Samsung TV QLED 4K seria Q9F, probamos el mejor televisor de Samsung

Samsung QLED Q9F sello

Samsung ya ha puesto a la venta su última familia de televisores QLED. Se trata de la serie Q9F, la más potente. De hecho, he comprobado que este modelo de 65 pulgadas viene cargado de tecnología que mejora de imagen y tiene un sistema de control con un mando a distancia muy sencillo a pesar de las muchas opciones que ofrece. El televisor cuenta con resolución 4K, un volumen de color del 100 por 100, tecnología HDR10+ y un nuevo sistema de iluminación que desdibuja la frontera con las pantallas OLED.

tuexperto Recomendado

Después de analizarlo despacio, veo que mejora en todo lo que pude probar de primera mano el año pasado con los Q7. Los negros son más profundos y definidos, y los colores más brillantes y nítidos. El diseño sigue buscando razonablemente la delgadez y cuenta con un solo cable… Además, paso a paso voy notando que este televisor es más inteligente y capaz (va mucho más allá de mostrar una imagen bonita). Además, ahora lleva varias mejoras para integrarlo en cualquier salón. Por ejemplo, se acompaña de un sistema que para copiar el color y acabado de nuestra pared e integrarlo en la pantalla para dar una vuelta de tuerca al diseño de la tele cuando no estamos pendientes de ningún programa, ni vídeo.

televisor Samsung QLED

Eso sí, estamos ante una familia de televisores tope de gama. La serie Q9F llega en tres modelos con 55, 65 y 75 pulgadas, y sus precios se mueven entre los 2.700 euros (55”), pasando por los 3.500 euros (65”) y hasta los 5.000 euros (75”) en su versión de pantalla más grande.

Ficha técnica Samsung QLED Q9F

Diagonal 65 pulgadas
Resolución y tecnologí­a 4K Ultra HD
Tipo de panel LED, Direct Full Array Elite
Soporte Peana
Sistema operativo Tizen TV
Control One Remote Control
Sonido 4.2 canales, 60W, Dolby Digital Plus, DTS Premium Sound 5.1
Conexiones 4 HDMI, 3 USB, Ethernet, salida de audio digital óptica, LAN
Conectividad inalámbrica WiFi, Bluetooth
Otros Ambient Mode, SmartThings, Steam Link
Dimensiones 145 x 86,6 x 36 cm (con peana)
Peso 28,4 kg
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio 3.500 euros

 

El panel QLED que muestra negros como las OLED

Vamos directamente a la polémica. No, la serie QLED Q9F de 2018 no funciona con paneles OLED, siguen siendo de cristal líquido. Eso sí. Unas pantallas LCD muy vitaminadas. Y esto se nota en el resultado final, que consigue colores muy brillantes y definidos en cualquier situación y saturación. Tanto es así que el volumen de color alcanza el 100 por 100 en el espectro DCI-P3, mostrando más tonos que cualquier otro televisor LCD del mercado. Y con un brillo que puede alcanzar los 2.000 nits si la imagen lo requiere. Pero la culpa no es del color, sino de la ausencia de este.

O más bien por la ausencia de brillo o blooming en las partes negras u oscuras de la pantalla. Y es que los negros son mucho más profundos y definidos, y su definición ayuda a que las partes de color también sean nítidas. Para ello Samsung ha variado el modelo de iluminación de su panel y cristales Quantum Dots con un sistema que ha llamado Full Array Elite. Consiste en una rejilla trasera de luces LED que se activan por zonas concretas y, sobre todo, limitadas. De esta manera sólo se encienden los píxeles que forman la imagen, y no aclaran toda la pantalla cuando la escena es oscura o muestra negros muy negraos. Por ejemplo, si ponemos una imagen de una flor sobre un fondo negro, solo se activará la iluminación justo detrás de la flor, mientras que el resto de la pantalla permanece apagada.

el panel que quería ser OLED

Por supuesto, esta parte de hardware se complementa con una importante mejora de software. Y es que el procesador de las QLED de Samsung de 2018 se encargan de detectar cuál es la imagen, cuál es el fondo, hasta dónde llega el contorno de los elementos, etc. Así, la iluminación se regula para mantener la sensación de definición en la imagen con los negros más profundos y definidos. Algo que se aplica también a las bandas negras cuando se ven películas en formato panorámico. Las típicas franjas de películas.

Pero hay más tecnología que ayuda a que la imagen de estas QLED sea tan brillante y natural como una OLED. Junto al sistema de iluminación Full Array Elite, Samsung también ha protegido tanto el cristal como el panel del televisor con una protección (Ultra Black Elite) que evita los reflejos y los brillos. Básicamente refracta más luz de la que refleja, y consigue que siempre puedas ver la imagen, incluso cuando lo haces desde un lateral.

También ayuda a la definición la compatibilidad con diferentes formatos de HDR que trae consigo esta familia. Y es que el contraste marca la diferencia a la hora de ver contenidos de cine, y no solo la definición de imagen. He podido probar cómo el televisor de 65 pulgadas no se achanta a la hora de mostrar todos los colores y elementos de zonas que podrían quedar quemadas por el brillo. Esto depende de la tecnología HDR10+, que es el estándar más extendido entre contenidos y fabricantes. Este sistema analiza la imagen y dinamiza los tonos para mostrar todos los colores y elementos de zonas oscuras y claras de la imagen. En cristiano: el televisor adapta y modula la imagen para mostrarlo siempre todo en pantalla, sin perder color ni información. Al final son imágenes que no quedan quemadas si hay mucho brillo pudiendo ocultar elementos en esas zonas blancas, y lo propio en escenas oscuras.

En definitiva, estamos ante una imagen clara, muy brillante y muy definida. Todo ello pudiendo mostrarla a resolución 4K. Así que la experiencia es poco menos que espectacular. Lo que se espera de un televisor de gama alta. Desde luego, cuando me he colocado frente al televisor, la imagen en UHD cautiva gracias a los detalles que es capaz de mostrar. El resto de las sensaciones me han llegado a través del color, que da la sensación de ser más rico y variado que en otros televisores LCD, y con una imagen tan natural que he llegado a olvidar que estaba frente a una tele de cristal líquido. Es la mejor imagen de una tele Samsung hasta hoy.

Caja Q9F

Casi sin marcos y casi sin cables

Hay que agradecer a Samsung que piense en los usuarios menos hábiles en el ámbito del montaje y el bricolaje. Y es que montar su televisor Q7F costó un poco, a pesar de seguir paso a paso las instrucciones. Esto ha cambiado en el modelo de 65 pulgadas que he probado de la serie Q9F. Y me refiero sobre todo a la hora de instalar la peana, que ya no necesita ángulos, fuerza ni maña para encajarla. Sólo tres tornillos en el codo y otros cuatro más para anclar la pieza al televisor. Gracias Samsung, así puede hacerlo cualquiera.

La serie QLED de 2018 repite formatos de soportes para sus televisores. Directamente en el paquete llega una peana de estilo industrial con acabados grises metálicos o en negro. En el caso del televisor de 65 pulgadas se distribuye a través de una sencilla barra redonda que se ve por delante del televisor. Los ingenieros han ideado un codo que da estabilidad al montaje y que hace que el televisor casi parezca flotar sobre una pequeñísima peana en forma de barra. Sin embargo, si no tenemos mueble en el salón, también podemos optar por comprar un pie o soporte alto. O mejor aún, anclarla directamente a la pared con el estándar “no gap” que prácticamente deja al televisor como un póster, sin espacios.

Este soporte sin espacios ya estaba presente en la familia Q7 del año pasado, pero las mejoras del montaje y la instalación mejoran la experiencia. Esto es porque el sistema One Connect ahora cuenta con un único cable de fibra óptica casi transparente. Se elimina así el cable de alimentación y se lleva todo por el mismo conducto desde la caja externa hasta el televisor. Si queremos ocultar esta caja One Connect ya es cosa nuestra. Por cierto, esta caja de conexiones ha crecido en tamaño y peso. Ya no es tan delgada puesto que cuenta en su interior con el apartado eléctrico. Por supuesto sigue contando con doble antena, antena aérea, puerto CI, salida de audio digital óptico, red LAN, cuatro puertos HDMI (uno de ellos ARC) y tres puertos USB. Lo bueno de este tamaño más amplio es que ayuda a que el aparato apenas se caliente (la versión anterior se calentaba más), pero hemos de buscar un hueco para colocarlo. Por cierto, la conexión del cable One Connect con el televisor ya no es un sencillo enchufe. Ahora se trata de una especie de clavija que queda completamente plana e integrada en el diseño, algo que ayuda también a que no haya espacio al colgar el televisor de la pared.

Y poco más puedo decir de este aparato. Sus marcos son mínimos y se pierden en el diseño. Son metálicos, en gris, y se adaptan bien con cualquier decoración. Sí he podido comprobar que, en la parte inferior del televisor, hay un milimétrico marco extra sobre la pantalla, aunque es imperceptible a más de un palmo de distancia. De lado estos marcos llaman algo más la atención. Este televisor lleva como hemos dicho luces LED traseras, por eso no es tan delgado como los OLED.  El televisor tiene grosor total de 39,4 milímetros. Un dato que se antoja grande si lo comparamos con los televisores más delgados del mercado, pero que apenas resaltan y se pierden en la inmensidad de la pantalla de 65 pulgadas.

Con la parte trasera perfectamente pulida y uniforme incluso mientras funciona, el televisor también se puede instalar en medio de un salón grande usándolo para separar espacios o se puede colgar de la pared integrándose totalmente en la pared. Al final, podemos decir que se presenta con un diseño global elegante y sencillo.

Marcos metálicos

No me olvido del mando. Samsung mantiene el diseño visto en la anterior familia, y esto es algo realmente bueno. Es el mejor mando para un televisor que he podido probar. No solo es elegante y vistoso, a la par de pequeño y funcional, sino que es simple. Tiene unos pocos botones para que no haga falta mirarlo a la hora de interactuar con el televisor. Así de sencillo. Sus palanquitas para cambiar el volumen o el canal le dan el punto distintivo. Aunque sí hay algo nuevo en este mando a distancia llamado One Remote Control: un nuevo botón para el Ambient Mode, un punto de mejora interesante de esta serie Q9F de televisores QLED de Samsung.

Televisor y cuadro de salón

Una de las novedades de la serie de televisores Samsung QLED Q9F de 2018 es lo que la compañía ha aprendido y experimentado con The Frame. Ese televisor que actuaba más bien como un cuadro para ver contenidos pero también para decorar. Pues bien, Samsung lo ha traído a sus televisores más avanzados para el consumo. Lo que se traduce en poder dejar el televisor encendido decorando el salón con diferentes ambientes u opciones. Y sí, supone un mínimo consumo extra en la factura de la luz, pero Samsung ha calculado que no supone más de un euro de media al mes por unas cuantas horas de uso al día.

Hablo del Ambient Mode. Un modo de uso que transforma el habitual rectángulo negro del salón en todo un cuadro. Uno que se puede personalizar y animar. De esta manera podemos aprovechar su diseño para que case con el entorno o sea un elemento decorativo más dentro del salón. Samsung nos permite usar este Ambien Mode en tres formas diferentes, cada una de ellas con distintas variables y diseños.

Ambient Mode

Por ejemplo, podemos usar el modo Déco para elegir una estilosa imagen que adorne la pantalla casi como si de un cuadro se tratase. El televisor nos propone bonitas montañas y otras escenas con colores pastel que resultan relajantes y atractivas. También podemos enterarnos de los últimos titulares con el modo Info, escogiendo entre la información de última hora, el tiempo atmosférico o solamente la hora. Además está el modo Photo, con el que plantar un tablón con las fotos de nuestro último viaje, nuestros familiares o las que queramos. Todo ello siempre personalizando entre diferentes opciones el diseño.

Podemos entrar en el modo Ambient directamente desde el nuevo botón del mando One Remote Control, o pulsando varios segundos el botón del micrófono. Pero también es interesante cuando lo hacemos a través de la aplicación SmartThings de Samsung en el móvil. Y es que, desde esta, hemos podido comprobar de primera mano los detalles para personalizar la experiencia Ambient Mode. Podemos tomar fotografías de nuestras paredes para integrar el color o diseño directamente en la pantalla y, sobre ello, usar alguno de los modos disponibles. Algo que integra el televisor en el salón a la perfección.

Menú Ambient Mode

Al final es una herramienta de uso relativo, ya que el acto natural una vez que terminamos de ver un contenido es apagar el televisor. Sin embargo, lo he aprovechado para fardar de aparato. El resultado es una primera impresión de sorpresa y una segunda sensación de atracción por las imágenes que mostraba. Básicamente lo mismo que un marco de fotos digital, pero mucho más vistoso. Me ha enamorado el concepto de reloj de arena formado por bolas metálicas: es elegante, sofisticado y llamativo. Algunos lo verán como un gran avance para el salón, mientras que para otros, acostumbrados a apagar siempre la tele, esta función puede perderse en el océano de avances que nos propone.

Un televisor más inteligente

Los chicos de Samsung no se han quedado atrás trabajando en la inteligencia de este televisor. Y es que ahora es mucho más capaz, tanto por sí mismo como en relación al resto de aparatos del hogar o que se conectan a él. Así, los Samsung QLED Q9F de 2018 pueden convertirse en el centro de mando de todo el hogar conectado. Eso sí, siempre y cuando tengamos más electrodomésticos de esta compañía. En este caso, la aplicación SmartThings cumple con su trabajo sobradamente y permite muchas facilidades nuevas a distancia.

Me refiero a que en la pantalla del salón puedas ver cómo están funcionando el resto de aparatos inteligentes de Samsung. Desde la nevera hasta la lavadora, pasando por el aire acondicionado, altavoces, enchufes, bombillas o el robot aspirador. Como si estuviéramos en una película de ciencia ficción, podemos ver y controlar todo esto con el mando a distancia del televisor. O a través del móvil, si lo tenemos más a mano.

SmartThings

También resulta más inteligente gracias a la Guía Universal. Si antes ya podíamos ver todos los programas, series, películas y muchos contenidos extra en toda una guía, Samsung ahora permite que ésta se acople a nuestros gustos. Y, de hecho, al pasar al menú de abajo, la tele te sugiere lo que están echando en cada momento. Algo muy útil para no perderse programas interesantes que echan por la tele. Y es que en 2018 las QLED Q9F cuentan con una sección llamada “Para ti”, con la que ver contenidos especialmente relacionados con nuestros gustos. Eso sí, para que estos contenidos sean adecuados hay que usar activamente esta Guía Universal, dando pistas a Samsung de qué nos gusta y qué no para que acabe acertando con sus sugerencias. Lo bueno es que, además, ahora se puede aprovechar el asistente de voz y el control por voz para hacer búsquedas dentro de la guía.

No hay que olvidar que el mando One Remote Control es universal también. Una vez que se ha reconocido el aparato de turno conectado mediante el puerto HDMI o el canal de audio, el control remoto del televisor Samsung sirve como mando de ese aparato. De esta manera he podido olvidarme del mando a distancia del equipo de sonido y gestionar toda la experiencia en un solo mando cuando antes contaba con tres (bluray, equipo de sonido y televisor).

El televisor de 65 pulgadas ha cumplido de sobra en cuanto a potencia y calidad en mis pruebas.  Pero hay que hablar de algunas novedades interesantes que gustarán a los más detallistas en este aspecto. El Q Engine, el procesador que traen los QLED de Samsung en 2018 es capaz de analizar el canal izquierdo y derecho del sonido, identificando voces, sonidos y melodías en cada uno de ellos. Esto permite que, durante el uso, y de manera automática e instantánea, pueda aplicar una configuración o ecualización diferente a cada clase de contenido: películas y series donde primen la voz por encima de los efectos de sonido, conciertos con énfasis en la música, partidos de fútbol que hacen crecer el clamor del público… Todo ello junto a un control del volumen para mantener todo a raya aunque se cambie de canal o de ganancia entre contenidos. Así que no hay sustos por un sonido más fuerte que otro, y siempre busca la opción más adecuada para cada contenido.

Además, Samsung ha aumentado el número de dispositivos que es capaz de reconocer automáticamente a través de la caja One Connect. En este caso si se conectan mediante audio digital, por lo que es capaz de reconocer qué equipo de sonido se ha enchufado.

One Connect

Y mucho ojo si eres gamer o quieres aprovechar alguno de los QLED de 2018 de Samsung para jugar, porque están preparados para ello. Gracias a la tecnología introducida son capaces de detectar si se ha conectado una videoconsola y cambiar a diferentes modos de juego. Estos ayudan a que la experiencia sea mejor según el tipo de juego. Es decir, es posible reducir la latencia para que la respuesta sea prácticamente inmediata en juegos de disparos, o aplicar mejoras y efectos de imagen para disfrutar de los alardes visuales en los títulos de aventura. Tan solo tenemos que activar el reconocimiento automático de videojuegos, y luego aplicar la configuración que deseemos según el título. Hay cuatro opciones: Modo de juego automático, modo juego (recorta la latencia), Game Motion Plus (elimina zonas borrosas y parpadeos) y Variable Refresh Rate (evita los cortes de imagen provocados por desfases en el refresco).

Ojo que para quienes juegan en PC también hay funciones. Los televisores Samsung QLED de 2018 soportan el servicio Steam Link. De esta manera no tenemos que mover el ordenador de la sala de juego si queremos jugar en la gran pantalla del salón. Basta con iniciar el servicio y usar el One Remote Control o un mando inalámbrico para manejar el juego. Es posible mantener el sistema libre de cables, mandando la señal de los juegos desde el ordenador al televisor vía WiFi Direct, sin depender directamente de la conexión a Internet de casa. Todo esto para poder disfrutar en el salón de los más de 6.000 títulos que están disponibles en Steam con este servicio.

Mando One Connect

Usa la app y no el manual de instrucciones

De momento Samsung solo ha mostrado esta función, sin que esté disponible hasta el último trimestre de 2018. Yo, desde luego, he tenido que usar el camino antiguo y configurar todo usando el mando One Remote Control. Un proceso nada tedioso ya que solo hay que confirmar las acciones con el mando y dejar que el televisor busque automáticamente los canales y los aparatos conectados por One Connect. Ahora bien, Samsung quiere que nos olvidemos de las guías de inicio rápido y los manuales de usuario. Toda la instalación se puede llevar a cabo desde la aplicación.

una app de manual de instrucciones

Solo hay que asegurarse que tenemos el móvil conectado a nuestra red WiFi de casa y descargar la aplicación SmartThings. Desde aquí es posible empezar con la configuración del televisor una vez que está montado y dispuesto. Esta aplicación, mediante la conexión Bluetooth, es capaz de emparejar el televisor y el móvil, copiando la configuración e información del usuario del móvil y llevándolo a la TV. Esto se traduce en evitar tener que escribir a mano las direcciones de correo, contraseñas y usuarios de servicios como Netflix o aplicaciones como Facebook. Así como la información de la red WiFi. Con ello, el televisor queda instalado sin tener que llevar a cabo los pasos habituales ni desesperarse escribiendo con el teclado en pantalla letra por letra. El proceso promete ser más rápido y ágil. Eso sí, cuando esté disponible a finales de año.

Por cierto, si vinculamos el televisor y el mando con la aplicación SmartThings, además de la configuración o mandar fotos al televisor para aprovechar su Ambient Mode de forma personalizada, también podemos ver nuestras propias notificaciones en pantalla. Algo que no resulta siempre cómodo, por lo que es posible configurar qué queremos ver en la pantalla del salón para atender después a nuestro móvil.

Menú inteligente

Conclusiones

Samsung ha creado su televisor más avanzado. No. No es OLED. Lleva un panel LCD con iluminación trasera… Después de probarlo a conciencia, he concluido que la calidad de imagen no tiene nada que envidiar a las mejores teles con otros tipos de panel. Toda la tecnología de mejora, sobre todo la que permite conseguir negros absolutos, ayuda para terminar mostrando imágenes naturales, brillantes y definidas. Mejorar la iluminación es clave para evitar el blooming y en esta familia Q9F lo han conseguido de forma inteligente. El brillo y sobre todo el color marcan la diferencia respecto a otros televisores LCD, y es que Samsung ha sido capaz de mostrar el 100 por 100 del volumen de color del espectro DCI-P3. Todo ello aprovechando el estándar HDR10+. Así que, en definitiva, la imagen es brillante y colorida, incluso cuando se muestran zonas de la imagen muy claras o muy oscuras.

Aparte de la mejor calidad de imagen creada por Samsung no hay que perder de vista que son televisores inteligentes. Tanto que ya puedes prescindir del manual de usuario y configurarlo todo directamente desde la aplicación SmartThings. Podemos montar el centro de mando de la casa en el salón y saber cuánto tiempo le queda a la lavadora o que tenemos que comprar para llenar la nevera. Incluso, podemos ver nuestras notificaciones en pantalla o enviar fotos al televisor para transformarlo en un marco digital. Sin duda, grandes añadidos de esta nueva familia.

Conclusiones

Y es que Ambient Mode marca la diferencia, aunque sea una característica que solo los más preocupados por la imagen de nuestro salón aprovechemos. Sus posibilidades decorativas llaman la atención. Están cuidadas y son atractivas, y da una dimensión completamente nueva a este electrodoméstico del salón.

Eso sí, todo esto tiene un precio, y en el caso de la familia Samsung QLED Q9F es premium. Aunque en la media de lo que se espera de los televisores más completos de la compañía. El televisor de 55 pulgadas es el más asequible por 2.700 euros. Después, el de 65 salta a los 3.500 euros con más tecnologías de mejora de la imagen. El televisor más top de Samsung está a la venta por 5.000 euros con un tamaño de 75 pulgadas.

Samsung QLED Q9F Nacho Monge

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... ,