analisis samsung galaxy a51 12

tuexperto RECOMENDADODurante la presentación de los Galaxy A51 y A71 Samsung lanzaba el dato: el Galaxy A50 ha sido el móvil de gama media más vendido en España durante 2019. Un año después, la compañía afianza su apuesta con el Galaxy A51, un terminal que viene a renovar parte del diseño del modelo original. También sus especificaciones, aunque en menor medida que el diseño. ¿Será suficiente para volver a conquistar el mercado español de 2020? Lo veremos a continuación.

Ficha técnica

Samsung Galaxy A51
Pantalla 6,5 pulgadas con resolución Full HD+ (2.400 x 1.080 píxeles), ratio 20:9 y tecnología Super AMOLED
Cámara principal Sensor principal de 48 megapíxeles y apertura focal f/2.0
Sensor secundario con lente gran angular de 12 megapíxeles y apertura focal f/2.2
Sensor terciario con lente macro de 5 megapíxeles y apertura focal f/2.4
Sensor cuaternario de 5 megapíxeles y apertura focal f/2.2 para funciones destinadas al cálculo de profundidad
Cámara pasa selfies Sensor principal de 32 megapixeles y apertura focal f/2.2
Memoria interna 128 GB de tipo UFS 2.0
Ampliación Hasta 512 GB a través de tarjetas micro SD
Procesador y memoria RAM Samsung Exynos 9611
GPU Mali-G72 MP3
4 GB de RAM
Batería 4.000 mAh con carga rápida de 15 W
Sistema operativo Android 10 bajo Samsung One UI 2.0
Conexiones WiFi 802.11 a/b/g/n/ac, Bluetooth 5.0, NFC, GPS + GLONASS , minijack para los auriculares y USB tipo C
SIM Dual nano SIM
Diseño Policarbonato
Colores: azul y negro
Dimensiones 158,5 x 73,6 x 7,9 milímetros y 172 gramos
Funciones destacadas Sensor de huellas en pantalla, carga rápida de 15 W, Android 10 y NFC para pagos móviles
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio Desde 370 euros

Diseño: volviendo a la senda del plástico (con clase)

Samsung ha apostado una vez más por el plástico como material de construcción principal, un plástico que se hace patente conforme agarramos el teléfono. Su ínfimo peso, de tan solo 172, ha dejado con la boca abierta a más de uno (incluido a mí), sobre todo si tenemos en cuenta su tamaño: 15,8 centímetros de alto y 7,3 de ancho. Más me ha sorprendido aún su grosor, de tan solo 7,9 milímetros, con una batería que no destaca precisamente por ser pequeña.

Análisis del Samsung Galaxy A51, el candidato a superventas de 2020 1

Las sensaciones en la mano, lejos de las de la serie S, no son nada desagradables. Sí que se echa de menos algo de robustez, sobre todo en los laterales del teléfono. Bien es cierto que el plástico es bastante más resistente a caídas que el cristal, pero la duda en torno a la pintura que cubre el plástico me hace preguntarme si el teléfono acabará pelado con el curso del tiempo. Cabe señalar que teléfonos del mismo rango de precios optan por aluminio y cristal como materiales de construcción, aunque el peso y el grosor se ven incrementados de manera significativa.

galaxy a51 4

Si nos ceñimos meramente al aspecto del teléfono, su parte trasera luce como la que más. El recubrimiento aplicado sobre la carcasa logra cualquier haz de luz en los tres colores primarios, logrando un efecto bastante llamativo. Trasladándonos a la parte delantera, el teléfono se vale de un panel de nada menos que 6,5 pulgadas con un volumen de ocupación del 92%. Esto se debe a la muesca en forma de isla implementada dentro del propio panel y al reducido grosor del marco inferior.

galaxy a51 2

Con todo, el Galaxy A51 no es un móvil apto para todas las manos. El ratio de su pantalla, con una relación de aspecto de 20:9, provoca que la mayoría de elementos situados en la parte superior de la interfaz queden poco accesibles, aunque esto se palia en parte por One UI, la capa de personalización de la firma asiática.

Lo mejor del teléfono: su pantalla

Es un hecho: Samsung fabrica las mejores pantallas de teléfonos móviles. El Samsung Galaxy A51 no es una excepción. Si nos remitimos a los datos técnicos, la pantalla del terminal está conformada por un panel de 6,5 pulgadas con resolución Full HD+ y tecnología AMOLED. La experiencia con el terminal ha sido de sobresaliente.

Análisis del Samsung Galaxy A51, el candidato a superventas de 2020 2

Como suele ser habitual en los paneles con tecnología AMOLED, la calibración de los colores cuenta con algo de saturación por defecto, aunque es algo que podemos modificar a posteriori desde los ajustes del dispositivo. Personalmente encuentro acertada esta calibración por parte del fabricante.

Si hablamos del nivel de brillo, el panel cuenta con un brillo máximo y mínimo que nos permite visualizar el contenido de la pantalla tanto en exteriores como en interiores. El nivel de brillo mínimo es bastante bajo, algo que se agradece si estamos en una habitación a oscuras. Para disfrutar del nivel máximo de brillo tendremos que activar el brillo automático, cuyo comportamiento durante las tres semanas de uso ha sido más que correcto.

galaxy a51

La guinda del pastel a la pantalla del teléfono la pone el software. One UI cuenta con toda una ristra de funciones que nos permiten realizar acciones tales como personalizar la pantalla Always On Display, agregar accesos directos en los márgenes Pantalla Edge mediante o reducir la sensibilidad del panel táctil para evitar toques accidentales. El funcionamiento de esta última función, por cierto, no ha sido el que cabría esperar, pues en más de una ocasión la pantalla ha detectado pulsaciones no provocadas en el teclado y los botones de interacción. Esto se debe, probablemente, a la ligera curvatura que acompaña los bordes del teléfono.

Experiencia de uso: volviendo a los tiempos oscuros del lag

No es algo que me esperara en absoluto, pero las sensaciones con el teléfono no han sido todo lo buenas que pueden ser en un producto que supera los 360 euros de precio base. La experiencia general con el software del dispositivo ha sido un tanto desastrosa, provocado probablemente por una versión de One UI poco optimizada y unas especificaciones algo limitadas.

analisis samsung galaxy a51 5

Antes de entrar en materia, conviene conocer el hardware del terminal, constituido por un procesador Exynos 9611 junto con 4 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento de tipo UFS. La carencia más significativa que nos encontramos en sus especificaciones viene de la mano del procesador. El Exynos 9611 calca la estructura y base del Exynos 9610, un procesador que modelos como el Galaxy A50 estrenaron el año pasado. La diferencia principal se halla en el soporte de sensores de cámara de hasta 64 megapíxeles. En términos de eficiencia y potencia los datos no difieren en absoluto.

Otra de las carencias que nos encontramos con el dispositivo la hallamos en el tipo de memoria. UFS 2.0 es la tecnología de la que bebe el almacenamiento interno del Galaxy A51. En este rango de precios podemos encontrar teléfonos con memorias de tipo UFS 2.1 e incluso 3.0. Un dato: el Samsung Galaxy S7 fue el primer móvil de la compañía con una memoria de tipo UFS 2.0. Han pasado cuatro años desde entonces.

antutu galaxy a51 ufs

Resultados del Samsung Galaxy A51 en Antutu y AndroBench.

Fuera de las especificaciones técnicas, la sensación generalizada es que el teléfono va un paso por detrás de nuestras acciones. A lo largo y ancho de todo el sistema se nota una ralentización general que afecta a la apertura de aplicaciones, la interacción con menús y el uso de la multitarea. A la hora de acceder a aplicaciones como Twitter, Instagram o Slack, las animaciones de apertura son lentas e inconsistentes.

Dentro de las aplicaciones, la experiencia no mejora demasiado: lentitud a la hora de deslizarnos entre el contenido o de interactuar con determinados elementos de software. Si nos aprovechamos de la multitarea, el intercambios entre diferentes aplicaciones es poco ágil: las actividades tardan demasiado en responder y lo hacen torpemente. Aunque sin lugar a dudas la aplicación que se lleva la palma es la de cámara.

Durante las tres semanas de uso la experiencia con esta ha sido caótica, demasiado, diría. El cambio entre las distintas lentes es lento. También lo es el tiempo de respuesta a la hora de activar determinadas funciones. En más de una ocasión, de hecho, la aplicación ha generado un error de Forzar cierre que me ha obligado a reiniciar por completo el sistema.

analisis samsung galaxy a51 9

Si hablamos de la experiencia en juegos, tales como Asphalt 9 o Call of Duty Mobile, la sensación general es algo más positiva, lo que me hace pensar, por otra parte, que nos encontramos ante un problema de optimización. El nivel de FPS es estable si optamos por una configuración de gráficos media.

En CoD Mobile, por ejemplo, podemos optar por una configuración más avanzada debido, en gran parte, a su buena optimización. En juegos con más recursos, como el mencionado Asphalt 9, tendremos que conformarnos con una calidad gráfica media. La conclusión es que no es un móvil para jugar a lo último de lo último, aunque no tendremos ningún problema si optamos por calidades de gráficos medias.

Funciones interesantes del Samsung Galaxy A51

Análisis del Samsung Galaxy A51, el candidato a superventas de 2020 3

  • Filtro de luz azul
  • Carga rápida con posibilidad de desactivación
  • Carpeta segura
  • Modo noche
  • Pantalla Edge
  • Sensibilidad táctil para ajustar la sensibilidad de la pantalla
  • Tecla de Bixby personalizable con acciones y aplicaciones
  • Game Launcher
  • Mensajería Dual para usar dos cuentas de WhatsApp, Facebook, Instagram…
  • Pantalla Always on Display
  • Modo de uso a una mano
  • Sistema de gestos personalizable

Apartado fotográfico a la altura de la gama media de 2020

Primero diseño. Después pantalla. Ahora le toca el turno a la cámara, apartado que se lleva la palma junto con los anteriormente mencionados. Primero, por versatilidad, y segundo, por experiencia general (si obviamos la experiencia con la aplicación de cámara). Hagamos un repaso por su hardware antes de entrar en materia.

analisis samsung galaxy a51 10

Cuatro cámaras, constituidas por cuatro sensores de 48, 12, 5 y 5 megapíxeles es lo que nos encontramos en el módulo de la cámara trasera. Mientras que el sensor de 48 megapíxeles hace las funciones de cámara principal, el resto de sensores cuentan con lentes gran angular y macro para aportar mayor versatilidad al conjunto. El cuarto y último sensor está destinado, en teoría, a mejorar la profundidad de las imágenes tomadas bajo el mod0 Retrato (Enfoque selectivo, como lo llama Samsung).

Si hablamos del sensor principal, los resultados en la mayoría de situaciones son bastante fieles a la realidad, a menos que recurramos a la función Optimizador de escenas, una función que aporta a las fotografías un extra de contraste, definición y saturación. En este aspecto los resultados son bastante llamativos, aunque algo alejados de la realidad. Personalmente creo que aporta valor añadido.

Volviendo al modo tradicional de fotografía, las sensaciones durante el día son positivas. En ambientes con buena luz la calibración de los colores y la definición de las distintas figuras son lo esperado en un sensor de semejante resolución. La mala noticia es que no podemos capturar fotografías de 48 megapíxeles, o al menos la opción no se encuentra visible al público. Las imágenes resultantes en modo Automático y modo Profesional son de 12 megapíxeles (3.000 x 4.000 píxeles).

Modo normal frente a modo Optimizador de escenas

¿Y qué hay de la fotografía nocturna? En situaciones donde la luz es escasa es donde empiezan a relucir las carencias del sensor principal, que recordemos, se vale de una apertura focal f/2.0. Aunque el modo Noche logra levantar parte de las luces del entorno, el excesivo procesado de las imágenes hace que obtengamos escenas sobreexpuestas y ruido en determinadas partes de la instantánea. A pesar de ello, los resultados dentro de entornos controlados (edificios, calles, monumentos…) son salvables.

Estas misma sensaciones se trasladan en el apartado del vídeo, donde lo que más destaca es el trabajo del estabilizador. El auto enfoque es bastante eficaz. También el modo Superestabilización, donde perdemos algo de calidad a costa de reducir las vibraciones de las imágenes.

Nos trasladamos al sensor de 12 megapíxeles con lente gran angular. Las imágenes obtenidas a través de este son más llamativas aún si cabe que las imágenes captadas por el sensor principal. No solo por el nivel de apertura (123º), también por el procesado de las imágenes. Comparado con el procesado del sensor principal, los resultados del sensor secundario son mucho más contrastados y saturados, incluso si omitimos la función Optimizador de escenas. Desconozco el motivo de esta elección, aunque logra lo que se propone: sorprender a primera vista.

Donde el sensor no sorprende positivamente es en escenas con baja luminosidad. ¿El motivo? Su apertura focal: f/2.2. Definición de figuras y objetos deficiente, iluminación escasa y cierta aberración cromática. Nada que otros fabricantes no sufran en sus respectivos modelos de gama media e incluso de gama alta.

Fotografía angular frente a fotografía estándar

Pasamos al sensor macro, un sensor cuya principal y única función es la de hacer fotografía a corta distancia del objetivo principal. Los resultados nuevamente son bastante llamativos si nos movemos en entornos con buena iluminación. Insectos, prendas de vestir, hojas, comida… Experimentar con esta lente puede darnos mucho juego si hacemos incursiones durante el día, dado que la resolución y la apertura del sensor no permiten obtener buenos resultados durante la noche.

Fotografías tomadas con el sensor con lente macro

Toca hablar del cuarto y último sensor. No cuenta con función independiente, sino que asiste al sensor principal para obtener mejores resultados en fotografías capturas en modo Retrato. Como suele ocurrir con los terminales de la firma surcoreana, el trabajo a la hora de definir el límite de los cuerpos y marcar el desenfoque es deficiente. Esto es especialmente perceptible en cabellos sueltos o en accesorios que acompañan el cuerpo del sujeto principal. Gafas de sol, pendientes, bufandas…

Fotografías de la cámara frontal

Pasamos finalmente a la cámara delantera, una cámara que se vale de un sensor de 32 megapixeles y apertura focal f/2.2. Sorprende la apertura del sensor y el buen procesado de las caras a través de los distintos modos de la aplicación. Buena definición, una saturación correcta y un procesado de la piel inexistente, algo que se agradece teniendo en cuenta las tendencias actuales en móviles de procedencia china.

Modos de cámara del Samsung Galayx A51

Análisis del Samsung Galaxy A51, el candidato a superventas de 2020 4

  • Modo Comida
  • Modo Noche
  • Modo Panorámica
  • Modo Pro
  • Modo Enfoque dinámico (modo retrato)
  • Modo Foto
  • Modo Vídeo
  • Modo Macro
  • Modo Superlenta
  • Modo Cámara lenta
  • Modo Cámara rápida

Opciones de cámara del Samsung Galaxy A51

Análisis del Samsung Galaxy A51, el candidato a superventas de 2020 5

  • Optimizador de escenas
  • Sugerencias de composición
  • Detección de defectos
  • Fotos animadas
  • Mantener pulsado Cámara para (Sacar una foto, Hacer una ráfaga, Crear GIF)
  • Opciones de guardado (Imágenes HEIF, Corrección súper gran angular, Corrección de forma selfie)
  • Opciones avanzadas de grabación (Vídeo de alta eficiencia, Vídeo HDR10+)
  • Estabilización vídeo
  • HDR Tono enriquecido
  • AF con seguimiento
  • Imágenes como en vista previa
  • Cuadrícula
  • Etiquetas de ubicación
  • Modos de cámara
  • Métodos de disparo (Pulsar botón Volumen, Control de voz, Botón Cámara flotante, Mostrar palma)
  • Inicio rápido
  • Revisión rápida

Biometría: aún queda por mejorar

Por segundo año consecutivo Samsung ha optado por integrar un sensor de huellas dactilares bajo la pantalla en su gama media.

La experiencia con este es algo agridulce. La animación que precede al proceso de desbloqueo cuenta con un ligero retraso que entorpece aún más el tiempo total. Tampoco el porcentaje de acierto es el más elevado de todos, algo que tiene fácil solución si registramos la huella un par de veces.

Al sensor de huellas en pantalla le acompaña un sistema desbloqueo facial basado en la cámara frontal. De nuevo las sensaciones son algo agridulces, precisamente por el porcentaje de acierto y la velocidad de respuesta. En ambientes oscuros, por cierto, el desbloqueo se hace inservible, lo que nos obligará a recurrir a la huella.

Autonomía para todo el día con algún que otro pero

La autonomía del Samsung Galaxy A51 comparada con la de su antecesor no evoluciona de manera reseñable, probablemente porque nos encontramos con la misma capacidad de batería: 4.000 mAh para ser exactos.

La experiencia ha sido satisfactoria, llegando al día completo con uso de aplicaciones como WhatsApp, Slack, Telegram, YouTube o Feedly. Mención especial al modo de Ahorro con el que cuenta el teléfono: en porcentajes por debajo del 20% logra extender la autonomía unos cuantos minutos cuando no contamos con un cargador a mano.

bateria galaxy a51 horas pantalla

One UI 2.0 no permite obtener gráficas de autonomía a partir de la última carga, sino que separa los resultados por días de la semana.

Volviendo al apartado de la autonomía, la media total de horas de pantalla ha sido de 7 horas y 15 minutos, una media más que digna si tenemos en cuenta el tamaño de pantalla del dispositivo, pero que podría mejorar por un factor que le hace perder enteros: la cobertura, de la cual hablaremos posteriormente.

Otro de los peros del terminal de Samsung lo hallamos en la carga. Con una potencia de 15 W, el tiempo total de carga si optamos por la carga rápida es de 1 hora y 20 minutos: números bastante aceptables teniendo en cuenta la capacidad teórica de la batería. El problema lo encontramos, una vez más, en el software.

Si el sistema detecta que existe una mala conexión, la carga rápida se deshabilitará para dar paso a la carga convencional, alargando el proceso de carga hasta tres horas. De nuevo el funcionamiento de este sistema es erróneo e impreciso.

Constantemente detecta una mala conexión, algo que no se solventa fácilmente. He probado a conectar el cargador en varios enchufes de mi estudio con varios cargadores y cables de Samsung y el problema persiste: solo en tres o cuatro ocasiones el teléfono ha iniciado la carga correctamente.

La cobertura, el gran problema de los procesadores Exynos

Hablaba en el aparto anterior de la cobertura como el principal problema del teléfono de Samsung. Por experiencia con otros terminales de la marca puedo afirmar que se trata de un inconveniente que se extiende en todos los terminales de la marca con procesador Exynos.

analisis samsung galaxy a51 8

El nivel de cobertura tanto en exteriores como en interiores es bajo, muy bajo. Incluso sin funda. Dentro de mi estudio, de hecho, el nivel no llega a superar el 25% de cobertura si tomamos como referencia las cuatro lineas que conforman el icono de señal. En la calle este nivel aumenta hasta un 75%, algo que no he experimentado con otros teléfonos similares al Galaxy A51. La operadora de la linea, por cierto, es Tuenti, cuya cobertura bebe directamente de las antenas de Movistar.

cobertura 2 cobertura

Cobertura media en el estudio de trabajo.

El resto de conexiones, como el Bluetooth, el WiFi o el NFC, se han comportado de manera eficiente. Destaca el alcance del Bluetooth y el WiFi, así como la facilidad de Samsung Pay a la hora de hacer pagos con el ecosistema de Samsung.

Otro de los puntos a destacar del teléfono es la presencia de un minijack de audio para los auriculares, lo que posibilita la conexión de cualquier dispositivo de audio sin necesidad de recurrir al Bluetooth. La salida de audio a través de este ofrece volumen y calidad suficiente, aunque esto depende en buena medida de la calidad de los cascos o auriculares.

Un solo altavoz, con todo lo que ello conlleva

Históricamente los de Samsung se han caracterizado por contar con un apartado sonoro envidiable, al menos en las gamas más altas. No es el caso del Galaxy A51. El teléfono se vale de un único altavoz ubicado en la parte inferior del dispositivo cuya potencia y calidad distan mucho de ser la mejor de su gama.

El volumen, comparado con otros teléfonos del mismo rango de precios, se queda un escalón por debajo. A esto se le suma un cierto nivel de saturación cuando fijamos el volumen del sistema al máximo, sobre todo en géneros como el rock o el metal. En cuanto a los matices del sonido, la ecualización es bastante plana y algo metálica, de nuevo comparado con otros móviles del mismo rango.

Estas mismas sensaciones se trasladan a los auriculares que se incluyen con el teléfono. Sin estar firmados por AKG, el resultado sonoro es bastante pobre, más propio de auriculares económicos que de unos de gama media. Ecualización pobre, bajos inexistentes y un volumen máximo bajo. Personalmente prefiero que se omitan este tipo de accesorios a costa de una funda o un protector de pantalla.

Conclusión, ¿merece o no la pena?

Antes de entrar a valorar si la compra del Galaxy A51 merece o no la pena conviene destacar su precio. Actualmente el terminal se oferta por un precio en torno a 370 euros. Teniendo en cuenta la depreciación que sufren los teléfonos de Samsung al poco tiempo de salir al mercado, lo más recomendable para hacerse con este es esperar. Esperar dos o incluso tres meses.

analisis samsung galaxy a51 6

¿Recomendaría su compra por encima de otros modelos? No hasta que Samsung solucione los problemas de software con los que cuenta el terminal. La experiencia general del teléfono en otros medios coincide con la que he obtenido durante las tres semanas en la que he podido probar el teléfono. He de suponer, por tanto, que no se trata de un problema aislado, sino de algo que afecta a todas las unidades y que puede – y debe – solucionarse con un par de actualizaciones.

Si la compañía logra solucionar este problema, la apuesta de Samsung por un precio en torno a los 260 euros es bastante digna. Un diseño bastante logrado, acompañado de una pantalla que hoy por hoy no tiene nada que envidiar a la de otros terminales y un apartado fotográfico muy completo hacen del Galaxy A51 un rival a batir durante este 2020.

Otra cosa no menos importante es el problema de la cobertura, algo que depende íntegramente del módem del procesador y que no tiene una solución factible a corto plazo. En zonas rurales puede marcar la diferencia entre contar con red 4G o HSDPA+, como es mi caso, o dejar de recibir llamadas si nos adentramos en casas. Habrá que ver si Samsung se desprende de sus procesadores en futuras iteraciones del Galaxy A50. Hoy por hoy son el talón de Aquiles de la marca, al menos en la gama media de su catálogo.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , ,