Canon EOS-1D X Mark III, fotografías de muestra y toma de contacto-06

Es cierto que el foco de atención está puesto en las cámaras sin espejo, pero eso no quiere decir que las réflex hayan desaparecido del mercado. La Canon EOS-1D X Mark III es la prueba de ello, llega para contradecir a todos aquellos que daban por muertas a las cámaras réflex. Además, aparece en un momento más que oportuno, los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 están a la vuelta de la esquina. Pero, ¿tendrá todo lo necesario para alzarse con el oro? Para contestar a esta pregunta y, a muchas otras, la gente de Canon nos llevó a un puñado de medios a la Sierra de San Pedro en Extremadura, donde la pondríamos a prueba con la fauna y flora del lugar.

Canon EOS-1D X Mark III, FICHA TÉCNICA

Camon EOS-1DX Mark III
Sensor 36 x 24 mm CMOS de 20.1 megapíxeles efectivos
Procesador Digic X
Sistema de enfoque Por detección de fase con sensor AF dedicado y 191 puntos AF; 155 tipo cruz
Visor Pentaprisma con cobertura del 100% y ampliación de 0,76%
Ampliación 100-102.400 (hasta 819.200 en modo ampliado)
Velocidad de disparo 16 fps (20 con live view)
Rango de medición EV -4 a 21
Estabilizador de imagen No (compatible con Movie Digital IS)
Almacenamiento Doble ranura CFexpress 1.0 Type B
Formatos de imagen JPEG, HEIF y RAW (RAW/C-RAW)
Conexiones WiFi 2.4GHz IEEE802.11b/g/n, Gibabit Ethernet 802x, posibilidad de adaptador WFT-E9, GPS, GLONASS
Dimensiones 158 x 167.6 x 82.6 milímetros y 1.440 gramos
Vídeo Múltiples formatos con y sin Canon Log, RAW 5,5k
Batería LP-E19, (hasta 2.850 imágenes)
Precio 7.420 euros con CFexpress de 64GB, lector de tarjetas y estuche de accesorios

Canon EOS-1D X Mark III, una réflex para gobernarlas a todas

En el apartado técnico la Canon EOS-1D X Mark III llega destinada al podio, puede parecer pretencioso, pero estamos hablando de una más que esperada renovación y que cumple en ficha técnica con todo lo que se esperaba. Según Canon llega con 102 mejoras, no vamos a detallarlas todas, porque esto se alargaría demasiado, pero si hablar de las más importantes. Para abrir boca, los puntos de enfoque se han multiplicado, tiene tres veces más que su antecesora y con ello puede enfocar más rápido y con mayor precisión, es una característica pensada para la fotografía de naturaleza o deporte. Además, la ráfaga ahora es de 20 fotografías por segundo en modo Live view y de 16 fotografías por segundo utilizando el visor óptico. Si esto no os dice mucho, quedaros con que puede procesar hasta 1000 RAWs.

Canon EOS-1D X Mark III, fotografías de muestra y toma de contacto-05

Llega con un sensor de nueva generación, CMOS de 20,1 megapíxeles. Le acompaña el procesador Digic X, también nuevo, y todo esto da como resultado una réflex capaz de procesar las 1000 imágenes en formato RAW que comentábamos, pero que también puede grabar en RAW de 12 bits. Pero como guinda para este pastel, está la novedad del 5,5K en formato CRM de 12 bits y que, además, podemos trabajar con el Canon Log Gamma. Para quien no sepa que es esto, es el perfil que se utiliza para la posterior corrección de color y con el que trabajan las cámaras pensadas para cine de Canon. Aunque esto no es todo la Canon EOS-1D X Mark III también es compatible con Movie Digital IS, que permite estabilizar las tomas como si de un estabilizar óptico se tratase, aunque la nueva réflex de Canon no lleve esta estabilización.

Canon EOS-1D X Mark III, fotografías de muestra y toma de contacto-07

Todas estas especificaciones técnicas dan como resultado que Canon haya abandonado las microSD en la Canon EOS-1D X Mark III. Todas las fotografías y vídeos que hagamos se guardaran en las nuevas tarjetas CFxpress. Sí, otro formato más de tarjetas al que acostumbrarnos, pero tiene su razón de ser. Estas tarjetas no sufren de cuellos de botella a la hora de guardar archivos (recordad los 1000 RAW y vídeo 5,5K) ofrecen tasas de escritura y lectura superiores, además de ser más estables. Podemos introducir dos tarjetas en la Mark III, utilizar una cómo copia de seguridad de la principal o guardar lo que hagamos en las dos indistintamente. La conectividad también ha sufrido mejoras y cambios, llega con USB C, WiFi y Bluetooth de ultima generación.

Canon EOS-1D X Mark III en mano y lista para disparar

La Canon EOS-1D X Mark III es una cámara profesional y como tal, está acostumbrada a manos expertas. Su diseño, botones y las múltiples opciones consiguen abrumar a cualquier fotógrafo aficionado. No es una cámara para todos los bolsillos, ni para todas las manos o, al menos, esto creía. Os seré sincero, no soy un fotógrafo profesional, pero quería poner a prueba mis conocimientos. Sí, manejar esta cámara suponía un reto que tenía que superar. Y, spoiler, creo que lo conseguí y las imágenes que veréis en este artículo lo confirmarán.

Canon EOS-1D X Mark III, fotografías de muestra y toma de contacto-02

Es una cámara pesada y robusta, hecha para condiciones y situaciones extremas, al tenerla en mano nos damos cuenta de ello. Su tamaño y peso pueden, en un principio, parecer excesivos, pero tenemos que tener en cuenta lo que tenemos entre manos. Pese a todo, una vez te familiarizas con la Canon EOS-1D X Mark III la cosa cambia. Y, es que la empuñadura juega un papel enorme a la hora de manejar esta réflex, es cómoda y ergonómica, permite sostener la réflex sin ningún tipo de miedo.

Canon EOS-1D X Mark III, fotografías de muestra y toma de contacto-01

Además, esta empuñadura la encontraremos tanto vertical como en horizontal. Al ser doble, permite sujetar con total comodidad en cualquier tipo de situación y los botones la acompañan. Sí, es un diseño heredado y que ya hemos visto en la Mark II, pero el perfeccionamiento salta a simple vista. En el cuerpo de la Canon EOS-1D X Mark III también tenemos una pantalla, no es abatible y aunque esto podría ser un punto en contra, al preguntar a Óscar Mateo (Canon Professional Service Manager) me comentó que al final todo está pensado para durar y tener piezas móviles no cumpliría los estándares a los que tiene que llegar esta réflex.

Canon EOS-1D X Mark III, fotografías de muestra y toma de contacto

La pantalla es de 3,2 pulgadas, su nivel de brillo, contraste y nitidez es sobresaliente. La respuesta táctil también está a la altura, no he sentido ningún tipo de retraso a la hora de pulsar para enfocar o al ampliar para ver el detalle de una fotografía. Encima de esta pantalla se encuentra el visor, tradicional y no electrónico que además de su fiabilidad consigue ahorrar batería, aunque de esto la Canon EOS-1D X Mark III va bien servida. En lo demás, tenemos una botonera completa que permite cambiar múltiples opciones sin necesidad de ir a los menús, una pantalla secundaria en la parte superior que muestra los diferentes parámetros y luego las diferentes tapas que dan paso a los puertos y a las baterías.

Fotografía de naturaleza con la Canon EOS-1D X Mark III

Canon EOS-1D X Mark III, fotografías de muestra y toma de contacto-11

Antes de llegar al Millarón, nos dimos cuenta del lugar donde nos encontrábamos. Esta localización exclusiva alberga una cantidad importante de fauna y flora. Los caminos sinuosos y sin rastro de vehículos nos indicaban lo alejados que estaríamos de la civilización, un lugar perfecto para la fotografía de naturaleza. Nuestra misión era poner a prueba la Canon EOS-1D X Mark III tratando de fotografiar al ciervo ibérico y a la majestuosa Águila imperial ibérica. Para ello nos equipamos con objetivos acordes a la tarea, en primer lugar, un 400 milímetros y salimos en busca de los ciervos antes de que nos diese la noche.

Canon EOS-1D X Mark III, fotografías de muestra y toma de contacto-10

La aventura fue fructífera, conseguimos ver ciervos a una distancia prudente, era el momento de comenzar a fotografiarlos. Con una respuesta casi instantánea la Canon EOS-1D X Mark III mantenía el foco perfectamente en todo momento y es más sorprendente si tenemos en cuenta que nos encontrábamos dentro de un 4×4 y transitando un camino plagado de baches y obstáculos. Y, lo que verdaderamente llama la atención es la calidad de las fotografías en manos de alguien que no está acostumbrado a este tipo de situaciones. Aproveché la ráfaga en todo momento, tal y como nos indicó Antonio Liébana (Fotógrafo de naturaleza) hay que exprimir al máximo esta funcionalidad. El resultado lo podéis ver en las imágenes de muestra que os dejo, debéis tener en cuenta la compresión de la web y que los modelos que probamos no son los finales; pero incluso así es apreciable la gran calidad de las fotografías.

Canon EOS-1D X Mark III, fotografías de muestra y toma de contacto-12

La mañana siguiente con la Canon EOS-1D X Mark III y el objetivo de 600 milímetros ya montado nos dirigimos al hide donde esperaríamos a el Águila imperial ibérica. Para que se acercase, se le colocaron unos perfectos trozos de conejo. Tras una espera no muy larga, hizo su aparición. En ese instante, empezó la carrera, a diferencia de los ciervos, esta ave es más recelosa y caprichosa, podía estar posada tres horas como un par de minutos. Así que con prisa comenzamos a hacer fotografías. La distancia a la que estábamos era respetable, los 600 milímetros me permitían tener un margen de movimiento pequeño y los nervios del momento eran cruciales, pero, de nuevo, la precisión del enfoque y la ráfaga consiguieron que pudiese llevarme fotografías que sorprenden a simple vista.

Canon EOS-1D X Mark III, fotografías de muestra y toma de contacto-13

Entre los dos eventos de mayor importancia, ciervo y Águila imperial ibérica, también fotografiamos aves menores. El procedimiento fue el mismo que con los ciervos, la Canon EOS-1D X Mark III y el objetivo de 400 milímetros. En esta situación pusimos a prueba el seguimiento de ojos y cabezas, se comportó como esperábamos. Era capaz de identificar sin mucho problema, aunque los movimientos de los pájaros eran impredecibles y rápidos. En la mayoría de situaciones en las que apretaba el disparador, el foco estaba donde tenía que estar y el resto de situaciones, seguramente se hayan debido a falta de reflejos. Y, pese a sonar repetitivo, el enfoque es excepcional. En esta situación me guié tanto por la pantalla como por el visor óptico, este último siempre en funcionamiento por lo que no existía ningún tipo de retraso a la hora de hacer las fotografías.

Canon EOS-1D X Mark III, fotografías de muestra y toma de contacto-14

Canon EOS-1D X Mark III, la réflex del momento

Canon EOS-1D X Mark III, fotografías de muestra y toma de contacto-06

La Canon EOS-1D X Mark III deja el listón bien alto para fotógrafos profesionales. No es una cámara para aficionados ni para novatos, eso está claro. Siempre he escuchado que la cámara no hace al fotógrafo y coincido con esta premisa, puesto que se necesitan unos conocimientos a la hora de manejar una réflex de este estilo. Pero al mismo tiempo me queda la impresión de que al tener esta cámara en mano, todos los momentos son los adecuados para disparar. Que incluso llegarían a compensar una posible falta de experiencia o desconocimiento. Lo que ha hecho Canon es una herramienta para manos expertas que sepan exprimir todas y cada una de sus funcionalidades, personas capaces de prever la foto antes de hacerla, que calculen todos los parámetros en menos de un instante y consigan resultados excepcionales.

Y además lo hace en un año (2020) que llega plagado de eventos deportivos donde este tipo de fotógrafos pueden sacarle buen rendimiento. Los Juegos Olímpicos y la Eurocopa están a la vuelta de la esquina.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre... ,