Yahoo, el juguete roto del mundo de la tecnología

Quizás los más jóvenes ni siquiera la conozcáis. O solo hayáis oído hablar de ella en películas o en reportajes escritos hace algunos años. Pero Yahoo llegó a ser un gigante de Internet, como lo son ahora Google o Facebook. Este mes cumpliría 25 años. Y podría haberlo hecho como la empresa más grande del mundo. Sin embargo, en 2016 la compañía prácticamente desapareció tras estar agonizando durante varios años. Pero, ¿qué pasó con Yahoo? ¿Cómo pudo pasar una empresa de ser un coloso de Internet a prácticamente desaparecer sin pena ni gloria? Esta es su historia.

Nacimiento y auge

Yahoo nació en enero de 1994 y, como casi todas las grandes empresas de la época, fue fundada por dos estudiantes. Concretamente fueron Jerry Yang y David Filo, dos estudiantes de postgrado de la Universidad de Stanford. Sin embargo, no fue hasta un año y unos meses después cuando Yahoo se convirtió en empresa, el 2 de marzo de 1995.

Yang y Filo consiguieron fondos de Sequoia Capital y crearon una modesta página web con dominio Yahoo.com. Se trataba de un directorio donde aparecían desde temas de negocios y economía hasta noticias de arte, salud y deportes. Es decir, era como una guía de teléfonos de noticias, llena de textos y sin prácticamente imágenes (como la gran mayoría de webs de la época). Sin embargo, tenía algo un elemento que posteriormente se ha convertido en la clave de la web: un buscador. Este permitía encontrar textos con facilidad entre todos los que almacenaba la web.

la historia de Yahoo pagina inicial

Al igual que otros proyectos, el directorio de Yahoo empezó a utilizarse solamente en un entorno universitario. Pero al poco tiempo el proyecto de Yang y Filo se expandió a internautas de todo el mundo y comenzó a crecer.

Para finales de ese mismo año Yahoo ya había cogido cierta fama y su tráfico web sobrepasaba las 100.000 visitas diarias, superando por mucho a otros portales similares. Cuatro años después el portal registraba más de 167 millones de visitas al día. Así pues, la compañía fue introduciendo nuevos servicios, como los juegos online, un sistema de mensajería instantánea, lo que hoy podría denominarse red social o su conocido servicio de correo electrónico.

Tal fue el ascenso de Yahoo que, durante la conocida como “Burbuja de las punto-com”, sus acciones alcanzaron un máximo histórico de 118.75 dólares por acción. La empresa llegó a estar valorada en más de 120.000 millones de dólares.

Oportunidades perdidas y malas decisiones

la historia de Yahoo el principio del fin

En 1998 un servicio llamado Google empezó a coger cierta notoriedad en la red. El buscador creado por Larry Page y Sergey Brin consiguió atraer a muchos usuarios y su popularidad estaba creciendo, aunque todavía estaba a años luz de poder ser competencia de Yahoo.

Tanto fue así que Page y Brin le ofrecieron su buscador a Yahoo por un millón de dólares. Yahoo lo rechazó porque, según sus creadores, Google tenía una filosofía opuesta a la de su portal. Posiblemente el mayor error de la historia de Yahoo.

Un error que, por cierto, se volvió a repetir unos años después. En 2002, cuando Google ya había cogido velocidad de crucero y estaba creciendo a pasos agigantados, Yahoo les ofreció 3.000 millones de dólares. Los responsables del buscador contraofertaron y pidieron 5.000 millones de dólares. Los gestores de Yahoo consideraron que era demasiado dinero y no subieron su oferta, así que no hubo compra. Otra oportunidad perdida de Yahoo para hacerse con la que actualmente es la segunda empresa más valiosa del mundo.

Pero tan convencidos estaban los gestores de Yahoo de que lo habían hecho bien, que volvieron a repetir el error con otra de las empresas más potentes del panorama actual. En 2006 Yahoo intentó comprar Facebook por 1.000 millones de dólares. Mark Zuckerberg rechazó la oferta, pero algunos de los implicados en la negociación aseguran que los inversores de Facebook habrían obligado a Zuckerberg a vender su red social si Yahoo hubiese ofrecida una cantidad superior a los 1.100 millones de dólares.

la historia de Yahoo compra Microsoft

Las malas decisiones no se limitaron al departamento de “compras” de otras empresas. En 2008, cuando la empresa todavía tenía bastante presencia, Microsoft ofreció nada menos que 40.000 millones de dólares por ella. Los responsables de Yahoo lo consideraron una cantidad insuficiente, así que la operación no se llevó a cabo.

Caída en picado que nadie pudo evitar

Yahoo comenzó a ser conocido gracias a su buscador, al que fue asociando todo tipo de contenidos. Los usuarios amaban el buscador de Yahoo, así que era el sitio ideal para que todo tipo de anunciantes pusieran sus banners publicitarios. Y es precisamente con eso, con la publicidad, con lo que Yahoo se llenó los bolsillos. Pero cometió el error de descuidar su buscador.

Con el paso de los años el buscador de Yahoo pasó de ser genial para los usuarios a ser genial solo para los intereses de Yahoo. Además, como comentábamos antes, en 1998 llegó Google, un buscador que era claramente superior al de Yahoo (y a cualquier otro que hubiera en ese momento). Pero a Yahoo no parecía importarle tener un buscador de cuestionable calidad, ya que los ingresos por publicidad online seguían siendo muy altos.

Sin embargo, en 2007 un movimiento de Google lo cambió todo. La compañía de Page y Brin compró DoubleClick, una startup de gestión de publicidad que hizo que Google se comiera un gran trozo del pastel de la publicidad online que tenía Yahoo.

la historia de Yahoo buscador

A partir de ese momento la caída de Yahoo fue imparable. Y eso que los responsables de la empresa contrataron a conocidos CEOs para ver si eran capaces de salvar la situación.

Pero quizás el caso más sonado fue el de Marissa Mayer, que llegó a la empresa en el 2012 procedente de su máximo rival, Google. La ejecutiva llevó a cabo un ambicioso plan de reestructuración y reposicionamiento de la empresa, para el que contó con un presupuesto de 2.000 millones de dólares.

El comienzo de Mayer en Yahoo fue esperanzador. En 2013 el tráfico de Yahoo creció un 20% y la empresa llegó a comprar hasta 34 startups para mejorar sus servicios. Pero ni aún así se consiguió enderezar el rumbo de la empresa, cayendo de nuevo sus ingresos en enero del 2014.

Y para acabar de rematar las pocas esperanzas que había puestas en el resurgir de Yahoo, el robo de cerca de mil millones de cuentas de correo, uno de los pocos servicios rentables que le quedaban, acabó de rematar el hundimiento de Yahoo.

Venta a Verizon por 10 veces menos

la historia de Yahoo compra de Verizon

Yahoo ya estaba moribunda cuando Verizon, en 2016, se hizo con con ella por apenas 4.400 millones de dólares (recordad que en 2008 Microsoft ofreció 40.000 millones de dólares). Con este importe compró la opción de utilizar el nombre (que se ha conservado) y sus servicios más importantes, como son Yahoo Mail, Yahoo Noticias y Yahoo Respuestas.

Lo único que le quedó a la corporación original de Yahoo (que, por cierto, ahora se llama Altaba) fueron Yahoo Japan, que se gestionó de forma independiente y tiene un éxito arrollador en el país nipón, y un 15% del gigante chino Alibaba, una de las pocas inversiones en las que sí acertaron.

Sin duda un final más que infeliz para una compañía que podría, de haber acertado en algunas decisiones clave, ser hoy en día la empresa más importante del mundo.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...