La comunidad transgénero reclama su propio emoji

Mira bien el teclado de tu WhatsApp. ¿Cuántos emojis tienes? Probablemente encuentres uno para casi todas tus emociones, para cada uno de los objetos que te vienen a la mente. Incluso, porque han sido añadidos en los últimos tiempos, para representar todas las tipologías de familias que existen. Porque son muchas y muy variadas. Para una amplísima selección cromática de pieles… Y lógicamente, para las distintas combinaciones posibles de parejas que existen.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Todos parecen estar representados, aunque no ha sido por casualidad. La lucha por incluir a los colectivos que durante mucho tiempo han permanecido en minoría – o que incluso han sido discriminados – ha costado y mucho.

Ahora le toca el turno a las personas transgénero. ¿Sabes cuál es el emoji que los representa? Por más que busques y rebusques, verás que no está por ninguna parte. Todavía no lo tienen. Y por ello se quejan, con toda la razón del mundo. Pero, ¿qué ocurre exactamente con su representación en el universo emoji?

Emojis para todo, menos para la comunidad transgénero

Hoy en día tenemos emojis para casi todo. En el teclado de tu móvil puedes encontrar desde un puerco espín, a un cacahuete, pasando por una paella o un tazón de noddles. Tienes un caballito de feria, un farolillo chino o un café con leche decorado. El nivel de precisión es tanto, que parece imposible que el Unicode Consortium, el grupo de expertos que se encarga de aprobar los nuevos emojis, se haya olvidado de la comunidad transgénero. 

La activista británica Charlie Craggs, autora de To My Trans Sisters, ha elevado su crítica en las redes sociales, iniciando una campaña bajo el hashtag #ClawsOutForTrans, en la que critica a dicho consorcio por haber ignorado por completo la petición de incluir en el teclado la bandera transgénero, incluyendo, por contraste, el absurdo emoji de la persona en la sauna, que apareció a principios de este mismo año.

Los mismos derechos que una langosta. ¿O todavía no?

Pues parece que no. La activista ha iniciado una campaña para la que se necesitan 2.500 firmas y que busca equiparar los derechos de las personas transgénero a las de una langosta. Como lo lees.

Las langostas son organismos ginandromorfos. ¿Esto qué significa? Pues que pueden poseer tanto características femeninas como masculinas.Etimológicamente, la palabra ginandromorfo proviene de los términos “gyne” (hembra) y “andro” (macho) y define los casos de algunas mariposas, aves y crustáceos, como por ejemplo el cangrejo o la langosta.

¿Has probado a compartir el emoji de una langosta? No te costará demasiado encontrarlo: está en la sección de animales. Esto significa que el Consorcio Unicode ha tenido tiempo para representar a un animal como la langosta, pero se ha olvidado de representar a una importante comunidad de personas como es la transgénero, que forma parte de su misma especie humana, y que tan solo reclamaba la integración de una bandera en el amplísimo universo emoji. La bandera azul, blanca y rosa, que los representa. 

De ahí que, en señal de protesta, las personas transgénero estén usando actualmente el emoji de la langosta como representación de su comunidad. Y no dejarán de hacerlo hasta que la bandera aparezca en el sitio en el que tiene que estar, con el mismo derecho que todas las demás. 

bandera trans emoji

Una bandera que no llega

Cualquier persona que lo desee puede proponer un emoticono o emoji al organismo que los regula y que se encarga de aprobarlos. Entre las autoridades que forman parte del Consorcio están personas tan influyentes como Tim Cook o Mark Zuckerberg. Y son ellos, de hecho, los que tienen la última palabra a la hora de aceptar un emoji o no.

La bandera que representa a la comunidad transgénero es una de las más solicitadas, después de que en 2016 el Consorcio decidiera añadir la bandera de la comunidad gay, otra de las grandes peticiones del colectivo.