La guerra de los formatos de alta definición podrí­a tener ya un vencido. Y éste serí­a el HD DVD, el formato de disco óptico impulsado por firmas como Toshiba o Microsoft. El rumor proviene de unas declaraciones recogidas por la agencia Reuters, supuestamente realizadas por un cargo anónimo de Toshiba en Japón. Pero sea o no cierta la información, esta guerra de formatos aún está lejos de tener un vencedor.

Lo cierto es que los impulsores del HD DVD han recibido muchos palos últimamente. Las ventas de sus discos, que ya estaban en desventaja respecto a las de Blu-ray, el formato competidor, se resintieron aún más después de que Warner decidiese dejar de lanzar pelí­culas en HD DVD. El último abandono lo ha protagonizado la cadena de tiendas Wal Mart, que el pasado viernes anunció que sólo colocará tí­tulos en Blu-ray en sus estanterí­as.

Como consecuencia, y siempre según las presuntas declaraciones recogidas por Reuters, en Toshiba están valorando la posibilidad de dejar de fabricar más reproductores HD DVD de sobremesa. Seguirí­an vendiéndose hasta que se terminasen las existencias, pero no se renovarí­a la “flota”. La firma japonesa ha sufrido muchas pérdidas con la producción de estas máquinas.



Además, un impulsor de tanto peso como Microsoft no se ha mojado del todo con este formato: su videoconsola de última generación, la Xbox 360, puede leer discos en HD DVD. Pero sólo a través de una unidad externa y opcional. Por contra, Sony sí­ que ha apostado fuerte por lo suyo, colocando un lector Blu-ray integrado en su PlayStation 3. ¿Quiere esto decir que la guerra ya tiene un claro ganador? Nada más lejos de la realidad.

Para empezar, ninguno de los dos bandos se ha librado de pérdidas económicas y recortes de expectavivas y personal. Y con todo, ambos formatos suponen apenas el 1% del mercado mundial de discos ópticos. Un mercado que, por si fuera poco, atraviesa una crisis progresiva debido a la competencia con Internet. Lejos de adaptarse a los nuevos medios de distribución de música y cine, la industria sigue empeñada en vendernos otro reproductor más para el salón y las pelí­culas en un formato nuevo y más caro.

Hay que ser realistas. En Europa, por ejemplo, los últimos datos de la consultora GFK muestran que los lectores de sobremesa de Blu-ray se acercan ya bastante a los de HD DVD, sensiblemente más baratos, incluso dejando a un lado las ventas de PlayStation 3. Pero en total estamos hablando de unas 85.000 unidades (51.000 de HD DVD y 34.000 de Blu-ray). Sobre una población de más 700 millones de personas.

Desde Sony argumentan que, dentro de Europa, las ventas de PlayStation 3 ya han superado los 3 millones de unidades, por lo que la extensión de sus lectores es mucho mayor. ¿Pero cuantas pelí­culas en Blu-ray se han vendido en el Viejo Continente? Según la Blu-ray Disc Association, unos 2,37 millones. Eso toca a menos de un disco por consola. ¿No será que los usuarios de PlayStation 3 no la usan para ver las nuevas pelí­culas en alta definición?

Con esto queremos decir que es normal que en Blu-ray se sientan ya vencedores. ¿Pero vencedores sobre quién? Sobre el HD DVD. Y punto. La comparación con la batalla entre las cintas VHS y Betamax se nos antoja injusta y desproporcionada. Porque el ví­deo en casa trajo consigo una gran ventaja: ver en casa (y no en una sala de cine) la pelí­cula que quieras (y no la que pongan por televisión). El Blu-ray, aparte de un aumento de calidad, aporta exactamente lo mismo pero a un precio mucho mayor.

En cambio, Internet tiene un claro potencial: ver en casa la pelí­cula que quieras y sin tener que ir a una tienda o videclub. ¿En alta definición también? Ya hay varios sitios gratuitos con una oferta gratuita que va creciendo (veasé stage6), el todopoderoso YouTube ya se está preparando para ello y Apple ha abierto la veda con sus alquileres online.

En Sony afirman que la distribución a través de Internet es un mercado todaví­a poco maduro. Igual piensan que el de los discos en alta definición está madurí­simo y en pleno apogeo. En conclusión: el Blu-ray no ha ganado nada, sólo está inmerso en un duelo en el que su rival comienza a desangrarse. La verdadera batalla tiene muchos más protagonistas que los que, de momento, se imaginan desde los despachos de las empresas que impulsan el “disco azul”.

Ví­a: SETHnet / reghardware / elmundo

Otras noticias sobre... ,