Mi experiencia de uso con el televisor Philips OLED 903

La Philips OLED 903 es una de las propuestas más atractivas de Philips. Un televisor de 65 pulgadas (también disponible en 55 pulgadas) con tecnología OLED. Es decir, negros más profundos y colores vibrantes para una experiencia de primer nivel. Además, también se incluye un sistema de audio de Bowers&Wilkins con altavoces diferenciados para mejorar la reproducción de agudos, medios y graves. No ofrece un resultado tan potente como el de un home cinema completo, pero es una solución fantástica para los usuarios que no son audiófilos pero buscan un punto más de calidad.

Y todo ello con un diseño realmente fino. Impresiona la delgadez del panel y el minimalismo de sus dos patas que sobresalen muy poco de la tele y generan la sensación de que estamos ante un panel “flotando” en el aire. Tampoco hay que olvidar su tecnología exclusiva Ambilight a los tres lados. Se trata de un sistema de luces LED tanto en la parte superior como en los laterales que cambia de forma dinámica según las imágenes que se ven en la tele. Este sistema no ha terminado de calar lo que debería en el mercado, probablemente por la dificultad de mostrar su atractivo en la propia tienda.

Hablando de tiendas, la Philips OLED 903 de 65 pulgadas se puede encontrar en tiendas como El Corte Inglés por un precio de 3.500 euros. La configuración de 55 pulgadas baja su precio hasta los 2.500 euros. He tenido la ocasión de probar esta tele a lo largo de un par de semanas. Estas son mis opiniones sobre este interesante televisor OLED.

 

Ficha técnica Philips OLED 903 de 65 pulgadas

Diagonal  65 pulgadas
Resolución y tecnología 4K UHD (3840 x 2160 píxeles), Perfect Natural Motion, HDR Perfect, Micro Dimming Perfect, 4500 ppp
Tipo de panel OLED
Procesador P5 Perfect Picture Engine
Dimensiones (con peana) 144,8 x 89,1 x 28 cm
Peso (con peana) 65 pulgadas: 31,4 kg
Soporte Dos pequeñas patas metálicas
Sistema operativo Android Nougat
Apps YouTube, Netflix, Videoclubes online, Navegador de Internet abierto, Redes sociales, Televisión a la carta
Control Mando a distancia con teclas, mando a distancia minimalista
Sonido Barra de sonido Bowers & Wilkins, 2.1 canales, 50 vatios (RMS), Dolby Digital, Dolby Digital Plus, AC-4, Dolby Atmos, DTS-HD, DTS II
Conexiones 4 x HDMI, 2 x USB, Componentes, CI+, Salida de audio digital (óptica), Ethernet
Conectividad inalámbrica Wi-Fi 11ac 2×2
Otros Ambilight a 3 lados
Google Play Store
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio 2.800 euros

Dos opciones para controlar la tele

Poco a poco, año tras año, parece que el mando tradicional de la tele tiene los días contados. En el caso de las teles Philips, estamos todavía en un paso intermedio, que se traduce en el uso de dos mandos diferenciados. El primero de ellos es el que podríamos denominar tradicional, que he podido probar en anteriores años. Se trata de un mando que cuenta con un teclado completo en la parte trasera y una gran cantidad de botones también en el frontal. Cuesta acostumbrarse a tanta cantidad de opciones y a veces no es del todo intuitivo, pero la verdad es que tras acostumbrarse a su uso (algo que ya me sucede desde hace tiempo) supone una buena herramienta para controlar de forma avanzada el equipo.

philips-oled-903-24

La Philips OLED 903 se puede controlar con dos mandos distintos

El segundo mando es el que supone un cambio. Me recuerda bastante a la propuesta de Samsung con su mando táctil, pero todavía más reducido en tamaño. De hecho, al principio incluso paso desapercibido en la propia caja de la tele. Este mando tiene un diseño alargado y fino, que me recuerda a la forma de una cajetilla de tabaco fina. La cantidad de botones se lleva a su mínima expresión, con uno para el encendido/apagado, dos para bajar y subir el volumen, uno para volver al inicio y para ir atrás (en una clara referencia a los botones de un móvil táctil).

También contamos con un panel cuadrado central que ocupa toda la superficie del mando y que nos permite movernos con gestos táctiles a través del menú de la tele. Al igual que un trackpad, podemos presionarlo para confirmar y mantenerlo apretado para que se abra el menú para cambiar de fuente y otras opciones (algo que tardé un tiempo en descubrir).

philips-oled-903- mando

El mando táctil es realmente delgado

La verdad es que todavía queda trabajo por delante en el control táctil de este mando. Normalmente capta bien los movimientos, pero hay ocasiones en las que el movimiento no resulta tan cómodo. Personalmente, creo que el mando táctil de Samsung está por delante en respuesta. Además, echo de menos algo que sí se podía hacer con el mando de la coreana: se trata de pasar rápidamente entre canales u opciones manteniendo presionado un lado del panel. En el caso del mando de Philips, hay que hacer cada vez el gesto de mover el dedo de un lado a otro del panel y si tienes que moverte mucho resulta cansado.

El último botón del mando es el que sirve para abrir el asistente de voz de Google. Este asistente se vale de un micrófono integrado en el mando y nos sirve para abrir distintas aplicaciones o buscar opciones de configuración rápidamente. Como es habitual en esta herramienta de Google el reconocimiento de voz es fino y casi siempre capta a la primera las órdenes de voz. Una buena solución si no te haces del todo con el mando o quieres probar a controlar la Philips OLED 903 hablando con ella.

philips-oled-903-21

Android TV cuenta con muchas de las apps más interesantes, como Spotify, Netflix, Amazon Prime, YouTube…

Ecosistema Android TV

Y llegamos a lo que es el corazón del ecosistema de la tele. Philips ha apostado por la plataforma Android, dejando a un lado sus propios desarrollos. ¿Una buena solución? Sinceramente, yo que he podido probar otro televisor de Philips durante meses anteriores he llegado a echar en falta la antigua interfaz. El principal problema del ecosistema Android es que resulta bastante exigente a nivel de potencia y capacidad de proceso. De vez en cuando se nota en la fluidez a la hora de moverse por los menús y también cuando se abren distintas aplicaciones.

Por el lado positivo, hablamos de un ecosistema muy completo que tiene un buen puñado de aplicaciones disponibles. Hoy en día, es la alternativa más potente a propuestas consolidadas como la interfaz de Samsung con Tizen y la de LG con WebOS. Como era de esperar, las mayores alegrías las encontramos al usar aplicaciones propias de Google, como por ejemplo YouTube. También me ha gustado mucho la conexión con distintas páginas web con contenido de vídeo. Si estás conectado a la misma red WiFi, puedes transmitir el contenido directamente en la tele con solo un click desde tu ordenador en plataformas como Facebook.

En el caso de ser un apasionado de series y vídeos, hay que decir que contamos con apps tanto para Netflix como para Amazon Prime Video. Las dos son bastante completas y no hemos apreciado apenas fallos en el tiempo que hemos podido bucear por ellas. Eso sí, si estás buscando HBO no la encontrarás para usarla fácilmente.

philips-oled-903 pantalla netflix

Interfaz de Netflix en la Philips OLED 903

El sonido, la gran apuesta de Philips

Philips se ha unido con Bowers&Wilkins para ofrecer en este televisor algo diferente a lo que podemos encontrar en la competencia. Es un acercamiento algo diferente a la Philips OLED 973, que ofrece una barra de sonido integrada en la propia base de la tele. En el caso de la Philips OLED 903, la barra se distribuye a través de una franja que ocupa todo el ancho de la tele y que está entre el propio panel y las peanas.

philips-oled-903-1

El sistema de sonido se distribuye a través de todo el ancho de la tele

El sistema de sonido es de tipo 2.1. Es decir, audio envolvente aunque sin llegar a la experiencia de un home cinema completo. Se compone de dos tweeter con cúpula de titanio para los agudos, dos altavoces cónicos de fibra de vidrio para los medios y un subwoofer para los bajos. Cada altavoz para medios tiene una potencia de 10W, mientras que el subwoofer alcanza una potencia de 30W. En total, es capaz de ofrecernos una potencia de salida de 50W.

Hay que ser sincero. El trabajo que se ha hecho para introducir este sistema de sonido en un televisor tan fino es encomiable. El audio es nítido y los bajos son decentes, aunque hay ciertos momentos en los que la sensación auditiva que se genera resulta algo artificial. Pero la mayor parte del tiempo nos ofrece una experiencia completa para los usuarios que no sean audiófilos ni busquen un equipo multimedia impactante. En este caso, siempre encontrarás un plus en el uso de un sistema home cinema con barra de sonido (sobre todo para conseguir unos bajos más intensos).

philips-oled-903-5

Imagen OLED con un panel infinito

El panel de la Philips OLED 903 es francamente impresionante. La compañía ha optado por un diseño de pantalla infinita que da la sensación de ser todavía más grande. Los marcos son realmente pequeños. Además, cuenta con el plus de las luces LED de Ambilight del que hablaré más adelante. Esta tele está disponible en dos formatos, 55 y 65 pulgadas. Yo he podido probar la segunda configuración en un salón que no es muy grande. Pero a pesar de mis primeras dudas, se trata de un tamaño fantástico para poder disfrutar de una experiencia de cine en tu propio salón (una vez pasas un periodo de transición para acostumbrarte a ese formato).

Philips utiliza en este televisor la tecnología OLED, un tipo de panel que es más potente que el LCD en varios apartados. Enseguida se nota la diferencia en el propio brillo y sensación que te da el cristal, con unos colores más brillantes. Pero, sobre todo, donde más juego te da esta tecnología es a la hora de enfrentarte a escenas oscuras. Al contrario que con los paneles LCD, los píxeles de las pantallas OLED se pueden apagar de forma individual cuando hay oscuridad y conseguimos unos negros más profundos.

El trabajo en el procesamiento de la imagen lo hace el procesador P5 de Philips, de cuatro núcleos. Este chip trae una serie de mejoras que son evidentes si las activamos. Así, podemos disfrutar de imágenes en las que el contraste y la viveza de las escenas es superior. Sí que he echado en falta un poco más de fluidez en los menús de Android TV, pero a la hora de tratar la imagen –lo que realmente destaca en un televisor– no me he encontrado con ningún pero durante el tiempo que he probado el televisor. Por cierto, si ves en algún lugar el añadido de OLED+ en este modelo, no se refiere a un cambio en la propia tecnología, sino a las mejoras que incluye la tele a través del nuevo procesador de imagen.

philips-oled-903-20

Los marcos de la tele de Philips son realmente pequeños, dando esa sensación de que es una pantalla todavía mayor

¿Se echa en falta un panel curvo? La verdad es que no, sobre todo ahora que los marcos son cada vez más finos y se crea esta sensación de un mayor formato. Como era de esperar, estamos ante un panel con resolución 4K de 3.840 x 2.160 píxeles. Sí que tengo que comentar que me ha parecido que Philips ha hecho un buen trabajo a la hora de escalar contenidos con menos resolución, pero no me ha parecido de los puntos más fuertes de esta tele.

Dentro de las tecnologías que ha incluido la compañía contamos con Perfect Natural Motion. Con esta tecnología se verifica individualmente cada píxel de los que forman parte del panel de modo que las líneas de movimiento sean más suaves y se evite los saltos de imagen. Por supuesto, este televisor es compatible con contenidos HDR de alto rango dinámico. La denominación HDR Perfect simplemente significa que es compatible con HDR10.

philips-oled-903 peana

Las patas que funcionan como peana son muy elegantes y cortas

Diseño realmente elegante y fino

No hay lugar a dudas. El Philips OLED 903 es un televisor que enamora. Por su sencillez, por su concepto de elegancia… Y por la forma en la que lo han llevado a cabo. Empezando por la propia finura del panel. Impresiona que sea más fino que un dedo e incluso genera la sensación de cierta fragilidad. Solo es más grueso en la zona inferior, en la que también entran en juego las filas de luces LED de Ambilight (lo que imposibilita hacerlo más fino).

Es una tele que resulta muy fácil colgar de la pared gracias a esta finura y mantiene un peso muy competitivo de 31 kilos. Pero personalmente, lo que más me ha gustado es su sistema de peanas. Lejos de otras propuestas más complejas y en los que el soporte tiene bastante protagonismo, Philips ha querido crear una tele realmente minimalista. Sus dos peanas metálicas en plata apenas sobresalen de la tele por delante y por detrás, y son tan finas que pueden pasar desapercibidas fácilmente. Eso sí, cumplen bien su trabajo y mantienen el televisor en su sitio. Además, tienen el detalle de tener los logos tanto de Philips como de Bowers&Wilkins.

philips-oled-903 lateral

También destaca la zona del marco inferior, en la que se ha introducido una capa de tela gris oscuro que es la que oculta la barra de sonido integrada. No obstante, me da la impresión de que se podía haber optado por un color –e incluso un tacto– distintos para hacer esta zona de la tele más atractiva. Con todo, se trata de un punto diferencial que lo hace único respecto al resto de la competencia, y eso siempre suma en un mercado en el que los diseños se equiparan cada vez más.

philips-oled-903-12

El panel de la Philips OLED 903 es más fino que un dedo

Conexiones completas

Dentro del campo de las conexiones, vamos a disfrutar de un conjunto bastante completo que hace frente a las necesidades de cualquier usuarios. Empezando por la presencia de cuatro ranuras HDMI para conectar distintos dispositivos al televisor como consolas, ordenadores o decodificadores. También contamos con dos ranuras USB pensadas para insertar una memoria microUSB o un disco duro. De este modo podemos visualizar los contenidos multimedia como fotos o vídeos que tengamos almacenados en dichas unidades. La Philips OLED 903 es compatible con un gran número de formatos de vídeo y audio.

En el caso de vídeo, puede reproducir archivos que tengan formato MKV, uno de los más usados con películas en alta calidad. También es compatible con AVI, MPEG o WMV, además de los formatos más clásicos de subtítulos como SRT, SUB o TXT. Dentro del audio podremos reproducir canciones en formato MP3, AAC o WAV entre otros. En el caso de las imágenes, tenemos compatibilidad con formato JPEG, BMP, GIF y PNG.

También tenemos la opción de usar el disco duro o memoria USB (si alcanza determinada velocidad) para poder grabar los contenidos que estemos viendo en la tele.

A la hora de conectarnos a Internet, existen dos opciones. Por un lado, contamos con una ranura Ethernet para conectar la tele a través de cable. Se trata de una opción interesante si tenemos el router en el salón, ya que se evita la típica pérdida de señal que sucede con la conexión WiFi. Precisamente, la segunda opción pasa por conectar la tele a la red WiFi. El televisor Philips OLED 903 es compatible con el protocolo WiFi AC.

Este protocolo nos permite conectarnos tanto a través del ancho de banda de 2,4 GHz como el ancho de banda de 5 GHz. Este primer ancho de banda es el que usa la inmensa mayoría de dispositivos que usamos hoy en día. El problema es que no solo hablamos de portátiles y móviles, también pueden producir interferencias en este ancho equipos como microondas y otros electrodomésticos. Además, se trata de un ancho de banda que no está pensado para que haya muchos equipos conectados al mismo tiempo, algo que va contra la realidad existente en cada vez más hogares.

El ancho de banda de 5 GHz, por contra, está menos congestionado y se ha pensado para que pueda haber un gran número de dispositivos conectados al mismo tiempo (hasta 100). El resultado es una conexión más estable y rápida (también es capaz de gestionar velocidades más altas). Para usar este ancho es necesario contar con un router compatible, aunque hoy en día la mayoría ya son compatibles.

philips-oled-903-18

Muestra de las luces Ambilight, una tecnología exclusiva de Philips

Ambilight a los tres lados

Es, sin lugar a dudas, la tecnología que más diferencia a los televisores de Philips de los de la competencia. Una propuesta diferente y a veces poco valorada en su justa medida. Se trata de un juego de luces LED que cambian de color en tiempo real según lo que estés viendo en la pantalla (aunque también puedes dejarlo fijo si solo quieres luz ambiente). La gracia es que estás luces se proyectan sobre la pared en la que esté colocada el televisor, de modo que entra a formar parte de la experiencia de ver una película o una serie.

Como no podía ser de otra forma, la tele Philips OLED 903 usa un sistema de Ambilight a los tres lados, tanto en la parte superior como a los dos lados. La potencia de las luces y el estilo se puede configurar desde la propia tele para que se adecue a nuestras preferencias.

philips-oled-903-16

¿Merece la pena Ambilight? Se trata de una pregunta muy personal. Hay muchos a los que este juego de luces les parece poco más que una curiosidad y otros que le dan más valor. Yo me encuentro entre los segundos. He oído a amigos que al venir a casa me han dicho que las luces le distraen de lo verdaderamente importante, lo que pasa en la tele. Lo mismo me sucedía a mí al principio de trabar contacto con Ambilight (hace ya unos años). Pero después, dejas de fijar la vista en los laterales y pasas a tener una sensación casi imperceptible de estar ante una experiencia más íntima, personal. Cuando veo otros televisores echo de menos esta sensación, aunque se disuelve después de unos días sin ver las luces LED.

En definitiva, no es -para mí- una tecnología que marque la diferencia entre comprar o no un televisor pero si otorga un plus que te hace disfrutar de una experiencia multimedia más rica y completa.

philips-oled-903 bowers

Precio y opiniones

La Philips OLED 903 se puede encontrar en dos configuraciones. La que hemos probado apuesta por un panel de 65 pulgadas y tiene un precio de 3.500 euros. También se puede encontrar en un panel con 55 pulgadas y 2.500 euros.

En definitiva, me quedo con la impresión de haberme enfrentado a una tele realmente completa. La OLED 903 sabe crear un excelente equilibrio entre calidad de imagen, calidad de sonido y diseño elegante y diferencial. Destaca desde el primer vistazo y además incluye una tecnología exclusiva de Philips como es la de sus luces LED Ambilight. No es una característica que vaya a contentar a todo el mundo, pero a mí me ha gustado desde el primer momento que trabé contacto con ella. La idea de que las luces jueguen con el propio entorno de la tele y lleven la experiencia multimedia a la pared del salón es un plus que me encanta.

philips-oled-903-23

Pantalla principal de Android TV en el Philips OLED 903

El sistema de audio integrado de Bowers&Wilkins es otro de sus puntos fuertes. La tele crea una experiencia envolvente y de bastante calidad. Suficiente para gran parte de los usuarios que no quieran montarse un home cinema en el salón. Como usuario me gusta disfrutar de una experiencia completa sin tener que andar buscando otros dispositivos, aunque hay que reconocer que sigue siendo la opción más potente si quieres montarte tu pequeña sala de cine en casa.

Por el lado negativo, hay que reconocer que Android TV es la plataforma de Smart TV más floja de las dominantes hoy en día. Su sincronización con otros dispositivos es excelente, pero el movimiento a través de los menús y la fluidez deja que desear. Y eso incluso si lo comparamos con la propia plataforma que usaba Philips el año pasado. Mucho camino por delante para el sistema de Google.

Otras noticias sobre... , , , ,