Samsung-QLED-Q7F-65 detalle arbol

Es la tele plana más atómica de Samsung en 2017. Este modelo de 65 pulgadas pertenece a la serie 7 de la firma coreana Samsung y es capaz de ofrecer la máxima resolución del mercado. La llamada 4K o SUHD. Pero, este Samsung QLED Serie Q7F 65 ofrece mucho más que buena definición. Estamos hablando de una tele a la última que destaca frente a sus competidores, sobre todo, en tres aspectos: Calidad de imagen, facilidad de uso y conexión a prueba de “balas”.
Este modelo de 65 pulgadas no es el único de la serie 7 que hay en el mercado. Samsung tiene hasta cuatro tamaños de pantalla. El más pequeño es el de 49 pulgadas (2.000 euros), luego viene el de 55 pulgadas (2.500 euros). El más grande tiene 75 pulgadas (5.500 euros). La tele que hemos probado de la familia Q7 es el modelo plano (F de Flat) con 65 pulgadas de diagonal de pantalla (163 cm) y cuesta 3.300 euros.

Antes de repasar los puntos clave de esta tele de lujo, conviene echar un vistazo al mercado de televisores en nuestro paí­s. El año pasado, los españoles hemos comprado alrededor 3,2 millones de televisores según la consultora GfK. La marca mejor posicionada es Samsung con el 40% del mercado, una firma que apuesta claramente por la tecnologí­a QLED (Quantum Dot Light Emitting Diode). Por encima de su inmediato seguidor LG Electronics (32%) que es el primer valedor del mercado de los paneles OLED (Organic Light-Emitting Diode). QLED y OLED son dos tecnologí­as muy avanzadas y de enorme calidad, que hoy compiten para mostrar las mejores imágenes de televisión.

Volviendo al modelo QLED que nos ocupa, hay que decir que estamos hablando de una tele muy lista. Tiene inteligencia para ofrecer aplicaciones, juegos y se conecta a cualquier equipo. Todo lo hace automáticamente. De hecho, detecta el aparato conectado y nos permite gestionarlo a través del mando del televisor. Por cierto. El mando sorprende por su sencillez. Viene con las teclas justas, pero es todo un portento tecnológico. Por ejemplo, podemos hablarle y pedirle que nos lleve a cualquier canal de viva voz o que nos muestre las imágenes de cualquier equipo conectado al TV.

Y qué podemos decir de la calidad de imagen. Nuestra primera experiencia ha sido satisfactoria. La calidad de su panel QLED y la cantidad de colores que ofrecen los Quantum Dots da vértigo. El salto respecto a otros televisores se percibe a primera vista. Esta tele nos ofrece imágenes muy brillantes, con una calidad de detalle enorme y con una representación de los colores que nos acerca mucho al mundo real. Pero esto es solo el principio. Lo hemos probado a fondo, y esto es lo que nos ha parecido.

Diseño y montaje

Nadie quiere una tele con el marco grande y así­ lo entienden en Samsung. Este año han presentado su pantalla “infinita” en el móvil Samsung Galaxy S8 y en el Galaxy S8 Plus. Ahora, apuestan por las pantallas sin marco,  también en sus televisores. Y es que este modelo apenas lleva un borde metálico y plateado mí­nimo. Mide un poco más de un milí­metro. Un marco prácticamente invisible que encuadra la imagen del panel de sus nuevos televisores. Es tan sutil que, en la distancia, ni se ve. La pantalla prácticamente acaba donde se encuentra el contorno del televisor. Y esta sensación es realmente positiva. La propia imagen del televisor marca su diseño de frente.

El resto de sus medidas son 1.444,1 x 826,4 x 45,0 milí­metros. Sí­, 45 milí­metros de grosor. Algo que, como decí­amos, nos permite colgar la tele prácticamente como un cuadro. En plano y sin sobresalir apenas de la pared. Y, además, es muy ligero. Este televisor de 65 pulgadas, no alcanza ni siquiera los 25 kg. Sin peana, la tele pesa 24,3 kg. Con peana, 28,2 kg y 37,6 kg con la caja incluida.

diseño samsung qled

Hay que tener en cuenta que los ingenieros de Samsung han logrado esta delgadez y ligereza en el televisor al sacar todas las conexiones a una caja externa. Hablamos de la cajita One Connect, un módulo de 36,2 x 11,5 x 3 centí­metros que recoge los puertos HDMI, Ethernet, la salida óptica de sonido, la recepción de la antena y los puertos USB. Un sistema muy práctico que nos permite ocultar la caja con sus conexiones y cables en alguna bandeja oculta de la mesa de la tele. Un sencillo cable de fibra blanco y casi invisible conecta esta caja externa con el televisor. Así­ que, prácticamente no se ve. Este punto también es cómodo si pensamos colgar el televisor de la pared.

En nuestro caso hemos decidido montar el televisor directamente sobre la peana que sí­ acompaña el paquete. Este soporte consiste una estilosa “V” metálica con acabado cromado y redondeado. No importa la decoración del salón, el televisor se adapta al entorno destacando sólo su pantalla. Por cierto, que el soporte es resistente y estable. Es verdad que hemos tenido algunos problemas a la hora de montarlo. Y es que, como ocurre con los muebles de Ikea, hay que seguir los pasos de un manual relativamente sencillo. Al final, con un poco de tiempo y maña, cualquiera puede dejar instalado su televisor Samsung QLED serie Q7F. ¡Ah! se me olvidaba. También hay que tener un destornillador de estrella.

samsung qled q7F

Aparte de esto, el proceso de montaje es sencillo, y gracias a la caja One Connect, todas las conexiones quedan unificadas en el mismo aparato.

Samsung QLED Q7F

Pantalla 65 pulgadas (163 centí­metros)
Resolución 4K (3.840 í— 2.160 pí­xeles)
Tecnologí­a QLED (Quantum Dot)
Tecnologí­a de la imagen QContraste, QHDR, QColor, Qíngulo de visión, Micro Dimming, Auto Motion Plus, Contrast Enhancer, Peak Illuminator Pro
Audio Dolby Digital Plus. 4.2 canales con woofer. 40 watios. Compatible con Multiroom Link
SmarTV Samsung SmartTV
Funciones control por voz, búsqueda de subtí­tulos, personalización, aplicaciones, detección automática de dispositivos, grabación USB
Sistema operativo Tizen
Convergencia Mirroring (TV a móvil y al revés), DLNA, reproductor de ví­deo 360, WiFi Direct, Bluetooth LE
Conectividad DVB-T2CS2 x 2, HbbTV 1.5, CI+, HDMIx4, USBx3, entrada de LAN, EX-Link, antena, Anynet+, WiFi
Diseño Infinito 360º, sin marco, peana en V de acero, plano
Dimensiones / Peso del Q7F65 Televisor: 444,1 x 826,4 x 45,0 milí­metros / 24,3 kg (sin peana)
Caja One Connect: 36,2 x 11,5 x 3 centí­metros
Mando Diseño simple, pocos botones, con micrófono
Fecha de lanzamiento Disponible
Tamaños disponibles en la serie Q7F 49 (2.000 euros), 55 (2.500 euros), 65 (3.300 euros) y 75 (5.500 euros) pulgadas.
Precio Q7F 65 3.300 euros

 

Calidad de imagen: Pantalla QLED

Pero vamos con uno de los puntos clave de este televisor: su pantalla. Lo primero que llama la atención es el brillo y el color. Y es que, ante cualquier nivel de brillo, esta pantalla de Samsung nos presenta unos colores muy reales y naturales. Y esto no sólo lo decimos nosotros. Según la asociación alemana de certificación y homologación VDE (Verband Deutscher Elektrotechniker), los televisores QLED de Samsung son capaces de reproducir, prácticamente, el 100% del volumen de color (espacio de color DCI-P3 usado en el cine digital). Esta asociación con sede en Frankfurt es una de las más relevantes del mercado en estos menesteres. Y esto está presente en las series Q7, Q8 y Q9 de Samsung de este año. Pero, lo mejor es que el recubrimiento metálico de estas partí­culas en el panel les permite alcanzar picos de entre 1.500 y 2.000 nits de brillo. Todo ello teniendo en cuenta que no es tecnologí­a OLED, es decir, no es orgánico, así­ que la pantalla no pierde calidad ni brillo con el paso del tiempo.

Como en anteriores familias de televisores de Samsung, la tecnologí­a Quantum Dot permite la activación de puntos de forma individual, ofreciendo un control mayor del contraste y del color. Para entenderlo, la tecnologí­a sobre la que se monta este panel permite ver muchos más tonos de colores en las imágenes. Y es que QLED cubre todo el espectro, tanto en zonas con más brillo como en las partes más oscuras de la imagen. Es un panel con brillo y luminosidad, pero también con negros profundos y definidos. Esto hace que las imágenes se vean más claras, definidas, y en definitiva, con más calidad. Da igual que la escena sea muy oscura o muy clara.

Samsung-QLED-Q7F-65 colores y curvas

Sin olvidarnos que la tele es compatible con la función HDR1500. Una tecnologí­a que mejora los detalles de la imagen, sobre todo, en zonas muy claras o muy oscuras. Otro punto interesante es que ofrece una resolución de pantalla de 3.840 í— 2.160 puntos. Solo hay que fijarse un poco en detalles como imperfecciones de la piel de un actor, el pelo de los animales o incluso las escamas de un pez. Todo está completamente definido y detallado a máxima resolución. Es decir, definición 4K o UHD (Ultra High Definition) que multiplica por cuatro la resolución en pantalla de la ya clásica alta definición (Full HD).

 

imagen con más calidad

Samsung llama a todos estos conceptos como Q Contraste, Q Color o Q íngulo de visión. Pero todo se resume en una calidad de imagen tope de gama. De lo mejor que se puede ver en los televisores actuales. Con una tecnologí­a que además ofrece un amplio ángulo de visión sin perder color, brillo o definición.

Todas estas tecnologí­as hacen que la sensación que nos transmiten las imágenes de la tele sea espectacular. Casi de mareo cuando uno se planta delante de este televisor a ver imágenes con resolución 4K, cargadas de brillo, detalles y con una representación de colores amplí­sima. Colores, dinamismo, claridad, definición de contornos, contraste”¦ Con cuestiones que sobresalen en esta Samsung QLED plana de la Serie7.

Por cierto, esta tele de 65 pulgadas, por su tamaño es más que suficiente para un salón medio. Con un par de metros de distancia entre el televisor y el sofá, se mantiene la sensación de estar ante una pantalla de cine.

 

La inteligencia hecha televisor

Pero los chicos de Samsung no solo ha construido una nueva familia de televisores elegantes y de calidad. Más allá de su excelente panel y de toda la tecnologí­a de imagen, la serie Q7F destaca por su inteligencia. Hasta el punto, por ejemplo, de que es capaz de reconocer los equipos que le conectamos. O, incluso, la tele entiende lo que le decimos a través del micrófono que lleva en el mando a distancia.

Por un lado está el reconocimiento automático de todo lo que se conecta a la caja One Connect del televisor. Ya pueden ser un disco duro, una consola de videojuegos, un equipo de sonido o reproductor de discos Blu-Ray. Normalmente, cualquier equipo que le conectemos lo reconoce. Esto significa que el invento aparecerá bien nombrado en el menú inteligente del televisor. Y, si es raro, antiguo o ambas cosas y no lo reconociera, siempre, podemos ayudarle, nombrándolo nosotros mismos en el menú correspondiente. Así­, desde el mando a distancia, podemos entrar en la fuente para reproducir su contenido. Una comodidad para los que tenemos la tele flanqueada con unos cuantos equipos audiovisuales.

la inteligencia hecha televisor

Por otro lado está la forma en la que se gestionan todos estos contenidos y fuentes. Los televisores Samsung de la serie Q7F cuentan con un procesador Q Engine que potencia aún más los procesos respecto a la familia del año pasado. Un chip de cuatro núcleos que se encarga de gestionar todas las funciones inteligentes del televisor: lanzar aplicaciones, juegos y servicios de streaming; saltar entre fuentes y contenidos; y, por supuesto, analizar todos estos contenidos para aprovechar el panel de la mejor forma posible. No hay que olvidar que la tecnologí­a incluida en estos televisores es capaz de adaptarse a cada situación para mostrar el mayor contraste, la mejor saturación y poder ver el contenido con todo lujo de detalles.

Por cierto, Samsung sigue apostando por su sistema operativo propio, Tizen, para controlar todo el potencial y habilidades de estos televisores. Algunas de sus virtudes es el autocompletado a la hora de escribir. Algo que agiliza la función al mostrar diferentes posibles próximas letras para formar una palabra. Mucho más rápido que moverse por todo el teclado con el cursor.

configuración de la tv

Fácil de usar: Un mando para controlarlos a todos

El mando a distancia de los nuevos televisores de Samsung merece un apartado para él solo. Y no porque tenga un diseño atractivo y elegante. Que lo tiene. De hecho mantiene el estilo y textura del marco de la tele y de su peana. El caso es que el mando destaca porque es una herramienta simple, capaz y potente. A pesar de ser pequeño y sencillo, nos permite controlarlo absolutamente todo. Y no hablo sólo del televisor, sino del resto de aparatos conectados. Sí­, lo de tener varios mandos rodando por el salón se ha acabado con esta tele de Samsung.

Y es que, el mando se convierte en uno universal sin necesidad de configurar absolutamente nada. Una vez que se conecta un disco duro, por ejemplo, solo hay que utilizar el mando del televisor de Samsung para saltar a su fuente, moverse por sus carpetas y reproducir sus contenidos. Pero pasa exactamente lo mismo con los equipos de música, con la consola o con un reproductor de ví­deo. No tenemos que buscar sus mandos. A partir de aquí­ los botones del cí­rculo del mando a distancia nos permiten movernos cómodamente entre carpetas, menús y apartados. Sencillo.

mando samsung qled q7f

Como en anteriores modelos de televisores de Samsung, la compañí­a ha incorporado un micrófono en el mando. De esta forma, es mucho más cómodo y rápido ordenar algunas acciones al televisor. Por ejemplo, solo hay que pulsar el botón del micrófono y ordenar “Ver disco duro” para saltar al instante a ese contenido. O “Abrir YouTube” para que se inicie la aplicación de ví­deos, aunque estemos viendo la televisión, por ejemplo. Además permite introducir texto a la hora de buscar ví­deos en YouTube, escribir un tweet o cualquier otra cuestión que conlleve la introducción de texto.

Samsung QLED Q7F

Respecto a su diseño, además de casar con el resto de elementos del televisor, hay que hablar de su teclas. Tiene un diseño muy simple. Apenas hay unos cuantos botones para gestionar todas las funciones del televisor y sus aparatos conectados. Algo que Samsung ha cambiado después de varias generaciones de mandos repletos de botones. Lo que nos ha gustado han sido los botones de cambio de volumen y canal. Se trata de dos palancas alargadas que no se pulsan, sino que se inclinan. Un toque diferente y con sensaciones más mecánicas que no hacen sino ofrecer sensación de calidad y detalle a un mando ya de por sí­ estiloso.

botones palanca

Funciones multimedia

Samsung-QLED-Q7F-65 bosque de colores

 

Además de reproducirlo prácticamente todo, sin importar la fuente y sin utilizar más que un mando, los televisores Samsung QLED Q7F cuentan con una buena cantidad de caracterí­sticas adicionales de lo más interesantes. Y la culpa la tiene Tizen. El sistema operativo que gestiona el cerebro de cuatro núcleos que mueve todo en estos televisores. Gracias a ello se puede sacar mucho más partido del televisor con cuestiones como la búsqueda de subtí­tulos, por ejemplo.

Entre sus funciones adicionales destaca Instant On, o lo que es lo mismo, un tiempo realmente breve de encendido. Ni melodí­as ni pantallas de presentación. Apenas un segundo es necesario para empezar a ver la televisión tras pulsar el botón de encendido del mando.

inicio

Como todo televisor que se precie, tampoco puede faltar la guí­a electrónica de programas o EPG, además de programas que se encargan del limpiado de la imagen para que todo sea vea correctamente: Digital Clean View y Ultra Clean View. Junto a ello hay modos de pantalla para disfrutar de pelí­culas o de videojuegos con diferentes acabados visuales. O incluso la opción PIP (picture in picture) con la que ver dos canales o fuentes de contenido a la vez.

Pero es la opción de añadir subtí­tulos, la búsqueda automática de canales y otras opciones como grabar contenidos en un USB lo que completan a este televisor. Elementos que permiten extender la experiencia del visionado más allá del ámbito clásico, y que son un buen añadido para los usuarios más expertos.

SmartTV

Conexión total: One Connect, donde todo se conecta

Pero todo, todo. Samsung ha hecho un movimiento inteligente con esto de extraer los puertos y la conectividad del cuerpo del televisor. Sí­, hay que colocar otro aparato casi tan grande como un reproductor de DVD en algún lugar cercano, pero se acaba con la maraña de cables y otros problemas como la longitud de estos. Además, esta caja One Connect es bastante compacta y llega repleta de entradas. Cualquier necesidad que el usuario deba cubrir, está contemplada a través de esta caja.

El módulo tiene cuatro entradas de ví­deo de alta definición (HDMI). También encontramos hasta tres puertos USB. Y no podí­a faltar una entrada LAN (Ethernet) para conectar el televisor por cable, directamente a la red de Internet de la casa. Pero hay más. El audio lo podemos mejorar gracias a la salida de Audio Digital (Óptica). Normalmente, las teles delgadas suelen levar unos altavoces aceptables para reproducir tonos medios y agudos. En cambio, las frecuencias graves se quedan fuera del rango de reproducción. De hecho, siempre es recomendable mejorar el sonido de la tele conectándola a un buen amplificador de cine o a una barra de sonido decente. Para eso lleva esta tele de Samsung una salida óptica.

one connect

Para evitar tener que acceder al televisor a la hora de introducir tarjetas descodificadoras, en el lateral derecho del One Connect encontramos la ranura CI. También existe una entrada de antena RF, como es lógico. Y un puerto Ex-Link.

Claro que no todo funciona por cable en esta familia Samsung Q7F. También existe WiFi integrado y Bluetooth de bajo consumo.

Si nos centramos en el aspecto del sintonizador encontramos que es doble. Esta familia de televisores posee dos DVB-T2CS2. Gracias a eso podemos grabar hasta dos canales distintos a la vez con un sólo lápiz USB. Y lo mejor es que, incluso, podemos ver otro canal mientras. Eso sí­. Esto de ver otro canal mientras, lo podemos hacer, siempre y cuando, el canal que estemos viendo se enví­e por el mismo traspondedor que cualquiera de los dos que estemos grabando. Para entenderlo mejor. Mientras grabamos un canal del grupo A3Media y otro del grupo de Telecinco, podemos ver cualquier canal que pertenezca a esos grupos.

samsung one connect

Con toda esta conectividad y tecnologí­a, es capaz de reproducir prácticamente cualquier canal estándar de hoy en dí­a. Desde los contenidos de pago codificados, hasta los canales HbbTV 1.5. Todo ello sin olvidarnos que es compatible con cuestiones como Anynet+, HDMI Quick Switch, WiFi Direct o incluso ver contenidos de 360 grados. También destacan sus opciones de Mirroring, es decir, llevar el contenido del móvil a la pantalla del televisor mediante DLNA, o al revés, para ver el contenido del televisor en el móvil.

Su procesador es suficientemente potente como para gestionar cualquier contenido en streaming. Es por eso que pueden instalarse aplicaciones como la de YouTube o Netflix. Pero no solo eso. También se puede jugar directamente en esta gran pantalla en el salón a los juegos del ordenador. Sin mover éste de la habitación en la que se encuentre. La plataforma Steam cuenta con su propia aplicación para hacer streaming de juegos desde el ordenador hasta la pantalla del televisor mediante la conexión a Internet.

cables

Personalización de la interfaz

Nada más arrancar este televisor Samsung, nos topamos con una pantalla de inicio repleta de contenido. Aquí­ se muestran los últimos canales de televisión que hemos vistovisto, pudiendo continuar la emisión. Sin embargo, lo interesante es el menú de inicio de la parte inferior de la pantalla.

Samsung ha optado por diseñar una interfaz de tarjetas o aplicaciones bastante eficiente para ordenar los contenidos favoritos del usuario. Así­, en iconos reconocibles, es posible navegar por YouTube, Netflix o cualquiera de las fuentes conectadas por las entradas HDMI de la caja One Connect. El único inconveniente es que este menú actúa como un carrusel y, si hay muchos elementos, perdemos algo de tiempo en llegar al que nos interesa.

samsung qled q7f imagen

Lo positivo es que este interfaz es personalizable. El usuario escoge la posición de cada icono o tarjeta dentro del orden del carrusel. Incluso es posible quitar los servicios y fuentes de contenido que no se utilizan. Solo hay que pulsar hacia abajo y seleccionar mover o borrar para reubicar el elemento. Y listo. Así­, todo lo vemos normalmente, lo podemos colocar para que esté siempre a mano.

En este mismo menú, pero en la parte izquierda de la barra inferior están los ajustes. Un apartado especial donde podemos retocar cualquier cuestión como la configuración de los canales, saltar entre todas las fuentes conectadas, buscar canales y contenidos o pasar por la pantalla de aplicaciones del SmartTV de Samsung. Un espacio que siempre está a la vista cuando pulsamos el botón Home o inicio en el mando, pero en el que hay saltar de un menú a otro de uno en uno.

 

Eso sí­. Con este nuevo mando inteligente siempre podemos usar el atajo del micrófono y el reconocimiento de la voz. Como hemos dicho, el mando no solo se usa pulsando teclas, también podemos dictar órdenes de viva voz. Este modo de moverse por la interfaz es más ágil siempre y cuando conozcamos los comandos de voz, o los menús a los que queremos ir. Lo bueno es que, tras pulsar el botón de micrófono una vez y seleccionar la tecla a la derecha, Samsung recuerda todas las posibilidades y opciones por voz. El único problema que hemos encontrado en este aspecto es que, algunas apps no funcionan con el reconocimiento de voz (por ejemplo, Netflix) y, cuando buscamos una página en Internet,en algunos casos se dirí­a que no entiende bien el español. Algo que hace un poco cuesta arriba buscar ví­deos en YouTube, por ejemplo.

Sonido limpio y ní­tido

Una imagen como la que ofrece este Samsung QLED Q7F deberí­a ofrecer un sonido de buen nivel. En este caso, encontramos uqe los chicos de Samsung han incorporado en la tele un sistema de sonido de 4,2 canales. Un sistema que genera virtualmente la sensación de sonido envolvente. Tiene una potencia de 40 watios y ofrece un sonido limpio, claro y sin distorsiones. Además le han añadido un pequeño woofer para potenciar los graves en las pelí­culas o cuando escuchamos música. La calidad del sonido en esta tele Samsung está certificada Dolby Digital Plus, y usa códec DTS. Es decir, estándares de calidad propios del cine.

sonido completo

La realidad es que, en esta tele, la reproducción es muy buena para el rango de las frecuencias medias y agudas. Eso sí­, los amantes del buen sonido siempre queremos algo más. Y, la cosa mejorarí­a añadiendo un equipo que refuerce los graves. Cuando hablamos de televisores delgados siempre es recomendable reforzar los graves Y es que es imposible reproducir correctamente las frecuencias más bajas cuando nunca hay sitio suficiente para que se mueva el altavoz de graves. De ahí­ que, en todos los casos, cuando compramos cualquier televisor delgado, es recomendable conectar una barra de sonido o un amplificador audiovisual completo para conseguir un auténtico sonido de cine.

altavoces

Para ayudar a generar una experiencia sonora real y un efecto envolvente de mayor calidad podemos conectarle cualquier tipo de amplificador audiovisual y de altavoces. Para facilitar la compatibilidad, esta tele soporta Multiroom Link. Un sistema de sonido multihabitación sin cables de Samsung. A través de este sistema compatible, podemos añadir nuevos altavoces sin cables de Samsung para completar el equipo de sonido. Y también ofrece sincronización mediante Bluetooth para conectar otros dispositivos como fuente del sonido de forma inalámbrica.

Samsung-QLED-Q7F-65 manchas de colores

Conclusiones

Nos queda claro que Samsung ha echado los restos con su última gama de televisores Premium. Y es algo que hemos apreciado desde el momento en el que lo hemos sacado de la caja. Su diseño es elegante, minimalista y realmente compacto. Tanto como para colgarlo de la pared como si fuera un cuadro. Es estiloso y lo suficientemente elegante como para adaptarse a cualquier salón. Tanto con peana como sin ella. Además su sistema de televisor y caja de conexiones ayuda a disimular cables y dejar un espacio más limpio.

conclusiones

Pero es el momento de encender su pantalla cuando entendemos por qué es tan importante la tecnologí­a QLED. Los Quantum Dots hacen su trabajo y no decepcionan. La imagen que se muestra en este televisor es muy realista. Toda la información que produce, con más tonos en partes claras y oscuras de la imagen, con mejor contraste y con todo el detalle, hacen que disfrutemos desde el primer momento. El efecto “wow” pasa, como es lógico, pero nuestra experiencia y disfrute no acaba. Ver cada detalle de la imagen en contenidos 4K es una verdadera delicia en este televisor. La definición y nitidez de cada escena hace más viva a la imagen.

Para completar la experiencia visual, Samsung ha desarrollado toda una colección de herramientas y funciones. Acompañamientos que bien pueden pasar desapercibidos para algunos usuarios, pero que completan la experiencia audiovisual para los que profundizan un poco más allá del simple cambio de canal. Desde saltar al instante al equipo de sonido conectado y controlarlo con el mismo mando que el televisor, hasta buscar la serie favorita con solo dictarlo al micrófono del control remoto, entre otras muchas cosas.

precio

Todo ello acompañado por un apartado de conectividad a la altura. Sí­, separado del televisor por tema de diseño, pero realmente útil y completo. No hay nada que no se pueda conectar a este aparato. Eso sí­, toda esta tecnologí­a, posibilidades y acabados tiene un precio. En el caso de este televisor de 65 pulgadas que hemos podido probar, su precio se eleva hasta los 3.300 euros. También hay otras versiones:

49 pulgadas por 2.000 euros

55 pulgadas por 2.500 euros

65 pulgadas por 3.300 euros

75 pulgadas por 5.500 euros

Otras noticias sobre... ,