vivo x51 5g analisis tuexperto 6

Tras más de un lustro de espera, Vivo ha acabado desembarcado en España con todo un catálogo de dispositivos que pretenden inundar el mercado en poco tiempo. La apuesta más ambiciosa del fabricante asiático llega de la mano del Vivo X51 5G, un teléfono cuya punta de lanza se basa en el apartado fotográfico, que en este caso introduce un sistema de estabilización nunca antes visto en un dispositivo móvil. 

Alrededor de la cámara, el fabricante ha creado toda una propuesta  que pretende hacer del terminal una de las opciones más interesantes del mercado: 5G, pantalla de 90 Hz, diseño a la vanguardia… ¿Será suficiente para conquistar un mercado ya de por sí saturado de propuestas? He tenido la oportunidad de probar el Vivo X51 5G durante tres semanas para dar respuesta a esta pregunta. 

5 claves del vivo X51 5G, el móvil con estabilización tipo gimbal

Ficha técnica

Vivo X51 5G
Pantalla 6,56 pulgadas con tecnología AMOLED, resolución Full HD+ (2.376 x 1.080 píxeles) y tasa de refresco de 90 Hz
Cámara principal – Sensor principal de 48 megapíxeles con sistema de estabilización mediante gimbal y apertura focal f/1.6
– Sensor secundario de 13 megapíxeles con lente teleobjetivo de 2 aumentos y apertura focal f/2.46
– Sensor terciario de 8 megapíxeles con lente gran angular y apertura focal f/2.2
– Sensor cuaternario de 8 megapíxeles con lente periscopio de 5 aumentos y apertura focal f/3.4
Cámara para selfies Sensor principal de 32 megapíxeles y apertura focal f/2.45
Memoria interna 256 GB de tipo UFS 2.1
Ampliación No disponible
Procesador y memoria RAM Qualcomm Snapdragon 765G
8 GB de RAM
Baterí­a 4.315 mAh con carga rápida de 33 W
Sistema operativo Android 10 bajo Funtouch OS 10 Global
Conexiones Wi-Fi a/b/g/n, 5G SA y NSA, 4G LTE, USB tipo C 2.0, NFC para pagos móviles, Bluetooth 5.1, GPS (BeiDou, GLONASS y Galileo)…
SIM Dual nano SIM
Diseño Cristal y metal
Colores: Alpha Grey
Dimensiones 158,46 × 72,80 × 8,04 milímetros y 181,5 gramos de peso
Funciones destacadas Sensor de huellas dactilares en pantalla, desbloqueo facial mediante software, modos de sonido personalizables, chip de sonido de alta fidelidad
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio 800 euros

Un diseño que no sorprende pero que se hace notar

Si comparamos el apartado estético del Vivo X51 5G con el de otros terminales del mercado, lo cierto es que las diferencias son más bien escasas. Frontal con pantalla agujereada, trasera con módulo de cámaras cuadrado, bordes curvos en la pantalla… A pesar de ello, el teléfono logra diferenciarse con detalles como el aspecto de las cámaras, el bajo peso o las dimensiones de los marcos físicos. 

De hecho, el teléfono ha levantado pasiones entre mis conocidos, probablemente por el tamaño y la tecnología que acompaña al sensor principal, de la cual hablaremos más adelante. En mano, las sensaciones son francamente positivas, con unos acabados en cristal y metal que nada tienen que envidiar a los de otros terminales que superan los 1.000 euros de largo. 

vivo x51 5g analisis tuexperto 5

Otros detalles, como la curvatura de la pantalla o el diseño de los marcos, ayudan a mejorar las sensaciones en mano del teléfono. A esto hay que sumarle que el cristal esmerilado de la parte trasera ayuda a reducir el impacto de las huellas. En resumen, es un dispositivo elegante a la par que atractivo. Tampoco es excesivamente voluminoso si tenemos en cuenta la tendencia actual del mercado, que vira hacia terminales de 6,7 pulgadas.

La pantalla sorprende por calidad pero se aleja de las últimas tendencias

Si echamos un vistazo a las especificaciones de la pantalla del Vivo X51 5G, lo cierto es que las cifras son bastante comunes: 6,56 pulgadas, resolución Full HD+, 90 Hz… A pesar de ello, la experiencia ha estado a la altura de otros terminales de gama alta que he podido probar.

vivo x51 5g analisis tuexperto 9

La visualización del panel en exteriores es buena incluso con la luz directa incidiendo sobre la pantalla, aunque sí que se echa de menos algo más de punch. El brillo mínimo, por otro lado, es lo suficientemente bajo para disfrutar del teléfono a plena oscuridad.

vivo x51 5g 2020

La calibración del panel en lo que a colores se refiere es bastante correcta a pesar de encontrarnos con un panel AMOLED que tiende a saturar los colores. Lo mismo sucede con la respuesta táctil, que en este caso se ve ayudada de los 90 Hz de tasa de refresco.

vivo x51 5g analisis tuexperto 3

Hablando de la tasa de refresco de la pantalla, la experiencia no es tan ‘eléctrica’ como la de otros terminales con 120 ó 144 Hz. De hecho, los ojos más inexpertos no notarán apenas diferencia entre los 60 y los 90 Hz (probado con conocidos). Personalmente, encuentro acertada la decisión de Vivo, que apuesta por un equilibrio entre tasa de refresco y capacidad de batería para mantener buenas cifras en el apartado de la autonomía.

Una experiencia de usuario excelente y una capa de personalización aún por pulir

La incursión de Vivo en el mercado internacional no se ha limitado a la exportación de sus teléfonos venidos desde China. El fabricante asiático ha adaptado su particular capa de personalización Funtouch OS, al mercado occidental, con un aspecto casi calcado al de Android nativo. Y el resultado no podía ser mejor.

vivo x51 5g analisis tuexperto 2

Por un lado, la experiencia de uso tanto con la capa como con las aplicaciones es excelente. El cambio entre diferentes aplicaciones es casi instantáneo, así como el acceso a las mismas. Cuando activamos los 90 Hz, la suavidad de las animaciones se encuentra a la altura de otros terminales de mayor gama.Eso sí, la capa de personalización cuenta con más de un error.

Las notificaciones push de aplicaciones como Gmail o WhatsApp no funcionan todo lo bien que deberían. A esto hay que sumarle que el panel de ajustes rápidos no responde de manera instantánea; en más de una ocasión me he visto obligado a pulsar varias veces sobre el icono de Linterna para activar el flash del móvil. Tampoco nos encontramos con un sistema de gestos completo, ya que algunos gestos básicos como el que nos permite cambiar rápidamente entre aplicaciones no se encuentra disponible, por no mencionar la incompatibilidad con algunos widgets, que dejan de ser operativos pasado un tiempo.

Mi experiencia con el Vivo X51 5G tras tres semanas de uso 1

Aspecto de Funtouch OS 10.

Más allá de estos errores, que se supone que serán solucionados con futuras actualizaciones, lo cierto es que el terminal no se despeina a la hora de ejecutar tareas y juegos más o menos pesados. Por ejemplo, la experiencia con Asphalt 9 y Call of Duty Mobile ha sido prácticamente perfecta, con una tasa de cuadros estable y sin ningún tipo de sobresalto. Cabe destacar que la mayoría de los juegos no nos permiten elegir la calidad gráfica máxima si activamos la frecuencia de actualización de 90 Hz. Es el caso de Call of Duty Mobile, que genera una notificación avisando de esta limitación.

call of duty mobile vivo x51

Call of Duty Mobile. En calidad gráfica Muy alta, podemos optar por una tasa de cuadros Muy alta para jugar a 60 FPS. Si queremos disfrutar de los 90 FPS de la pantalla, el juego nos obligará a seleccionar una calidad gráfica Alta o inferior.

La razón de esta notificación tiene que ver con la configuración técnica elegida por Vivo. En concreto, el teléfono se vale de un procesador Qualcomm Snapdragon 765G, junto a 8 GB de memoria RAM y 256 GB de almacenamiento interno de tipo UFS 2.1. A pesar de que no nos encontramos ante una mala configuración, la mayoría de móviles que se encuentran cerca del rango de precios del Vivo X51 optan por componentes más potentes.

En cualquier caso, la experiencia de uso con el dispositivo es buena, aunque no podemos pasar por alto que nos encontramos, por ejemplo, con una tecnología de memoria algo desfasada. En este aspecto, hubiese preferido una capacidad menor y un tipo de memoria UFS 3.0 ó 3.1 para dar un empujón a los tiempos de lectura y escritura.

antutu vivo x51 5g

A la izquierda, puntuación del Vivo X51 en Antutu. A la derecha, la velocidad de lectura y escritura de los módulos de memoria UFS 2.1 en AndroBench. 

Mención especial a la gestión de la temperatura del teléfono, que en ningún caso se ha llegado a calentar bajo mis pruebas (menos de 30º C al hacer pruebas con Antutu Benchmark, por ejemplo). Vale decir que la estación actual tampoco invita a ello, por lo que habrá que ver el comportamiento del dispositivo en verano.

¿Es un gimbal? ¿Es un teléfono móvil?

La punta de lanza del Vivo X51 5G es su cámara, o mejor dicho, sus cámaras. Antes de hablar de la experiencia general del teléfono toca hacer un repaso por la configuración fotográfica, que en este caso se vale de cuatro cámaras de 48, 13, 8 y 8 megapíxeles.

vivo x51 5g analisis tuexperto 0

Mientras que la primera hace las funciones de sensor principal, el resto de cámaras disponen de lentes teleobjetivo, gran angular y periscopio para dar mayor versatilidad al conjunto. De todas estas cámaras, la protagonista es precisamente la cámara principal, que se vale de un sistema de estabilización bastante similar a lo que podemos encontrarnos en un gimbal convencional, es decir, un brazo estabilizado que sirve para apoyar a cámaras y teléfonos móviles para grabar escenas cinematográficas.

camara vivo x51

Así luce la aplicación de cámara de Vivo.

Los resultados en fotografía de este sensor son lo esperables en este tipo de gamas. Durante el día, el modo HDR y el reconocimiento de escenas automático tienden a saturar algunos tonos verdes y azules. Salvando este hecho, las fotografías cuentan con un buen rango dinámico y un nivel de detalle bastante conseguido. Durante la noche, los resultados son bastante similares. Primero, por la apertura focal del sensor (f/1.6). Y segundo, por la estabilización de la lente gracias al sistema de gimbal.

Tanto el nivel de enfoque como de luminosidad son correctos, lo que nos permite jugar con algunas escenas sin aumentar los niveles ISO. A esto hay que sumarle que la aplicación de cámara nos permite jugar con algunos modos de fotografía orientados a la fotografía nocturna, como Cielo estrellado o Superluna, del cual hablaremos más adelante. El primero nos permite jugar con tiempos de exposición que van hasta los 4 y 5 segundos.

Mi experiencia con el Vivo X51 5G tras tres semanas de uso 2

Modo Cielo estrellado activo.

Lejos del modo Astrofotografía del Google Pixel, el resultado que logra obtener es bastante bueno si tenemos en cuenta el escaso tiempo de exposición. Cabe destacar que el uso de este modo está limitado al sensor principal, probablemente por las limitaciones del resto de sensores. Pero donde más brilla esta cámara es precisamente a la hora de grabar vídeo.

Fotografía con modo Noche desactivado a la izquierda y activado a la derecha.

Fotografía con modo Noche desactivado a la izquierda y activado a la derecha.

El nivel de estabilización, enfoque y detalle que conseguimos con el sensor principal cuando grabamos vídeo es, sencillamente, impresionante, probablemente por encima de cualquier smartphone del mercado, me atrevería a decir. Y lo mejor de todo es que todos estos detalles se mantienen durante la noche, ya que la estabilización se realiza de manera óptica.

El resultado es tal que podemos recurrir al teléfono móvil para grabar escenas cinematográficas (la aplicación dispone de un modo que nos invita a ello), con un nivel de estabilización ridículamente perfecto y muy cercano a lo que un gimbal puede ofrecernos. Es decir, sin artefactos digitales ocasionados por la estabilización por software, sin ruido y sin falsos positivos a la hora de enfocar cuerpos en tiempo real.

Tras hablar del sensor principal, le toca el turno al sensor secundario, que en este caso se corresponde con un sensor de 8 megapíxeles con lente gran angular y apertura focal f/2.2. Los resultados con esta cámara difieren bastante de los resultados con el sensor principal, precisamente por su resolución y apertura.

Durante el día, tanto el nivel de detalle de las texturas como la calidad de las fotografías son acertados. Quizá se aprecia algo más de saturación con respecto al sensor principal, aunque esto es algo de lo que pecan la mayoría de fabricantes. Si nos centramos en los resultados en fotografía nocturna, la experiencia general es bastante más positiva que la de otros móviles que he podido probar durante este año, si bien pierde algunos puntos en comparación con la cámara protagonista.

Colores algo lavados, pérdida de detalle en las texturas… Lo bueno es que el nivel de luminosidad se mantiene más o menos estable, algo que es de agradecer teniendo en cuenta lo presente. Los resultados son similares si recurrimos a este sensor para grabar vídeo. Vale decir que en este caso no nos encontramos con un sistema de estabilización óptico, por lo que la calidad de vídeo pierde enteros. La función de autoenfoque es algo errática, así como el nivel de detalle cuando la luz decae.

¿Y qué hay del resto de sensores? Vivo ha optado por una configuración de lentes de zoom doble, con un sensor de 13 megapíxeles que ofrece un nivel de zoom de 2 aumentos y un sensor secundario de 8 megapíxeles que ofrece un nivel de zoom de 5 aumentos. El primero está destinado a mejorar los resultados de la fotografía retrato, mientras que el segundo está destinado a obtener mayor detalle de los objetos a larga distancia. En cualquier caso, ambos son igualmente válidos para acercarnos a los objetos desde cualquier distancia.

Fotografía en modo Retrato con el sensor de 13 megapíxeles.

Centrándonos en los resultados del primer sensor, la experiencia general es positiva. El desenfoque, aunque algo irreal para mi gusto, está algo más conseguido que el que nos ofrece el sensor principal al hacer uso del modo Retrato. Por desgracia, la textura de las pieles y la ropa queda algo lavada para dar la sensación de mayor ¿suavidad?, con unos resultados bastante artificiales. He probado a desactivar el modo Belleza que viene habilitado por defecto y la cosa no cambia demasiado, por lo que las sensaciones en este aspecto son algo agridulces.

Fotografía con modo Belleza desactivado a la izquierda y activado a la derecha.

Si nos centramos en el segundo sensor, la experiencia es algo similar a la que obtenemos con el primero a la hora de hacer uso del zoom óptico de 5 aumentos que nos ofrece. En general, la colorimetría varía ligeramente en comparación con el sensor principal. El nivel de detalle, en cambio, se mantiene si no sobrepasamos el nivel de zoom de 10 aumentos. Si llegamos a un nivel cercano a 30, el nivel de detalle es aceptable, salvando las distancias con respecto a la distancia foca original. Si llegamos al nivel de zoom máximo, que en este caso está limitado a 60, las fotos son poco aprovechables a menos que hagamos uso del modo Superluna.

Modo Superluna activo a distintas distancias.

Lo que hace este modo es ajustar los diferentes parámetros de la imagen (ISO, enfoque, tiempo de exposición…) y jugar con la Inteligencia Artificial para obtener una imagen más o menos nítida de la Luna. Los resultados, aunque sorprendentes, son algo artificiales para mi gusto, ya la Inteligencia Artificial actúa de manera bastante agresiva sobre la textura del satélite, tal y como se puede apreciar en las imágenes. Vale decir que ninguna de estas dos cámaras están orientadas a grabar vídeo, ya que los resultados no son los más óptimos si los comparamos con los de las dos cámaras principales.

Mi experiencia con el Vivo X51 5G tras tres semanas de uso 3

Mi experiencia con el Vivo X51 5G tras tres semanas de uso 4

fotos vivo x51 varias camaras 2

fotos vivo x51 varias camaras 0

Fotografías con diferentes focales y diferentes cámaras. Gran angular (0,6 aumentos), sensor principal, sensor con lente teleobjetivo (2 aumentos ópticos), sensor con lente periscopio (5 aumentos ópticos), zoom digital a 30 aumentos y zoom digital a 60 aumentos.

Tras hablar de las cuatro cámaras traseras del Vivo X51, le toca el turno a la cámara delantera, que en este caso consta de un único sensor de 32 megapíxeles. La experiencia general es positiva, aunque se nota un cierto lavado en las texturas aún habiendo deshabilitado el modo Belleza. Durante la noche, el nivel de luminosidad es más que aceptable si tenemos en cuenta la apertura del sensor (f/2.45). Eso sí, la cámara carece de estabilización óptica, lo que repercute de manera negativa en la grabación de vídeo y el nivel de enfoque cuando la luz es escasa.

No voy a negar que me hubiera gustado ver un sistema de estabilización similar en este sensor, aunque se entiende que por el grado de miniaturización es poco menos que imposible.

Autonomía por encima de lo esperado a pesar de las cifras

En el apartado de la autonomía, el Vivo X51 5G se vale de una batería de 4.315 mAh junto con un sistema de carga rápida de 33 W. A esto hay que sumarle que su pantalla, de 6,56 pulgadas, dispone de una tasa de refresco máxima de 90 Hz. Bajo mis pruebas, el comportamiento del terminal ha sido mejor de lo esperado si tenemos en cuenta las cifras con las que nos encontramos.

 Con el uso combinado de aplicaciones como WhatsApp, Telegram, Slack, Instagram, Twitter y YouTube y la cámara, la media de horas de pantalla activa ha estado muy cerca de las 8 horas con la tasa de refresco configurada a 60 Hz. Si activamos los 90 Hz, la media desciende hasta las 7 horas y 20 minutos aproximadamente, por lo que la gestión de la autonomía en este aspecto es bastante solvente. 

bateria vivo x51

A la izquierda, autonomía con una tasa de refresco de 60 Hz. A la derecha, con 90 Hz.

El comportamiento de la carga también es correcto, con un tiempo total de 1 hora desde el 7% hasta al 100%. A pesar del grosor del teléfono, no he notado incremento de la temperatura alguno. De hecho, la gestión de la temperatura es bastante correcta, ya sea a la hora de cargar el dispositivo, jugar a juegos o realizar fotografías en el exterior.

Una conectividad digna de la gama alta con alguna que otra carencia

Si por algo se caracteriza este Vivo X51 5G respecto a otros terminales de la marca es precisamente por contar con conectividad 5G. Lamentablemente, la disponibilidad de esta red en mi ciudad es inexistente, por lo que no he podido aprovechar todas las ventajas de la nueva generación de telecomunicaciones. El comportamiento de la cobertura y la red 4G, no obstante, ha sido el esperado.

vivo x51 5g analisis tuexperto 11

En cuanto al resto de conexiones, el dispositivo se encuentra a la altura de otros terminales de gama alta. El alcance de la red WiFi y la conexión Bluetooth es bueno, así como la velocidad y la estabilidad. Lo mismo sucede con la conexión GPS, que además de ser certera, es bastante rápida a la hora de reubicarnos cuando realizamos algún cambio de ruta en aplicaciones como Google Maps. 

La experiencia general con todas las conexiones es la esperada en un terminal de estas características. El problema es que la carencia de estándares como la conectividad WiFi 6 o USB 3.1 pesa demasiado cuando hablamos de un teléfono de 800 euros… Tampoco nos encontramos con un módulo de radio, aunque por desgracia esto es cada vez más habitual en la gama alta.

A este móvil le falta un altavoz

La experiencia multimedia del Vivo X51 5G está cercada por el apartado sonoro. En concreto, el teléfono se vale de un único altavoz junto al puerto de carga que hace las funciones de altavoz principal. Este altavoz principal se apoya de un chip de alta fidelidad denominado Hi-Fi AK4377A, un DAC de 32 bits que sirve de amplificador para dispositivos externos.

A pesar de que la experiencia con el mismo es buena (rango de frecuencias correcto, volumen máximo alto…), la falta de un segundo altavoz de apoyo le hace perder puntos con respecto a otros terminales de similar precio, lo que afecta a la contundencia de los graves o al desarrollo de ciertas frecuencias. Tampoco nos encontramos con una entrada de jack para los auriculares, si bien el teléfono incorpora tanto unos auriculares con conexión jack como un adaptador USB tipo C.

sonido hi fi vivo x51

Si nos centramos en el chip de alta fidelidad, el dispositivo incorpora un apartado dentro de los Ajustes del sistema que nos permite disfrutar de las ventajas del chip, ventajas de las que solo podemos beneficiarnos si conectamos unos auriculares o un dispositivo externo de sonido. Personalmente, no he encontrado muchas diferencias con respecto al modo de escucha ‘estándar’, al menos con los auriculares de serie.

Sí que se llega a apreciar un brillo generalizado en ciertas frecuencias, pero las diferencias no son especialmente significativas. Probablemente con unos auriculares Hi-Fi estas diferencias aumentarían.

Buen trabajo de Vivo con el apartado biométrico

Toca hablar de la seguridad del Vivo X51 5G. Al igual que otros terminales de gama alta, el teléfono se vale de un sensor de huellas óptico en pantalla y un sistema de reconocimiento facial basado en software. El comportamiento tanto del primer sistema como del segundo ha sido realmente bueno.

Por un lado, el reconocimiento de los dedos se realiza de manera casi instantánea. En mis pruebas, el sensor no ha reportado ningún tipo de error a la hora de reconocer las distintas huellas, por lo que en este aspecto, la experiencia es positiva. El funcionamiento del sistema de reconocimiento facial también es muy bueno, tanto, que no necesitaremos recurrir al sensor de huellas para desbloquear el teléfono durante el día.

Durante la noche, el comportamiento de este método es algo más torpe, a menos que recurramos a iluminación artificial. Algo que me ha llamado la atención del sistema de desbloqueo facial es que ha sido capaz de reconocer mi cara con mascarilla, lo que deja entrever el grado de seguridad con el que nos encontramos, que recordemos, está basado en software.

Conclusiones, precio y opiniones del Vivo X51 5G, ¿merece la pena?

Después de analizar todos los puntos del Vivo X51 5G, toca sacar conclusiones, las cuales dependen, como no podría ser de otra manera, del precio. En el momento de escribir estas líneas, el teléfono está valorado en 800 euros, tanto en tienda oficial como en otras tiendas de terceros. ¿Merece la pena desembolsar semejante cantidad por la apuesta del fabricante asiático?

vivo x51 5g analisis tuexperto 8

Si priorizamos el apartado fotográfico sobre otros aspectos, el Vivo X51 5G es una excelente opción dentro de su rango de precios, si no la mejor. En su conjunto, el teléfono guarda un equilibrio que solo algunas marcas son capaces de proporcionar. El problema es que este equilibrio se encuentra un escalón por debajo de lo que otros fabricantes ofrecen.

Procesadores más potentes, tasa de refresco más amplia, conectividad más completa… Si nos centramos en lo no tangible, en la experiencia de uso y poco más, ciertamente no tiene nada que envidiar a otras propuestas del mercado. Habrá que ver cómo evoluciona su precio a lo largo de los meses. Por 700 ó 600 euros, por ejemplo, no se me ocurre una alternativa mejor si buscamos un teléfono equilibrado con uno de los apartados fotográficos más completos e interesantes de este año y probablemente del próximo.

Ciertamente, el trabajo de Vivo con este teléfono es encomiable a la par que diferenciador, algo que es digno de agradecer teniendo en cuenta la tendencia actual que todos los fabricantes replican.

Las 5 claves del vivo Y70, el gama media que quería ser gama alta

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , ,