Fotos móvil 1

La cámara del móvil es para casi todo el mundo una herramienta de uso casi diario, y para una buena parte de los usuarios, la única cámara de fotos que utilizan. Las cámaras con las que cuentan nuestros smartphones tienen una calidad impensable hace unos años, pero todaví­a mantienen una serie de limitaciones básicas, sobre todo en lo que tienen que ver con las ópticas.

Por eso, si queremos tomar las mejores imágenes con en móvil, no está de más aprender un par de conceptos básicos de fotografí­a. Siguiendo estos cinco consejos podemos conseguir que nuestras fotos se parezcan mucho más a las que tomamos con una cámara de verdad, sin necesidad de llevar otro cacharro en el bolsillo.

cámara móvil 2

Busca la mejor luz (o enciende todas las luces que tengas cerca)

El problema más habitual con las cámaras de los móviles es que captan poca luz. Bien sea por la reducida óptica o por un sensor demasiado pequeño, es habitual encontrarnos con que la luz con la que contamos es insuficiente y la cámara tiene que aumentar la sensibilidad del sensor o bajar la velocidad de obturación. Por eso, antes de tomar la foto hay que intentar que esté lo mejor iluminada posible.

En los exteriores la luz siempre va a ser mejor (durante el dí­a, claro). Pero si no queda más remedio que tomar la foto entre cuatro paredes lo mejor es acercarnos a las ventanas y encender todas las luces que tengamos en la habitación.

Coge el móvil con las dos manos

Aunque hayamos hecho todo lo anterior, la iluminación dentro de las casas seguirá siendo algo justa. Por eso, a la cámara no le queda más remedio que trabajar con velocidades de obturación bajas. Con esto corremos el riesgo de que la foto salga trepidada (o movida, como decimos normalmente). Las formas y las luces se arrastran y en general la foto queda borrosa.

Para esto el primer paso es mantener un pulso firme, sujetando la cámara con las dos manos. De esta manera minimizamos el movimiento de la cámara durante la toma, y conseguimos una mayor nitidez. No es la panacea contra la falta de luz, pero se nota. En casos extremos podemos recurrir a apoyar la cámara en alguna superficie plana.

cámara móvil 3

El Flash es tu peor enemigo

El debate sobre el uso del flash es tan viejo como su propia existencia. Pero cuando se trata de la cámara de un móvil, los detractores tienen mejores argumentos. Y es que el flash que encontramos en la mayor parte de las cámaras de los teléfonos no es precisamente de una gran calidad. La luz que aporta es plana e intensa, y genera fotos quemadas, mal iluminadas y con colores muy poco naturales.

Además, a diferencia de los flashes de cámara más avanzados, suelen encenderse durante demasiado tiempo, provocando que la gente cierre los ojos o cambie el gesto. En condiciones de luz realmente malas, como en el interior de una discoteca, su uso es completamente inevitable, pero cuando tenemos otras alternativas lo mejor es prescindir de él.

Mucho cuidado con el zoom

Esta es la limitación más evidente de la mayor parte de las cámaras de los móviles. La ausencia de una lente de aumento en este caso se paga, por lo que tenemos que olvidarnos de contar con algo de teleobjetivo. En la inmensa mayorí­a de los móviles el zoom de la cámara no es más que un recorte digital de la imagen.

Por esto, por cada paso de zoom que avanzamos nos quedamos con la mitad de la resolución, y en dos o tres avances ya empezamos a percibir un desagradable pixelado de la imagen. En algunos casos los fabricantes han intentado resolver este problema utilizando un sensor con un número altí­simo de magapí­xeles, o añadiendo una lente opcional para la cámara.

Pero si no se cuanta con alguna de estas soluciones lo mejor es seguir es dar un par de pasos hacia delante y acercarse más uno mismo. Como decí­a el célebre fotógrafo Robert Capa: “Si tus fotos no son lo suficientemente buenas, es que no te has acercado lo suficiente”.

Antes que un fitro busca otro encuadre

La fotografí­a es un arte, y como toda disciplina artí­stica exige creatividad. Hoy en dí­a contamos con un montón de aplicaciones que retocan fotos y les aplican filtros, pero al final son los mismos efectos para todo el mundo. Si queremos que nuestras fotos vayan un paso más allá y sean realmente buenas hay que romperse un poco la cabeza.

Un móvil permite encuadrar de maneras realmente creativas, acercarse a las imágenes, optar por puntos de vista diferentes. Un retrato puede cambiar si nos centramos sólo en un detalle de la cara o si buscamos una perspectiva que funcione con el fondo. Antes de tomar la foto está bien pararse a pensar un momento en como hacerla realmente original. Con el teléfono en la mano la posibilidades son casi infinitas.

Otras noticias sobre... ,