Consejos para comprar un monitor gaming

Comprar un monitor gaming no siempre es una tarea sencilla por todos los aspectos que hay que tener en cuenta. Hoy te explicamos las características más importantes a considerar cuando vayas a adquirir un nuevo monitor para videojuegos.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Las características más importantes en un monitor gaming

Los videojuegos exigen características diferentes a otros escenarios de uso como la fotografía o la ofimática, algo que muchas veces complica la elección de un nuevo modelo. Si sigues nuestros consejos acertarás con tu nueva compra.

Tamaño del monitor

El tamaño del monitor gaming es el primer punto que debemos considerar, pues si es demasiado pequeño o grande no obtendremos una buena experiencia de uso. Los monitores gaming más típicos tienen un tamaño entre 24 pulgadas y 32 pulgadas. Más pequeño no te permitirá apreciar bien los detalles, y con uno más grande tendrás problemas para mirar toda la pantalla a la vez.

La distancia de visualización también es muy relevante de cara a escoger el tamaño del monitor. Los monitores de 24 pulgadas tienen una distancia de visualización óptima de unos 65 cm, los de 27 pulgadas una distancia de 75 cm, y los de 32 pulgadas una distancia óptima de 85 cm.

  • 24 pulgadas: a 65 cm
  • 27 pulgadas: a 75 cm
  • 32 pulgadas: a 85 cm

Resolución del panel

La resolución adecuada del panel es algo muy ligado al tamaño del monitor, pero también a las prestaciones de tu PC. Un monitor FullHD es recomendable para tamaños de hasta 24 pulgadas, mientras que si es más grande deberíamos pensar en uno con resolución 2K o incluso 4K.

No olvides que tu PC debe ser capaz de mover la resolución, de nada sirve comprar un monitor 4K si tu PC no es capaz de mover los juegos a esa resolución con una tasa de imágenes por segundo aceptable. Si tienes un PC de gama baja olvídate de resoluciones superiores a FullHD, pues la experiencia no será adecuada.

Tipo de panel y tiempo de respuesta

La tecnología del panel también es muy relevante en los videojuegos. Los monitores IPS ofrecen unos colores muy buenos, pero tienen un tiempo de respuesta inferior. En el caso de los monitores TN es justo al revés, colores más pobres pero un tiempo de respuesta muy rápido. Los monitores AV se sitúan entre los dos anteriores.

Si vas a jugar a juegos con mucho movimiento como Overwatch, Doom, Quake o CS:GO deberías optar por un panel TN, pues la velocidad de respuesta es mucho más importante que la calidad de los colores en estos casos. En los juegos tipo de LoL, Diablo 3 o Starcraft II también es preferible un panel TN, pues será mucho más suave al hacer scroll. Si vas a comprar un panel TN, busca uno que tenga un tiempo de respuesta de 1 ms.

Por el contrario, si vas a disfrutar de juegos más tranquilos como The Witcher 3, Kingdom Hearts III o Mortal Kombat 11 te puedes beneficiar más de un panel IPS. En estos juegos no es tan relevante tener la mayor velocidad de respuesta, y con un panel IPS disfrutarás mucho más de la belleza de los escenarios. Con un tiempo de respuesta de 5 ms o menos será suficiente.

Velocidad de refresco

La velocidad de refresco se mide en hercios (Hz) y representa las veces que se actualiza la imagen del monitor por cada segundo. Podemos encontrar monitores de 60 Hz, 120 Hz, 144 Hz y 240 Hz. A mayor número de Hz mayor será la fluidez de la imagen, aunque una vez más la potencia de tu PC es muy relevante aquí.

velocidad de refresco

Los Hz del monitor deben estar sincronizados con la tasa de fotogramas por segundo (FPS) que envía la tarjeta gráfica. De nada te sirve un monitor de 240 Hz si tu PC no puede mover el juego a más de 60 Hz. Para aprovechar un monitor de 240 Hz necesitas que tu PC pueda mover los juegos a 240 FPS o un valor muy cercano.

Juegos muy dinámicos como Overwatch, Doom, Quake, CS:GO, LoL, Diablo 3 o Starcraft II se disfrutan mucho más junto a monitores con un elevado número de Hz. Otros juegos más relajados como Dragons Age, The Witcher III o Assassin’s Creed también se benefician de un alto número de HZ pero no tanto.

FreeSync y Gsync

FreeSync y Gsync son dos tecnologías que llegaron para acabar con el tearing o “desgarros en la pantalla” mientras se juega. Su funcionamiento es muy simple, adaptan la velocidad de refresco del monitor al número de imágenes por segundo que envía la tarjeta gráfica, de esta forma se logra una sincronización perfecta y se evitan los molestos cortes en la imagen.

amd freesync

Aquí lo importante es señalar que FreeSync solo funciona en las tarjetas gráficas de AMD, y G-Sync solo lo hace en las de Nvidia. Recientemente Nvidia ha empezado a dar soporte a FreeSync, pero debes consultar el modelo de monitor concreto para asegurarte de que es compatible. En el caso de AMD, es compatible con todos los FreeSync.

Si tienes alguna duda puedes dejar un comentario.

Otras noticias sobre... ,