porn vhs

 

 

A priori puede parecer que el porno y la tecnologí­a son dos cosas que no tienen una relación directa entre sí­, pero sí­ os decimos que el porno ha sido el ancla de la mayorí­a de soportes tecnológicos ¿cómo os quedáis? Y es que no es una conclusión a la que hemos llegado nosotros, sino son datos los que lo avalan. En este artí­culo vamos a analizar en qué puntos del avance de la tecnologí­a el porno ha sido esencial para asentar sus cimientos y os prometemos que os vais a sorprender.

La primera pelí­cula porno de la historia

Oficialmente reconocida, «Le coucher de la mariée» fue la primera pelí­cula porno de la historia. En ella se puede apreciar a una señorita que se «desnudaba» (sólo se queda en pololos) pero que en su momento revolucionó el cine y, por supuesto, a la sociedad. Gracias a esta cinta se descubrió el negocio que habí­a detrás de ella, ya que habí­a muchos hombres dispuestos a pagar por este tipo de material. Y así­ nació oficialmente el porno.

Adjuntamos enlace para que la podáis disfrutar.

Super-8

El formato Super-8 se quedó por un tiempo entre nosotros gracias, como no, al porno. En 1958 un fotógrafo británico de moda llamado Harrison Marks empezó a usar su Super-8 para grabar cortos llamados «Glamour Home Movies» (pelí­culas caseras con glamour) en los que las protagonistas eran modelos, desnudas y en top-less. Tras la aparición de estos cortos las ventas de los proyectores del formato se dispararon y también las de las cámaras… No solo por su bajo precio, obvio.

El VHS

En la década de los setenta dos formatos estaban luchando por instaurarse como el rey de los reproductores domésticos: Betamax y VHS. Pese a que el Betamax de Sony ofrecí­a mayor calidad en las grabaciones, una cinta solo podí­a contener hasta 60 minutos de metraje mientras que el VHS llegaba a las 3 horas. Gracias al VHS la gente podí­a grabar sus pelí­culas favoritas, entre ellas pornográficas, claro. Sony decidió que no querí­a que las pelí­culas para mayores de 18 se grabasen en sus cintas así­ que la batalla la ganó, sin hacer ningún esfuerzo, el VHS.

De esta forma, a finales de los años 70, el porno representaba el 50% de las cintas VHS vendidas en Estados Unidos, lo que implicaba que mucha gente estaba comprando reproductores de forma masiva. Si contamos con que en aquella época el precio de un reproductor de VHS oscilaba los 800 euros, tenemos el por qué de que el VHS llegase a todos los hogares del planeta.

 

 

eduardo

 

La era de Internet

Ésta va a ser muy fácil: si en 2001, habí­a alrededor de 70.000 páginas porno y a dí­a de hoy más de 26 millones, a nadie le cabe la menor duda de que el porno sentó las bases del desarrollo de Internet. Y ahora que lo tenemos claro, unos cuantos datos más para que no quede ni un ápice de duda:

  • El 12% de los sitios web de Internet son pornográficos
  • Cada segundo hay 28.528 usuarios conectados a Internet viendo porno
  • El 25% de todas las búsquedas que se realizan en motores de búsqueda están relacionadas con la pornografí­a
  • El 35% de todas las descargas de Internet son pornográficas

Estos datos son solo una muestra de lo que ya sabí­amos, pero era importante dejarlo claro; Internet sin porno no es nadie. También el porno ha tenido que ver en la velocidad de Internet ya que impulsó la demanda del ancho de banda ante la necesidad de descargar ví­deos e imágenes. Además, a mayor velocidad, mejor se comparten archivos. Es por ello que para navegar sin «parones» por las páginas pornográficas, era un requisito imprescindible mejorar la velocidad en las conexiones.

 

 

porn_2

 

Pagos online

Esperemos que PayPal y Amazon hayan agradecido al porno porque sin él, los pagos online no se habrí­an desarrollado a tan extrema velocidad. Fue Richard Gordon quien creó los pagos con tarjetas electrónicas a mediados de la década los noventa fundando «Electronic Card Systems «. En ese momento, webs como Amazon (lanzada en 1994) o eBay (1995), aún estaban empezando a escalar. Richard Gordon, trabajó con muchos clientes en la industria de la pornografí­a para establecer formas de pago para ellos, y así­ poder cobrar por los productos en lí­nea. Electronic Card Systems hizo un montón de transacciones para webs tales como ClubLove, quien publicó el video sexual famosa Pamela Anderson y Tommy Lee, entre muchas otras. También es cierto que el consumo gratuito de pornografí­a sigue ganando al de pago. Webs como YouPorn o Pornhube sabí­an sin duda muy bien lo que hací­an.

 

payforyourporn

 

 

Aplicaciones

Igual no lo sabes pero la famosa aplicación Snapchat nació como una app para adultos. No es que naciera como tal, sino que originalmente, Snapchat se utilizó como una aplicación para enviar mensajes «picantes» debido a su discreción, ya estos se eliminan en el momento en que son vistos. Si bien es cierto que, a pesar de la que la aplicación se sigue utilizando para esos menesteres, (como todas las del mundo) ha cogido un cariz muy distinto. Pero no debemos olvidar que el sexo ha sido el clavo que la ha agarrado al mercado de las aplicaciones que más están creciendo en los últimos años.

VR

El futuro y el porno

Ya hemos visto que el porno ha asentado muchas de las bases tecnológicas que conocemos hoy dí­a, entre ellas la más importante, Internet. Por supuesto esto no acaba aquí­ y es que seguimos viendo nuevos avances que crecen desorbitadamente y cuyo fondo es la industria pornográfica. Para empezar podemos hablar del tema de moda: la realidad virtual.

La realidad virtual está despegando sin control, y ¿quién está en la cima de ese cohete? pues el porno, claro. Empresas como Pornhub ya cuentan con un amplio catálogo de pelí­culas en realidad virtual, es más, hace poco regalaron gafas de VR a los suscriptores de su web para impulsar el asunto y hasta crearon unas posaderas hechas con latex para acompañar el visionado de las producciones.

Otro tema que empieza a emerger con fuerza es el de la robótica. Los expertos predicen (en concreto el matemático británico Ian Pearson) que los humanos nos casaremos con robots allá por el 2050. Bueno, casarnos no sabemos, pero lo que está claro es que un robot es la siguiente evolución a un muñeco hinchable y que se presenta como un futuro muy cercano.

También podemos hablar de los «Pornbots», que son algo así­ como las inteligencias artificiales llamadas chatbots pero re-utilizados para interactuar sexualmente con nosotros. Es como si Siri o Cortana nos dijeran cosas subidas de tono en lugar de ayudarnos con las búsquedas de internet.

Y por último podemos hablar de algo que también está aumentando en los últimos meses y que como no, tendrá previsiblemente un final sexual. Hablamos de la tecnologí­a háptica. Digamos que es la realidad virtual llevada al sentido del tacto. Con los trajes diseñados para este tipo de tecnologí­a podemos percibir sensaciones virtuales, como ya hizo la marca de pañales Huggies, con un cinturón que permití­a a los hombres sentir las patadas de un bebé durante el embarazo. Ni que decir tiene que el enfoque sexual es claramente obvio.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...