Tu nuevo coche tendrá un sistema más efectivo que los radares para controlar la velocidad

A partir del 1 de julio, todos los coches que se homologuen en la Unión Europea deberán integrar un nuevo sistema que pretende reducir la mortalidad de los accidentes a través de lo que se conoce como ISA. Esta tecnología se suma al paquete de medidas anunciado por el ejecutivo, sumando un total de ocho sistemas de ayuda a la conducción cuya implantación será obligatoria a partir de la segunda mitad de este año. Además de ser más efectivo que los radares convencionales, el sistema ISA se accionará de manera automática, por lo que el conductor no tendrá que recurrir a su activación como sucede con otros sistemas de control de velocidad, como es el caso del control de crucero convencional.

Control de velocidad automático, el sistema ISA explicado al detalle

Intelligent Speed Assistance, o Asistencia de Velocidad Inteligente por sus siglas en inglés, conforma el nuevo sistema de control de velocidad que la Unión Europea ha implantado para reducir la fatalidad de los accidentes entre un 26 y un 50% y el número de colisiones en un 30%. El otro gran objetivo de este nuevo sistema está relacionado con la reducción de la emisión de gases contaminantes para cumplir con los objetivos de 2035, así como el ahorro de combustible.

En lo que respecta al funcionamiento del sistema, el estándar deberá apoyarse sobre la información recogida en una base de datos de las diferentes vías de circulación para conocer las normas de circulación. ¿El objetivo? Ajustar la velocidad del vehículo al límite máximo según su ubicación en tiempo real, información que se podrá verificar a través de la señal GPS del coche. También se hará uso de una videocámara destinada al reconocimiento de señales en caso de que la conexión desfallezca.

Una vez se reconoce la velocidad máxima de la vía, el ajuste de la velocidad se realizará a través de la limitación de la potencia del motor, por lo que el recorrido del pedal de aceleración no se verá afectado. Para desactivar dicha limitación, tendremos que pisar enérgicamente el pedal, no sin antes recibir varios avisor sobre los peligros que conlleva superar la velocidad máxima recomendada.

Otros siete sistemas complementarán a ISA para mejorar la seguridad vial

Además del ISA y los sistemas de videocámara para analizar información como las señales de tráfico o la concurrencia de los carriles, la nueva normativa europea obliga a implantar hasta ocho nuevos sistemas, entre los que se encuentran los dispositivos Event Data Recorder, que sirven como caja negra del vehículo en caso de accidente, los sensores de somnolencia y fatiga para detectar el nivel de cansancio del conductor o el alcoholímetro, cuya instalación es obligatoria en vehículos de categoría M2 y M3 y N2 y N3, es decir, aquellos vehículos de transporte de mercancías de más de 3,5 toneladas y transporte de pasajeros con más de ocho plazas.

El resto de sistemas que se incluyen en el nuevo paquete están relacionados con un sistema de frenado conocido como BAS, que aumenta la efectividad de los frenos cuando el vehículo detecta una maniobra de emergencia, además de una cámara de visión trasera para advertirnos de obstáculos en el camino, así como darnos asistencia cuando activamos la marcha reversa para aparcar.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.