Esta ha sido mi experiencia de uso de una semana con el Samsung Galaxy A50

El Samsung Galaxy A50 ya está disponible para cualquier usuario de bolsillo pequeño y grandes expectativas. Este gama media luce por su diseño, que pasaría por un gama alta de la compañía si no fuera por su notch o muesca en forma de gota. Eso sí, en una más que generosa pantalla de 6,4 pulgadas de tipo Súper AMOLED. Cuenta con tres cámaras para cubrir cualquier tipo de situación fotográfica que se presente y sus tripas nos han dejado con una experiencia fluida en juegos como Pokémon GO y en el resto de aplicaciones.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Samsung ha decidido renovar su familia de móviles de gama de entrada y media. Ante el empuje chino de Xiaomi y Huawei en estos sectores, los coreanos han dicho adiós a la antigua gama J. Ahora todos sus móviles de entrada y gama media pertenecen a la familia A. Hemos podido probar durante toda una semana el A50, que se sitúa en el punto medio de esta renovada familia, entre el Galaxy A20e y el Galaxy A80. Su precio de 350 euros nos hizo levantar una ceja, escépticos ante su posible rendimiento. Pero el resultado final es de lo más positivo teniendo en cuenta sus características técnicas. Aunque es su acabado, con firma Samsung, lo que más nos ha gustado. Pero nos dejamos de spoilers y comenzamos con nuestra reseña.

Samsung Galaxy A50

PantallaSúper AMOLED de 6,4 pulgadas a resolución Full HD+ (1080 × 2340)
Cámara principaltriple sensor: – 25 MP con objetivo gran angular f/1.7
– 5 MP con objetivo centrado en el desenfoque f/2.2
– 8 MP con objetivo ultra gran angular f/2
Cámara para selfies25 MP f/2.0
Memoria interna128 GB (107 GB reales)
AmpliaciónmicroSD de hasta 512 GB
Procesador y memoria RAMSamsung Exynos 9610, 4 GB de RAM
Baterí­a4.000 mAh
Sistema operativoAndroid 9.0
ConexionesWiFi, 4G, Bluetooth, NFC
SIMnanoSIM, sistema dual más tarjeta de memoria
DiseñoCristal y metal con notch. Colores: negro, blanco, azul y coral
Dimensiones158.5 x 74.7 x 7.7 mm
Funciones destacadasLector de huellas bajo la pantalla, asistente Bixby, función de cámara Intelligent Switch
Fecha de lanzamientoYa disponible
Precio350 euros

 

Diseño que podría ser de gama alta

Samsung sabe cómo hacer móviles, y lo está demostrando en esta renovada gama Galaxy A. En el caso del Galaxy A50 sorprende especialmente sus acabados. Su carcasa trasera de cristal, y el color azul claro con el que cuenta el modelo que ha caído en nuestras manos, nos ha dejado las mismas sensaciones que un móvil de gama alta. O incluso la misma experiencia que los terminales Premium de otros fabricantes. Es sobresaliente. Pero el tema de dejar las huellas no está solucionado, ni mucho menos.

diseño de gama alta

Su cuerpo es realmente delgado. 7,7 mm firman su grosor. Las líneas son curvadas, sin aristas marcadas, lo cual es ya marca de la casa. Además es realmente ligero con sus 166 gramos. En la mano se siente cómodo y accesible. Eso sí, esta delgadez nos ha hecho pensar más de una vez que puede escurrirse entre nuestros dedos, aunque es una virtud que pueda aceptar fundas que no le otorguen demasiado grosor y mejoren su ergonomía.

Es en los pequeños detalles donde nos damos cuenta de que se trata de un móvil de gama media. Aunque su acabado es sobresaliente, no se ha ocultado en la pantalla el altavoz, sino que se sitúa sobre el notch o muesca. Y ésta, precisamente, está presente en lugar de una pantalla Infinity-O Display con un agujero para la cámara. También cuenta con puerto de auriculares mini Jack 3,5 mm, lo cual es de agradecer después de ver la tendencia a su desaparición en otros dispositivos de gama alta. Pequeñas pistas que nos devuelven a la realidad de la gama media, aunque el ojo y el cerebro siguen engañados pensando que podría ser cualquier móvil de gama alta.

pantalla sin marcos

Y no nos olvidamos de su panel. Es súper AMOLED de 6,4 pulgadas. Es grande, mucho. Y está muy bien aprovechado con solo un pequeño marco inferior y un notch o muesca en la parte superior. La resolución es FullHD, pero no necesitamos más cuando la calidad de imagen es elevada y los colores son tan saturados. Cuenta con muy buen brillo y ángulo de visión. De nuevo, otro punto que nos hace dudar, a primer golpe de vista, si se trata de un terminal de gama alta o media.

Tres ojos ven mejor que dos

Samsung también ha dejado atrás la dualidad en el aspecto fotográfico. Como el resto de competidores, apunta alto para solventar cualquier situación que el usuario pueda encontrarse. Para ello el Galaxy A50 llega con un sensor principal de 25 megapíxeles con un objetivo gran angular capaz de tomar fotografías con apertura f/1.7. Resulta de lo más nítido en escenas con buena iluminación natural. Y tampoco descuadra los resultados en escenas con luz artificial. Eso sí, cuando la luminosidad empieza a flojear el grano y las imperfecciones se dejan ver. El enfoque es ágil y en ningún momento hemos tenido problema para retratar lo que hemos querido, por lo que resulta de lo más conveniente dado el precio del terminal.

tres ojos ven más que dos

Si necesitamos retratar escenas más amplias el A50 también cuenta con una segunda cámara de 8 megapíxeles, en su caso con un objetivo ultra gran angular. Es capaz de retratar 123 grados, lo que se asemeja bastante a la amplitud de visión del ser humano. Para usar cómodamente este segundo objetivos Samsung ha integrado el zoom con el gesto de pellizco para cambiar de manera fluida o, si preferimos, los iconos con los pinos que nos permiten saltar de forma drástica entre el sensor principal y el objetivo ultra gran angular.

Y entonces, ¿el tercer objetivo para qué? En este caso el Samsung Galaxy A50 presenta una cámara de 5 megapíxeles con apertura f/2.2 centrada en captar los escenarios para el modo retrato. O, como lo llama Samsung, su enfoque dinámico. Algo que se deja notar con un recorte algo más exacto y un desenfoque algo más natural que en otros terminales de gama media. Eso sí, los resultados no son de gama alta. Aunque con una buena iluminación y algo de paciencia, podemos conseguir retratos con buenos resultados, aunque no tan buenos como si esta cámara fuera TOF o de profundidad. Pero no podemos olvidarnos de que se trata de un terminal de gama media de 350 euros.

Samsung Galaxy A50 cámara

Samsung también cuenta con Inteligencia Artificial en este Galaxy A50 para asistir al usuario en sus fotografías. Consiste en un reconocimiento de escenas que ayuda a mejorar con filtros específicos situaciones como fotos con nubes, fotos de animales, comida, etc. Son nada menos que 20 situaciones diferentes y, a diferencia de la competencia, los resultados no resulta tan exagerados y sobresaturados. La presencia de este optimizador no nos ha parecido demasiado abusivo atendiendo a los resultados, además se integra directamente en la interfaz de la aplicación de cámara. Una sencilla pulsación y lo desactivamos. Actualmente es capaz de reconocer personas, perros, flores, comida, texto, escenas de interior, paisajes, vegetación, árboles, cielo, montaña, playa, puestas de sol, escenas con masas de agua, calles de ciudad, fotos nocturnas, cascadas, nieve, pájaro, texto y situaciones de alto contraste.

En cuanto a la grabación de vídeo tampoco tenemos queja, siempre atendiendo a la naturaleza de gama media de este terminal. La grabación normal es de calidad FullHD, y aunque su estabilización de imagen nos hace requerir un gimbal, puede ofrecernos grandes resultados si hay buena luminosidad en la escena. Además, si nos sentimos artísticos, contamos con funciones avanzadas como vídeo a cámara lenta y a cámara rápida.

Samsung galaxy a50 ultra gran angular

Gama media fluida y capaz

El rendimiento de este Samsung Galaxy A50 nos ha sorprendido. Tanto para bien como para mal. Nos explicamos. Por un lado está su ficha técnica, que nos cuenta que en las tripas de este terminal encontramos un procesador de ocho núcleos que corren a 2,3 GHz y a 1,7 GHz, y lo acompañan 4 GB de memoria RAM. Sobre el papel es potente para mover cualquier aplicación actual sin problemas, y casi cualquier juego bastante exigente. Y sobre nuestras manos lo ha demostrado. Mientras que otros gamas medias flaquean con animaciones y situaciones con muchos elementos en pantalla en juegos como Candy Crush Saga o Pokémon GO, este Galaxy A50 se muestra realmente fluido y capaz. Tanto como un gama alta en este tipo de juegos. Pero hay un gran pero: cuenta con lag.

gama media fluida

Y no nos referimos lag o retrasos a la hora de procesar nada. Como decimos cumple con sobresaliente en juegos y aplicaciones. Pero es en el cambio entre estas donde nos ha decepcionado. Y es que hay intervalos de tiempo demasiados largos cuando saltamos desde una aplicación hasta otra al pulsar en una notificación. O cuando abrimos la multitarea y elegimos otra herramienta ya abierta. Solo son unos segundos, pero suficiente para hacernos pensar que no hemos pulsado correctamente o que el terminal se ha bloqueado. Con el tiempo nos hemos acostumbrado, pero resulta extraño en la experiencia de uso.

Lector en pantalla, pero no convence

Se nota que la nueva familia Galaxy A de Samsung viene pisando fuerte con decisiones como la de introducir el lector de huellas bajo la pantalla de este Galaxy A50. Algo que hasta ahora estamos viendo en terminales de gama alta o incluso Premium. Claro que no se trata del lector ultrasónico del Samsung Galaxy S10, sino un lector visual. Es decir, ni tan rápido ni tan seguro como aquel. Pero en pantalla al fin y al cabo.

lector de huella en pantalla

Nuestra experiencia de uso es negativa en este aspecto. Desgraciadamente es tecnología poco avanzada para el uso cotidiano. Y lo decimos por su lentitud y su poca efectividad. Más de una vez hemos perdido el hilo de lo que íbamos a hacer en el Galaxy A50 tratando de sobrepasar esta barrera biométrica. O no ubicábamos correctamente el sensor, o el lector no era capaz de reconocer nuestra huella o, lo más frustrante de todo, necesitábamos un par de segundos para que el desbloqueo fuese efectivo. Cuestiones, todas ellas, que nos han llevado a usar el resto de métodos de bloqueo antes que esta tecnología. Una pena, porque la decisión es buena. Pero la ejecución no tanto.

reconocimiento facial

Es por eso que el fuerte del desbloqueo del A50 que hemos usado esta semana ha recaído en la cámara frontal. El desbloqueo facial sí resulta muy ágil y cómodo. Es menos seguro que el anterior lector de iris, pero al menos nos permite acceder al terminal prácticamente al instante. Muchas veces incluso estando a oscuras, tan solo alumbrando nuestro rostro con la luz de la pantalla.

seguridad

Mucha batería, mucha diversión

Es otra de las cuestiones que nos sorprende gratamente junto al diseño. ¿Cómo ha conseguido Samsung introducir una batería de 4.000 mAh en un cuerpo tan estrecho? Más aún ¿cómo lo ha hecho sin sacrificar el puerto Jack, la bandeja dual SIM más tarjeta microSD? No lo sabemos, pero lo agradecemos.

autonomía

Su autonomía nos ha ofrecido una duración de todo el día. Y no es baladí teniendo en cuenta que hacemos uso de aplicaciones exigentes como Pokémon GO, que hace un buen uso del procesador gráfico, el GPS y la pantalla. La gestión es correcta y/o suficiente para que un hard user o usuario intensivo no eche en falta el cargador.

Pero, si lo hemos necesitado, su tecnología de carga rápida también estaba ahí para ayudarnos. En una semana solo nos hemos visto “obligados” a cargar brevemente la batería durante unos cuantos minutos, y ello como  precaución para no quedarnos sin carga una vez saliéramos de casa. Más que suficiente para sentirnos tranquilos con la autonomía de este Galaxy A50.

mucha batería

Nuestras conclusiones

Nos queda claro que la apuesta de Samsung por la gama media es fuerte. Tienen mucha y muy buena competencia, pero estos tienen buenos móviles y una gran experiencia en fabricarlos. Y se nota. Los acabados son de gama alta, y la experiencia de uso nos deja claro que es un terminal con aspiraciones. Las fotos, el rendimiento, contar con un lector en pantalla, una batería que aguanta todo el día y un panel de lujo son sus puntos fuertes. Eso sí, hay algunos puntos flojos que pueden empañar ligeramente la experiencia: la latencia en el salto entre aplicaciones, las fotografías nocturnas y la lentitud del lector en pantalla es lo que menos nos ha gustado.

nuestras conclusiones

Sin duda una apuesta fuerte para jóvenes y usuarios que no estén dispuestos a pagar más de 350 euros para tener todos los servicios de un terminal de gama alta. Quizá no destaque como otros terminales de su rango, pero es un producto maduro, capaz y de calidad alta en la media de todas sus características.

Otras noticias sobre... , ,