Wifi Lento

Es posible que tengas muchos megas contratados para disfrutar de tu WiFi en casa, y aún así te esté dando problemas. No siempre funciona como nos gustaría, de hecho cuando más la necesitamos es cuando más fallos nos da. Si no sabes muy bien por qué tu red WiFi a veces no funciona o la conexión es muy lenta, te vamos a desvelar algunos de los motivos más frecuentes.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Hay fallos de conectividad que podrás solucionar tú mismo. Lo primero que se piensa es que se trata de problemas relacionados con el router, de configuración del proveedor de Internet, o incluso de que nos están robando parte de nuestra conexión. Lo cierto es que hay muchos más motivos que se encuentran en nuestra propia vivienda y hacen que la conexión vaya más lenta. Te daremos algunas indicaciones para solucionar cada una de estas causas.

1. Cuidado con el microondas

Aunque no te hayas percatado de este electrodoméstico, es posible que pueda causar interferencias con tu router WiFi. Ambos aparatos utilizan una frecuencia electromagnética parecida, unos 2,4 GHz. Por eso deben estar lo más separados posible, ya que de otra manera se generan interferencias. Lo mismo puede ocurrir con la conexión Bluetooth. Sin embargo, en este caso su rango de frecuencia alcanza hasta los 2,48 GHz reduciendo así el conflicto con la conexión WiFi.

Los fabricantes de los actuales microondas han tenido esto en cuenta, y ya están sacando sus electrodomésticos para que trabajen en una frecuencia diferente, hasta los 5GHz. Esto supone evitar los problemas que estaban generando en la conexión WiFi.

2. Las paredes

Puede parecer absurdo, pero así es. Uno de los enemigos de las redes WiFi son ciertos tipos de materiales de las paredes. Cemento, piedra, yeso, hormigón o el mármol, ejercen un bloqueo capaz de debilitar la conexión WiFi. Procura colocar el router en una posición estratégica, donde no interfieran demasiadas paredes hasta los dispositivos que van a estar habitualmente conectados.

3. Dispositivos inalámbricos

El hecho de tener varios dispositivos inalámbricos conectados también es una causa muy común de que funcione más lento, e incluso que se quede a menudo colgado. Los teléfonos inalámbricos, auriculares, impresora, una cadena de música, etc, transmiten ondas que están compitiendo contra las de la red WiFi. Cuando hay este choque dentro de las mismas paredes no es de extrañar que pueda afectar a la señal. La solución está clara: desconectar los dispositivos que no estés utilizando, e intentar que no estén todos conectados en la misma habitación.

4. Radiadores, lavadoras y neveras

Estos aparatos que todos tenemos en nuestro hogar son uno de los enemigos frecuentes de la señal WiFi. Se debe a que por estos aparatos circula el agua, que también actúa como barrera en la intensidad de la conexión. Por eso, este es otro de los motivos que tienes que tener en cuenta a la hora de colocar tu router, para que no haya de por medio alguno de estos aparatos que pueda causar un bloqueo de tu señal.

Altura del router

5. La altura donde esté colocado el Router

Esta es otra de las cosas en la que no solemos reparar y también es importante. La altura donde se encuentre el router puede influir mucho en la conectividad de la señal. La idea es clara, cuanto más alto esté situado mejor. De esta manera, evitamos que la conexión se encuentra con multitud de obstáculos.

6. Las superficies metálicas y los espejos

El metal es una de las barreras más potentes frente a la conexión WiFi, también el vidrio blindado. Estos materiales actúan a modo de escudo, de modo que la señal puede rebotar causando que la velocidad de la red sea más lenta. Por este motivo, es importante evitar que el router esté cerca de espejos o mesas de cristal.

7. Saturación de la red

Aquí tenemos otro de los motivos habituales por los que el WiFi suele ir más lento de lo normal. Es posible que la red esté saturada porque hay demasiados dispositivos conectados. Es bastante común que esto pase, sobre todo si realizas varias actividades a la vez con tus dispositivos, ocupando ancho de banda. Es posible que en la misma red se estén reproduciendo vídeos en streaming, haya un juego online de la videoconsola y se estén descargando archivos desde un ordenador. Para solucionar esto, prueba a desconectar alguno de estos dispositivos, o conecta directamente tu ordenador al router mediante un cable ethernet.

Cable ethernet en saturación de red WiFi

8. Las antenas del router

La posición de las antenas en el router también es algo que influye. Hay muchos routers que tienen dos antenas. Al colocarlas de la forma correcta experimentarás una mejor conexión WiFi. Para ello, solo tienes que situarlas en perpendicular: una hacia arriba y la otra en horizontal. Es recomendable usar ambas orientaciones, así tienes la garantía de que estás maximizando la recepción de radio si el emisor y el receptor utilizan la misma polarización.

9. Malware en tu dispositivo

Si de repente notas que tu conexión experimenta un bajón importante en muy poco espacio de tiempo, es muy probable que tengas un virus o malware en tu dispositivo que te impide una buena conexión a Internet. Para saber lo que está sucediendo, necesitas un antivirus que lo detecte y acabe finalmente con él.

10. Comprueba si te están robando WiFi

Es algo que puede estar sucediendo, por lo que merece la pena comprobarlo de vez en cuando. Sobre todo si has tenido en cuenta los anteriores puntos comentados, y aún así no ves la posible causa. Cuando un intruso se está beneficiando de la conectividad de tu red es muy probable que la conexión no funcione como cabe esperar. En este caso, lo más recomendable para comprobarlo es ver los dispositivos que hay conectados a tu red. Podrás encontrarlos en la configuración de tu router, en dispositivos enlazados o lista de dispositivos. En ese apartado tienes la oportunidad de ver si hay algún dispositivo intruso. Una vez localizado cambia la contraseña de tu router, e intenta añadir medidas de seguridad más fuertes para que no te vuelva a ocurrir.

Otras noticias sobre... ,