Denuncian a Epson por impedir usar cartuchos de impresora de otras marcas

Hay un estudio que revela que un cartucho de tinta cuesta el doble de lo que vale el litro de Chanel nº5. De ahí que la mayoría de usuarios opten por no comprar los consumibles de la marca y decidan, finalmente, hacerse con alternativas más baratas de marca blanca o incluso con cartuchos reciclados.

El caso es que ahora, la organización FACUA-Consumidores en Acción ha denunciado a Epson, el fabricante de impresoras, por una supuesta vulneración de la legislación de Consumo. Parece que la marca estaría impidiendo que sus equipos pudieran funcionar con cartuchos de tinta de otras marcas o recargables. Así lo ha revelado la Electronic Frontier Foundation.

FACUA ha enviado un escrito a la Agencia Catalana de Consumo, al tener Epson su sede social en Cataluña, para poner de relieve este hecho y que se lleve a cabo una investigación para comprobar si, en efecto, se confirma este comportamiento abusivo.

epson

¿Cómo se estaría bloqueando el uso de otros cartuchos?

De momento no hay nada confirmado y serán necesarias las investigaciones oficiales. El caso es que según el informe que ya se ha presentado, el fabricante estaría escondiendo la instalación del bloqueo a través de una actualización de firmware que no sería tal.

Al descargarlo e instalarlo, la impresora comenzaría a bloquear y/o rechazar cualquier cartucho de tinta que no haya sido fabricado por Epson. Esto perjudicaría, principalmente, a todos aquellos usuarios que suelen recurrir a este tipo de cartuchos de terceros para ahorrar dinero. No en vano, este tipo de consumibles son mucho más baratos que los de marca, vendidos por la propia Epson.

Un bloqueo que se llevó a cabo entre 2016 y 2017

En realidad esto no ha sucedido ahora. Según el documento de la Electronic Frontier Foundation, este bloqueo pudo producirse entre finales de 2016 y principios de 2017. El bloqueo, como indicábamos, se introdujo a través de una supuesta actualización de firmware, que en apariencia fue anunciada como si fuera un paquete de datos rutinario, para mejorar el funcionamiento de los equipos.

Pero esa actualización, si esto acaba confirmándose, no debió servir para añadir mejoras, resolver problemas o integrar funcionalidades. Nada más lejos de la realidad. El cambio que según el informe de Electronic Frontier Foundation se produce modifica la manera en que las impresoras Epson leen el chip usado en los cartuchos recargables o fabricados por terceros.

Con esta actualización, estos cartuchos dejan de ser reconocidos y el usuario solo tiene una solución posible: instalar un cartucho oficial de Epson para seguir usando la impresora. Por tanto, se ve obligado a gastar mucho más de lo que tenía previsto, solo por usar los cartuchos que vende la propia marca. Esto, para las organizaciones de consumidores, puede causar un grave perjuicio a los usuarios.

Y para ello, sustentan sus argumentos en el artículo 82 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios indica que hay prácticas que son abusivas, si en contra de las exigencias de la buena fe causan algún tipo de perjuicio a los consumidores y usuarios. Así lo recoge el reglamento.

Son igualmente abusivas las imposiciones de obligaciones al consumidor y al usuario, que es justamente lo que estaría sucediendo según A partir de este momento, la investigación será su curso y será Consumo quien tenga que determinar si esa práctica es o no es abusiva y qué sanción, si se tercia, tiene que asumir la compañía Epson. 

Otras noticias sobre...