lg velvet analisis 5

tuexperto RECOMENDADOHace unas pocas semanas, LG sorprendía al mundo con el LG Velvet, un teléfono que da una vuelta de tuerca al catálogo de la marca con uno de los diseños más minimalistas y llamativos que existen actualmente en el mercado. El teléfono llega como lo que es, un modelo de gama media con tecnología 5G que promete ofrecer una experiencia audiovisual de otro nivel, con una pantalla que se acerca a las 7 pulgadas, un sistema de altavoces estéreo y un micrófono que promete estar optimizado para la grabación de ASMR. Todo por un precio que parte de 700 euros y la promesa de contar con 5 años de garantía por parte del fabricante. ¿Logrará LG engancharse nuevamente al mercado de smartphones durante este 2020? He tenido la oportunidad de probar el dispositivo durante 3 semanas para dar respuesta a dicha pregunta. 

LG apuesta por un uso más sostenible de los móviles al ampliar su garantía a 5 años

Ficha técnica

LG Velvet
Pantalla 6.8 pulgadas con resolución Full HD+ y formato 20.5:9
Cámara principal – Sensor principal de 48 megapíxeles y apertura focal f/1.8
– Sensor secundario con lente gran angular de 8 megapíxeles y apertura focal f/2.2
– Sensor de profundidad de 5 megapíxeles y apertura focal f/2.4
Cámara para selfies Sensor principal de 16 megapíxeles y apertura focal f/1.9
Memoria interna 128 GB de tipo UFS 2.1
Ampliación A través de tarjetas micro SD
Procesador Qualcomm Snapdragon 765G
6 GB de memoria RAM
Baterí­a 4.300 mAh con carga rápida
Sistema operativo Android 10
Conexiones Wi-Fi 6, 4G y 5G SA y NSA, NFC, Bluetooth 5.1, GPS, USB tipo C…
SIM nano SIM
Diseño Metal y cristal
Colores: negro, blanco, verde y rosa
Dimensiones 167,1 x 74,1 x 7,85 milímetros y 180 gramos
Funciones destacadas Protección IP68, resistencia militar MIL-STD-810G, sensor de huellas dactilares en pantalla, doble altavoz estéreo, USB tipo C, 5G SA y NSA…
Disponibilidad A partir del 26 de junio
Precio 700 euros

El minimalismo llevado a otro nivel

No es por nada por lo que el LG Velvet es uno de los móviles más bonitos del mercado. Solo hay que verlo para darnos cuenta de lo encantador de su diseño. La culpa de ello la tiene, por un lado, el minimalismo de sus líneas. Y por otro, la carencia de elementos que recarguen el chasis sobre el que se construye el teléfono.

Mi experiencia con el LG Velvet tras tres semanas de uso 1

En la parte frontal del dispositivo nos encontramos con una pantalla que ocupa casi 7 pulgadas. Más allá de la presencia de una muesca en forma de gota de agua, el terminal destaca por contar con un frontal totalmente simétrico. Es cierto que los marcos no son los más pequeños del mercado – probablemente por el tamaño de su altavoz frontal – , pero pocos teléfonos pueden presumir a día de hoy de contar con un frontal simétrico.

Justo a los lados de la pantalla nos encontramos un par de curvas que además de ayudar a mejorar el agarre del teléfono con una sola mano, estilizan aún más el diseño del terminal. Estas mismas curvas están presentes en la parte trasera, donde lo único que se percibe son los tres sensores de las cámaras, el flash LED y el logo de LG. Ya está. Ni módulos de cámara sobredimensionados, ni logotipos que señalen el número de aumentos del zoom óptico ni ningún otro elemento que recargue el diseño de la carcasa trasera fabricada en cristal.

lg velvet analisis 0

Hablando del cristal, los materiales de construcción del LG están basados en cristal y metal. Nada raro hasta ahí. Lo sorprendente del terminal es que pesa tan solo 180 gramos. Repito, 180 gramos. Un móvil con 6,8 pulgadas de diagonal. 

Su peso es tan ínfimo en relación al tamaño que ocupa que parece que no tiene batería incorporada. Y eso es algo que se agradece en un teléfono que acaricia las 7 pulgadas y los 17 centímetros de alto, un tamaño de por sí bastante exagerado incluso para manos grandes como las mías. No es un móvil apto para todos los públicos, aunque personalmente no me ha resultado demasiado incómodo por la relación de aspecto que guarda su pantalla (20,5:9), una relación de aspecto que alarga la altura para acortar la anchura y mejorar así el sujeción.

lg velvet analisis 10

La trasera del teléfono se ensucia con verdadera facilidad. Desde el primer momento recomendamos hacer uso de una funda para proteger el acabado del chasis.

El último punto que me gustaría destacar del terminal es la presencia del estándar IP68 y MIL-STD-810G, lo que nos otorga un cierto grado de seguridad en caso de caída o inmersión en el agua. Eso sí, desde el primer día recomiendo echar mano de una funda o un protector de pantalla. En las tres semanas que he podido usar el móvil he notado pequeñas rozaduras en la pantalla a pesar de conservarlo como oro en paño.

Otro detalle que no puedo dejar pasar por alto tiene que ve con la pulsación de los botones. Cada uno de los cuatro botones que incorpora el LG Velvet en su chasis muestra una pulsación irregular. Por ejemplo, el botón de volumen abajo tiene menor recorrido que el botón de volumen arriba. De hecho, no responde tan bien como este último.

Una pantalla que no deja indiferente a nadie

Después del diseño, lo que más brilla del LG Velvet es su pantalla. En concreto, el teléfono cuenta con un panel de 6,8 pulgadas con tecnología OLED y resolución Full HD+. Más allá de datos técnicos, lo cierto es que la experiencia es realmente positiva, nada nuevo en un teléfono de la marca que aspira a ser un súper ventas.

lg velvet analisis 3

Por una parte, los colores de la pantalla se muestran fieles a los de la realidad, con un punto de contraste y saturación que hereda de la propia tecnología OLED. En cuanto a los niveles de brillo máximo y mínimo, la calibración del panel nos permite ver con total plenitud el contenido de la pantalla en cualquier escenario, tanto en días soleados como en ambientes con poca luminosidad.

Parte de la culpa de esto la tiene el sensor de luminosidad, que además de calibrar en todo momento el nivel de brillo del panel, muestra uno de los funcionamientos más ágiles que he podido probar en un móvil. Normalmente suelo optar por configurar el brillo manualmente. No ha sido así con el LG Velvet, la calibración es perfecta y muy rápida cuando el nivel de luz varía ligeramente.

5 consejos para sacar el máximo partido a tu frigorífico LG

Pero no es oro todo lo que reluce. La pantalla no cuenta con una frecuencia de actualización de 90 ó 120 Hz. No es algo que me preocupe, a decir verdad, pero es un requisito que ya se empieza a exigir en móviles que superan de largo los 500 euros. Aún con todo, la experiencia del panel es buena. No perfecta, pero sí bastante buena.

Experiencia de uso: no es un gama alta pero lo parece

Poco a poco, la distancia entre la gama media y la gama alta se va cada vez haciendo más corta, al menos en términos tangibles. Pero antes de hablar de la experiencia de uso del LG Velvet toca hacer un breve repaso por sus especificaciones técnicas. 

lg velvet analisis 12

El último modelo de la firma surcoreana se presenta con un procesador Snapdragon 765G junto con 6 GB de memoria RAM y 128 GB de almacenamiento interno de tipo UFS 2.1. Comparándolo con otros teléfonos de la competencia lo cierto es que su hoja de especificaciones no tiene nada de destacable. ¿Es esto malo necesariamente? Nada más lejos de la realidad.

Mi experiencia con el LG Velvet tras tres semanas de uso 2

A la izquierda, velocidad de lectura y escritura de la memoria interna. A la derecha, puntuación del teléfono en Antutu Benchmark.

La experiencia de uso con el teléfono ha sido realmente buena tras tres semanas de prueba. El funcionamiento de las aplicaciones ha sido el esperado, así como el cambio entre diferentes actividades. De hecho, el funcionamiento de la capa de personalización de LG me ha sorprendido y para bien. Las transiciones se ejecutan de manera suave y el funcionamiento general del software está muy pulido. Quizá la estética no es la más agradable, ya que cuenta con unas líneas de diseño algo inconsistentes para mi gusto. No obstante, el desempeño es verdaderamente ágil.

software lg velvet

Aspecto de la capa de personalización de LG con modo oscuro activo.

En cuanto al desempeño de los juegos, la experiencia en títulos como el Call of Duty Mobile o el Asphalt 9 ha sido más que satisfactoria. He probado a configurar los dos juegos al nivel máximo de gráficos y no he tenido ningún problema. Sí que he llegado a notar un par de ralentizaciones en un par de momentos puntuales. También he percibido un ligero aumento en la temperatura general del dispositivo hasta unos 38º C. Nada preocupante, por otro lado. 

El apartado fotográfico no está a la altura de un móvil de 700 euros

Llegamos a uno de los puntos más controvertidos del teléfono. Y no es para menos, pues el teléfono replica la configuración de lentes que podemos encontrarnos en móviles se venden a día de hoy por menos de la mitad de lo que cuesta este: sensor principal, gran angular y sensor “de profundidad” para el modo Retrato. El problema no es tanto la configuración de lentes, sino la calidad fotográfica de sus sensores. Comenzando por la cámara principal, cámara que se vale de un sensor de 48 megapíxeles junto con una apertura focal f/1.8.

Mi experiencia con el LG Velvet tras tres semanas de uso 3

Durante el día, los resultados de las imágenes son correctos, con una colorimetría que se ajusta más o menos a los que nuestro ojo percibe y un nivel de detalle decente. En cuanto al rango dinámico del sensor, aquí las carencias de la cámara son algo más notables. En escenarios a campo abierto, la cámara no es capaz de captar todo el color del cielo, probablemente por las limitaciones con el rango tonal. Lo mismo sucede cuando el contraste entre luces altas y sombras se hace patente. He probado a activar el HDR cuando la aplicación me lo sugería y los resultados son aún menos aprovechables, algo que se debe muy probablemente a la falta de optimización de la aplicación de Cámara al tratarse de un terminal de pruebas.

20200627_192929

Imagen sin HDR.

20200627_192919_HDR

Imagen con HDR.

20200627_192839

Imagen sin HDR.

20200627_192854_HDR

Imagen con HDR.

Si hablamos de la fotografía nocturna, las sensaciones son incluso peores. Cuando la luz es escasa, el teléfono tiende a aumentar el valor ISO para obtener mayor luminosidad a costa de perder detalle en los objetos. Lo que obtenemos son imágenes relativamente expuestas con un efecto mantequilla sobre las texturas de las figuras, algo que era de esperar teniendo en cuenta la apertura focal del sensor y el procesado que LG realiza sobre las imágenes en condiciones complejas.

Algo similar sucede cuando activamos el modo Noche, un modo que en este teléfono es prácticamente inservible, ya que apenas levanta las luces incluso con 5 ó 6 segundos de exposición. Estoy seguro de que un mayor tiempo de exposición puede mejorar los resultados. Afortunadamente, el teléfono es compatible con Google Camera, aunque en el momento de realizar las pruebas no existía ninguna versión compatible por no haber salido al mercado de manera oficial.

20200628_022926

Sin modo Noche.

20200628_022950_HDR

Con modo Noche.

20200626_230754_HDR

Sin modo Noche.

20200626_230802

Con modo Noche.

20200626_235450_HDR

Sin modo Noche.

20200626_235431_HDR

Con modo Noche.

Todas estas sensaciones se trasladan al apartado del vídeo. Durante el día, la estabilización electrónica y el autoenfoque muestran un funcionamiento más que decente. No sucede lo mismo durante la noche. A pesar de que la iluminación se mantiene, el sistema de estabilización hace que predomine una “vibración” constante en las imágenes, lo que me hace pensar que el teléfono carece de estabilización óptica. Mención especial al modo Steady Cam, un modo que ayuda a estabilizar aún más los vídeos a costa de recortar los márgenes. El resultado es realmente bueno si lo usamos durante el día en entornos controlados. De lo contrario, notaremos un efecto gelatina propio de la estabilización digital al realizar movimientos bruscos.

Toca hablar de la cámara secundaria. Esta cámara se vale de un sensor de 8 megapíxeles, una lente gran angular de 120º y una apertura de foco f/2.2. Lejos de las características del sensor principal, las sensaciones con esta cámara han sido muy parecidas a las que he tenido con esta última.

20200701_201801

1x

20200701_201757

0,5x

20200704_184347

1x

20200704_184342

0,5x

20200627_192735

1x

20200627_192739_HDR

0,5x

20200625_221643_HDR

1x

20200625_221639_HDR

0,5x

La amplitud de campo de la lente nos permite jugar con la fotografía de paisaje. El enfoque y los colores son correctos, aunque algo más saturados que los colores del sensor principal. Al igual que el sensor principal, la cámara secundaria muestra serios problemas con el rango dinámico, algo entendible si tenemos en cuenta las especificaciones del sensor. Durante la noche, la cámara es menos aprovechable si cabe que la cámara principal, ya que la apertura focal y la resolución no nos permiten obtener imágenes nítidas ni con buena iluminación.

Donde sí me ha sorprendido esta cámara es en el apartado del vídeo. La estabilización con respecto al sensor principal se mantiene, lo que hace que obtengamos un efecto cinematográfico al contar con un campo visual mayor. De hecho, la aplicación de cámara del teléfono nos permite alternar entre las dos lentes en un mismo vídeo sin sufrir cortes ni ralentizaciones. Buen trabajo de LG en este aspecto.

Prueba de cámara con el modo Retrato activo.

La tercera y última cámara del LG Velvet es la que está destinada a mejorar el bokeh de la fotografía de retrato. Esta cámara está constituida por un sensor de 5 megapíxeles y una apertura de foco f/2.4. Francamente, los resultados de las imágenes cuando hacemos uso del modo Retrato son algo irregulares. Si la luz acompaña, el recorte es más o menos acertado, con un nivel de desenfoque algo artificial para mi gusto y una aplicación gradual del bokeh. En interiores o en contraluces, los resultados son bastante más cuestionables, con una inconsistencia en los bordes de los objetos y cuerpos que hace que la foto pierda todo su encanto.

Prueba de la cámara frontal.

¿Y qué hay de la cámara frontal? Aquí la sensación general es muy similar a la del sensor principal, aunque no hay una carencia flagrante. Bien es cierto que el rango dinámico no es el mejor, pero el nivel de detalle y los colores son más que correctos. El modo Retrato que LG aplica sobre las imágenes es bastante acertado, así como la estabilización de los vídeos cuando hacemos uso de la grabación de vídeo de la aplicación. Sí que me hubiese gustado ver una apertura de campo mayor, aunque entiendo que LG recorta de manera nativa la imagen para mejorar el enfoque y la estabilización.

Una autonomía superlativa y una carga rápida que no es rápida

Hablar de un móvil que se acerca peligrosamente a las 7 pulgadas implica hablar de resultados superlativos en lo que se refiere a la autonomía. O al menos eso dice la teoría. Y es que a pesar de que el LG Velvet no cuenta con una batería muy grande para las dimensiones físicas que ocupa (4.300 mAh para ser exactos), los resultados son verdaderamente sorprendentes.

bateria lg velvet

Durante las tres semanas que he podido probar el LG Velvet, la autonomía ha rondado 9 horas y media de pantalla con un día y medio de uso aproximadamente. Si reducimos su uso podemos estirar aún más su autonomía hasta los dos días de uso, con una media de 8 horas de pantalla. Buen trabajo de optimización el de LG en este aspecto, probablemente por la incorporación de un panel OLED y la eficiencia del nuevo Snapdragon 765G.

Donde la compañía no ha hecho un buen trabajo ha sido en el todo lo que tiene que ver con la carga del dispositivo. A pesar de que el fabricante asegura que el terminal es compatible con carga rápida (de 25 vatios, concretamente), lo cierto es que los tiempos de carga son exageradamente altos. Y cuando digo altos me refiero a 2 horas y media para completar una carga de 0 a 100%.

He probado a usar otros cargadores de mayor capacidad y el resultado ha sido similar. De hecho, el amperaje máximo del teléfono no ha llegado a superar los 1,5 amperios tras hacer la prueba con Ampere, una cifra muy alejada de los 3, 4 e incluso 5 amperios que ofrecen otras marcas. Esto puede deberse al propio cargador, bastante sencillo y pequeño para mi gusto y para lo que se espera de un móvil de 700 euros. Vale decir que el teléfono es compatible con carga inalámbrica de hasta 9 vatios, aunque no he podido probar dicha característica al no contar con un cargador compatible.

Lo mejor del LG Velvet es su sonido

Con la presentación de LG Velvet, la compañía surcoreana ha querido poner parte del foco de atención en el sistema sonoro del terminal. Para ser más exactos, el teléfono cuenta con un sistema de dos altavoces estéreo. No voy a nombrar las tecnologías implicadas en este sistema, solo voy a decir que nos encontramos ante uno de los móviles con mejor sonido del mercado. 

lg velvet analisis 7

El volumen es fuerte, tanto que llega a saturar en algunas frecuencias si lo configuramos al máximo. En lo que respecto a la calidad de sonido, el comportamiento de los dos altavoces en las frecuencias medias, altas y bajas es más que correcto. Y es que incluso cuenta con un ecualizador nativo y un modo de sonido denominado 3D Sound, un modo que adapta las frecuencias de los altavoces según el tipo de sonido que reproduzcamos (cine, música, voz…).

ecualizador lg velvet 

Ecualizador nativo de LG.

La otra razón por la que el LG Velvet destaca sobre el resto de teléfonos del mercado es por su micrófono, o mejor dicho, por sus micrófonos. En concreto, el dispositivo se vale de dos micrófonos en la parte superior e inferior que le sirve, por un lado, para separar el ruido ambiente del sonido de la fuente de emisión. Y por otro, para grabar audio ASMR. Sí, has leído bien.

Lo que hace este modo es aumentar la impedancia de los micrófonos para captar la voz con mejor claridad y volumen, además de configurar el formato de grabación en FLAC. Dicho modo puede ser activado a través de las opciones de la grabadora de LG. Ciertamente, la diferencia con respecto al modo de grabación estándar es bastante notoria: los matices son mucho más acentuados y . También he probado a grabar una línea de guitarra y la calidad de audio es realmente buena para ser un simple teléfono móvil, algo que también se aprecia en los vídeos.

Cabe destacar, por último, la incorporación de un puerto de 3,5 milímetros para los auriculares. La mala noticia es que no nos encontramos con unos auriculares en la caja. Nada nuevo, por otro lado, aunque poco entendible si tenemos en cuenta que el apartado sonoro es una de las piezas clave de este LG Velvet.

Conectividad a la altura de las expectativas

El LG Velvet viene acompañado de todo lo que se espera en un teléfono de 700 euros si nos centramos en el apartado de la conectividad. Además de incorporar un módulo 5G compatible con redes NSA y SA de última generación, el dispositivo cuenta con NFC, WiFi 6 de doble banda, Bluetooth 5.1…. La experiencia con todos estos componentes ha sido la correcta y esperada.

El alcance del WiFi y el Bluetooth es correcto, así como la estabilidad de las conexiones y el comportamiento durante largos períodos de uso. En lo que respecta a la cobertura, el nivel alcanzado por las antenas ha sido muy similar a lo que he podido percibir en otros teléfonos con procesador Snapdragon. Esto también se traslada a las antenas del GPS, con un tiempo de respuesta casi inmediato y un posicionamiento muy certero en aplicaciones que hacen uso del geoposicionamiento mediante triangulación.

5 ofertas en teles de LG por menos de 1.000 euros que merece la pena mirar

Otro de los puntos que me gustaría destacar del terminal es la presencia del estándar USB 3.1. Conectando el móvil a un monitor externo vía HDMI o USB tipo C podremos visualizar la interfaz del teléfono como si de un espejo se tratara. También cuenta con un modo Pantalla completa que nos permite convertir la interfaz mostrada en pantalla en un sistema de escritorio muy similar a Windows, con ventanas redimensionables y una gestión mucho más cómoda y orientada a un control por ratón y teclado. Vale decir que este tipo de sistemas es más propio de un móvil de gama alta o gama premium, por lo que en este aspecto el dispositivo se diferencia de lo que podemos encontrar actualmente en la competencia.

LG, ¿por qué te has olvidado de la biometría?

La importancia que LG le ha dado a los sistemas de seguridad del LG Velvet parece ser poca. Por una parte, el teléfono carece de desbloqueo facial, algo que no tiene ningún sentido si tenemos en cuenta que otros terminales de la marca lo integran de serie. Desconozco si la compañía implementará en un futuro un sistema de desbloqueo facial, pero hoy por hoy el teléfono no dispone de ningún tipo de opción relativa al desbloqueo mediante la cara.

Por otro lado, el funcionamiento del sensor de huellas en pantalla deja bastante que desear. Esto es algo que se percibe a la hora de posicionar el dedo encima del sensor: además de ser más lento que otros sensores de la competencia, el porcentaje de acierto no es todo lo alto que se espera de un terminal que parte de los 700 euros. A esto hay que sumarle que el dispositivo no es capaz de reconocer el dedo cuando está húmedo o con un poco de suciedad. He probado a configurar la misma huella un par de veces y el funcionamiento no ha mejorado en exceso. No descarto que la experiencia mejore con futuras actualizaciones, ya que el teléfono cedido por LG está destinado a pruebas. Hoy por hoy, el rendimiento del sensor es bastante pobre, probablemente debido al tamaño su tamaño y tecnología, basada en reconocimiento óptico.

¿Merece la pena comprar el LG Velvet? Conclusiones y precio

Después de ver todos los puntos del teléfono, toca sacar conclusiones, las cuales dependen en buena parte del precio. A fecha de hoy, el teléfono se vende en la tienda oficial de LG por unos 700 euros. ¿Merece la pena desembolsar semejante cantidad de dinero en plena caída de los mercados? Como siempre suelo decir, depende de lo que cada uno busque de un teléfono.

lg velvet analisis 8

En comparativa directa con otras opciones del mercado, el LG Velvet queda muy por debajo si tenemos en cuenta sus especificaciones. El apartado fotográfico tampoco ayuda a levantar las expectativas del teléfono, ni siquiera el aliciente de la conectividad 5G.

Por contra, el teléfono ofrece una experiencia audiovisual a la altura de otros teléfonos que superan los 800, 900 e incluso 1.000 euros. A esto hay que sumarle que la compañía promete proporcionarnos hasta 5 años de garantía en reparaciones, algo que ninguna otra marca ofrece en este momento. Mención especial a la incorporación de la conexión USB 3.1, cuyas posibilidades nos permiten transformar el teléfono en un equipo mucho más productivo y completo al uso. Pero, ¿son estos argumentos suficientes para conquistar un mercado ya de por sí saturado? A decir verdad, se me hace muy difícil recomendar este teléfono en el rango de precios en el que se encuentra.

¿Es un mal dispositivo? Para nada. Pero en el rango de precio en el que nos encontramos no nos podemos permitir ciertas concesiones. Es cierto que nos encontramos ante un móvil muy equilibrado, pero la competencia aprieta y la carrera por ofrecer el mejor móvil de gama media es cada vez más dura. La buena nueva es que los precios de los móviles de LG suelen depreciarse con el tiempo. Por 400 ó 500 euros, el LG Velvet puede ser una buena alternativa a los flagship killers de otras marcas. Aunque la decisión de compra siempre recae sobre el usuario, es decir, sobre vosotros.

Advertisement

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,