LG G6, lo hemos probado

SELLO-LG-G6- premios 2017En LG siguen apostando por la innovación. Aunque eso les suponga algún que otro problema en el mercado móvil, como ocurrió con el LG G5. Un terminal que destacó por ser un móvil por piezas o modular. Ahora llega el LG G6. Un móvil presentado en el Mobile World Congress de Barcelona y que llamó la atención de todos los asistentes por su diseño. Y es que es todo pantalla, con un panel de 5,7 pulgadas, pero que se encaja en el cuerpo de un terminal de 5,2. Esto es posible por su formato mucho más alargado, de 18:9. Algo que, además, le permite mostrar una imagen a resolución QuadHD+, o lo que es lo mismo, algo por encima del 2K.

Este terminal también aprovecha los conocimientos de LG sobre la utilización de la doble cámara. Y es que el LG G5 ya tuvo esta caracterí­stica. Algo que ahora ha implementado junto a su pantalla alargada. Es decir, con funciones que enlazan cámaras y pantalla de forma que ningún otro móvil hace. Lo acompañan un procesador Snapdragon 821, 4 GB de memoria RAM y un apartado de conectividad realmente completo. Hemos pasado varios dí­as utilizando este móvil para probar a fondo sus prestaciones. Sigue leyendo si quieres saberlo todo sobre el análisis del LG G6.

Un móvil con curvas

Sin ninguna duda, el diseño del LG G6 es uno de sus puntos más destacables. Y es que la marca ha creado un dispositivo realmente bonito. Su chasis es de aluminio, con cristal en su parte delantera y trasera. Algo que le otorga sensación Premium a sus acabados. Nos ha sorprendido su tacto frí­o. Cuando el terminal ha estado un tiempo en reposo, su carcasa es realmente fresca. Eso no significa que resulte incómoda o que no se caliente. Pero sí­ destaca las primeras veces que se sostiene en la mano. Además, hay que decir que el acabado del LG G6 está certificado como IP68, por lo que se puede salpicar, mojar o llenar de polvo sin que se estropee. Eso sí­, nada de sumergirlo durante más de una hora a más de metro y medio de profundidad.

LG G6

Sus lí­neas son curvas allá donde se miren

Sus lí­neas son curvas allá donde se miren. Las aristas de los extremos están biseladas, y no hay ninguna esquina. Sus laterales sí­ son algo más planos, pero con unas lí­neas que permiten su agarre de forma segura en todo momento y sin ninguna incomodidad. Un acabado que, a la vista, recuerda en cierto modo a un iPhone cuando se mira de canto. Pero que tiene su propia identidad tanto en el frontal, gracias a su pantalla, como en la trasera, por sus cámaras.

Todo ello en unas medidas de 148.9 x 71.9 x 7.9 milí­metros, más propias de terminales con pantallas más pequeñas. Claro que, como decimos, la pantalla de este LG G6 es especial. Aunque hablaremos más en detalle de ella a continuación, es justo puntualizar que apenas tiene bordes. Una estrecha franja negra de un milí­metro rodea la imagen que proyecta. Todo ello con esquinas también redondeadas. Eso sí­, con una curvatura no concéntrica respecto a las curvas del chasis. Algo que no termina de quedar bien, siempre y cuando nos percatemos de este diseño.

Por último hay que decir que el terminal llega en dos acabados: blanco y en negro. En nuestro análisis del LG G6 hemos probado su versión en blanco, la cual cuenta con unos laterales dorados con reflejos rosados o cobrizos. Un detalle que puede parecer algo más femenino, pero que luce realmente estiloso.

Y sin que se nos olvide. Cuenta únicamente con tres botones. Dos de ellos son visibles, en el lateral izquierdo del terminal, para controlar el volumen. El tercero está oculto en la parte trasera. Es el que contiene el lector de huellas. Un botón pulsable que queda oculto pero que es de vital importancia: permite apagar y encender la pantalla o el móvil.

LG G6

Pantalla 5,7, QuadHD+ de 2.880 x 1440 pí­xeles (640ppp), 18:9
Cámara principal Dual 13 megapí­xeles, f/1.8 y gran angular con f/2.4, ví­deo 4K
Cámara para selfies 5 megapí­xeles, f/2.2, ví­deo Full HD
Memoria interna 32 GB / Ampliable a través de tarjeta microSD
Ampliación microSD de hasta 2 TB
Procesador y memoria RAM Snapdragon 821, 4 núcleos (2 x 2,4 GHz y 2 x 2 GHz) / 4 GB de RAM
Baterí­a 3.300 mAh, carga rápida 3.1
Sistema operativo Android 7 Nougat
Conexiones BT 4.2, GPS, USB de tipo C, NFC, diferentes sensores
SIM nanoSIM
Diseño Metal y cristal, certificado IP68, lector de huellas dactilares
Dimensiones 148,9 x 71,9 x 7,9 milí­metros
Funciones destacadas Pantalla con formato 18:9. Foto cuadrada y diferentes montajes. Salto entre objetivo estándar y gran angular
Fecha de lanzamiento 13 de abril
Precio 750 euros

Todo pantalla

tuexperto RecomendadoLG hace bien al explotar su slogan “A toda pantalla”, y no es para menos. El panel que hemos probado en este análisis del LG G6 es novedoso, vistoso y de calidad. Lo primero que llama la atención es que ocupa prácticamente toda la superficie frontal del móvil. Y es que es más alargada de lo normal. En vez de contar con un formato de 16:9, su diagonal es algo más pronunciada: de 18:9. Gracias a ello, ofrece un aspecto más panorámico, propio de algunas pelí­culas de cine, y que rompe con el esquema clásico visto en móviles, televisores y monitores. Su apaisado diseño le permite alcanzar las 5,7 pulgadas sin engordar de ancho el terminal.

La tecnologí­a de fabricación es IPS, aunque luce como una AMOLED gracias al resto de capacidades que posee. Y es que los colores quedan bastante saturados y son muy brillantes. Una imagen muy viva y atractiva, aunque no siempre se corresponda del todo con la realidad. Estas otras tecnologí­as tienen su sentido cuando se ven contenidos en HDR10 o en Dolby Vision. Y es que aprovechan cuestiones como el amplio rango dinámico y un tratamiento mucho más realista y variado de los colores. Algo que se aplica escena a escena y que ofrece una luminosidad de 10.000 nits y una representación detallada de colores de 12 bit. Claro que para ello hay que consumir contenidos de Amazon o de Netflix, únicas plataformas que por ahora emiten pelí­culas y series compatibles con estas tecnologí­as.

LG G6

A toda pantalla

Debido a las proporciones de esta pantalla hay que hablar de una resolución un poco especial. Es capaz de mostrar imágenes QuadHD+, o lo que es lo mismo, a 1.440 x 2.880 pí­xeles de resolución. Más que el Full HD y que el 2K, pero sin llegar al 4K. Alcanza así­ los 640 pí­xeles por pulgada. En cualquier caso, las imágenes son realmente vistosas y definidas. Algo en lo que también ayuda su brillo, que ofrece total visibilidad en exteriores. Una pantalla hecha para disfrutar de contenidos, aunque no busque competir con las cifras 4K de otros terminales que están aún por llegar. Eso sí­, nuestro análisis del LG G6 también ha demostrado que tener una mejor pantalla ayuda a ver más los defectos.

Ahora bien, todo esto tiene un importante problema. LG se enfrenta a la industria de contenido, que apuesta por los 16:9 y no los 18:9 del LG G6. Nos referimos a los ví­deos, pelí­culas, juegos y aplicaciones diseñadas y adaptadas exclusivamente a los 16:9. Para resolver el problema, el LG G6 es capaz de reescalar la imagen. Sin deformarla, la agranda o la hace más pequeña a gusto del consumidor.

Gracias a un botón, es el usuario quien elige si mantener el formato de imagen de 16:9 dentro de una pantalla más grande y desaprovechada (franjas negras arriba y abajo). O ampliarlo ligeramente a los 17,5:9 para perder un mí­nimo de la imagen mostrado en los laterales. Incluso es posible adaptar la imagen al formato 18:9 y recortarla para mostrarla a pantalla completa. En el caso de algunos juegos y pelí­culas supone la pérdida de parte de botones o funciones. En el caso de ví­deos y pelí­culas se pierde imagen. Algo, por tanto, de lo que todaví­a no se disfruta al máximo detalle.

LG G6

El LG G6 adapta la imagen al formato 18:9

Dos cámaras mejor que una

Parece que la cámara dual se ha convertido en un estándar en la actual generación de fabricantes y terminales. Eso sí­, en cada caso con un modo de aplicación y aprovechamiento diferentes. El LG G6 también cuenta con esta tecnologí­a en el caso de sus cámaras principales. Ambos sensores son de 13 megapí­xeles. Sin embargo, uno cuenta con un objetivo estándar (71 grados de visión) con apertura f /1.8, y el otro con un gran angular que recoge una visión de 125 grados, pero que reduce su luminosidad a f/2.4.

Este sistema de LG no está concebido para conseguir la imagen más definida del mundo, o una medición exacta de los diferentes componentes de la escena. Ni tampoco para conseguir un efecto 3D, aunque los objetivos están en paralelos separados por el flash LED dual. En realidad el objetivo estándar se centra en las fotografí­as con un encuadre más cercano, mientras que el gran angular posibilita captar imágenes mucho más amplias. Así­ de sencillo. De hecho se puede apreciar cómo, al aplicar o quitar zoom, se salta de un objetivo a otro. También es posible hacer este ejercicio pulsando directamente el icono de los pinos que aparece en el lateral de la aplicación cámara. Tras el análisis del LG G6, podemos decir que su integración es realmente natural en la aplicación cámara. El gesto de pellizco sirve para aplicar zoom y saltar cómodamente de un objetivo al otro.

LG G6

Tiene una cámara ágil y fiable en el enfoque

Se trata de una cámara bastante ágil y fiable a la hora de enfocar. El mayor problema está en los resultados cuando la luminosidad empieza a escasear. Y es que la cámara del LG G6 tiene a introducir una gran cantidad de ruido en las imágenes. Sobre todo, en los tonos oscuros. Algo que acaba desmereciendo las fotografí­as sin iluminación profesional o a plena luz del dí­a si está nublado. Sus dos objetivos cumplen en cuanto a ángulo de visión, y sus fotos macro son realmente vistosas y claras. El problema es el ruido y la falta de definición en las imágenes capturadas en nuestro análisis del LG G6. El punto más flojo para un terminal que llega al mercado por un precio exigente.

A su favor hay que hablar de la aplicación cámara que incluye. Distribuye de forma sencilla todos los modos de fotografí­a. Incluye grabación a cámara lenta y rápida, panorámica y panorámica 360, modo automático, videoclip (para añadir diferentes grabaciones en un mismo ví­deo), alimento y resaltar. También cuenta con una sección con nueve filtros para cambiar el aspecto de la imagen. Además posee un modo manual para controlar al detalle cuestiones como la sensibilidad ISO, la exposición, el balance de blancos o el enfoque.

Su cámara para selfies es de 5 megapí­xeles con una apertura de f/2.2 y un objetivo gran angular capaz de captar 100 grados de visión. Cuenta con el mismo funcionamiento de los objetivos traseros, pudiendo saltar entre el encuadre estándar y el modo gran angular. El problema es que también repite el error de añadir ruido y deformar los contornos de los elementos con excesivo grano. Sobre todo cuando no hay luz directa sobre el objeto que se fotografí­a.

Un punto interesante de la aplicación cámara es el del modo foto cuadrada. De esta manera es posible aprovechar la proporción de la pantalla para tomar imágenes y mantener la última captura a la vista. Así­ podemos saber si hemos capturado lo deseado. Además cuenta con una especie de modo fotomatón para juntar cuatro fotos o cuatro ví­deos en una misma captura. O superponer una composición para recrear una foto con un esquema similar, entre otras posibilidades más. Mira aquí­ abajo los resultados del análisis del LG G6 en cuanto a fotografí­a.

Por cierto, este móvil es capaz de grabar ví­deo en 4K. Y su modo manual de ví­deo permite gestionar la entrada de audio. También cuenta con tecnologí­a HDR y un estabilizador óptico de imagen de tres ejes. Suficiente para conseguir ví­deos de calidad si no se agita demasiado el terminal y si se cuenta con suficiente luz.

Un móvil potente y fluido

Junto al Huawei P10, este LG G6 ha sido uno de los primeros buques insignia en presentarse este 2017. Algo bueno y algo malo. Por un lado ha conseguido llamar la atención de todos aquellos que esperaban ver el nuevo paso de LG. Lo malo es que su desarrollo se anticipa al que será el próximo procesador estrella del mercado, el Snapdragon 835.

En este caso LG ha optado por el Snapdragon 821, también de Qualcomm. Un chip de cuatro núcleos con dos de ellos a 2,40 Ghz y otros dos a 2 Ghz. Es decir, un 10% más potente que el Snapdragon 820, aunque también en 14 nanómetros. En definitiva, un procesador realmente potente y eficiente para llevar a cabo cualquier acción de forma fluida. A ello ayudan los 4 GB de memoria RAM que agilizan los procesos lógicos. Y no nos olvidamos del chip gráfico Adreno 530, que en esta composición corre a 626 MHz.

LG G6

El terminal integra el procesador Snapdragon 821

Es decir, un terminal con buena potencia y actualizado a la fecha. En nuestro análisis del LG G6, el terminal funciona fluido incluso cuando se reescala la imagen para aprovechar su pantalla. Las pruebas de AnTuTu lo sitúan en el puesto 17 con una puntuación de más de 140.300 puntos. Por encima del Samsung Galaxy S7 y por debajo del Huawei Mate 9. O el iPhone 6s Plus.

El LG G6 puede mover varias aplicaciones a la vez sin resentirse ni ralentizarse. Incluso juega con su amplia pantalla al permitir hacer volar algunas ventanas o partir el espacio para mostrar dos aplicaciones a la vez en tiempo real.

En cuanto a la memoria, encontramos un terminal algo escueto. Llega con 32 GB de espacio de almacenamiento, aunque esa cifra se reduce debido al sistema operativo. Lo bueno es que su procesador y su ranura para tarjetas MicroSD permite ampliar dicho espacio hasta en 2 TB. Por tanto, una tarjeta de memoria es prácticamente obligatorio. Sobre todo si se va a disfrutar de las grabaciones en 4K.

Dejando huella

En el apartado de conectividad, este análisis del LG G6 demuestra que cumple con las expectativas que un tope de gama debe cubrir. Y es que no contar con lector de huellas es casi una aberración hoy en dí­a. En su caso está situado en el dorso del teléfono, bajo las cámaras. Es redondo y actúa, además, como botón fí­sico de encendido y apagado. Eso sí­, basta con posar la yema suavemente para leerla y activar la pantalla del terminal. Es cómodo, pero en nuestra experiencia ha fallado si el dedo está algo mojado. Además hemos tenido que buscarlo erráticamente durante las primeras horas de uso. Después, solo hay que lanzar el dedo con total naturalidad hacia su posición para desbloquear la pantallas.

LG G6

El lector de huellas también es un botón pulsable

Existe un inconveniente en su posición. A pesar de ser cómodo cuando se tiene el móvil en la mano, resulta inútil si se encuentra sobre una superficie. Claro que, para activar la pantalla, siempre podemos dar un par de toques sobre ésta para encenderla. Pero requiere introducir el patrón o código de desbloqueo de turno. Un proceso menos ágil.

Por lo demás, está actualizado en todos los aspectos. Cuenta con conectividad Bluetooth 4.2 LE y NFC. Los amantes de la radio deben saber que también cuenta con radio FM y entrada de auriculares para su disfrute. Por supuesto llega con giroscopio, acelerómetro, barómetro, brújula y sensor de proximidad y luminosidad.

LG G6

Cuenta con Bluetooth 4.2 LE, NFC, radio FM, jack 3,5 mm y USB Tipo C

Su ranura para tarjetas MicroSD es en realidad una bandeja en la que colocar también la tarjeta SIM del tipo nano. Pero no soporta dual SIM. También cuenta con un puerto USB de tipo C, por lo que es reversible y admite carga rápida y un traspaso de archivos más ágil que por los antiguos micro USB al uso. Todo un punto positivo para nuestro análisis del LG G6.

Android 7 Nougat

Otro de los puntos a favor del LG G6 es que no ha esperado a introducir la última versión de Android mediante actualización. Nada más sacar el móvil de la caja el terminal llega con Android 7 Nougat cargado de fábrica. Esto da pie a mantener un móvil actualizado al menos durante un par de años: barreras de seguridad, diferentes cuentas de usuario, soporte para compras seguras con el lector de huellas, y un largo etcétera de caracterí­sticas.

LG G6

Detalle de la capa de personalización

No faltan todas las herramientas básicas de Google. Desde el correo hasta YouTube, pasando por otras menos habituales como la aplicación de videollamadas Duo. Y tampoco se echan en falta una buena colección de herramientas de LG que posiblemente no aporten gran valor al terminal. Algunas de ellas permiten contar los pasos y calcular las calorí­as quemadas por el usuario. Otras permiten vincularse a otros dispositivos LG. Sí­ resulta útil Smart Doctor, para analizar los archivos residuales y mejorar el funcionamiento del móvil. O RemoteCall Service para ponerse en contacto con un técnico de LG en caso de tener algún problema con el dispositivo.

Todo esto llega maquillado con la capa de personalización de LG. Destaca la posibilidad de colocar fotos de 360 grados y ví­deos como fondo de pantalla. El resto es un escritorio principal y un cajón de aplicaciones que no destaca. Es sencillo, intuitivo y cómodo de utilizar. La única pega es la creación automática de accesos directos en el escritorio cada vez que se instala una aplicación.

Autonomí­a para todo el dí­a

Cierra la ficha técnica de este análisis del LG G6 una baterí­a de litio de 3.300 mAh. Más que capaz para soportar los procesos del chip Snapdragon 821 y las imágenes de altar resolución de su pantalla de 5,7 pulgadas. Y es que, en nuestras pruebas, ha soportado toda la jornada sin problemas. Jornadas en las que hemos jugado a Pokémon GO utilizando la conectividad Bluetooth para vincularse con la pulsera Pokémon GO Plus. O disfrutando de eventuales combates en Clash Royale. Una autonomí­a que cumple con el dí­a, y que puede superarlo sin dificultad si no se abusa de la pantalla, el GPS y los procesos exigentes.

LG G6

Además, en caso de quedarse sin baterí­a, este LG G6 cuenta con tecnologí­a de carga rápida. Para ser más concretos, integra el sistema Quick Charge en su versión 3.1. En nuestro análisis del LG G6, una hora y 15 minutos ha sido suficiente para cargar por completo la baterí­a. Unos cuantos minutos sirven para alargar la jornada unas cuantas horas más sin preocuparnos por encontrar un enchufe. Algo bastante práctico sumado a la autonomí­a ya dilatada de por sí­ que ofrece su baterí­a. Por supuesto, Android 7 también dispone de tecnologí­a de reposo para hacer un uso eficiente del terminal. Incluso cuando su pantalla dispone de la tecnologí­a Always on para mostrar datos como la hora y los iconos de las notificaciones.

Conclusiones

En conjunto, tras el análisis del LG G6 podemos decir que es un móvil que gusta. A nosotros nos ha gustado especialmente su diseño. Tanto el tacto de sus acabados como sus formas resultan realmente atractivas como de calidad. Es un buen paso adelante por parte de LG. Además llega con resistencia al agua y al polvo. Todo ello con una propuesta arriesgada pero visualmente llamativa gracias a su pantalla.

Precisamente su pantalla es, sin dudas, el componente más especial. Es vistosa, luminosa y muy colorista. Algo que puede no gustar a los puristas del color, pero que hace mucho más atractivo cualquier contenido que se reproduce a través de ella. Sobre todo si son series de Netflix con HDR. Eso sí­, tiene sus partes oscuras. Y es que no hay contenidos diseñados para el formato 18:9 de su formato. Al final, toca reescalar el contenido o desaprovechar esta pantalla panorámica. Algo que puede cambiar en el futuro si este formato se hace un hueco en el mercado móvil.

También nos ha gustado su potencia y fluidez. No abre el mercado de 2017 con lo que se espera para este año, pero el Snapdragon 821 y sus 4 GB de RAM no se quedan atrás. No hay juego o aplicación que se le resista. Ni tirones ni malos funcionamientos. Incluso cuando se salta de un juego a otro.

Nos ha gustado menos el apartado fotográfico. Aunque sobre el papel deberí­a hacer capturas de cierta calidad, hemos encontrado fallos en las situaciones más habituales. Con una luz normal, las imágenes ya muestran excesivo ruido y grano. Incluso cuando se utiliza el objetivo con mayor apertura de foco. La utilización del gran angular nos ha resultado algo accesoria, sin que haya ninguna función o caracterí­stica realmente destacable para la introducción de esta tecnologí­a de cámara dual. Algo que se aplica también a la cámara para selfies.

Esperamos que gran parte de este problema sea de la aplicación cámara, y que sea su modo automático el que se encuentra mal calibrado. De tal manera, una actualización lo solventarí­a. Pero la conclusión es que, sin luz directa, los elementos desdibujan sus contornos. Y con una pantalla de semejante resolución, es muy fácil ver todos estos defectos.

LG G6

Llega al mercado por 750 euros

El resto de sus apartados también son para nota. Tanto en el ámbito de la conectividad como en el de la autonomí­a el LG G6 cumple. Es completo, capaz y eficiente. Y si se necesita un empujón, siempre es posible cargarlo unos cuantos minutos para disfrutarlo durante horas.

Ahora bien, si ponemos todo esto en una balanza junto a su precio, la cosa no nos parece del todo justa. Y es que llega al mercado por 750 euros. Un precio por el que es posible hacerse con terminales con mejores cámaras duales, como es el caso del Huawei P10. O incluso apostar por un Samsung Galaxy S8 que parece venir potente también en este apartado. Claro que si lo que de verdad se disfruta es de una pantalla grande y un diseño bonito, el LG G6 puede justificar su precio. Eso sí­, siempre teniendo en cuenta que, de momento, muchos de los contenidos no están adaptados a este formato tan panorámico.

Y hasta aquí­ nuestro análisis del LG G6. Recuerda que tienes abajo la sección de comentarios abierta para cualquier pregunta.

LG G6

Lo mejor

El diseño redondeado y su sensación fresca y de calidad.

Una pantalla vistosa, muy luminosa y con colores algo saturados pero atractivos.

Es potente y eficiente.

Lo peor

Un apartado gráfico que no cuida los detalles.

Falta de contenidos adaptados al formato 18:9.

Un precio algo elevado para el equilibro que presenta.

lg G6

Otras noticias sobre...