Bose Sleepbuds, probamos los tapones que te duermen con sonidos naturales

Bose Sleepbuds sello

¿Cuántas veces algún ruido nos ha impedido dormir bien? Para quienes no pueden conciliar el sueño la americana Bose lanza algo nuevo. Parecen intrauriculares, y funcionan como tales, pero no son para escuchar música o hablar por teléfono. Sirven como tapones para los oídos y solamente ofrecen sonidos estudiados para dormir mejor. Llegarán a las tiendas a finales de octubre por un precio de 270 euros y ya los hemos podido probar. Cabe destacar que este producto tuvo un origen poco usual en un fabricante como Bose: Indiegogo. Lanzaron la idea en fábrica, y para ver si tendría aceptación iniciaron una campaña de recaudación de fondos en esa web dedicada. Tuvo éxito, así que decidieron fabricarlos y quien se apuntó en su día los consiguió con un importante descuento.

No cancelan el ruido: lo enmascaran

tuexperto Recomenadado

Los Bose Sleepbuds sí son “técnicamente” unos auriculares Bluetooth, pero no como los demás. Para empezar, no podremos reproducir por ellos la música que queramos. Ni usarlos para hablar por teléfono como manos libres. Tampoco son auriculares con cancelación de ruido, como la propia Bose ha desarrollado. En esos, unos micrófonos detectan el ruido ambiente y generan sonido con la fase invertida a través de los auriculares. Ese sonido “inverso” cancela el ruido, consiguiendo el efecto de amortiguar la percepción molesta. Es algo eficaz con ruidos constantes, como el rumor de fondo de un avión o un tren, mejor si son de baja frecuencia (graves). Pero no es eficaz en caso de gritos, ruidos súbitos, bocinas, etcétera.

Bose Sleepbuds por dentro

Los Sleepbuds hacen otra cosa: emiten sonidos para enmascarar los ruidos del ambiente. Se trata de emitir sonidos o música suave que engaña al cerebro de forma que dejamos de prestar atención a los ruidos de fondo. Es algo parecido a lo que pasa al escuchar un vinilo viejo cuya música nos gusta mucho: dejaremos de prestar atención al ruido de fondo para centrarnos en la música. De todos modos y por su propia forma, al ser intrauriculares cerrados, los Bose sellan bastante bien los oídos y consiguen en sí mismos (sin sonar) cierto aislamiento.

Sonido relajante

Además de emitir sonidos que enmascaren los ruidos que puedan desvelar nuestro sueño, los Bose Sleepbuds emiten sonidos relajantes. Como ya hemos dicho, no son auriculares normales y por lo tanto no hay forma de enviarles la música que queramos. Sólo funcionan con su propia aplicación, Bose Sleep, que ahora mismo sólo cuenta con diez tipos de sonidos. Algunos están pensados para enmascarar ruidos, como hemos explicado. Al ponerlos, nos llaman la atención y nos olvidamos del ruido de fondo que nos molestaba: la calle, un bar cercano, etcétera.

Bose Sleepbuds (9)

Hay otros sonidos que son más suaves y que, si bien también ayudarán a distraer nuestra atención de ruidos que no nos dejaban dormir, son relajantes en sí mismos. Es la otra función que también debe ayudarnos a dormir mejor. Además de aislarnos, y distraernos del ruido, esos sonidos pueden relajarnos y darnos sueño por sí mismos. Bose anuncia que a estos diez sonidos iniciales se sumarán más adelante otros: los habrá dedicados incluso a problemas concretos (ansiedad, insomnio, etcétera). Trabajan con médicos especialistas en trastornos del sueño, y de ellos surgió la idea de este producto tan particular.

16 horas de batería

Los Bose vienen en una cajita que tiene su propia batería (se carga con un micro USB trasero, viene cable y cargador con enchufes). Con un ingenioso y preciso sistema magnético, quedan bien recogidos cada uno en su lugar y conectados para cargarse. La pequeña batería interna de cada auricular da para 16 horas según Bose y les creemos. Los usamos dos noches (algo más de 7 horas cada una) antes de cargar varias veces, y siempre les quedaba batería.

Bose Sleepbuds (1)

Al abrir la cajita, lujosamente terminada, se encienden unos LED que indican si los Sleepbuds se están cargando o están cargados. Y también el nivel de carga de la batería de la propia caja (cinco LED centrales), que con el micro USB tarda unas tres horas en cargarse del todo. Los Sleepbuds se cargan más despacio, usan una batería de plata-zinc que tarda hasta 8 horas en recuperar su carga completa (para 16 horas, recordemos). Según Bose la caja da para una carga completa más, con lo que tendríamos 32 horas (cuatro noches largas) de autonomía sin enchufes. Nos pareció que puede incluso durar más pues la caja daba para varias noches sin bajar de media carga.

Bluetooth BLE y alarma

¿Cómo dura tanto la batería? La clave está en el uso del Bluetooth BLE o de “baja energía”, también llamado Bluetooth Smart. Los auriculares no están recibiendo toda la noche datos (música o sonidos) del móvil. Por eso sólo tienen diez sonidos, que en realidad son pocos segundos repetidos. Porque esos sonidos están en los Sleepdbuds, no en el móvil. Cuando decidimos lo que queremos escuchar y lo activamos, los Sleepbuds se quedan repitiendo ese sonido hasta nueva orden.

El móvil puede estar en reposo mientras tanto. Otra función interesante que veremos es la “programación”. Si sabemos que nuestra calle es ruidosa por los bares, vecinos o tráfico, pero que (digamos) a partir de las 3 AM los ruidos cesan, podemos programar los Bose para que suenen hasta esa hora y luego se apaguen. Una perfecta solución a quien no puede pegar ojo hasta entrada la madrugada por culpa de los ruidos.

Y si tenemos puestos los Bose, además con sonidos, ¿cómo escucharemos el despertador? Han pensado también en esas posibilidad y podemos programar una alarma con la aplicación. Cuando llegue la hora de levantarse, los propios Sleepbuds emitirán el sonido de alarma que hayamos elegido. Así no dependemos de escuchar el despertador o el móvil.

Bose Sleepbuds (7)

Comparar el tamaño del auricular sin la funda con una tarjeta SD.

Los probamos: primero, el adaptador correcto

Al abrir el embalaje y sacar los Sleepbuds de su cajita, llama la atención lo ligeros que son y que casi todo es una goma muy blanda. Lo que son los auriculares en sí, extraíbles de las fundas que vienen en tres tallas (L, M y S por Large, Medium y Small), son diminutos. No recordamos unos auriculares sin cables tan pequeños… como la uña del dedo meñique. Véase la foto al lado de una tarjeta SD, que parece enorme. Una vez puestos en las fundas adaptadoras, quedarán ocultos dentro del lóbulo interno de la oreja. La primera duda queda despejada: no producen ninguna incomodidad y podemos tener la cabeza de lado (la oreja sobre el colchón o almohada) sin problema.

Cabe decir que con estos Bose, todo pasa por la aplicación. Hay que descargarla antes casi de abrir la caja… o sin casi. Bastará seguir las instrucciones para detectar los auriculares (se activan al sacarlos de su caja-cargador). Una vez detectados, tendremos que aprender a colocarlos, aunque es muy fácil. Será importante tener un espejo a mano para asegurarnos de que quedan bien asentados, y de que tenemos el adaptador puesto de nuestra talla.

Basta probar algún otro para darse cuenta, y el dibujo que aparece en la aplicación muestra muy claramente cómo quedan cuando no es la talla correcta. Un buen truco para esos y cualquier intrauricular, para asegurar que “entran” en el conducto auditivo, es tirar de la oreja (lóbulo y parte superior sucesivamente) mientras apretamos (ligeramente) hacia dentro. Así quedan perfectamente asentados, y con la “oreja” de goma del adaptador asentada en el interior del lóbulo interno del oído. En términos Bose, a eso le llaman StayHear+.

Diez sonidos a elegir

Los sonidos que (cuando lo probamos) había disponibles en la aplicación Bose Sleep eran diez. Son: llovizna, océano, altitud (ruido de avión), cascada, energía (aerogeneradores), manantial, yermo (campo), susurro, tranquilidad (música suave) y acampar (hoguera). Es fácil imaginar cómo suena cada uno: suave y relajante, aunque cada persona tendrá una preferencia. Algunos suenan un poco más “presentes” para enmascarar mejor los ruidos (una pareja que ronca, por ejemplo).

Cada sonido tiene una regulación de volumen (y el volumen del teléfono sirve para cambiar el nivel de los Sleepbuds también). A partir de cierto punto, todavía moderado, salta un aviso de volumen excesivo. No es muy alto (ni a tope lo es) pero nos recuerda que quizás no queramos dejarlo tan alto si queremos “enterarnos” de lo que ocurre alrededor nuestro. De hecho en la aplicación hay más de un aviso de este estilo: para que no se nos olvide programar una alarma (podríamos no oir el despertador). O para que estemos seguros de si habrá alguien cerca nuestro por si hubiera una emergencia o algo parecido, y no nos enteráramos. Un poco exagerado, porque los Bose no tapan los oídos de forma tan contundente…

La aplicación

Además de ayudarnos a dar los primeros pasos, encontrar el adaptador adecuado o elegir el sonido ideal, la aplicación tiene más utilidades. Una es informar del estado de la batería de los Sleepbuds, en porcentaje de carga y en horas estimadas. Podemos incluso programar un aviso por si se quedan muy bajos. Así evitaríamos que se quedaran sin batería, y no nos avisaran con la alarma para despertar. Una buena excusa para llegar tarde al trabajo, por si no lo habías pensado…

 

La App Bose Sleep también sirve para esas alarmas o programar cuánto tiempo queremos escuchar los sonidos. Desde “toda la noche” (hasta que los desactivemos por la mañana) hasta unas horas o menos. Y por supuesto para poner alarma: a qué hora, con qué sonido, con repetición… La verdad es que no se puede pedir mucho más.

En la cama o en el sofá

La primera incógnita que se despeja es sobre si nos molestarán. Aunque somos usuarios de intrauriculares hace años (fuimos pioneros de hecho), lo cierto es que pocos son los que no nos molestan al cabo de unas horas. Y dormir con ellos puestos parece imposible porque nos limitaría la movilidad: apoyar una oreja sobre la almohada con ellos es incómodo. Nada de eso con los Bose, pensados precisamente para eso: quedan por dentro del oído y no se notan una vez puestos.

 

Ahora, por bien metidos que los tengamos, tampoco aislan como otros intrauriculares (cerrados y con adaptadores de espuma). Ni como unos tapones de oídos, que al final es una opción más radical pero eficaz. Con ellos puestos cuesta más seguir una conversación, por ejemplo, pero no es imposible. Es un aislamiento medio o moderado. Cuando activamos un sonido, sobre todo si es “activo” (manantial por ejemplo, ruido de agua) efectivamente enmascara los ruidos y ya sería complicado seguir la misma conversación.

En modo “relax”,primero a base de sofá y luego ya en la cama, las sensaciones fueron buenas. Al final es cosa de elegir un sonido que resulte mejor a largo plazo, que no nos “distraiga”. Aquí se echa de menos no poder decidir cargar una canción o corte (o cortes) de música a nuestra elección. Sería ideal poder usar incluso Spotify por ejemplo, seleccionar alguna/s canción/es, y dejarlas activas. De hecho es como lo hacemos cuando tenemos que pasar horas en avión o tren… pero los Sleepbuds no lo permiten.

Bose Sleepbuds (2)

Conclusiones

Esto Bose no permiten escuchar música: sin con ellos enlazados al móvil activamos Spotify (por ejemplo), la música sale del móvil porque no reconoce los Bose como “auriculares”. Lo intentamos varias veces, pero no hay forma… Curioso. Por cierto el móvil siempre debe estar cerca, que no resultó un problema en nuestro caso. Pero pensando en gente mayor que pueda depender del móvil de otra persona, sí podría serlo. Los Sleepbuds no funcionan sin un móvil, no sólo para activarlos, sino siempre: tengámoslo presente.

Debe quedar claro que los Bose Sleepbuds no son auriculares Bluetooth, o por lo menos no unos normales. No podremos escuchar música con ellos, ni usarlos como manos libres para el móvil. Son más bien unos tapones para los oídos para dormir, con la ventaja que emiten sonidos y tienen alarmas programables. Esos sonidos pueden ayudarnos a relajarnos y dormir, y también pueden ayudar a enmascarar ruidos externos. Junto con el (moderado) aislamiento que ofrecen bien puestos, puede ser la diferencia entre dormir bien o no conseguirlo. Si esa descripción encaja en lo que necesitamos, y el precio (270 euros) nos encaja también, estupendo. Están muy bien hechos, son cómodos, la batería aguanta varias noches lejos de un enchufe, y la aplicación es fácil de usar.

Bose Sleepbuds

Tipo Tapones de oídos con auricular y reproducción limitada de sonidos
Conexiones Bluetooth BLE y carga de batería
Control App Bose Sleep (iOS/Android)
Funciones 10 sonidos a elegir, programación del sonido, alarma (despertador)
Batería 16 horas de autonomía, 8 horas de carga
Caja-funda Con batería para dos cargas completas. Se carga en 3 horas (micro USB)
Peso 1,4 gramos (cada uno)
Adaptadores incluidos Tres tamaños: Large, Medium, Small
Fecha de lanzamiento Finales octubre 2018
Precio 270 euros

Bose Sleepbuds (12)

Bose Sleepbuds Guillermo

Otras noticias sobre... , ,