Cómo funciona un código QR y por qué cada código es único

Con la llegada de los primeros smartphones y la generalización de la conexión a internet, el código QR supuso una versión mejorada de los clásicos códigos de barras de toda la vida. Su uso más común consistía en incluir una URL, ya que al escanearlos con nuestro móvil nos llevaban a una página web determinada.

En su día, fue una práctica muy habitual en las acciones de marketing digital de las empresas, y, si bien su uso no estaba tan extendido actualmente, ahora han vuelto a ponerse de moda a raíz de la crisis ocasionada por la COVID-19.

Seguro que no te ha pasado desapercibido al sentarte en una terraza, la ausencia de cartas en favor de un código QR pegado a la mesa a través del cual podemos ver los menús disponibles en el restaurante.

La “nueva normalidad” ha hecho que retomemos el contacto con este viejo conocido, pero, ¿sabes realmente cómo funciona un código QR? Si la respuesta es negativa, entonces este post es para ti.

QR Estructura

¿Qué es y cómo funciona un código QR?

Empecemos por lo más básico. Un código QR es un código de barras bidimensional con forma cuadrada capaz de almacenar datos codificados a través de un fichero o archivo de texto. También conocidos como códigos de respuesta rápida (Quick Response Code), suelen contener una URL en la mayoría de casos.

A efectos prácticos, estos códigos se reducen a simples imágenes que podemos escanear con la cámara de nuestro móvil. Si os habéis fijado, estos se componen de una serie de módulos y patrones en blanco y negro que los convierten en únicos dada la increíble cantidad de combinaciones posibles. Estas son sus especificaciones:

  • Patrones de detención de posición: compuesto por tres delimitadores que permiten al lector de QR saber dónde está el contenido del código.
  • Patrón de alineación: se trata de otro delimitador extra para conocer la orientación del código.
  • Líneas de sincronización: gracias a estas líneas el lector puede saber el tamaño de los símbolos del interior del cuerpo.
  • Información variable: aquí encontramos la información referida a la versión del código QR que se está usando y la línea de formato que determina el nivel de corrección de errores.

En algunos casos también se suelen añadir recuadros en la parte exterior para darle una forma algo más estética y personalizada, pero el lector no recoge esta información.

Configuración de códigos QR

Ya hemos visto que los códigos QR son una combinación de patrones en blanco y negro, que alberga un archivo de texto codificado en su interior. Este archivo de texto, puede llegar a contener una enorme cantidad de caracteres como podéis comprobar a continuación:

  • Números – Hasta 7.089 caracteres
  • Datos alfanuméricos – Hasta 4.296 caracteres
  • Binario – Hasta 2.953 bytes
  • Kanji/Kana – Hasta 1.817 caracteres

Además, para facilitar la velocidad de lectura, los códigos QR incorporan un sistema de corrección de errores, que se agrupan por niveles para categorizar los datos recuperables.

  • Nivel L 7% de palabras de código se puede restaurar.
  • Nivel M 15% de palabras de código se puede restaurar.
  • Nivel Q 25% de palabras de código se puede restaurar.
  • Nivel H 30% de palabras de código se puede restaurar.

Este sistema del que os hablamos, que permite corregir hasta un 30% de los errores, se usa para que el código QR pueda ser leído por nuestra cámara, aunque resulte dañado o tenga una nitidez escasa. Lo cual, en última instancia, permite una velocidad de lectura casi inmediata. De hecho, como habréis comprobado más de una vez, el acceso al contenido de un código QR es bastante rápido.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,