Un documental muestra cómo Facebook permite mensajes de odio de extrema derecha

Escándalo tras escándalo. Así es la historia reciente de Facebook. La red social de Mark Zuckerberg no termina de levantar cabeza. Al margen de la pérdida de interés del público más joven en esta red, la firma se ha visto envuelta en varios escándalos que han tocado mucho su imagen pública. No hay más que recordar el caso de Cambridge Analytica con el uso de los datos personales de millones de perfiles de Facebook.

Ahora le toca el turno a un documental que pone en relieve el deficiente sistema con el que Facebook trata los contenidos de su red. Hay que recordar que la firma se había comprometido a luchar contra los mensajes de odio y las noticias falsas. No obstante, un periodista que se ha infiltrado en la infraestructura que tiene montada Facebook para moderar los mensajes ha mostrado lo lejos que está de conseguirlo.

Mostrando los peligros de externalizar el trabajo

El periodista se infiltró en una compañía de terceros denominada CPL Resources que trabaja con Facebook para moderar distintas páginas de la red. Esta colaboración se lleva realizando desde el año 2010. Lo que descubrió fue que los moderadores tenían una forma de manejarse con las páginas muy diferente a la que defiende -teóricamente- Facebook. Por ejemplo, con las páginas de extrema derecha. En estos casos, la estrategia a seguir parece ser permanecer al margen, dejando pasar mensajes de odio sin moderarlos. Racismo, violencia gráfica… Todo ello tratando la página como si fuera de tipo gubernamental.

No es el único campo en el que encontró irregularidades. Según el periodista infiltrado, esta compañía también tiene un comportamiento bastante relajado con otra de las barreras que pone Facebook. Hablamos del límite de edad para tener una cuenta en la red social, situado en los trece años. Al periodista le ordenaron mirar a otro lado cuando viera usuarios con fotos en las que pareciera menor de esa edad.

Ante la publicación de este documental, Facebook se adelantó publicando un post con algunas apreciaciones sobre lo que se dijo en el documental. Así, la compañía remarca que no existen diferencias de estatus en las páginas y se tratan todas por igual. Además, defienden que no está permitido tener una cuenta si eres menor de trece años y que los moderadores saben que tienen que bloquear una cuenta si encuentran indicios de que es menor de esta edad (hasta que el usuario aporta pruebas de que tiene más años).

Sí que se reconoce que trabajan con numerosas compañías de todo el mundo para llevar a cabo las tareas de moderación. Estas firmas revisan los informes de contenido inapropiado, pero en casos más serios como el abuso de menores son los propios empleados de Facebook los que toman las decisiones pertinentes.

¿Tiene futuro Facebook?

A estas alturas, parece muy aventurado hablar del futuro de esta red social con más de 1000 millones de usuarios en todo el mundo. Su éxito y relevancia es innegable, pero esta inmerso en una espiral negativa de la que le va a costar salir. Los sucesivos escándalos que la han sacudido y la pérdida de interés en la red social de los más jóvenes puede terminar pesando en su supervivencia a medio plazo. Por suerte para Mark Zuckerberg, muchos de los jóvenes que están dejando a un lado esta plataforma abrazan ahora otra red de su propiedad: Instagram.

¿Qué opinas sobre el futuro de Facebook?

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...