chatgpt

La IA ha llegado prácticamente de repente para revolucionar nuestras vidas en muchos aspectos. Quizás uno de los usos más conocidos de las herramientas de inteligencia artificial es el de la redacción de trabajos y textos. Te cuento cuál es mi experiencia a la hora de emplear la IA para este tipo de contenidos y así puedas valorar los pros y los contras de cualquiera de las aplicaciones existentes en el mercado.

IA para escribir, ¿sí o no?

De entrada te diría que no, y voy a exponer mis razones. Sin embargo, sí que puedes utilizar este tipo de herramientas si sigues una serie de criterios para adaptarlas a tus necesidades y no al revés. Crear un texto o realizar una redacción con inteligencia artificial tiene bastantes riesgos. Para comenzar, si te dedicas a escribir de manera profesional, como es mi caso, la creación de contenido con IA no deja de ser una especie de engaño. El contenido que estás generando no es tuyo, sino el de un lenguaje. Por tanto, aquello que estás ofreciendo no está escrito por ti de ninguna manera.

Además, la inteligencia artificial todavía está en fase de desarrollo, por lo que el contenido creado no es todo lo bueno que se pueda llegar a pensar. Hay herramientas que cometen errores de bulto, por ejemplo, que te diga que uno de los monumentos más visitados de la República Dominicana sea la torre Eiffel, y es algo que no me estoy inventando.

Para un ojo entrenado a la escritura puedo apreciar que hay gran cantidad de textos generados por inteligencia artificial, no solamente en blogs, incluso en noticias redactadas por compañeros de otros medios. Los patrones que utiliza una herramienta de inteligencia artificial suelen repetirse y, por tanto, genera contenido siempre de la misma manera. Te lo explico de forma simple, las herramientas de inteligencia artificial suelen empezar los textos de la misma forma, y esto es lo que hace en el ámbito de la tecnología.

Copilot

Por ejemplo, si le pides a ChatGPT que te redacte un texto sobre cualquier tema tecnológico, lo más probable es que comience de esta manera “En la era digital” o “En el mundo digital”. También va a emplear palabras que no son demasiado empleadas en el uso del castellano del día a día. Por ejemplo, me he dado cuenta de que una de ellas es “invaluable”, y otra es “crucial”, además de que tiene predilección por el verbo “Explorar”. Cuando está realizando una enumeración, es muy habitual que finalice con “y más”.

Si generas un texto de esta manera, lo habitual también es que deje su huella en encabezados para separar los párrafos. Un detector infalible de que el texto haya sido generado así es que suele aplicar la mayúscula a la primera letra de cada palabra de del encabezado. Es decir, en vez de escribir “Cuál es el mejor móvil para comprar», te lo va a poner de esta manera “Cuál Es El Mejor Móvil Para Comprar”.

También es muy habitual que cometa errores como el de comenzar con mayúsculas después de escribir dos puntos. También sospecha cuando veas un texto, cuyo último párrafo empiece con estas dos palabras mágicas “En conclusión”. A los textos generados mediante inteligencia artificial, tampoco les gustan mucho las palabras de transición, esas que suelen hacer la lectura mucho más amena y humanizada.

Y si hablamos del contenido, en bastantes ocasiones lo que escribe es irrelevante o cuenta con errores que si no los repasas o compruebas te van a dejar en evidencia. El ejemplo que he puesto anteriormente de la torre Eiffel es real. Además, el contenido generado mediante inteligencia artificial no posiciona bien en los buscadores y puede dar, como consecuencia que el medio que publique este tipo de contenido reciba una penalización por parte de Google. Es decir, un mal negocio.

Google se sube a la ola de la inteligencia artificial con Bard, su respuesta a ChatGPT

¿Tiene algo de bueno escribir con IA?

Obviamente, utilizar las herramientas de inteligencia artificial es algo que puedes poner de tu lado. A mí no se me ocurriría crear un texto y pegarlo directamente en cualquier medio, ya que sería un engaño. Pero puedes utilizar la inteligencia artificial para muchas cosas y estas son las que me facilitan el trabajo.

  • Que me dé un listado de ideas para escribir
  • Que genere ideas para los encabezados de un texto
  • Que me oriente a la hora de escribir sobre un tema o cómo enfocarlo
  • Que haga una revisión gramatical y ortográfica del texto
  • Que adapte el texto a un público, en concreto, por ejemplo, al de América. Así puedo conocer cuáles son los vocablos y expresiones propios de esa zona del mundo

Utilizar una herramienta de inteligencia artificial para escribir y pegar el texto directamente es un auténtico disparate que tiene las piernas muy cortas. Utilizar ‘prompts’ siempre ayuda a que el texto sea de mayor calidad. Los ‘prompts’ son órdenes precisas que tú le das a esa herramienta para que actúe de una determinada forma. Por ejemplo, puedes pedirle que te escriba una carta formal para solicitar empleo a una empresa del ámbito de la logística y que tenga en cuenta las características propias de ese puesto de trabajo, tenga un tono correcto y serio. Cuantas más explicaciones y órdenes de proporciones a tu herramienta de inteligencia artificial, mejor será el resultado.

En definitiva, mi experiencia con la IA para escribir no es mala, simplemente, jamás se me ocurriría emplear un contenido escrito directamente por esa herramienta y hacerlo pasar por propio. ChatGPT y similares son mucho más que aplicaciones que te permiten generar un texto, teniendo esto claro puedes sacar un gran partido de ellas.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.