Bose SoundWear Companion, probamos el altavoz de cuello de Bose

¿Eres de los que dejan el fregoteo momentáneamente para ir hasta el otro lado de la casa y escuchar alto y claro lo que suena en tu minicadena antes de seguir con la tarea? ¿O de los que lleva la música en su móvil siempre en el bolsillo a todas partes? Sí, son situaciones bastante peculiares, pero que se repiten semana a semana. No sabemos si Bose ha pensado en ello al desarrollar su altavoz SoundWear Companion, una suerte de altavoz inalámbrico personal de cuello. Sí, como lo lees. Para llevarlo sobre los hombros y escucharlo de manera más o menos individualizada. Para qué lo uses en el día a día es cosa tuya. Eso sí, no pierdas de vista el precio, porque sus 300 euros pueden limitar aún más su mercado.

Se trata de una diadema de silicona que se adapta al cuello del usuario para portarlo como un collar (más o menos). Es realmente cómodo y ergonómico. Sin embargo, lo destacable es que cuenta con altavoces dirigidos directamente a los oídos del portador. De esta manera el sonido se concentra en el usuario, minimizando el impacto en el entorno. Todo ello para actuar como un altavoz portátil casi individual, o incluso como un manos libres. Y con tecnología de sonido de Bose para conseguir un resultado envolvente, profundo y definido, sin necesidad de meterse auriculares en las orejas.

Bose SoundWaear Companion

Lo hemos probado unos cuantos días para conocer esta curiosa propuesta. Y desde luego sorprende. Esto es lo que nos ha parecido el Bose SoundWear Companion.

Diseño más cómodo que unos auriculares

Servidor tiene ciertos problemas con auriculares intraurales. Es decir, con aquellos que quedan encajados dentro de la cavidad de la oreja. Por herencia genética mis orejas son más pequeñas que la media (no hacen falta chistes), lo que supone dolores en estas apéndices cuando uno lleva más de media hora escuchando música. Así que la propuesta de Bose me resulta curiosa y práctica, al menos sobre el papel.

Su diseño es circular, como una especie de gargantilla gruesa que se coloca sobre los hombros y la parte trasera del cuello, dejando la parte delantera abierta. Así es fácil ajustarlo, quitárselo de encima o moverlo. Es realmente cómodo porque sus 260 gramos apenas se notan. Puedes llevarlo durante horas, apagado o encendido. Además, su cuerpo es de silicona y es completamente maleable. Lo puedes doblar, ajustar y moldear a tu gusto, envergadura o a la colocación que prefieras. Mantiene la forma dada sin problemas.

diseño

Hay que decir que el altavoz viene protegido por una tela exterior. Una especie de funda negra que permite que el sonido salga del aparato sin ningún tipo de distorsión, y que a su vez lo protege de salpicaduras, manchas y demás. Es lavable y Bose vende otros diseños y colores (gris, azul y ciruela) por 30 euros para personalizar este peculiar altavoz de cuello.

Si nos fijamos en el aparato en sí, nos encontramos con dos altavoces situados en los extremos. En éstos también hay varios botones. En el lado izquierdo está el de encendido y apagado, junto a los LED que indican el estado de la batería. También hay otro botón aledaño para cambiar entre dispositivos conectados por Bluetooth, y es que este Bose SoundWear Companion permite conectarse a dos aparatos diferentes. Por su parte, en el lado derecho encontramos dos botones para controlar el volumen y otro que sirve de multifunción. Comentamos más adelante cómo se aprovecha.

No nos olvidamos de su puerto de carga en el extremo derecho. Es un puerto microUSB, como el de los móviles (aunque no es el reversible tipo C). Solo hay que retirar parte de la cremallera de la tela protectora para encontrarlo, por lo que no resulta un tedio cada vez que hay que cargarlo.

En definitiva, el aparato se siente bien sobre el cuello. No lo carga y se adapta a cualquier forma. Tiene todos los botones accesibles y es toda una virtud poder lavar la funda para evitar deteriorar su imagen.

Tecnología de sonido

Pero vamos a lo que realmente importa aquí, que no deja de ser el sonido. O, más bien, cómo se reproduce en este peculiar aparato de Bose. La forma del cuerpo de este Bose SoundWear Companion permite alojar los dos altavoces hacia arriba, justo en dirección a los oídos del usuario. Sin embargo, no es lo único que han estudiado en Bose para conseguir la mejor experiencia sonora posible.

El resto del cuerpo, la parte que se puede doblar y moldear, cuenta con dos guías de ondas flexibles. Su tecnología hace que los transductores empujen el aire a través de estas guías por toda la diadema del auricular a lo largo de sus casi 28 centímetros. El resultado es una sensación de sonido envolvente y más profundo que un altavoz inalámbrico al uso. Y sí, en mi experiencia de uso lo he comprobado. El sonido llega de los extremos del aparato, pero la sensación es de estar rodeado o al lado de un equipo de sonido completo. Es como si se crease un aura o un casco de sonido a tu alrededor. Y mucho ojo con los graves, porque están presentes y parece que retumban desde la nuca. Vaya, que Bose ha conseguido las sensaciones de un buen altavoz inalámbrico con sonido envolvente a nuestro alrededor aprovechando la forma de este SoundWear Companion.

Una aplicación para controlarlos a todos

Este Bose SoundWear Companion no funciona solo. El altavoz ha de estar emparejado a un móvil Android o un iPhone. Para ello está la aplicación Bose Connect, disponible en Google Play Store y en App Store de forma gratuita. Con ella se crea el vínculo y se gestionan diferentes aspectos de su configuración, como la posibilidad de vibrar y sonar cuando recibimos una llamada.

Bose Connect

El proceso de enlace es sencillo. Encendemos el auricular, descargamos la aplicación y seguimos los pasos en la pantalla del móvil. La conexión se hace vía bluetooth, y nos permite alejarnos hasta unos 9 metros del dispositivo sin perder el enlace. Una vez que se ha cerrado el proceso, solo hay que activar el bluetooth del móvil cada vez que queramos reproducir música en el Bose SoundWear Companion.

Ahora bien, no necesitamos estar pendientes del móvil cada vez que queramos cambiar de canción. Una vez que hemos arrancado Spotify en el móvil, por ejemplo, los botones del lateral derecho del altavoz permiten llevar a cabo todas las funciones. Desde aquí podemos bajar y subir el volumen a placer. Además, la tecla función (entre medias de las de volumen) nos permite gestionar la reproducción: dos pulsaciones rápidas saltan a la siguiente canción. Tres pulsaciones nos lleva a la anterior. Y aún hay más.

app de Bose

Una pulsación larga de esta tecla función activa el asistente inteligente de nuestro móvil, ya sea Siri en iPhone o el Asistente de Google en Android. Así, a viva voz, podemos solicitar cualquier acción de nuestro móvil, ya sea para reproducir música o para tomar nota en el calendario, por ejemplo.

Además es posible coger llamadas directamente a través de este altavoz de cuello. Esta misma tecla de función levanta el teléfono y nos permite escuchar y hablar como si se tratase de un manos libres al uso. Así que estamos cubiertos ante cualquier situación mientras lo llevamos puesto, sin tener el móvil de la mano.

Ideal para usar en el trabajo o limpiar la casa

Mi experiencia ha sido peculiar, pero satisfactoria a nivel de calidad de sonido. Es muy extraño llevar un auricular al cuello que emite música casi solo para ti. El sonido es realmente bueno, con sus bajos marcados y con definición en los agudos. Desde luego es mucho mejor que cualquier otro altavoz inalámbrico portátil, aunque no se pueda disfrutar de la mayor calidad de sonido posible como con auriculares intraurales, debido a posibles ruidos del entorno. Pero cumple su cometido de forma más que satisfactoria dadas las circunstancias.

usos

Y son estas circunstancias lo que me ha dado más que pensar en su uso. Girar la cabeza o voltearla con el Bose SoundWear Companion puesto en los hombros supone modificar la ecualización del sonido. Que si volteas la cabeza hacia la izquierda, oirás más por el oído izquierdo, vaya. Esto crea situaciones sonoras que no se suelen experimentar con otros altavoces o auriculares, y que te recuerda que tienes este dispositivo al cuello. Una vez que juegues con ello unos minutos, la experiencia es la esperada, y ojo porque puede ser más útil de lo que crees en un primer momento.

Personalmente lo he probado como acompañamiento musical mientras limpiaba mi casa. Y, oye, genial. Hasta ahora usaba auriculares que me tenía que quitar pasada media hora por molestias. Además sufría limitaciones como no escuchar ruidos exteriores como una llamada al fijo o el timbre de casa. O usaba el móvil en el bolsillo, con la correspondiente pérdida de calidad de sonido, para que me acompañase allá donde moviera el mocho. Sin embargo, el Bose SoundWear Companion cumple a la perfección bajo estos criterios.

asistente inteligente

No solo es cómodo para llevar durante un rato largo sobre los hombros, sino que no imposibilita ninguna otra acción. Mover los brazos, girar la cabeza o realizar cualquier movimiento no implica engancharse con ningún cable ni tener molestias. Y todo ello pudiendo escuchar el entorno. Y lo que es mejor, sirviendo de manos libres en caso de tener que coger una llamada. Incluso si necesitas llevar a cabo alguna acción con el móvil, puedes aprovechar su tecla de función para activar el Asistente de Google y apuntar una cita en el calendario, pedir que se reproduzca cierto vídeo de YouTube o buscar una canción en Spotify, por ejemplo. Es realmente cómodo y muy útil si necesitas libertad de movimiento con las dos manos.

Algo que se puede extrapolar, por ejemplo, a oficinas donde no molesta un poco de música de fondo. Y es que el resto de personas, si están a más de dos metros de distancia, apenas notarán el murmullo del altavoz de Bose, mientras quien lo lleva puesto disfruta de la música en todo su esplendor. Y todo ello sin perder capacidades a la hora de escuchar a sus compañeros, contestarlos a viva voz, etc. La interacción con otras personas llevando el Bose SoundWear Companion es factible, y sin desgañitarse en el proceso.

Autonomía más que aceptable

Según los datos de Bose, este aparato aguanta hasta 12 horas de música continuada, dependiendo del volumen al que lo usemos, claro está. Más que suficiente para cualquier tipo de uso. Y es que, incluso en los usos más intensivos que se nos ocurren, permite pasar la jornada sin tener que cargarlo.

Lo bueno es que tiene tecnología de carga rápida, con lo que conseguir tres horas de autonomía con solo mantener 15 minutos conectado a la corriente este Bose SoundCloud Companion. Claro que, si lo queremos cargar en su totalidad, el tiempo se dilata hasta casi unas tres horas.

autonomía

En cualquier caso, un tiempo asumible y con una característica de carga rápida que puede salvarnos de cualquier apuro en caso de que sea necesario.

Conclusiones

En definitiva, Bose ha creado un altavoz inalámbrico de lo más peculiar. Con tecnología de sonido capaz de reproducir música de manera envolvente, dirigida al usuario que lo lleva y con profundidad de graves. Todo ello aprovechando un diseño de lo más atractivo y moldeable. Es cómodo de usar, tanto por su forma como por las opciones que ofrece: altavoz y manos libres.

Conclusiones

Ahora bien, precisamente su diseño y objetivo lo limita bastante de cara a ser un altavoz inalámbrico habitual. Dónde o cuándo usarlo depende solo del usuario, ya que es un altavoz unipersonal. Nosotros hemos encontrado ciertas situaciones como limpiar la casa donde sobresale por encima de las alternativas, pero también entendemos que llevarlo en lugares públicos puede resultar maleducado e irrespetuoso. Claro que hay entornos laborales donde tiene cabida, o en situaciones habituales como paseos en exteriores, donde los cables no sean un impedimento para el movimiento ni la música residual moleste al resto.

Claro está que habrá quien se lo piense dos veces a la hora de pagar 300 euros por el Bose SoundWear Companion solo por escuchar música a la hora de dar paseos sin auriculares. Aquí, de nuevo, decide quien lo necesite.

Otras noticias sobre...