bodassangre2

Hace apenas una semana supimos que la SGAE pedí­a 95 euros al Instituto de Educación Secundaria Ramón Menéndez Pidal-Zalaeta de A Coruña, por representar Bodas de Sangre, la sublime tragedida de Federico Garcí­a Lorca. El caso es que dí­as después de que la noticia saltara escandalosamente a los medios, la SGAE se ha visto obligada a dejar de pedir los 95 euros como requisito ineludible para que los chicos del Instituto pudieran representar la obra. Ha sido un sobrino de Garcí­a Lorca el que ha tenido que dar la autorización a la entidad gestora, que se ha visto obligada a dejar de tender la mano.


bodassangre1

Aunque los derechos de la obra estaban alojados en el Centro Dramático Nacional, cuyo beneplácito existió desde el principio, la SGAE argumenta que necesitaba el consentimiento del autor o de sus herederos. Fue así­ como Manuel Fernández Montesinos, sobrino del poeta, notificó a la SGAE la voluntad de que no se cobrara impuesto alguno por la representación de la obra a los chavales del Instituto. No es de extrañar, en este sentido, que el poder mediático de la intervención de un heredero de Lorca haya puesto entre la espada y la pared a la SGAE.

Lo mismo ocurrió el año pasado, cuando en el concierto benéfico que se organizó para un niño llamado Juanma, pretendí­an cobrar un 10% de lo recaudado. Fue después del revuelo ocasionado por la noticia y de las posteriores declaraciones del artista invitado David Bisbal, cuando la SGAE decidió devolver el dinero que se habí­a embolsado con la excusa de los derechos de autor. Claro está que no lo hizo con todos los conciertos benéficos que se organizan a lo largo del año en España, por los que la SGAE se sigue embolsando el 10% de lo recaudado.

Por suerte, los chicos del Instituto gallego podrán representar Bodas de Sangre el próximo 19 de febrero, sin tener que pagar los famosos 95 euros. Lástima que no haya ocurrido lo mismo en casos como las representaciones de Fuente Obejuna, El Alcalde Zalamea o en las terrenales verbenas que se celebran en pueblos de toda España. Por si con el disgusto que han pasado los miembros del Instituto no hubiera bastante, la SGAE ha hecho un nuevo ejercicio de cinismo para desearles mucho éxito, al mismo tiempo que manifestaba la necesidad de que el alumnado “comprenda el valor de la autorí­a de un texto“.

Fotos de: petezin y dghagi

Otras noticias sobre...