Samsung WB150F, análisis a fondo 1

La Samsung WB150F es el perfecto ejemplo de una cámara compacta que se ajusta a su tiempo. En plena batalla con los teléfonos móviles en el mercado de la fotografí­a para aficionados algunas cámaras saben plantar batalla. Y es que ya no queremos las fotos para guardarlas en nuestro ordenador, sino para compartirlas por Internet, y esta cámara es un buen ejemplo de como hacerlo.

Gracias a la conexión WiFi, podemos sacar las fotos de la cámara por diferentes ví­as y sin cables. Correo electrónico, redes sociales o incluso directamente al smartphone. Las fotos y ví­deos pueden volar de la cámara al teléfono al instante, y de ahí­ a las redes sociales. O mejor, si llegamos a casa, sólo con pulsar un botón, estas fotos se guardarán directamente en el ordenador o irán a Facebook sin teléfonos de por medio. Rapidez sin olvidar la calidad, y es que a dí­a de hoy, no hay cámaras en ningún móvil que se acerquen a las prestaciones de una compacta como esta (y como pocas).

Pero no sólo de WiFi vive el fotógrafo, y en Samsung han incluido en este modelo algunas de las caracterí­sticas que más gustan entre los aficionados. Un zoom largí­simo nos permite acercarnos a los detalles más lejanos, y la grabación de ví­deo resulta fácil y de calidad.

Samsung WB150F, análisis a fondo 2

A continuación analizamos a fondo la WB150F

Sensor

La WB150F cuenta con un sensor CCD de 14,2 megapí­xeles. Si bien vemos cifras más altas, debemos pararnos un momento a pensar en la necesidad real que tenemos. Con una imagen a la máxima calidad tomada con esta cámara, podrí­amos imprimir la foto en alta calidad (300 puntos por pulgada) en un tamaño de 36,5 x 27,4 centí­metros. Es decir, bastante más grande que una hoja de papel A4. Si nuestra prioridad no es empapelar edificios con nuestras fotos, un tamaño de sensor como este es más que adecuado.

Además, cuenta con un estabilizador de imagen (Optical Image Stabilization), que nos ayude con las tomas más complicadas, especialmente cuando falta luz.

Objetivo

La lente es una de las caracterí­sticas que más llaman la atención de este modelo. Cuenta con un objetivo zoom de 14 aumentos. En fotografí­a tradicional, llamarí­amos a este objetivo 24 – 432 mm (aplicando las conversiones pertinentes). Con un zoom como este, podemos buscar los detalles más lejanos en nuestras fotos.

Samsung WB150F, análisis a fondo 3

Ahora bien, manejar un teleobjetivo de esta envergadura también tiene su complicación. Cuando lo estemos utilizando al máximo deberí­amos buscar un punto de apoyo, ya que la imagen tiende a tambalearse. Además, es recomendable utilizarlo en situaciones de buena iluminación. Al tirar de zoom el diafragma se resiente, y tiene que cerrarse un poco. Por ello, en situaciones comprometidas de luz, como amaneceres o interiores, es mejor buscar el angular.

Grabación de ví­deo

La cámara puede grabar ví­deo en calidad Full HD a 30 cuadros por segundo. Es la calidad de imagen que ofrecen las compactas de gama alta y muchas réflex. Además, podemos personalizar la grabación de ví­deo a través de multitud de efectos como clásico, retro, ojo de pez y hasta 11 diferentes. La cámara nos permite también tomar fotografí­as mientras estamos grabando un ví­deo.

Pantalla

La WB150 tiene una pantalla de 3 pulgadas que ocupa casi toda la parte trasera de la cámara. En ella podemos visualizar las fotos y ví­deos, y navegar por los menús de conectividad. La resolución alcanza los 460.000 puntos. En este caso, Samsung ha decidido prescindir de la pantalla táctil. Si bien es la opción más de moda, hay muchos usuarios que prefieren utilizar controles más básicos en una cámara fotográfica.

Conectividad

Este es sin duda el punto fuerte de esta cámara. La conexión WiFi aporta todo tipo de posibilidades a la WB150F para exportar las fotos de la manera más sencilla y rápida.

Samsung WB150F, análisis a fondo 4

El manejo es sencillo. En la ruleta de control de la parte superior encontramos una parada en la opción “WiFi”. En esta, aparece un menú que nos informa de las posibilidades de conexión. Podemos optar por compartir las fotos en redes sociales. Así­, en un click, podemos cargar el contenido directamente en Facebook, Picasa, Youtube o Photobucket. Sólo hay que seleccionar nuestra red WiFi y acceder a nuestra cuenta.

Por otra parte, podemos optar por enviar las fotos por correo electrónico. Para esto, el proceso es similar: seleccionar red, acceder a nuestra cuenta y elegir el destinatario. El cualquier caso, esta no parece la opción más adecuada, ya que pocos servidores de correo electrónico pueden soportar archivos del tamaño de una foto en alta calidad.

Una de las funciones más interesantes es la llamada ViewFinder. Esta nos permite utilizar nuestro teléfono como un visor remoto de la cámara. Tendremos que descargar una aplicación para el smartphone llamada de la misma manera y con ella podremos acceder a la función. La misma cámara nos guí­a en el proceso. Se puede utilizar el teléfono para tomar imágenes o grabar ví­deo.

Además, contamos con la opción de subir directamente las fotos a un almacenamiento en la nube, o conectar la cámara a un televisor con Wifi para ver la imágenes mucho más grandes.

La última opción de conectividad es quizás la más importante. Con ella, generamos automáticamente una copia de seguridad de los archivos en el ordenador. Encender la cámara, conectar y listo. Sin cables de por medio podemos grabar todas las imágenes y ví­deo y ahorrarnos en farragoso proceso.

Samsung WB150F, análisis a fondo 5

Disponibilidad, precios y opiniones

La WB150F ya está disponible en el mercado español, y podemos encontrarla por unos 180 euros. Es un precio ajustado para las funciones que permite. Las posibilidades de una cámara con WiFi son enormes, y la marca coreana ha sabido sacarles mucho juego en este modelo.

Su punto más flaco son las dimensiones. Acostumbrados a ver cámaras enanas de prestaciones medias, la WB150F parece un poco grande. No obstante, este mismo asunto puede resultar cómodo a algunos usuarios, que no se sienten muy seguros con cámaras diminutas. La ergonomí­a la cámara es bastante buena, sobre todo gracias a el agarre de la parte derecha, que permite sujetar la cámara con seguridad y dejar el pulgar libre para los controles.

En definitiva, una cámara adaptada a su época que puede garantizar buenas tomas y facilidad para compartirlas.

Sensor CCD de 1,00/2,30”³ 14,2 megapí­xeles
Procesador de imagen
Sensibilidad ISO 80 – 3.200
Enfoque automático Enfoque automático TTL (AF central, AF múltiple, AF de seguimiento, AF de Detección de rostro, AF de Reconocimiento de rostro, AF de selección)
Visión LCD TFT 3,0″ (76,2 mm), 460.000 puntos
Formato fotografí­a Imagen fija: JPEG (DCF), EXIF 2.21, DPOF 1.1, PictBridge 1.0
Formato ví­deo
Clip de video: MP4 (Video: MPEG4, AVC / H.264, Audio: AAC)
Velocidad de obturación 1/2.000 – 16 seg
Dimensiones y peso 106,5 x 59,9 x 23,4 (32,2) mm 

188,2 g (sin baterí­a ni tarjeta de memoria)

Precio 180 Euros
+ info
Samsung

 

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , , ,