LG 4K 43UD79-B, experiencia de uso de este monitor de 43 pulgadas

43 pulgadas no es moco de pavo. Sobre todo, si hablamos de un monitor. El LG 4K 43UD79-B alcanza un ancho de más de 100 centímetros de pantalla y cuenta con resolución 4K. Está pensado para esos entornos de trabajo en los que se tienen que trabajar con varias herramientas al mismo tiempo. En estos casos, lo más normal es ver varias pantallas en uso repartidas por el escritorio. Pero la apuesta de LG se concentra en un solo monitor capaz de mostrar la imagen de hasta cuatro fuentes distintas. Para ello, cuenta con cuatro puertos HDMI, un DisplayPort y un puerto USB tipo C.

En la oficina hemos querido probar esta apuesta de primera mano. Estas son mis impresiones tras trastear con el monitor durante unas semanas. Por cierto, lo puedes encontrar en tiendas por un precio aproximado de 700 euros.

 

Ficha técnica LG 4K 43UD79-B

Diagonal 42,5 pulgadas
Resolución 4K (3840 x 2160 pí­xeles)
Tipo de panel IPS
Plana/Curva Plana
Relación de aspecto 16:9
Brillo y profundidad de color 350 nits, 10bit
Tiempo de respuesta 5 ms
Ratio de contraste 1.000:1
Tasa de refresco 60 Hz
Soporte Peana desmontable
Sonido Altavoces 2 x 10W
Conectividad  Display Port, 4 x HDMI, Salida de auriculares,  Puerto USB tipo C
Otros Mando a distancia, Modo lectura, División en 4 pantallas,
Dimensiones 967 x 275 x 647.6 milímetros (con peana)
Peso 20 kilos
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio Sobre 700 euros

 

¿Más siempre es mejor?

Y es una doble pregunta. ¿Es mejor tener varias pantallas en el trabajo o una sola de gran tamaño? Y también, ¿es mejor una pantalla cada vez más grande?

Al ver el LG 4K 43UD79-B surgen estas dos preguntas de forma natural. Estamos ante un monitor enorme, incluso si pensamos en el avance de las pantallas cada vez más grandes (en el móvil, en la tele, en los propios monitores…). Sus 43 pulgadas impresionan, y cuesta bastante acostumbrarse a trabajar con este formato. Al principio, incluso llega a marear la necesidad de girar la cabeza constantemente para trabajar con las esquinas del panel.

Es evidente que, a menos de que seas un desarrollador gráfico, se trata de un monitor pensado para trabajar a pantalla dividida. LG ha puesto de su parte con hasta cuatro puertos HDMI para mostrar los contenidos de varias fuentes. La compañía ha desplegado multitud de opciones para que puedas configurar la pantalla. Tanto en PiP (una pantalla pequeña dentro de otra grande) como en pantalla dividida clásica. En total, son 14 opciones distintas. Y se pueden configurar de forma muy cómoda a través del mando.

Pero incluso si no usas varios dispositivos, puedes dividir el escritorio de tu PC en partes para trabajar mejor. De hecho, este es el modo que he terminado por trabajar casi siempre. Con la pantalla partida en cuatro, te queda el espacio equivalente a cuatro monitores de 21,5 pulgadas.

¿Cuál ha sido la experiencia? Tras unos cuantos días de adaptación, es una pantalla muy interesante para trabajar con varias aplicaciones y arrastrar elementos de una a otra. Es probable que cuando vuelva a un monitor más pequeño eche de menos esta libertad de movimientos. No obstante, he de reconocer que las 43 pulgadas (42,5 en realidad) se me siguen quedando algo grandes. Creo que se podría conseguir un rendimiento similar con 40 pulgadas o incluso 32 pulgadas. Sobre todo, si no vamos a estar trabajando todo el tiempo con 4 fuentes o aplicaciones simultáneas.

Mando del monitor de LG

La comodidad del mando

El LG 4K 43UD79-B cuenta con la típica rueda escondida en la parte inferior de su panel para acceder a las opciones de configuración. No obstante, uno de sus puntos fuertes es tener un mando dedicado. Este mando nos permite cambiar el brillo del monitor, las opciones para dividir la pantalla o el modo juego. También para manejar de forma directa el sonido. Me ha parecido un verdadero acierto. Es cómodo, intuitivo y con las opciones más interesantes a mano. Sin duda, un avance frente al manejo típico de un monitor.

Sonido impactante para un monitor

Otra de las grandes bazas de este monitor que lo acerca a una tele. El LG 4K 43UD79-B cuenta con dos altavoces de 10W de potencia con un rendimiento más que notable. Una opción que disfrutarás mucho cuando termines tu jornada o estés descansando y quieras ver una película o una serie. Nada que envidiar a muchos televisores de gama media del mercado. De hecho, este monitor puede convertirse en una alternativa al televisor tradicional para ocio.

Buena calidad de imagen y varios modos

La compañía coreana ha apostado por un panel de tipo IPS. Esta tecnología no es tan impactante como la OLED, pero tiene sus ventajas. Sobre todo, unos ángulos de visión de hasta 178 grados tanto en horizontal como en vertical. Teniendo en cuenta su tamaño y la pantalla partida, se agradece la resolución 4K de 3.840 x 2.160 píxeles.

Cuenta con un brillo de 350 nits, que es un paso más de lo que suelen ofrecer los monitores tradicionales. En mi experiencia, sin ser espectacular me parece un brillo más que correcto y en un entorno de oficina no he tenido que ponerlo en ningún momento cerca del máximo. En caso de que tenga un impacto más directo de la luz del sol sí que es probable que tengas que acercarlo al máximo.

Para personalizar la experiencia, este monitor incorpora un buen número de modos de imagen. Por ejemplo, contamos con un modo juego, que a la vez tiene varias configuraciones distintas. Y un modo lectura, que me parece muy útil si tenemos que pasar largos ratos frente a la pantalla leyendo. Lo que hace este modo es reducir la dañina luz azul. Otros modos interesantes son los de cine o foto, según los contenidos con los que trabajemos.

Precio y opiniones

El precio por el que puedes encontrar este monitor de LG 4K ronda los 700 euros. En definitiva, un monitor de gran tamaño para los usuarios más exigentes. Como por ejemplo desarrolladores gráficos o trabajadores que manejan bases de datos. Sus puntos fuertes son las opciones para dividir pantalla, sus altavoces potentes de 10W o la opción de usarlo como un televisor al uso en momentos de uso. No tiene antena, pero para muchos no es un problema a estas alturas con propuestas como Netflix o HBO.

Personalmente, lo considero demasiado grande para un entorno clásico de oficina. Incluso a pantalla partida. Pero es cierto que cada vez demandamos pantallas más grandes en todos los ámbitos.

Otras noticias sobre... , ,