Mi experiencia de uso con el Samsung Galaxy Watch

Samsung cuenta con un nuevo reloj inteligente en el mercado. Un mercado que parece haber perdido fuelle fuera del Apple Watch, pero que todavía ofrece alternativas muy interesantes. Este Samsung Galaxy Watch es una de ellas. Un reloj que no solo es bonito para llevar en la muñeca, sino que nos chiva al instante cada notificación que llega a nuestro móvil. Incluso nos permite responder a muchas de ellas sin sacar el móvil del bolsillo. Un reloj que además resulta especialmente útil para los usuarios deportistas e interesados en cuantificar todos y cada uno de sus movimientos.

No es un gran avance frente al resto de relojes de Samsung, pero la independencia de este Galaxy Watch resulta interesante si acostumbras a practicar deporte sin llevar el móvil encima. Incluir GPS en su interior y haber mejorado la medición de actividades deportivas son sus grandes puntos a favor. Pero mejor te cuento qué sensaciones he tenido en su uso durante toda una semana.

Samsung Galaxy Watch

Pantalla 1,3 pulgadas AMOLED con resolución 360 x 360 píxeles
Dimensiones 49.0 x 46.0 x 13.0
Peso 63 gramos
Memoria interna 1,5 GB de memoria RAM / 4 GB de almacenamiento. Sistema operativo Tizen
Procesador Doble núcleo a 1,15 GHz
Acabados Caja metálica plateada y bisel en negro
Baterí­a 472 mAh, cargador inalámbrico con soporte
Autonomía Alrededor de dos días de uso habitual
Hasta cuatro días en uso de reloj
Conexiones BT 4.2, GPS, WiFI, NFC, Acelerómetro, Barómetro, Sensor de Giro, Sensor HR, Sensor de Luz, lector de pulso
SIM eSIM
Aplicaciones Galaxy Apps, Samsung Health, Encuentra mi teléfono, Samsung Pay, Reloj, Alarma, Calendario, Galería, El Tiempo,  Bixby, Altímetro y Barómetro, Flipboard…
Funciones principales Detección automática de ejercicio, medición de sueño, medición de 30 tipos de ejercicio, alerta de inactividad, notificaciones, responder mensajes de WhatsApp, manos libres, reloj
Compatibilidad Android 5.0 o superior e iOS
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio 400 Euros

 

Un reloj para brazos fuertes

Mucho ojo al escoger entre los dos modelos de este Samsung Galaxy Watch si eres de brazo fino. En mis manos (en mi muñeca en realidad) ha caído la versión de 46 mm de esfera, con más autonomía y más pantalla, pero también más peso y más volumen. Y ha resultado demasiado aparatoso para mi gusto. No me caracterizo por una gran corpulencia, y mi falta de costumbre a la hora de vestir relojes me lo ha dejado claro a cada minuto que pasaba con el reloj encima. Solo son 63 gramos, pero su robustez y mi pequeño diámetro de muñeca no casan bien. Quizá el de 42 mm y sus 49 gramos serían una mejor combinación.

reloj para brazos fuertes

Ahora bien, en cuanto hablamos del diseño hay que dejar claro que Samsung sabe lo que se hace respecto a relojes inteligentes. De hecho repiten la fórmula vista en los Samsung Gear de generaciones anteriores. La cosa funciona, así que mejor mantenerla. Vuelve el bisel que rueda para movernos por los menús si no queremos dejar nuestra huella dactilar marcada en la pantalla (de 1,3 pulgadas y tecnología AMOLED en mi caso). Quizá no sea la manera más rápida de moverse por los menús y watchfaces, pero es estilosa, cómoda y muy limpia.

La caja en este modelo más grande es de metal en acabado plateado y con la esfera del bisel en negro. No hay más opciones de diseño. Claro que la opción de 42 mm permite escoger entre negro y oro rosa para el conjunto. En el Galaxy Watch que he podido probar la personalización depende de la esfera o watchface que escojamos, y de las pulseras que acompañan al reloj, claro. Hay una gran variedad, y gracias al estándar de 22 mm (en el modelo grande y 20 mm en el pequeño) podemos comprar y cambiar fácilmente por otras asequibles de diferentes materiales, acabados y colores. Por defecto el Samsung Galaxy Watch cuenta con unas correas de silicona negra estriadas. Son cómodas, flexibles y seguras. Pero son muy poco sufridas. En apenas un par de días, y sin ser uno muy sucio, ya estaban llenas de pequeñas partículas de polvo. Una pena, ya que el tiempo y el sudor no suelen solucionar estas cosas.

Samsung Galaxy Watch

En esta edición encontramos dos botones planos con textura rugosa que apenas sobresalen de la esfera en la parte derecha. Son accesibles, cómodos y se integran a la perfección en el estilo elegante de este reloj.

En conjunto el Samsung Galaxy Watch es un reloj realmente bonito, estiloso y elegante. De corte clásico y muy enfocado al público masculino por su tamaño y robustez. Más vale que tengas una muñeca portentosa si no quieres sentirte como un Power Ranger.

correas

Gran pantalla, no tan gran experiencia de uso

El Samsung Galaxy Watch de 42 mm cuenta con una pantalla de 1,3 pulgadas de tamaño. Más que suficiente para mostrar toda la información de actividad física, pero también juegos, notificaciones y aplicaciones propias. Sobre todo teniendo en cuenta que muestra imágenes a una resolución máxima de 360 x 360 píxeles. Es aquí donde no me importa que el reloj sea tan grande.

La tecnología de la pantalla es AMOLED, lo que supone un consumo eficiente de la batería que lleva dentro. Gran contraste, brillo más que suficiente para tolerar y sobresalir sobre la luz de día directa de la ciudad de Ávila, y unos colores bien definidos. Da gusto mirar a esta pantalla, y me hace recordar que no hace tanto miraba a las pantallas de pulseras cuantificadoras y otros relojes pudiendo contar casi a ojo los píxeles mostrados en ellas. Un gustazo de pantalla la de este Galaxy Watch, vaya.

Lo que no me ha gustado tanto es la experiencia de uso. Y ojo, es ágil y más que correcta. Mi problema ha sido adaptarme a Tizen, el sistema operativo que lleva este reloj. Es mi primera experiencia personal con un reloj de Samsung y la curva de aprendizaje no me ha resultado demasiado accesible. Gestos que desconocía, controles duplicados entre la pantalla táctil y la esfera, un sistema de escritorio que no se explica en un inicio…

Otro punto negativo es la gestión de notificaciones como WhatsApp. Sí, he podido responder a estos mensajes de manera más o menos rápida. Pero la impotencia que he sentido ante la falta de alternativas entre las respuestas rápidas solo ha sido superada por el miniteclado. Has de confiar mucho en que pulsando sobre el grupo de letras en repetidas ocasiones se conformará la palabra o la frase que quieres responder. Sirve. Y es útil. Pero no vas a dar contestaciones coherentes ni explayadas. Quizá al usar el micrófono para trascribir tus palabras. Algo que solo me he atrevido a usar en la intimidad de mi casa.

botones

Claro que esto solo ha durado un par de días. Pronto he aprendido a ordenar mis actividades físicas favoritas en diferentes accesos directos en un par de escritorios. O a cambiar de watchface o esfera con solo una pulsación prolongada sobre la pantalla. O a cómo deshacerme de notificaciones sin tener que borrarlas todas desde la pantalla más a la izquierda del interfaz. Pequeños cortocircuitos mentales que me han desquiciado ligeramente durante los primeros días. ¡Ah, y sin olvidarme de los botones físicos! En definitiva, un sistema que, al menos personalmente, me ha supuesto cierto esfuerzo aprender, pero que acaba teniendo todo el sentido del mundo. Por cierto, la primera vez que lo usas hay un pequeño tutorial. Pero lo olvidé tan rápido como terminó.

Érika Laveras

Tizen, además, es un sistema bastante rápido. Y no solo para responder a mis interacciones sobre la pantalla, también para enviar watchfaces o notificaciones desde el móvil a la muñeca. O para instalar y lanzar juegos. Sí, se puede jugar en este reloj. No hay ningún entretenimiento que valga realmente la pena pero, oye, es todo un punto a favor saber que el reloj tiene esta solvencia.

El compañero de gym que no se olvida de ti

Gracias por hacer un reloj para despistados, Samsung. Aunque me consta que no es la primera vez. Pero este Samsung Galaxy Watch es capaz de detectar automáticamente muchos ejercicios de manera efectiva. Que ha medido mis ejercicios incluso cuando me he olvidado (en estos días de manera forzada) de seleccionar qué entrenamiento iba a comenzar. Elíptica, correr en cinta, una caminata o dar una vuelta con la bici son algunas de las actividades que ha registrado sin que haya hecho absolutamente nada. Pero nada de nada.

compañero de gym

Ahora bien, lo que más me ha sorprendido es que pueda registrar unas 30 actividades de toda clase en el gym. Más allá de las máquinas habituales en las que movemos la muñeca y pueda detectar por ahí que estamos corriendo y no solo aspavientos, podemos elegir entre una gran selección. Incluso ejercicios de glúteo, muslo y espalda. Eso sí, tenemos que buscar la actividad, tener configurado nuestro perfil de usuario deportivo y empezar a darle caña a la mancuerna.

Samsung Health

Y aquí llega la clave que todo usuario deportista quiere saber. ¿Mide bien la actividad física? Pues me temo que la respuesta es que no. O al menos no es tan fiable como los productos deportistas profesionales. Detecta la actividad e incluso el sueño, y también se encarga de leer tu ritmo cardiaco para calcular calorías quemadas, pero sigue habiendo cierto margen de error. Al menos frente a otros sensores que usado en mis pruebas. En la piscina, donde puedes sumergirlo hasta 50 metros, mide brazadas de más. Es útil, pero no fiable. Y algo similar sucede en las prácticas al aire libre. El GPS ayuda mucho a conocer distancias, pero el número de pasos y calorías varía ligeramente respecto a otros medidores, en este caso por lo bajo.

google fit

Queda claro que Samsung ha creado un compañero de gimnasio inteligente para deportistas amateurs o que quieran tener referencias de su actividad física. Además solo tienes que llevarlo cargado y olvidarte de lo que haces porque el Galaxy Watch se encarga de todo. Pero si lo que quieres es una medición exhaustiva de todo lo que haces, este reloj no es la mejor opción.

Un medidor de actividad y muchas cosas más

Su principal virtud es la de medir la actividad física del usuario. O incluso el descanso. Por tierra, mar y aire. Y el Samsung Galaxy Watch lo hace bien y con estilo. Pero durante estos días de uso me he llevado algunas gratas sorpresas que quiero comentar también.

actividad deportiva

Una de ellas es su uso como manos libres. Realmente útil en mi par de experiencias. Eso sí, siempre en casa y con un entorno silencioso. Sin embargo he podido escuchar con total claridad sin ningún tipo de interferencia o corte. Y lo mejor de todo, pudiendo moverme y agitar los brazos sin que esto repercuta en la calidad de la llamada. Eso sí, no me imagino esta experiencia en exteriores, hablando hacia la muñeca en modo espía para que el entorno no se entere de lo que digo.

El Galaxy Watch también se ha encargado de recordarme constantemente que tengo siempre el culo pegado a la silla. Cada poco tiempo una vibración en la muñeca, en los días de redacción, me dice que me mueva y realice una serie de ejercicios sencillos. Mover los brazos, girar la espalda o incluso hacer sentadillas. Las primeras veces me mostré reticente, pero una vez que te dejas llevar comprendes el beneficio que supone estos avisos y consejos a lo largo de una jornada frente al ordenador. Quienes trabajen siempre en silla sabrán a lo que me refiero.

muchas cosas más

También he visto cierto potencial para los usuarios novatos que quieran introducirse en el mundo fitness o para quienes son cuidadosos con lo que comen y beben. Gracias a Samsung Health, la app de salud de la compañía, es posible añadir widgets donde apuntar las comidas y sus respectivas ingestas de calorías, la cantidad de agua bebida, café, etc.

He echado en falta más watchfaces y herramientas interactivas. Se nota que Tizen no es Android, y que cuenta con menos desarrolladores. No hay tanta variedad ni de tanta calidad en tema de esferas, juegos y elementos extra. Aquí he pecado de envidia al ver relojes de Disney en las pantallas de los Apple Watch de otros compañeros de sector.

juegos

Batería que no tienes que cargar todos los días

Uno de los puntos débiles de los wearables o aparatos que se visten suele ser su autonomía. Si no se opta por una pulsera cuantificadora de Xiaomi, capaz de aguantar casi un mes de uso sin conectarla a la corriente, lo habitual es que haya que cargarlo todos los días. Lo cual, en el caso de los relojes que miden el sueño pierde toda la gracia. En el caso de Samsung Galax Watch no hay este problema porque, incluso en su uso más intensivo, es capaz de superar las 24 horas.

batería

Eso sí, ni siquiera en mis días light o tranquilos (la mayoría, no voy a engañar a nadie como persona deportista) he conseguido superar más de dos días de autonomía. Todo depende de las mediciones de pulso, que puede ser continuo o por intervalos, así como las mediciones de ejercicio. Por supuesto jugar con el reloj, interaccionar con las esferas y toquetearlo constantemente no ayuda a su autonomía. Sin embargo, dudo que se superen los cuatro días de autonomía en un uso normal de una persona no deportista. Eso sí, si lo vas a usar como reloj, deshabilitando las lecturas de pulso y controlando las conexiones a Internet o con tu móvil, estoy seguro de que se alcanzan los 5 o 6 días de los que habla la propia compañía. Pero ¿quién quiere un reloj de 300 o 400 euros (según tamaño) con pantalla táctil? Por cierto, el reloj tarda cerca de tres horas en cargarse por completo.

carga

Conclusiones

Samsung ha repetido las fórmulas de sus antiguos relojes inalámbricos con este Samsung Galaxy Watch. Y no es algo malo. Es un reloj independiente gracias a su conexión WiFi y Bluetooth. Incluso existe una versión con eSIM. De esta manera podemos ir a correr con nuestra música en él sin cargar con el móvil a la vez. Su objetivo principal es medir entrenamientos y otras cuestiones de la actividad física y hábitos del usuario. Y también es capaz de llevar a nuestra muñeca la gran mayoría de notificaciones de nuestro móvil. Además de permitirnos hablar en manos libres. Todo lo hace bien, pero hay unos cuantos peros.

Galaxy Watch

Aunque es predominantemente deportivo y consigue detectar qué actividad física realizas, no es tan exacto como los aparatos profesionales destinados a este fin. En mi caso he tardado un par de días en conseguir entender todo el sistema Tizen, aunque al final acaba siendo claro y útil. Y el mayor problema es que el sistema no es lo más cómodo para contestar a los WhatsApp entrantes.

Samsung

Ahora bien, eres tú quien decide si se hace con un Samsung Galaxy Watch por 400 euros (grande). Globalmente es un gran reloj inteligente gracias a aspectos como el diseño y el funcionamiento. Quizá te plantees más su compra si buscas una actualización importante respecto a las generaciones anteriores de relojes inteligentes de Samsung.

Otras noticias sobre... ,