dropshipping que es funciona estafa

Decenas, cientos e incluso miles de anuncios relacionados con el término ‘Dropshipping’ están inundando aplicaciones como Instagram, Facebook y YouTube. Cursos de Dropshipping, másters, fórmulas mágicas… Y es que aunque puede parecer algo relativamente novedoso, lo cierto es que este término lleva ya unos cuantos años en Internet. Actualmente multitud de influencers están optando por promocionar este modelo de negocio que promete el oro a un público que probablemente no cuenta con los medios para seguir este tipo de prácticas. ¿Qué es el Dropshipping realmente? ¿Funciona, o no es más que una estafa? Lo vemos.

Qué es el Dropshipping

Como el propio nombre indica (Drop de caer y Shipping de envío), Dropshipping hace referencia a un modelo de negocio basado en la venta de productos a través de una tienda online en la que, a diferencia de una tienda tradicional, no se dispone de ningún producto en inventario: todos los productos son enviados desde el propio almacén en China o el país de procedencia del catálogo. La ventaja de no contar con un stock inicial es clara: no necesitaremos invertir grandes cantidades de dinero para iniciar el negocio, aunque por contra los plazos de envío se alargan de manera significativa.

aliexpress vs aliexpress plaza espana 3

Pero, ¿de dónde proceden estos productos y dónde se pueden comprar? Por norma general, este tipo de artículos suelen proceder de páginas como Gearbest, Aliexpress o Alibaba. La tienda online, a menudo diseñada con plataformas como Shopify o WooCommerce en WordPress, hace de intermediario entre el cliente final y el distribuidor para vender el producto más allá de la propia web de Aliexpress o cualquier otra página que ofrezca venta al por mayor de productos. El margen de beneficio se obtiene precisamente de establecer un precio varias veces superior al precio al que podemos encontrar el producto en la página de origen.

Lo que la mayoría no te cuenta: legalidad, devolución de productos e inversión a largo plazo

Cursos como el de Bruno Sanders son la biblia en el mundo del Dropshipping. El conocido influencer, famoso precisamente por sus cursos de Dropshipping, habla de temas relacionados con la legalidad a la hora de establecerse como un negocio online, pagar impuestos, invertir en anuncios de Facebook y gestionar la devolución de productos.

A la sombra de Sanders existen cientos de gurús, que más allá de vender un curso relacionado con este modelo de negocio, omiten este tipo de información para hacer que sus seguidores se lancen a la aventura. Si hablamos de obligaciones legales, cualquier obtención de ingresos derivada de una actividad regular requiere del alta en el Régimen de Autónomos y la Seguridad Social, lo que supone de base una cuota mensual que se acerca a los 300 euros si no cumplimos las condiciones de la tarifa plana que actualmente ofrece Hacienda a nuevos autónomos y personas jóvenes en situación de desempleo.

Si hablamos del resto de obligaciones legales, podemos mencionar la creación de una guía describiendo las políticas de devoluciones y garantía de la tienda, así como las relacionadas con la Ley de Protección de Datos Europea. En cuestión de promoción, la mayoría de estos negocios se basan en en modelos SEM, es decir, visitas por anuncios, a menudo procedentes de Facebook Ads o Google Adwords.

facebook ads dropshipping

Aparición de un anuncio en Facebook programado por Facebook Ads.

El problema de este tipo de promoción reside en que para recibir una alta tasa de conversión, es decir, una cantidad de ventas considerable, el valor de inversión ha de ser alto. Sanders habla de cifras que rondan los 25 euros diarios, lo que supone un coste de unos 800 euros al mes.

A esto se le suma, por supuesto, el coste del propio curso, que puede ir desde 300 hasta 800 e incluso 1.000 euros y el coste de la propia plataforma de venta y sus plugins, que en el caso de Shopify ronda los 30 euros mensuales. Haciendo una suma de todo el coste de inversión nos encontramos con una cifra que de entrada supone pagar más de 2.000 euros.

Los peligros del Dropshipping: el público al que va dirigido

Cualquier usuario que muestre interés por este tipo de obtención de ingresos es susceptible de recibir publicidad de este tipo de cursos, incluso si se es menor de edad. Anuncios de personas fardando con billetes falsos, coches deportivos de alquiler, mujeres despampanantes y capturas de pantalla con millones de euros facturados en Shopify.

En Tuexperto.com hemos probado a enfocar búsquedas a obtener ingresos a través de Internet y el número de publicidad recibida en aplicaciones como Instagram ha sido abrumador. También en plataformas como YouTube a modo de spot publicitario. El problema es que, como hemos indicado anteriormente, se requiere una capacidad económica relativamente alta para iniciar dicho modelo de negocio, algo que no siempre se menciona en este tipo de cursos.

Y la calidad del producto final

El pasado mes de marzo El Confidencial recogía el testimonio de Lidia, una chica cordobesa de tan solo 19 años que había seguido este modelo de negocio y que había obtenido una tasa de devolución de productos que rozaba el 40%, probablemente por una mala elección del producto, mencionan algunos gurús del Dropshipping. Recordemos que al no contar con el producto en stock, no podemos cerciorarnos de la calidad del mismo: la única forma de conocer datos acerca de su calidad se basa en los comentarios y las valoraciones de otros usuarios.

Otra de las trabas de exportar productos que proceden directamente de China tiene que ver con la Certificación Europea. Aunque la compra a productos de China no requiere de este tipo de certificación, lo cierto es que puede suponer un problema si este llega a ocasionar algún tipo de daño físico o fatal. Baterías o dispositivos electrónicos que se incendien, partes móviles susceptibles a ser tragadas por infantes o cualquier otra situación que pueda suponer un riesgo para la salud del usuario.

Como intermediario entre almacén y cliente final, tendremos que responder como una única entidad, lo que puede acarrearnos problemas legales que van más allá de la simple devolución de un producto.

Entonces, ¿funciona el Dropshipping? ¿Es una estafa?

Funciona, así lo certifican algunos de los usuarios que han contratado este tipo de cursos. Lo que podemos concluir es que, como cualquier negocio, no es para todos los públicos: solo para aquellos que cuentan con una base de ahorros que supere los 2.000 euros durante el primer mes si se quiere conseguir un número de ventas lo suficientemente alto como para no tener que preocuparse de la inversión inicial durante el resto del año.

Más importante es aún el cumplimiento de la legalidad vigente y la asunción de que obtener ingresos mediante Dropshipping no es algo que pueda llevarse a cabo de la noche a la mañana. Además de esfuerzo económico, requiere del conocimiento de marketing digital y diseño web. También de suerte y de dinamismo a la hora de buscar productos que funcionen y que no presenten riesgo alguno para la salud de los clientes finales. No es una estafa, pero no es la panacea para ganar dinero en Internet: más aún cuando en pleno auge existen miles de competidores ofreciendo productos similares, un precio probablemente más bajo y un diseño web que que transmite seriedad y confianza.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp