Google+ desaparece, crónica de una muerte anunciada

Corría el año 2011. Facebook era la gran red social a batir, viviendo un momento dulce en el que podíamos encontrar, entre sus usuarios, desde señores hasta adolescentes. Google no podía desaprovechar la oportunidad de tener su propia red social. A priori, parecía un caballo ganador, ya que la empresa disponía de una ingente cantidad de datos personales que podían ser trasvasados para que configuraran la nueva red social. Para que nos entendamos: si tenías una cuenta en Google, tenías una cuenta en esta nueva red social. De este modo crea Google+, una herramienta que podríamos calificar como un híbrido entre Twitter y Facebook y en la que podíamos integrar otros servicios de Google como YouTube.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Google+: círculos, brechas de seguridad y fracaso final

El funcionamiento de Google+ era, en un primer contacto, un tanto desconcertante. Toda su interfaz, que se asemejaba bastante a un gestor de RSS de noticias, se basaba en los llamados ‘círculos’. El usuario podía crear círculos para añadir a sus contactos por orden de cercanía o intimidad. Así, cuando compartiese algo, solo tenía que elegir, sobre la marcha, el círculo personal. Lo que parecía un triunfo previsible ha acabado en ‘tragedia’.

8 años más tarde, la cosa ha cambiado una barbaridad. En el último año, la red social creada por Mark Zuckerberg ha perdido nada menos que 9 millones de usuarios, los adolescentes ven esta red social como un espacio para los señores y, empacando las maletas, huyeron a Instagram, que está viviendo momentos de gloria tras ‘adoptar’ el modo de historia efímera creado por Snapchat. Y Google+ acaba de echar el cierre.

Google ha declarado, sin paños calientes, que el motivo del cierre de su red social Google+ se debe al ‘bajo uso’ y, además, por diversas fallas y brechas en su seguridad que podrían haber puesto en peligro a decenas de millones de usuarios, incluso sin éstos saber que disponían de cuenta en una red social. Un caso similar al usuario de Amazon Prime que se queda de piedra cuando descubre que puede ver decenas de series y no tenía ni idea. Fueron, en concreto, dos casos los que supusieron la puntilla a la red social de Google. El primero se mantuvo en secreto durante meses y propició que Google+ tuviese fechado un día definitivo de cierre. El segundo y último aceleró dicho cierre, previsto para agosto, adelantándose a abril de este mismo año.

¿Quién tiene la culpa del fracaso de Google+?

Además de todo ello, Google también ha afirmado que su proyecto de tener red social propia no ha ido como esperaban, ni en el progresivo crecimiento de usuarios ni en la captación de clientes profesionales. Los datos vertidos son demoledores: según el gigante de Internet, el 90% de las personas que entraban en Google+ no pasaban más de cinco segundos dentro. Uno de los motivos por los que el usuario recelaba de la red social de Google era su tremenda intrusión, a las bravas, en su vida. Google+ obligaba al usuario a abrirse una cuenta para comentar en otros servicios de la empresa, como YouTube. Google, sin saberlo, estaba cavando la propia tumba de una red social querida por ciertas comunidades, sobre todo porque este sistema de círculos se asemeja, bastante, a cómo organizamos nuestra vida social en la realidad.

Ayer comenzaba el cierre definitivo de Google+. El proceso de eliminar por completo todas las cuentas puede llevar meses, según la compañía. Esperamos que hayas sido precavido y hayas guardado todas tus fotos y vídeos antes del cierre.

Otras noticias sobre... ,