Procesadores x86 y ARM En qué se diferencian

El procesador es el elemento central de la mayoría de los dispositivos electrónicos que usamos en nuestro día a día. Los hay con características muy diferentes, pero podemos decir que casi todos ellos se agrupan dentro de dos grupos generales. Te explicamos las diferencias entre los procesadores x86 y los procesadores ARM, así como sus ventajas y desventajas.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Los procesadores se usan en todo tipo de dispositivos, desde grandes ordenadores hasta teléfonos e incluso calculadoras avanzadas. Todos estos dispositivos tienen características muy diferentes, y por tanto necesidades igual de diferentes. Esta situación hace que un procesador no sea válido para todo tipo de dispositivos.

Procesadores x86, máximo rendimiento

Procesadores x86

Un primer grupo son los procesadores x86. Intel y AMD son los dos principales fabricantes, aunque existen algunos más como VIA que se dedican a nichos del mercado muy específicos. Todos los procesadores x86 se desarrollan a partir de la arquitectura CISC (Complex Instrucion Set Computers). Los procesadores x86 permiten realizar varias actividades al mismo tiempo a partir de una única instrucción. Además, pueden realizar numerosas tareas simultáneas sin que ninguna de ellas sea perjudicada.

Esto hace que sean procesadores muy complejos y avanzados, permitiendo hacer muchos cálculos complejos en poco tiempo. La desventaja de este diseño es que necesitan mucha energía para poder funcionar.

La alta demanda de energía de los procesadores x86 no es un problema en los ordenadores, ya que estos se conectan a la red eléctrica y dispone de energía ilimitada. En el caso de los portátiles, las baterías son de gran capacidad, por lo que pueden hacerlos funcionar durante horas.

Procesadores ARM, buscando la mejor eficiencia energética

Procesadores ARM

En cuanto a los procesadores ARM, estos se basan en la arquitectura RISC (Reduced Instruction Set Computer), la cual es mucho más simple que CISC. Estos procesadores pueden hacer un número de cálculos mucho menor, ya que demandan varios comandos para realizar una acción.

Las instrucciones RISC son más pequeñas y más rápidas de procesar, por lo que en parte se minimiza la desventaja de tener que procesar varios comandos para una única acción. Aún así, los procesadores ARM son mucho menos potentes que los x86.

La siguiente imagen nuestra un diagrama muy básico del diseño de ambos tipos de procesadores:

procesador risc-vs-cisc

La gran ventaja de los procesadores ARM, es que estos son diseñados para tener un consumo de energía lo más bajo posible, a la vez que se mantiene un alto poder de procesamiento. Por ello son procesadores ideales para dispositivos en los que importa más la eficiencia energética que el rendimiento bruto.

Los procesadores ARM están en todo tipo de dispositivos: smartphones, tablets, hornos de microondas, lavavajillas, lavadoras, sistemas de control empotrados, juguetes, reproductores multimedia y muchos más.

Las instrucciones más sencillas de los procesadores ARM implican una menor necesidad de circuitos en su interior, por lo que son procesadores mucho más pequeños. Al tener un tamaño inferior, también son más baratos de producir. El bajo coste de fabricación de los procesadores ARM hace que los productos que los incluyan no se encarezcan.

Otra diferencia importante, es que los procesadores x86 necesitan la inclusión de un microcódigo interno que se encargue de implementar las instrucciones. Este microcódigo puede ser optimizado por el fabricante del procesador, haciendo que este sea lo más rápido y eficiente posible.

Sin embargo, la necesidad de un microcódigo también tiene sus desventajas. La primera de ellas es que el microcódigo hay que desarrollarlo, lo que supone muchas horas de trabajo y una gran inversión de dinero, haciendo que el coste final de los productos con procesadores x86 sea más alto. Otras desventajas son el tamaño que ocupa la implementación del microcódigo, y la energía que consume su funcionamiento.

Los procesadores ARM no tienen este microcódigo, reduciendo la complejidad y el coste de su desarrollo.

¿En qué se traduce todo ello en la práctica?

Procesadores x86 y ARM

La mayor potencia de los procesadores x86 hace que los ordenadores puedan hacer muchas cosas que otros dispositivos no pueden hacer. Con un ordenador puedes tener varios navegadores web con muchas pestañas abiertas, puedes jugar a videojuegos avanzados a la vez que renderizas un vídeo en alta resolución. También puedes manejar varias ventanas de aplicación a la vez.

Todo ello son escenarios de uso muy exigentes, que están totalmente fuera del alcance de los smartphones y las tablets, incluso los modelos más potentes no pueden hacerlo. Los procesadores ARM han mejorado mucho en los últimos años, incluso ya puedes trabajar con dos aplicaciones a la vez en tu móvil, pero sigue estando muy lejos de lo que puede hacer un ordenador de gama alta.

Procesadores x86 y ARM 2

A cambio, la batería de tu ordenador portátil es mucho más pesada que la de una Tablet, y su duración es mucho menor. Una Tablet de gama alta puede funcionar durante 11 horas con un uso normal, es muy difícil que un portátil alcance esa cifra. Por no hablar de la diferencia de peso entre ambos dispositivos.

El software no es compatible

Al ser tan diferentes los dos tipos de procesadores, el software no puede trabajar con ambos a la vez. Por ello no puedes usar Photoshop en tu tablet Android, ni puedes usar las aplicaciones de Android en tu ordenador con Windows. Cada programa debe ser desarrollado para el tipo de procesador con el que va a funcionar.

Esta limitación también incluye el sistema operativo. Es cierto que puedes instalar Android en tu PC y Windows 10 en la Raspberry Pi con procesador ARM, pero son versiones creadas para trabajar con estos dispositivos, por lo que en realidad son sistemas operativos diferentes al Android de tu móvil y el Windows 10 de tu PC.

Estas son las principales diferencias entre los procesadores x86 y los ARM, esperamos que te haya gustado el artículo. recuerda que puedes compartirlo en las redes sociales para que llegue a más usuarios.

Otras noticias sobre... ,