Portugal se suma al acoso contra la plataforma Airbnb

Las noticias que afectan a la plataforma de vivienda turística compartida Airbnb no paran de sucederse. El fenómeno de la subida de alquiler de la viviena, que expertos aseguran puede provocar la explosión de una burbuja aún peor que la que ocasionó la crisis mundial financiera de 2008, y que puede estar provocado por la masificación de la vivienda para fines turísticos, puede tener los días contados. En nuestro país ya se están comenzando a ver los primeros pasos en la dirección  de reglamentar de modo más duro el alquiler turístico en zonas del centro. Por ejemplo, en Mallorca ya está prohibido el alquiler en viviendas multifamiliares en la zona centro, considerada como zona congestionada. En Madrid, el gobierno de Manuela Carmena quiere seguir el mismo camino y delimitar la ciudad en zonas para acotar la vivienda turistica. La Hacienda española, por su parte, exigirá información de sus actividades, así como de datos de sus usuarios.

Restringir el uso de Airbnb, prioridad para el gobierno Portugués

Nuestro país vecino también quiere pararle los pies a Airbnb. El gobierno del país luso está dispuesto a dividir su territorio nacional en zonas para excluir el radio de acción de las plataformas de pisos compartidos con fines turísticos. Esto es debido al desmesurado crecimiento de la actividad turística de Portugal, que ha visto cómo 70.000 pisos se han reconvertido en alojamientos turísticos en zonas como el Alagarve, Lisboa u Oporto, de los cuales hasta una tercera parte son reciente aparición. No solo los portugueses ven como sus ciudades se encuentran afectadas por la llegada masiva de turista sino que éstos, en una gran mayoría de los casos, dejan los inmuebles en unos estados lamentables.

Airbnb estrena una herramienta para luchar contra los pisos de alquiler sin licencia

El turismo ha aportado a las arcas del estado tan altos beneficios que el Ejecutivo luso no se había planteado ningún procedimiento de bloqueo al respecto. Según informa El Mundo, la Asociación de Alojamiento Local de Portugal (ALEP) es la principal fuente de ingresos para más de 30 mil familias en todo Portugal así como de miles empresas de pequeña envergadura. Sin embargo, la burbuja creada se ha tornado imprevisible y peligrosa, sobre todo en zonas saturadas como Alfama, Lisboa y la Ribeira de Oporto.

Por ello, esta semana la Asamblea de la República va a aprobar un proyecto de ley presentado por el Partido Socialista para crear zonas de acotación a los pisos turísticos para ‘preservar la realidad de los barrios’. Cada municipio podrá establecer cuáles son esas zonas saturadas, limitando el número de pisos compartidos para turistas. Además, si alguien quiere reconvertir su piso para adaptarlo a las normas de compartición de Airbnb, éste requerirá de un permiso especial del Ayuntamiento.

Cómo usar Airbnb sin riesgos en tus vacaciones

Por su parte, el Partido Comunista Portugués, que dispone de representación parlamentaria, quiere que la ley sea aún más estricta, proponiendo que tan solo el 30% de cada distrito pueda destinarse a la vivienda turística. Y todo, como decíamos antes, para evitar el éxodo masivo de vecinos del centro de las ciudades a la periferia, convirtiendo a aquel en una especia de centro temático sin realidad ni identidad, perdiendo cualquier caracteristica propia que lo diferenciase de cualquier otro lugar turístico. Incluso existían fuertes propuestas precedentes, que fueron al final tumbadas, y que pretendían que cualquiera que tuviese intenciones de abrir un piso turístico tuviera que obtener la autorización previa de la junta de propietarios del edificio.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...