Algunas veces parece que nos encontramos a años luz de descubrir todos los misterios que rodean el cerebro. Pero ya hay gente creando aparatos capaces de interaccionar con este órgano, llegando hasta lo más hondo de nuestras posibilidades. Esto es lo que intenta este lector inalámbrico de ondas cerebrales, llamado EEG y que ha sido desarrollado por los cientí­ficos del IMEC, en Bélgica.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

El lector tiene múltiples aplicaciones. Desde las más lúdicas, como el control de los videojuegos hasta las más esenciales, como la investigación médica. Y es que el EEG está especialmente indicado para usarlo con pacientes y detectar si tienen traumatismos o patologí­as en el cerebro, controlar su comportamiento durante las etapas del sueño y dar con los trastornos seguramente provocados por nuestros móviles. La novedad de este lector cerebral es que funciona sin pilas y es inalámbrico. Está compuesto por seis unidades termoeléctricas que recogen el calor humano y la energí­a solar en cantidades suficientes como para que pueda funcionar solito y transmitir las señales directamente a un receptor (normalmente un PC).

La energí­a que se genera transmite impulsos para desplazar los objetos. El resultado es fácilmente imaginable aplicado a los videojuegos: de esta forma no harán falta mandos para ganar las partidas, aunque el nivel de concentración del cerebro ha de ser muy superior al actual. Veremos cuándo llega a nuestros hogares. De hecho, alguno ya ha manifestado el deseo de aplicarlo en casos de personas mayores con movilidad reducida, para que puedan mover los objetos sin esfuerzo fí­sico.

En cualquier caso, el que lo lleve puesto, deberá utilizarlo con mesura para que nadie le diagnostique principios de telequinesia y asuste a los que tenga alrededor. Esperamos que el uso médico prime sobre todas las cosas y podamos avanzar en el conocimiento de nuestro órgano más preciado. Aunque tampoco deberí­an dejar de lado las posibilidades lúdicas que, sin duda, las tiene y muchas. En el siguiente ví­deo podéis ver un ejemplo de los diferentes usos de uno de estos aparatos, en este caso de la firma NeuroSky.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=hQWBfCg91CU&feature=related[/youtube]

Foto de: Simpologist Ví­a: Therawfeed