poco f3 analisis review opiniones 5

Hace ya un año desde que Poco presentara su propuesta para la gama alta de 2020. Hablamos del Poco F2 Pro, un teléfono que pasó por el catálogo de la marca sin pena ni gloria por el alto precio al que fue comercializado en nuestro país. Un año después, la firma asiática cambia de parecer para volver a la senda del Pocophone F1. Este cambio de política llega nuestras manos con el Poco F3, un dispositivo que consigue trasladar al rango de precios de la gama media las últimas y más avanzadas tecnologías del mercado, con un procesador que compite de tú a tú con el más potente de este año y una pantalla que acaricia las cifras de la gama alta. Todo ello por un precio que no llega a superar los 400 euros en ninguna de sus versiones.

Aún con todo, el lanzamiento del Poco F3 no ha estado exento de polémicas, ya que el software que se incluía de serie con el terminal carecía de estabilidad y presentaba diferentes errores más o menos críticos. Casi dos meses después, he tenido la oportunidad de probar el dispositivo durante algo más de dos semanas. ¿Logrará replicar el éxito del primer modelo lanzado por la compañía? ¿Merece la pena su compra? Lo vemos. 

Ficha técnica

Poco F3
PantallaAMOLED de 6,67 pulgadas con resolución Full HD+, 120 Hz de frecuencia y respuesta táctil de 360 Hz
Cámara principal– Sensor principal de 48 megapíxeles y apertura focal f/1.79
– Sensor secundario con lente gran angular de 8 megapíxeles y apertura focal f/2.2 
– Sensor terciario con lente telemacro de 5 megapíxeles y apertura focal f/2.4
Cámara para selfiesSensor principal de 20 megapíxeles y apertura focal f/2.45
Memoria interna128 y 256 GB bajo el estándar UFS 3.1
AmpliaciónNo disponible
Procesador y memoria RAMQualcomm Snapdragon 870
GPU Areno 650
6 y 8 GB de RAM
Baterí­a4.520 mAh con carga rápida de 33 W
Sistema operativoAndroid 11 con MIUI 12.5 bajo el launcher de Poco
Conexiones5G SA y NSA, 4G LTE, WiFi de doble banda y WiFi 6, Bluetooth 5.1, GPS Dual, USB tipo C, NFC para pagos móviles…
SIMDual nano SIM
DiseñoAcabado en metal y cristal
Dimensiones163,7 x 76,4 x 7,8 milímetros y 196 gramos
Funciones destacadasSensor de huellas dactilares en un lateral, desbloqueo facial mediante software, sonido en estéreo con certificación Hi-Res y Dolby Atmos, puerto de infrarrojos, refrigeración líquida…
Fecha de lanzamientoDisponible
PrecioDesde 350 euros

Vine por la potencia y me quedé por su diseño

El Poco F3 es el sucesor natural del Poco F2 Pro lanzado el año pasado. Con esta nueva generación, la marca se deshace del mecanismo de cámara retráctil a la par que reduce el grosor del chasis de manera significativa. Hablamos de un grosor de tan solo 7,8 milímetros y un peso de 196 gramos, unas cifras bastante destacables si tenemos en cuenta que nos encontramos ante un teléfono de casi 6,7 pulgadas (6,67 pulgadas, para ser más exactos). En general, no se siente especialmente pesado ni tosco en mano a pesar de que los números pueden incitar a pensar lo contrario.

poco f3 analisis review opiniones 9
La parte trasera cuenta con una ligera curvatura que ayuda a mejorar el agarre.

En cuanto a la construcción del dispositivo, la marca ha apostado por un cristal esmerilado en su parte trasera para la versión en color blanco que lo hace lucir especialmente elegante, a la par que ayuda a reducir la visibilidad de las huellas y mejorar el agarre. En combinación con el marco, cuya fabricación está basada en metal, el Poco F3 es uno de los dispositivos más robustos que han pasado por mi mano. De hecho, la sensación general es que nos encontramos con un teléfono que fácilmente puede llegar a duplicar o triplicar su precio de salida.

poco f3 analisis review opiniones 3

Donde el Poco F3 también se desmarca del resto de propuestas de la gama alta es el diseño del módulo de cámaras, tanto por disposición como por grosor, que no llega a ser tan prominente como el que nos encontramos en móviles como el Samsung Galaxy S21 Ultra o el Xiaomi Mi 11 Ultra. En cuanto a la optimización de la pantalla con respecto a las dimensiones generales del teléfono, el panel no está tan apurado como otras propuestas de la gama alta, si bien la compañía ha hecho un buen trabajo en este aspecto.

Una pantalla que bien podría ser de gama alta con un gran pero

La mayor y principal novedad de la nueva generación de Xiaomi y Poco llega con las pantallas. Por vez primera en la historia del fabricante, se ha optado por paneles AMOLED en dispositivos que se encuentran por debajo de los 300 euros a fecha de salida, un panel AMOLED que en el caso del Poco F3 se alimenta de una matriz con resolución Full HD+, 120 Hz con tasa de refresco variable y un brillo máximo de 900 nits con brillo pico de 1.300 nits. En definitiva, cifras más cercanas a la gama alta de este años. Pero, ¿qué tal la experiencia? De sobresaliente, sobre todo si tenemos en cuenta el rango de precios en el que nos encontramos.

poco f3 analisis review opiniones 6

A diferencia del catálogo de la marca en 2020, el nivel de brillo máximo nos permite visualizar el contenido de la pantalla en exteriores incluso son la luz directa del Sol incidiendo sobre el teléfono. Hablando del brillo, el funcionamiento del modo Brillo automático de MIUI es correcto a la hora de modificar el nivel de lúmenes de la pantalla, si bien la configuración es bastante conservadora, por lo que tendremos que subir el brillo de manera manual, sobre todo en interiores.

En lo que respecta a la colorimetría de la pantalla, el esquema de colores que viene configurado por defecto muestra una tonalidad bastante equilibrada a pesar de encontrarnos con un panel AMOLED. La buena nueva es que podemos cambiar el esquema de colores a través de los ajustes avanzados de la pantalla. De hecho, el panel nos permite reproducir colores en el rango P3 y sRGB, además de varios perfiles personalizados por la marca. En términos de fluidez, los 120 Hz nos permiten movernos por el sistema con total soltura, aunque de ello tiene la culpa el procesador, del cual hablaremos en posteriores apartados. 

pantalla poco f3
Configuración de esquema de colores de MIUI 12 en el Poco F3.

A esto le ayuda también la frecuencia táctil de digitalizados, que llega hasta los 360 Hz y permite obtener una respuesta casi inmediata de la pantalla. Mención especial al motor de vibración del teléfono, que reproduce los toques de la pantalla instantáneamente y de manera certera. Donde el teléfono no se porta especialmente bien es con todo lo relacionado con el sensor de proximidad, un sensor que en esta generación ha sido sustituido por un sensor ultrasónico que apaga la pantalla cuando las ondas rebota sobre nuestra oreja.

poco f3 analisis review opiniones 2

Como ya comenté en el análisis del Xiaomi Mi 11 Lite, el funcionamiento de este sistema deja mucho que desear, ya que a menos que no coloquemos el teléfono en vertical y recto, el sensor no detectará nuestra oreja o simplemente dejará la pantalla apagada cuando nos alejamos del dispositivo. Esto se puede apreciar tanto a la hora de realizar llamadas como a la hora de escuchar notas de voz en aplicaciones como Telegram, WhatsApp o Instagram con el altavoz superior. En las sucesivas actualizaciones que el teléfono ha ido recibiendo a lo largo de las dos últimas semanas, el problema no ha sido resuelto, por lo que se entiende que es un defecto de la propia tecnología y no de MIUI o del software de Poco.

Un rendimiento sin parangón con una hoja de especificaciones de gama alta

La razón de ser del Poco F3 es su hoja técnica, una hoja técnica que está presidida por uno de los procesadores más potentes de 2021, el Snapdragon 870 fabricado por Qualcomm. Se trata de una versión mejorada del Snapdragon 865+ que se sitúa a medio camino entre este y el Snapdragon 888. Está acompañado por 6 y 8 GB de RAM de tipo LPDDR5 y 128 y 256 GB de almacenamiento de tipo 3.1. La unidad que he podido probar, sin embargo, es la de 6 y 128 GB.

miui 12 poco f3
Aspecto de MIUI 12 en el Poco F3.

A pesar de encontrarnos ante el modelo más sencillo, la experiencia general ha sido soberbia tanto en el uso de aplicaciones livianas como en la ejecución de juegos con una alta demanda gráfica. Durante las dos semanas que he podido probar el terminal el rendimiento ha sido de sobresaliente si obviamos los fallos que MIUI 12 ha ido presentando desde la versión 12.0.2: reinicios repentinos, inconsistencias en el diseño de las opciones y el lanzador, problemas con YouTube en segundo plano… Por desgracia, algunos de estos errores todavía no han sido resueltos por la marca, aunque en esta otra guía os muestro cómo solucionar varios fallos del Poco F3.

benchmark poco f3
A la izquierda, puntuación del Poco F3 en Geekbench. A la derecha, velocidad de lectura y escritura de las memorias en Androbench.

Otro de los puntos de mejora relacionados con el sistema tiene que ver con la gestión de la multitarea. Contar con 6 GB puede limitar la ejecución de determinadas aplicaciones en segundo plano, aunque esto se debe más a la propia gestión de MIUI que a la cantidad de memoria disponible. En cualquier, lo normal es que el teléfono almacene una media de cuatro o cinco aplicaciones en memoria; más allá de estas cifras, las aplicaciones recargarán su contenido.

call of duty poco f3
Configuración de Call of Duty Mobile en el Poco F3 a su máxima calidad.

Si obviamos todos estos detalles, lo cierto es que el comportamiento del dispositivo ha sido similar al que se puede obtener en un teléfono de gama alta. Los 120 Hz nos permiten disfrutar de una experiencia muy fluida, tanto en las animaciones del sistema como en los juegos compatibles. Hablando del rendimiento en juegos, he probado a ejecutar títulos como Call of Duty Mobile y Asphalt 9 y el comportamiento ha sido el esperado: sin cuelgues o caídas drásticas de FPS. De hecho, los dos títulos nos permiten configurar la calidad gráfica en su máximo nivel con la mayor tasa de cuadros por segundo (60 FPS en este caso). Tampoco he notado un incremento anormal de la temperatura a pesar del grosor del terminal.

Un apartado fotográfico que no está a la altura del resto del teléfono pero que se defiende

Llegamos al apartado fotográfico del Poco F3, que en este caso está presidido por tres sensores de 48, 8 y 5 megapíxeles con lentes gran angular y telemacro. Cabe destacar que el sensor principal está fabricado por Sony y el modelo en cuestión es el Sony IMX 582, uno de los sensores más solventes de la gama media de 2020.

poco f3 analisis review opiniones 8

Si nos centramos en el sensor principal, los resultados generales son correctos y en la linea de otros teléfonos de similar precio, como el Xiaomi Mi 11 Lite. Durante el día, el nivel de detalle y la colorimetría nos permite obtener fotos decentes. Por contra, el rango dinámico no es tan amplio como se podría esperar, algo que se puede apreciar cuando nos encontramos on contraluces fuertes o zonas son luces y sombras alternas. En este escenario, lo mejor es recurrir al modo HDR, que funciona francamente bien. De hecho, la aplicación de cámara nativa cuenta con un modo HDR automático que se activa y desactiva según las condiciones lumínicas.

gcam poco f3
App de cámara del Poco F3.

En cuanto a las imágenes en modo Retrato, la compañía ha vuelto a hacer un buen trabajo a pesar de no contar con un sensor de profundidad. Tanto el recorte de los cuerpos como el nivel de desenfoque son acertados. El efecto bokeh,, aunque algo pronunciado por defecto, se puede configurar a posterior. Lo mismo sucede con el efecto acuarela que Xiaomi aplica para reducir las marcas de la piel e imperfecciones de la cara.

Donde la cámara no se comporta tan bien es el los paisajes nocturnos o en interiores. A pesar de que Xiaomi no fuerza el ISO, el efecto acuarela aparece en buena parte de las texturas cuando intentamos realizar una fotografía de paisaje.

El modo Nocturno tampoco nos ayuda demasiado en este tipo de escenarios, ya que a diferencia de fabricantes como Huawei o Google, Xiaomi se limita a levantar ligeramente las zonas de sombra y a controlar las altas luces para eliminar los destellos de farolas y luces artificiales. El resultado es una imagen algo más iluminada pero que sigue sin poder aprovecharse a menos que contemos con diferentes fuentes de luz.

Otro de los puntos de mejora relacionados con el sensor principal está relacionado con el sistema de enfoque automático, un sistema que en la mayoría de situaciones tiende a demorarse unos cuantos segundos para centrarse en el objeto que queremos fotografiar. Este problema se agrava a la hora de grabar vídeos, donde tendremos que recurrir al enfoque manual si no queremos obtener una imagen desenfocada cuando jugamos con distintos planos en una misma toma. Por desgracia, no parece ser un problema aislado, ya que muchos usuarios se han aquejado de este mismo problema en diferentes foros y canales de YouTube.

Hablando de la grabación de vídeo, los resultados son muy similares a los que obtenemos con la captura de imágenes. El sistema de estabilización por software funciona realmente bien, al menos en los vídeos grabados a 30 FPS y en escenarios diurnos o son suficiente luz ambiente. Si grabamos a la misma resolución con una tasa de cuadros más alta (60 FPS), la estabilización de desactiva por completo. Curiosamente, el sistema permanece activo cuando grabamos en resolución 4K a 60 FPS, algo que se debe probablemente a un error de software. Eso sí, durante la noche, los resultados dejan bastante que desear, ya que se generan artefactos derivados de la estabilización por software.

Toca hablar del sensor secundario, que en este caso se alimenta de una cámara de 8 megapíxeles con lente gran angular. En este caso, los resultados son algo decepcionantes y bastante pobres comparados con los que se obtienen de la cámara principal. Como viene siendo habitual, la colorimetría tiende a saturar ciertos tonos de las imágenes, algo que se aprecia especialmente en el cielo y la hierba. Lamentablemente, la resolución arruina el detalle de las texturas, que muestran un suavizado tanto en el borde de las imágenes como en el resto de la fotografía.

La cosa no mejora en escenarios con luz pobre. En este tipo de escenarios, los resultados son directamente desechables: falta de detalle, baja luminosidad y efecto acuarela por doquier. Todas estas sensaciones se trasladan al apartado del vídeo, que en este caso solo es recomendable en escenarios con luz natural. Cabe destacar el buen trabajo de Xiaomi con la estabilización, al contar con un campo visual más amplio. Lo malo es que al depender del software, los artefactos comienzan aparecer a la mínima falta de luz. A esto hay que sumarle que la grabación de vídeo queda limitada a 1080 cuadros a 30 FPS.

Llegamos a la tercera y última cámara, de 5 megapíxeles con lente macro que combina el aumento de una lente teleobjetivo. Contra todo pronóstico, los resultados son mucho mejor de lo esperados. El nivel de detalle y desenfoque que se obtiene de los objetos pequeños nos permite jugar con multitud de escenarios: insectos, vegetación, alimentos, elementos de decoración… De hecho, ha sido la cámara con la que más he disfrutado durante las dos semanas que he podido probar el Poco F3, tanto a la hora de realizar fotografías como grabar vídeo.

Eso sí, por las propias limitaciones del sensor, solo podremos aprovechar la cámara en escenarios donde prevalezca la luz natural. Otro detalle no menos importante es que Xiaomi limita la grabación de vídeo a 1080p con tasas de 30 FPS.

En lo que respecta a la cámara delantera, aquí las sensaciones son similares a las que me transmitió el Xiaomi Mi 11 Lite. Durante el día, las imágenes que se obtienen son aprovechables si la luz no incide directamente sobre la cámara, ya que el rango dinámico es muy limitado. Dado que la cámara está destinada a autorretratos, el efecto acuarela aparece de manera predeterminada sobre la piel cuando fotografiamos caras. Durante la noche, este efecto se acentúa todavía más, aunque en general, la falta de iluminación desechará la mayoría de fotografías. Lo mismo sucede con la grabación de vídeo, donde lo más destacable es el sistema de estabilización y la posibilidad de grabar en resolución 1080p a 60 FPS.

Altavoces que ofrecen lo mejor de su gama: sonido estéreo y compatibilidad con Dolby Atmos

La nueva generación de terminales de gama media y media alta de Xiaomi ha traído también importantes mejoras en el apartado sonoro. Ahora la mayoría de sus dispositivos cuentan con dos altavoces con sonido estéreo y compatibilidad con el estándar Dolby Atmos, características que se encuentran presentes en el Poco F3.

Si nos centramos en la calidad sonora de los altavoces, el dispositivo ofrece un volumen bastante alto sin llegar a saturar el sonido, si bien no es todo lo limpio que se podría esperar, al menos en géneros de música como el rock o el pop. Los matices de las diferentes frecuencias también nos ofrecen una experiencia acorde a lo que podemos encontrarnos en la gama alta, aunque no se destacan por la presencia excesiva de bajos y agudos. En general, la ecualización es algo plana, algo que para los más puristas del sonido puede ser una ventaja.

En cuanto a la compatibilidad con Dolby Atmos, la marca no ha incluido esta característica hasta la versión 12.0.5 MIUI. De hecho, el teléfono no ha recibido esta actualización hasta ayer por la noche, por lo que no he podido probar las ventajas de este sistema. Vale decir que solo podemos aprovecharnos de sus ventajas en contenido compatible con dicho estándar: películas en alta resolución y plataformas de streaming. La mala noticia es que el terminal carece de una conexión de 3,5 milímetros para los auriculares, así como radio FM.

La autonomía no se ve mermada por el uso de los 120 Hz a pesar de las cifras

En el apartado de la autonomía, el Poco F3 se surte de una pila de 4.520 mAh junto con un sistema de carga de 33 W que promete obtener una carga completa en menos de una hora. Si nos olvidamos de los datos técnicos, lo cierto es que la experiencia ha sido más positiva incluso de la que se puede esperar teniendo en cuenta su hoja de especificaciones.

bateria poco f3
A la izquierda, autonomía del Poco F3 con la frecuencia de pantalla configurada a 120 Hz. A la derecha, con 60 Hz.

De media, el teléfono ha aguantado un día y media de uso continuado, con aproximadamente 8 horas y media de pantalla activa si activamos los 120 Hz. Estas cifras mejoran ligeramente si optamos por configurar el panel a 60 Hz, acercándose a las 9 horas de pantalla si hacemos uso del modo oscuro de MIUI. Cabe destacar que tras recibir el terminal, el consumo energético en reposo hacía descender el porcentaje de la batería hasta en un 40% durante un par de noches. Afortunadamente, Poco ha resuelto este problema con la versión de MIUI 12.0.4, si bien se requiere reiniciar el sistema dos o tres veces para hacer que las aplicaciones se asienten.

¿Y qué hay de la carga? Si enchufamos el Poco F3 a la corriente con un porcentaje de batería inferior al 10%, el tiempo total de carga se acerca a los 55 minutos. En poco más de 20 minutos, el teléfono se cargará hasta en un 50%. Eso sí, la temperatura se incrementa ligeramente, aunque nada alarmante si tenemos en cuenta el grosor del chasis. Buen trabajo de Poco, en cualquier caso, sobre todo por la inclusión de un cargador con la misma capacidad que soporta (33 W).

Biometría: yendo a lo seguro con un sensor de huellas muy solvente

Poco ha replicado el movimiento del resto de series de Xiaomi al colocar un sensor de huellas óptico sobre el botón de Encendido. Como ocurre con los Redmi Note 10, el funcionamiento de este sensor es ágil y certero: el recogimiento de la huella se realiza de manera instantánea y sin mayores problemas, al menos si posamos el dedo con las manos totalmente limpias. En caso contrario, el sensor se tomará algo más de tiempo o simplemente dejará de reconocer la huella.

poco f3 analisis review opiniones 10

En cuanto al desbloqueo facial, el sistema que Poco emplea se aprovecha de la única cámara de la que el terminal dispone en su parte frontal, es decir, nada de sensores infrarrojos ni cámaras ToF. En este caso, el funcionamiento es igual de solvente y veloz que el que nos ofrece el sensor de huellas incluso con la cara a medio tapar por la mascarilla, en tanto que no es el método más seguro de todos los que nos permite registrar el teléfono. Durante la noche o en ambientes con baja luminosidad, el rendimiento cae de manera directamente proporcional al nivel de luz que nos encontremos en el entorno. Y es que a menos que nos aprovechemos de una fuente de luz externa, lo mejor será optar por el sensor de huellas en este tipo de escenarios.

Conectividad: no se puede pedir mucho más

Dotar al teléfono de un procesador de gama alta de 2021 nos permite contar con la última y más avanzada tecnología del mercado. En concreto, el Poco F3 dispone de conexiones Bluetooth 5.1, GPS Dual, WiFi 6, 5G compatible con redes SA y NSA, NFC para realizar pagos móviles y un sensor infrarrojos para controlar aparatos de terceros. El funcionamiento de todas estas conexiones es el que se puede esperar en un terminal de semejantes características.

poco f3 analisis review opiniones 11

El alcance y la estabilidad de las conexiones WiFi y Bluetooth son correctos si contamos con dispositivos compatibles. Por ejemplo, la conexión con unos auriculares true wireless de Huawei con la misma versión de Bluetooth se realiza de manera instantánea. Lo mismo sucede con la conexión GPS, que posiciona el teléfono conforme abrimos Google Maps con bastante precisión. Por desgracia, no he podido probar las ventajas de la conexión WiFi 6 al no contar con un router compatible. En redes de 2,4 y 5 GHz, el Poco F3 aprovecha todo el ancho de banda que el router es capaz de proporcionar. 

En cuanto a la conexión 5G, Virgin Telco todavía no es compatible con este tipo de conexiones en la zona donde resido. Si me limito a analizar la cobertura de la red 4G, lo cierto es que el rendimiento es el mismo que se obtiene con otros teléfonos de gama alta que he podido probar a lo largo de este último año. Ningún problema en este aspecto.

Conclusión y opiniones del Poco F3, ¿merece la pena su compra en 2021?

Tras analizar todos los puntos del Poco F3, toca sacar conclusiones, que en este caso dependen también del precio. A fecha de publicación, el teléfono se puede encontrar tanto en tienda oficial como en Amazon desde un precio que parte desde los 330 euros aproximadamente. ¿Merece la pena optar por este respecto al resto de propuestas de Xiaomi? Sí y mil veces sí.

poco f3 analisis review opiniones 7

En conjunto, la apuesta de Poco para el mercado internacional no tiene rival alguno en el rango de precios en el que se encuentra: un procesador que roza las cifras de los móviles más potentes del mercado, una pantalla que compite directamente con la de teléfonos que duplican su precio y una conectividad que apuesta por los últimos estándares del mercado. Donde quizá el dispositivo no destaca frente al resto de propuestas de la gama media es en el apartado fotográfico, aunque siempre podemos recurrir a versiones modificadas de la GCam para sacarle todo el provecho a los diferentes sensores. 

Otro punto a destacar del Poco F3 es que su tamaño no es apto para todas las manos, al encontrarse muy cerca de las 7 pulgadas. Móviles como el Xiaomi Mi 11 Lite o el Redmi Note 10, con 6,4 y 6,5 pulgadas, presentan un tamaño más compacto, aunque por contra, la hoja de especificaciones es más pobre. 

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.