Nuestra experiencia con una semana de uso del Samsung Galaxy A70

La familia de gama baja y media de Samsung sigue creciendo. Ahora, todos ellos están acuñados bajo la misma letra A, pero yendo desde los A10 hasta los A80. En este caso Samsung nos ha permitido probar el Samsung Galaxy A70, que se encuentra en la frontera de la gama media y la gama alta. Y es algo que se nota tanto en sus acabados y componentes, como en su experiencia de uso.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

De él destaca que es un móvil todo pantalla. ¡Y qué pantalla! Son 6,7 pulgadas de panel SuperAMOLED en el que existe un pequeño notch o muesca en forma de U. Es grande, pero no sobrecogedor gracias a su proporción de 20:9. O lo que es lo mismo, muy panorámico. Pero tampoco se queda atrás su batería de 4.500 mAh o su sistema de cámara triple. O su lector de huella en pantalla. Ahora bien, hay muchas cosas que desgranar en su experiencia de uso.

Ficha técnica Samsung Galaxy A70

Pantalla 6,7 pulgadas con resolución Full HD+ (2.400 x 1.080), tecnología Súper AMOLED y ratio 20:9
Cámara principal – Sensor principal de 32 megapíxeles y apertura focal f/1.7
– Sensor secundario gran angular de 8 megapíxeles, apertura focal f/2.2 y visión de 123º
– Sensor terciario teleobjetivo de 5 megapíxeles y apertura focal f/2.2
Cámara para selfies – Sensor principal de 32 megapíxeles y apertura focal f/2.2
Memoria interna 128 GB de almacenamiento
Ampliación Hasta 512 GB a través de tarjetas micro SD
Procesador y memoria RAM – Snapdragon SM 6150 (8 núcleos), 6 GB de RAM
Baterí­a 4.500 mAh con carga rápida de 25 W
Sistema operativo Android 9 Pie bajo Samsung One UI
Conexiones 4G LTE, WiFi 802.11 b/g/n Dual, GPS GLONASS, Bluetooth 5.0 y USB tipo C
SIM Dual nano SIM
Diseño – Diseño en plástico con efecto cristal
– Colores: azul, negro y rosa
Dimensiones 164,3 x 76,7 x 7,9 milímetros y 183 gramos
Funciones destacadas Sensor de huellas dactilares en pantalla y desbloqueo facial mediante software
Fecha de lanzamiento Ya a la venta
Precio 400 euros

 

Todo pantalla, demasiada pantalla

El Samsung Galaxy A70 es un terminal para quienes gusten de pantallas grandes. Como decíamos unas líneas más arriba, su panel es SuperAMOLED, lo que nos asegura buena saturación y un alto brillo en caso de necesitarlo. Sin olvidar que esta tecnología permite el encendido individual de píxeles para ahorrar batería mientras nos muestra notificaciones o el reloj en pantalla.

todo pantalla

Mi experiencia de visionado es más que satisfactoria. Con una resolución FullHD+ para sus 6,7 pulgadas de pantalla podemos disfrutar de series de Netflix y vídeos de YouTube con una sensación de calidad que se asemeja a la gama alta. No importa que su formato sea panorámico hasta los 20:9, porque nos permite ajustar los contenidos y aprovechar su pantalla en horizontal sin perder demasiada información. O usar el móvil en vertical con solo una mano (no es tan ancho, sino alargado). Haber alcanzado la resolución 2K hubiera sido un lujo que no diferenciaría demasiado la experiencia de uso, pero sería todo un punto a favor. Aun así no he tenido problema alguno al usar este móvil a plena luz del día. Y cuenta con un ángulo de visión realmente amplio hasta que los colores se degradan. Sin duda, una gran pantalla, donde Samsung hace muy bien las cosas.

demasiada pantalla

Eso sí, apenas contar con marcos puede suponer un problema. En un uso habitual de aplicaciones, sosteniendo el terminal en vertical, no hemos tenido mayor problema. De hecho, he disfrutado de su proporción. Pero hay un gran pero. Cuando he sostenido el móvil en horizontal para jugar, por ejemplo, he notado que la pantalla reconocía pulsaciones involuntarias debido a la carne de nuestras manos que servía como apoyo. También cuando he usado el móvil en la cama o en el sofá, tumbados. Cambiar la forma de sostener el terminal puede provocar que toquemos ciertas partes de los extremos de la pantalla, y Samsung no parece haber incluido ninguna solución para estas pulsaciones involuntarias. Algo que ha empañado nuestra experiencia en diversos momentos.

Samsung galaxy A70

Diseño con sucedáneo de cristal

El diseño del Samsung Galaxy A70 llama la atención. Y no solo a nuestro ojo cuando lo hemos sacado de la caja, luciendo como un móvil de gama alta con su brillo, colores gradientes o la elegancia de sus curvas, sino también al tacto. Se nota que Samsung es una compañía con solera en esto del diseño, y los remates de este Galaxy A70 es prueba de toda esta experiencia.

diseño con sucedáneo de cristal

No hay botón para asistente Bixby (gracias por ello, Samsung), y la distribución del resto es la habitual: un botón de apagado/encendido y dos de control de volumen, todos ellos en la parte derecha superior. Cuenta con ranura para tarjeta microSD de memoria, y dos nano SIM en la esquina superior izquierda. El resto de puertos están en la parte inferior, con espacio para 3,5 mm mini jack y USB tipo C, además de un altavoz. Un diseño eficaz salvo cuando se coloca en posición horizontal para jugar o ver vídeos, cuando podemos tapar la rejilla del altavoz con el dedo índice. Algo en lo que hemos tenido que reeducarnos. En la parte trasera se mantiene el diseño sencillo de Samsung que recuerda ligeramente a Huawei. Toda la trasera despejada, con el logotipo de Samsung en medio, esos sí, y la cápsula de lentes en la esquina superior izquierda.

El diseño es cómodo para agarrarlo con una sola mano de tamaño medio (164.3 x 76.7 x 7.9 milímetros). Y las sensaciones sobre ella son agradables y de calidad, con un peso de 183 gramos que no se nota especialmente pesado. De hecho hay que decir que las sensaciones son de acabado de cristal, aunque la realidad es un poco distinta. Samsung ha usado lo que ellos llaman 3D Glasstic, que no es sino plástico con acabado brillante que imita al cristal. Lo malo es que lo imita tanto en lo visual como en lo práctico, así que no dejará de ser un nido de huellas dactilares, seas lo limpio o limpia que seas.

iridiscente

Tampoco me parece un gran acierto el color negro gradiente. Me recuerda a una balsa de crudo. Una superficie que, junto a las huellas, bien podría ser petróleo o aceite. Es un color nada sufrido y que destaca por sus reflejos, pero de una forma que, particularmente, no me parece demasiado atractiva. Claro que este Samsung Galaxy A70 cuenta con otros colores mucho más prácticos para las huellas como el azul claro o el rosa. Que además destacan por su propia tonalidad y no solo por los reflejos gradientes.

notch

Doble seguridad en gama media

Samsung lo vuelve a hacer. Lo comprobamos en el Samsung Galaxy A50, que ya contaba con lector de huellas integrado en el panel a pesar de ser un móvil de gama media. Eso sí, su funcionamiento nos dejó fríos, con una lentitud y una cantidad de errores que a veces resultaba desesperante. Por suerte, en el Samsung Galaxy A70 la cosa va mejor. Bastante mejor. Obviamente no es el lector de huellas supersónico del S10, ni actúa tan rápido como el lector integrado del OnePlus 7 Pro, pero es que cuesta la mitad que ambos terminales. Aun así, mi experiencia es satisfactoria. Y es que, aunque pueda tomarse un segundo o más en algunas ocasiones, es rara la vez que falla o no me detecta. Algo que ayuda a que la experiencia sea fluida, aunque no la mejor que podamos encontrar en el mercado.

doble seguridad

Aun así, si eres de los que no tiene tiempo que perder cuando agarra su móvil, te recomendamos el uso del reconocimiento facial. Samsung ha dejado atrás la seguridad que daba escanear el iris del usuario. Pero es pasmosa la velocidad con la que, a veces, este Galaxy A70 ha reconocido mi rostro.

samsung-galaxy-a70-26

Reconocimiento facial

 

Estas dos medidas de seguridad, combinadas, me han permitido sujetar el teléfono cerca de nuestra cara y entrar rápidamente a él desbloqueándolo al instante. No voy a mentir: hay veces en las que se toma su tiempo para reconocer nuestro rostro o nuestra huella. Pero, por lo general, las sensaciones son positivas, siendo las menos las veces que alguno de los sensores ha fallado. Y olvidándonos casi por completo de usar nuestro patrón de desbloqueo.

Tres cámaras para usar de día

Tal y como sucede con el lector de huellas en pantalla, Samsung lleva a sus móviles de gama media el sistema de triple cámara. Algo que da versatilidad al dispositivo, ya que no solo cuenta con una cámara resolutiva y que apuesta por la claridad con una apertura de f/1,7, sino que se apoya en otro objetivo ultra gran angular (8 megapíxeles y apertura f/2.2) para capturar escenas amplias, y en un tercer objetivo centrado en captar profundidad para conseguir un mejor efecto retrato (5 megapíxeles y apertura f/2.2). Ahora bien, ésta es la teoría, la práctica queda un poco más alejada de los datos del papel.

tres cámaras para usar de día

En mi experiencia, el sensor principal consigue buenas fotos donde hay luminosidad. Aquí detalles como el pelo y las texturas de las prendas se dejan ver y apreciar. Peca al quemar algunas fotos a plena luz, pero los resultados son detallados. Claro que donde no hay luz las fotografías resultan pobres en detalle. Sí, los colores y las formas se distinguen y se ven, casi mejor que al natural en algunos entornos oscuros. Pero no, la foto pierde definición y detalle, además de realismo. Y es algo que se puede apreciar con solo hacer algo de zoom sobre alguna de estas instantáneas. Una pena ya que el terminal pierde versatilidad en situaciones complicadas de luminosidad.

En cuanto al efecto bokeh o retrato, los resultados son los esperados en un dispositivo de gama media. Consigue detectar bien los diferentes planos, aunque no sorprende como los dispositivos de más alta gama, como es lógico. En las fotos de enfoque dinámico, o modo retrato, el Samsung Galaxy A70 permite establecer el nivel de desenfoque al gusto. Eso sí, no siempre detecta correctamente elementos como bordes de gafas, ni aplica el mejor recorte posible a pelos sueltos que salen de la cabeza, u otros elementos de detalle que sobresalen del sujeto principal. Aun así, es bastante decente, aunque dista mucho de ser un efecto realista. Lo que peor sabor de boca me ha dejado ha sido intentar cambiar el efecto bokeh a posteriori. Y es que Samsung cuenta con otros efectos similares para deformar el fondo, aunque la herramienta de editar no me ha funcionado en estos casos.

ultra gran angular

Por supuesto, la Inteligencia Artificial y la fotografía van de la mano en este Samsung Galaxy A70. Me refiero al optimizador de imágenes, que es capaz de detectar hasta 20 elementos o situaciones distintas a través de las cámaras del dispositivo, siempre y cuando esta función esté activa en la interfaz. Algo que aplica ciertos parámetros como más saturación, más contraste, efecto desenfoque y otras cualidades. Lo bueno es que podemos controlarlo con un botón de la interfaz, en caso de que su aplicación modifique de una manera que no nos gusta la imagen que encuadramos. Suele ser una ayuda para quienes quieren resultados más llamativos, aunque no suele ayudar a la hora de conseguir una foto realista.

sensor principal

En cuanta la cámara para selfies, alojada en el notch de la pantalla, es de 32 megapíxeles con apertura f/2.0. Y sufre de los mismos problemas que el sensor trasero: con luz consigue detallar cualquier foto, presentando detalles más que notables. Sin luz, o a contraluz, la cosa cambia. La imagen pierde definición, pudiendo apreciar ese acabado de tipo acuarela si hacemos zoom en la imagen. En cuanto al efecto retrato, la situación es similar. Solo con gran iluminación conseguiremos los mejores resultados, marcando siempre el efecto de más. Es decir, sin que resulte demasiado natural.

selfies

Rendimiento y batería a la altura

El Samsung Galaxy A70 cuenta con un procesador de gama media de Qualcomm: el Snapdragon SM6150 que nos ha presentado un rendimiento más que aceptable. Claro que es un procesador de 8 núcleos y, lo más importante, le acompañan 6 GB de memoria RAM. Así que cuenta con soltura para mover aplicaciones como WhatsApp, Instagram, e incluso juegos como Candy Crush Friends, Pokémon GO o Godus sin problemas. El desempeño es fluido y nos permite mantener activas varias aplicaciones en segundo plano. No es el móvil más ágil en la carga de aplicaciones, pero no he notado ninguna ralentización ni parón destacable en mi semana de uso. Y esto es todo un punto a favor teniendo en cuenta que se trata de un gama media, ya que cualquier hard user o usuario exigente, salvo por juegos como Fortnite, puede sacarle ventaja.

rendimiento

Y lo mismo hay que decir de la inmensa batería de este móvil. Todo lo que tiene de grande lo tiene también de autonomía con sus 4.500 mAh. Todo ello sin dejar de lado la carga rápida, claro. En esta semana de uso no he necesitado ninguna carga extra a lo largo del día. Si es cierto que, como usuarios intensivos, no he podido aprovechar más de un día su autonomía. Pero ya dice mucho a su favor que tolere el uso de juegos y aplicaciones que aprovechan el GPS y la pantalla, además del uso habitual: mensajes de WhatsApp, fotografías, subir algunos Instagram Stories, etc.

batería

Conclusiones

Repasados los aspectos más destacables del Samsung Galaxy A70, me quedo con una sensación algo agridulce. Y es que este terminal podría haber apurado un poco más en aspectos como las cámaras para conseguir ser un referente en la gama media. Tampoco me ha gustado el apartado sonoro, en el que la calidad es bastante buena, pero el control de volumen parece ir de 0 a 100, sin puntos medios cómodos. Algo que no logro entender, y es que sería el dispositivo perfecto para ver vídeos si no tuviéramos que usar auriculares. Algo que deja la parte multimedia algo coja.

conclusiones

Claro que tiene sus puntos fuertes. La pantalla es el principal, con un tamaño grande pero manejable, y una calidad de imagen más que notable. El todo pantalla real es una realidad de calidad en este terminal. Más aún con un sensor de huellas integrado que responde como debe, al menos la mayor parte de las veces. Su rendimiento tampoco se queda atrás, y ofrece toda la batería que un usuario pueda necesitar.

review Samsung Galaxy A70

Sin duda, un terminal equilibrado para la gama media de calidad. Su diseño y funcionamiento (si fuera algo más ágil) podrían pasar por gama alta, pero son sus cámaras las que se quedan más atrás. Claro que no hay que olvidar que es un móvil de 400 euros. Una buena elección para quienes apuesten por el aspecto y rendimiento del móvil, y no tanto por las cámaras.

Otras noticias sobre... , ,