Controlar los aparatos electrónicos con la mente no es una utopí­a. NeuroSky ha desarrollado un sistema que permite leer nuestras ondas cerebrales, de caracterí­sticas similares al prototipo de los cientí­ficos del IMEC. Sus aplicaciones son diversas, pero la compañí­a afincada en San Diego (California) concentra sus esfuerzos en la industria de los videojuegos y los teléfonos móviles, sin descartar su uso futuro en equipos audiovisuales.

Algunas demostraciones de sus avances pudieron comprobarse durante la pasada CTIA Wireless IT & Entertainment celebrada en San Francisco (feria dedicada a la tecnologí­a inalámbrica). Allí­ se puso a prueba el revolucionario sistema, que consiste en unos auriculares equipados con un sensor que se coloca sobre la frente del usuario. Este aparato detecta las ondas alfa y beta que emite el cerebro, siendo capaz de interpretar el grado de tranquilidad o concentración del órgano pensante.

En el evento, los auriculares se sincronizaron con un teléfono móvil Nokia mediante Bluetooth, transmitiendo las ondas cerebrales sin necesidad de cables. Una de las utilidades instaladas en el terminal mostraban unas lí­neas cuyo color y movimiento era alterado en función de la relajación mental. También señalaba el nivel de tensión cerebral aumentando progresivamente mientras el usuario resolví­a diez problemas matemáticos. Hasta se podí­a mover a un personaje en un videojuego: cuanto más concentrado estaba el jugador, más rápido se moví­a su personaje.

En otras ocasiones hemos visto que la aplicación de esta tecnologí­a en el campo de los videojuegos aún tiene mucho que mejorar. La cosa cambia si hablamos de tí­tulos menores para jugar en teléfonos móviles, para entretenerse mientras vas en metro o bus. O como periférico con posibilidades adicionales para juegos muy concretos, al estilo de la cámara de EyeToy o la guitarra de Guitar Hero. Por su parte, NeuroSky está dispuesta a hacer negocio con su invento, y afirma tener acuerdos cerrados con fabricantes de consolas y desarroladores de videojuegos.

Ví­a: Tech On