htc-touch-hd1
Grandes argumentos a favor y en contra. Es la forma más sencilla en la que podemos resumir nuestras impresiones sobre el HTC Touch HD, el último teléfono táctil que llega al mercado español, y a cuya presentación oficial pudimos asistir ayer martes en Madrid. Y curiosamente, algunos de estos aciertos e inconvenientes están juntos en un mismo elemento: la pantalla. Empecemos por lo bueno: tiene la pantalla más grande y de mayor resolución montada hasta la fecha en un teléfono, algo que se agradece mucho en todo equipo que se maneja aplicando el dedo sobre su superficie.

Hablamos de 3,8 pulgadas de diagonal, superando por una leve diferencia al iPhone (3,5 pulgadas), y 480 x 800 pí­xeles. Una resolución que, cuando colocamos el terminal en posición apaisada, permite visualizar casi cualquier página web sin recurrir a barras de desplazamiento verticales. El tamaño, no obstante, sigue siendo de bolsillo, por lo que habrá que recurrir al zoom para apreciar los pequeños detalles. Es también una buena medida para reproducir ví­deos de calidad a toda pantalla, incluyendo los de YouTube, como veremos más adelante.

Con esta carta de presentación, es una lástima que HTC no haya querido aprovechar la ocasión para dotarle de tecnologí­a multitáctil. Todos los gestos que haremos se realizarán con un solo dedo: pulsar, realizar dobles clics, desplazar barras y objetos y algunos detalles como el que observamos en el siguiente ví­deo: hacer un movimiento circular para acercar o alejar el zoom al visualizar fotos. No es tan cómodo ni rápido como los “pellizquitos” que le damos a la pantalla del iPhone para esta misma función, pero resulta al menos curioso.

En este caso, aplicamos el dedo sobre la zona deseada para acercarnos a ella en concreto. Esto es algo que también se aprovecha al realizar fotos con su cámara de 5 megapí­xeles, sólo que en este caso sirve para enfocar bien una zona determinada, eligiéndola nosotros mismos aplicando el dedo sobre la pantalla, en lugar de enfocar la zona central de la imagen como hacen por defecto muchas cámaras. Eso sí­, el único punto fuerte de la cámara es la resolución, pues no viene avalada por un fabricante óptico de calidad y ni siquiera cuenta con flash.

Volviendo a la pantalla, lo cierto es que, aparte del mayor tamaño, apenas encontramos diferencia con la del HTC Touch Diamond. Pasar de 2,8 a 3,8 pulgadas se nota bastante en el manejo, ya que al haber más espacio es también más fácil acertar con precisión en los iconos que queremos. Pero la interfaz sigue siendo prácticamente la misma, y lo mismo sucede con la sensibilidad. Pulsamos de forma leve, pero firme, y recibimos una respuesta háptica (vibración transmitida a la yema del dedo y leves sonidos que refuerzan lo que percibimos con el sentido del tacto).

En cuanto al diseño puramente externo, nos encontramos con un terminal de dimensiones estilizadas (115 x 62,8 x 12 mm) que se acopla cómodamente a la palma de la mano. Como consecuencia del tamaño, su peso es algo elevado (146,4 gramos incluyendo la baterí­a), aunque en la práctica tampoco supone una gran diferencia respecto a los terminales táctiles de pantalla grande. HTC ha optado por una estética compacta y sobria, con un acabado completamente negro.
htc-touch-hd2
Como decí­amos antes, usa la misma interfaz que el Diamond: HTC TouchFLO 3D. Ésta actúa como una máscara sobre el sistema operativo de la máquina, que no es otro que Windows Mobile 6.1 Professional. Éste tiene sus innegables ventajas, como una ágil integración de los programas de oficina de Office (Word, PowerPoint, Excel…), pero no se caracteriza por ser precí­samente la plataforma de manejo más amigable ni sencillo.

La interfaz está bien depurada, hasta el punto de que por momentos llegamos a olvidarnos de que el HTC Touch HD corre sobre el sistema para móviles de Microsoft. Pero tras unos minutos de uso, aparecen esos detalles que merman la experiencia de usuario, como lo complicado y poco intuitivo que resulta a veces salir de algunas aplicaciones, en las que no basta con hacer una única pulsación, sino que tenemos que entrar a un menú desplegable para seleccionar la opción Cerrar. Es una de las tí­picas huellas que suele dejar la compañí­a de las ventanas.

Fiel a su estilo, HTC ha equipado este terminal para destinarlo principalmente a ejecutivos y profesionales que necesiten una oficina virtual de bolsillo. Incluye navegador GPS (AGPS), navegador web Opera y la habitual pareja de estándares para conectarse a Internet: Wi-Fi (para la red de casa, de la oficina, del aeropuerto y de otros establecimientos públicos) y HSDPA (red telefónica de alta velocidad). Por supuesto, se trata de una máquina cuyo cerebro es más potente de lo habitual en un móvil: un procesador Qualcomm a 528 MHz y 288 MB de memoria RAM.
htc-touch-hd3
Pero sobre el papel, también es un móvil bastante completo para el ocio audiovisual de bolsillo. Una de las principales novedades respecto al citado Diamond está en la inclusión de una salida universal de auriculares (minijack de 3,5 mm), lo que permite usar cualquier pareja de cascos para escuchar canciones en MP3. Sus altavoces externos proporcionan potencia y nitidez aceptables, y también podemos usar auriculares sin cables gracias a la conexión Bluetooth con perfil A2DP (aplicable también a un manos libres para el coche).

El almacenamiento interno se merece una mención especial aparte. No es uno de esos terminales con varios Gigabytes de espacio integrado, pues su memoria flash interna se queda en 512 MB (aquí­ caben algo más de un centenar de canciones MP3 en calidad aceptable). Ahora bien, vendrá con una tarjeta microSD de 8 GB en la caja. Un detalle que se agradece, pero en el que entra muy en juego el precio de este HTC Touch HD: nada menos que 700 euros en versión libre.

Y es que el almacenamiento integrado en los dispositivos de bolsillo tiene un coste, de momento, bastante elevado. Si HTC hubiese optado por dotarle con los 4 GB internos que trae el Diamond, por poner un ejemplo, el precio se hubiese acercado peligrosamente a la barrera psicológica de los 1.000 euros. Es lo mismo que ha hecho Nokia con el 5800 Xpress Music (que ya de por sí­ cuesta 430 euros en versión libre, un precio lí­mite para un móvil destinado al gran público y no al profesional).
htc-touch-hd4
Para reforzar el sistema de control táctil, encontramos la habitual fila inferior de botones para colgar, descolgar, dar un paso atrás y volver directamente al menú princpal. Además, en uno de los laterales tenemos un control de volumen. En cuanto a las conexiones, y además de la citada salida de auriculares, el HTC Touch HD lleva un puerto miniUSB, con el que lo conectaremos al ordenador ayudados por un cable adaptador.

Lleva también una cámara frontal para videollamadas (VGA: 640 x 480 pí­xeles) y el ya clásico acelerómetro, ese sensor que cambia la visualización de las imágenes al girar el terminal en la mano, y que también se aplica en algunos videojuegos. La autonomí­a estimada por HTC asciende a 6,5 horas de conversación y unos 18 dí­as en espera. Siempre hay que fijarse con recelo en estas cifras, calculadas en unas condiciones de laboratorio que casi nunca se reproducen en la realidad. Pero la capacidad de la baterí­a, de 1350 mAh, garantiza su supervivencia lejos del cargador durante toda una jornada de trabajo intensivo y haciendo uso de todas sus aplicaciones.

Entre éstas, cabe destacar la visualización de ví­deos de YouTube. La ventaja de tener 800 lí­neas verticales de resolución radica en que, a la hora de reproducir los ví­deos en resolución mejorada del portal de ví­deos de Google, este móvil lo hace sin reducir la calidad. Es más, la aplicación para YouTube cuenta con un apartado especial para buscar sólo este tipo de ví­deos. La única pega es que no comienzan a reproducirse hasta que están completamente cargados. ¿Es muy larga la espera? En el siguiente ví­deo podemos ver un ejemplo para que cada uno juzgue por sí­ mismo.

Conviene hacer una puntualización a lo que dice la persona que realiza la demostración. En efecto, y siempre y cuando tengamos buena cobertura, el HTC Touch Diamond puede conseguir velocidades de 7,2 Mbps de bajada y 2 Mbps de subida. Ahora bien, ¿qué hay de las tarifas de conexión? Pues además de la versión libre del teléfono, va a ser lanzado en los próximos dí­as en exclusiva por Movistar, con sus consecuentes planes de voz y datos.

La opción con la que el terminal saldrá más económico, concretamente por 150 euros, lleva consigo un compromiso mensual de 121,8 euros (104,4 euros en voz y 17,4 euros en datos). Bastante excesivo, sobre todo el gasto en llamadas, pero el principal inconvenente radica en que, una vez que hayamos generado un tráfico superior a 100 MB, la velocidad se reduce. Y mucho: 128 Kbps de bajada y 64 Kbps de subida. Si en el ví­deo que os mostramos se invirtieron unos 45 segundos en cargar completamente un videoclip de YouTube en alta calidad, con estas velocidades el proceso durarí­a una auténtica enternidad.

Es uno de los lí­mites que suelen poner los operadores en sus tarifas de conexión a Internet móvil: no hay que pagar un extra cuando sobrepasemos el tráfico indicado, pero se nos proporciona una velocidad digna del pleistoceno de Internet. En el otro extremo de los planes de Movistar, está la opción de pagar 400 euros por el terminal, comprometiéndonos a un gasto mensual de 22,04 euros (10,44  en voz y 11,6 en datos). Por supuesto, estos planes incluyen periodos de permanencia obligatoria, de entre 18 y 24 meses.

Llegados a este punto, podrí­amos hacer una reflexión final sobre lo que pretende conseguir HTC con el Touch HD. Durante la presentación, José Abad, mánager de la firma en España y Portugal, citó la cuota que posee actualmente HTC en el mercado de móviles en España: un 1,6% a octubre de 2008. Una cifra que se explica en parte porque este fabricante se centra casi en exclusiva en el sector de los teléfonos inteligentes o smarthpones, que representan una parte minoritaria del mercado.

Según Abad, la intención está en seguir respetando esa lí­nea, pero al mismo tiempo aumentar la presencia en el mercado con un terminal con buenas prestaciones en lo que al ocio multimedia se refiere, pues éste resulta interesante para un público más amplio que el exclusivamente profesional. Y lo cierto es que el HTC Touch HD ofrece buenas posibilidades en este aspecto.

Pero teniendo en cuenta tanto el precio en versión libre como las tarifas con las que lo va a lanzar Movistar, lo cierto es que lo van a tener algo complicado para llegar a ese público más extenso. Especialmente en las modalidades de contrato, donde Movistar deberí­a plantearse seriamente las limitaciones que pone a sus servicios de conexión por Internet y los gastos mí­nimos mensuales que impone para hacerse no sólo con el HTC Touch HD, sino con toda la flota de smartphones que tiene en su catálogo.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , , ,