, que era empleado de Motorola, realizó la primera llamada con un móvil en la historia. No llamó a su mujer para contarle lo ilusionado que estaba. No llamó a sus hijos para decirles que su papá era un genio. Ni siquiera llamó a su jefe para notificarle lo que acababa de conseguir. No. ¿A quién llamó entonces? Pues ni más ni menos que a su rival en Bell Labs, John Engel. Imagí­nate qué cara pondrí­a. Seis años más tarde, en 1979, se puso a la venta el primer teléfono comercial por parte del gigante japonés de las telecomunicaciones, NTT.

35º aniversario del primer teléfono móvil 4

Mucho han cambiado las cosas desde entonces. En estas tres décadas y media, el dichoso aparatito ha pasado de ser un lujo para ciertos privilegiados a una necesidad indispensable para casi todos los ciudadanos. A los mayores les permite estar localizables cuando salen de casa. A los jóvenes les sirve para estar en permanente contacto con sus amigos. Al principio se usaban para llamadas importantes. Pero, poco a poco, nos hemos ido acostumbrando a usarlo diariamente, ya sea para avisar a un amigo de que estás tomando unas cervezas, o para que el jefe no te deje respirar ni en vacaciones.

Siete lustros en los que su concepto ha cambiado por completo. En su primera generación, los teléfonos móviles eran unos chismes más bien incómodos y pesados que sólo serví­an para hablar. Ahora, en su tercera generación, los terminales nos permiten navegar por internet, ver ví­deos, organizar la agenda, jugar a algún videojuego o escuchar música. El móvil ya no es sólo un móvil. Es también una cámara de fotos, una consola de videojuegos o un portal multimedia. Es un objeto de distinción, como el coche o las gafas de sol. Qué demonios, si hasta sustituye al mechero en los conciertos de rock. Y el teléfono fijo de casa puede que sea su próxima ví­ctima.

Y que nadie olvide un fenómeno que ha trascendido las barreras de lo social: el SMS. Quién iba a decir que esos mensajes de texto cortos, que llegaron con la tecnologí­a GSM y sólo alcanzan los 160 caracteres, iban a tener tal éxito. Un servicio cuya clave reside en su bajo coste (salvo en España, para variar). Los usamos para felicitar el Año Nuevo, para avisar de que llegaremos con retraso, contar un chiste, montar una fiesta, flirtear con esa persona que nos hace tilí­n”¦ hasta para pedir el divorcio o para ¡ir al cuarto de baño! Ha calado tan hondo que incluso para comunicarnos a través de él hemos creado un lenguaje propio, que por cierto trae de cabeza a los profesores de las escuelas y a los integristas del idioma.

35º aniversario del primer teléfono móvil 4

En la otra cara de la moneda están las operadoras de telefoní­a. Compañí­as que buscan exprimir hasta el último euro del cliente a base de medias verdades, de no cumplir lo prometido, de comenzar a cobrar servicios gratuitos sin notificar al consumidor debidamente y otras artimañas similares. Éste es uno más de los muchos motivos para no tener teléfono móvil que argumentan los que se resisten a seguir la corriente. Pero lo cierto es que cada vez son más y más los móviles que se venden en el mundo.

Ahora la pregunta es: ¿qué será de la telefoní­a móvil cuando pasen otros 35 años?

Ví­a: DVICE. Fotos de cmbellman y PartsnPieces

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.