10 mujeres que han hecho historia en el mundo de la tecnología

No lo han tenido nada fácil. Y todavía hoy, las mujeres siguen desempeñando un papel minoritario en las empresas tecnológicas. Sobre todo por lo que respecta a puestos de dirección y de responsabilidad. Aunque en eso, la brecha – y no solo salarial – es patente en casi todas las profesiones. Exceptuando aquellas en las que las mujeres siempre han sido mayoría, como por ejemplo en el ámbito de la enfermería o en el de la educación.

Pero la historia no ha sido capaz de reconocer en muchos casos su labor. Tampoco la de todas aquellas que desde hace años – incluso siglos – se han dedicado a trabajar, avanzar e innovar en el campo de la tecnología. Desde Ada Lovelace, en pleno siglo XIX, hasta Lynn Conway, todavía presente hoy, hemos querido hacer un repaso por las historias de grandes mujeres de la tecnología. Sin ellas nada habría sido igual. 

ada lovelace

1. Ada Lovelace (1815-1852)

Su nombre te sonará y mucho, porque hemos hablado de ella en otras ocasiones. Y porque, por poco que hayas leído sobre mujeres pioneras en el mundo de la ciencia, Ada Lovelace habrá aparecido. Hija del poeta Lord Byron, Augusta Ada King nació en Londres en 1815 y falleció en 1852. Se la conoce por el nombre de Ada Lovelace y por sus importantes descubrimientos y avances en el campo de las matemáticas.

Uno de sus mayores logros fue, sin lugar a dudas, su trabajo sobre la máquina calculadora mecánica de uso general de Babbage o máquina analítica. Una de las anotaciones que hizo Ada al respecto es el primer algoritmo que puede ser procesado por una máquina. De ahí que sea considerada la primera programadora de ordenadores.

Charles Babbage no fue capaz de ir más allá de los cálculos numéricos. Pero Ada dio un gran paso que siglos después le sería reconocido. En el terreno más personal hay que indicar que apenas se relacionó con su padre. Y que su madre, Anne Isabella Noel Byron, también fue una importante matemática y activista política. Tuvo en quién fijarse.

hedy lamarr

2. Hedy Lamarr (1914 – 2000)

Puede que te suene más como artista de cine. Hedy Lamarr, nacida en Viena en 1914 y fallecida en Florida en el 2000, fue la protagonista de una cinta tan célebre como Sansón y Dalila (Cecil B. Demille) y renunció, por cierto, a grandes producciones como Casablanca o Luz de Gas, que luego serían el todo de otra gran artista, Ingrid Bergman.

Pero Hedy no fue solo actriz. Una de sus contribuciones más importantes fue en el campo de las comunicaciones. En su condición de judía y como ex esposa del fascista Mandl, contribuyó a proporcionar información confidencial sobre los horrores de los nazis al gobierno de los Estados Unidos.

Empezó a trabajar en el desarrollo de nuevas tecnologías militares, segura de que con sus contribuciones podría ayudar a la victoria de los aliados. Junto al compositor George Antheil, idearon un Sistema de comunicación secreta que lograron patentar. Se trataba de una técnica de modulación de señales en espectro expandido, usando dos tambores perforados y sincronizados, que podían cambiar entre 88 frecuencias.

La patente fue registrada con su apellido de casada entonces, Markey, de modo que su labor en este campo nunca fue reconocida. Hoy sabemos, sin embargo, que su contribución fue fundamental para que hoy podamos usar una tecnología tan cotidiana y útil como es el WiFi.

edith clarke

3. Edith Clarke (1883 – 1959)

Mírala bien. Ella es Edith Clarke, una mujer nacida en el Howard del siglo XIX y fallecida en Maryland, sin cuya contribución la tecnología tampoco estaría donde se encuentra hoy. ¿A qué se dedicó ella? Edith fue ni más ni menos que la primera ingeniera eléctrica de Estados Unidos y la primera docente en ingeniería eléctrica de la Universidad de Texas, en Austin.

Entre sus contribuciones más importantes está la especialización en análisis de sistemas de energía eléctrica y el manual Circuit Analysis of A-C Power Systems. Aunque quedó huérfana a los doce años, su hermana mayor la cuidó y ella usó la herencia para estudiar. Fue así como se graduó en matemáticas y en astronomía.

Mientras seguía estudiando trabajó como calculadora humana en la compañía de comunicaciones AT&T. Por las noches se dedicaba a sacarse la carrera de Ingeniería eléctrica en la Universidad de Columbia. Inventó la calculadora Clarke, un dispositivo que podía solucionar ecuaciones con corriente eléctrica, voltaje e impedancia en líneas de transmisión.

Fue pionera a la hora de presentar artículos científicos y libros basados en sus clases realizadas a ingenieros. Los siguientes años los pasó impartiendo clases, porque de hecho y a la vista de cómo fue su carrera, esta también fue una de sus pasiones.

Jude Milhon

4. Jude Milhon (1939 – 2003)

Hoy hablamos de hackers con mucha naturalidad. Pero Jude Milhon fue una pionera en su época. Nacida en Washington D.C en 1939 y fallecida en 2003, empezó a trabajar como programadora en distintas empresas. Durante su adolescencia y juventud pasó mucho tiempo participando en movimientos civiles pro derechos humanos.

Junto con otras mujeres, Jude se unió al fenómeno de la cultura cibernética y al proyecto de la Comunidad de memoria 1973. Acuñó por primera vez el término cyberpunk y luchó junto con otras personas por la privacidad digital. También fue autora del libro Hacking the Wetware: The Nerd Girls Pillow-book, un libro dirigido a todas las mujeres que querían iniciarse en el hacking.

En la última década de su vida trabajó como diseñadora web y lo compaginó con labores de consultoría de Internet. Falleció a causa de un cáncer de mama.

grace murray

5. Grace Murray Hopper (1906 – 1992)

Ella es Grace Murray Hopper, otra mujer tecnológica nacida en Nueva York y fallecida en el Condado de Arlington, a principios de los 90. Su carrera como científica de computación se combinó con la de militar, llegando al grado de contraalmirante.

Trabajó en las ciencias de la computación y como programadora, siendo la primera mujer que usó el Mark I, el primer ordenador electromecánico construido por IBM, que funcionó en Harvard desde 1947. Grace fue la encargada de desarrollar el primer compilador para un lenguaje de programación.

De sus tesis nació un lenguaje de programación que te sonará, el COBOL, porque todavía lo siguen usando los programadores de hoy. Sus amigos la llamaban Asombrosa Grace (Amazing Grace) y probablemente fuera porque además de tener una extensa carrera como científica computacional a sus espaldas, intentó unirse a la marina estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. Por su edad, tuvo que quedarse en las reservas de la armada.

Top Secret Rosies

6. Top Secret Rosies (años 40)

Nadie pudo reconocerlas. Las Top Secret Rosies fueron seis mujeres que trabajaron como programadoras, aunque cuando aparecían fotografiadas en imágenes las hacían pasar como modelos. Pero nada más lejos de la realidad. Ellas tenían un nombre: Adela Katz, Betty Snyder, Jean Jennings, Kathleen McNulty, Marlyn Wescoff, Ruth Lichterman y Frances Bilas.

Fueron las programadoras del primer ordenador ENIAC. Si bien es cierto que los encargados de construirlo fueron John Presper y John William, estas seis mujeres eran todas expertas en matemáticas y en lógica y fueron las encargadas de manejarlo. Con este ordenador se podían hacer cálculos sobre muchas operaciones básicas y tuvo un papel fundamental en el desarrollo de la programación.

Rozsa Peter

7. Rózsa Péter (1905 – 1977)

Nacida en Budapest (Hungría), Rózsa Politzer fue una mujer libre durante toda su vida. En los años 30 cambio su apellido por el de Péter. Primeramente estudió química por expreso deseo de su padre, pero pronto se dio cuenta de que su verdadera pasión eran las matemáticas. Y luchó por lo que quería.

Colaboró estrechamente con grandes genios de las matemáticas (Féjer, Kürschák) y presentó un importante trabajo sobre funciones recursivas. Fue ella misma quien propuso que su trabajo abriera un nuevo campo de estudio en las matemáticas. Trabajó siempre, a pesar de la guerra que le tocó vivir, e incluso escribió un libro para el gran público, obviamente centrado en su área de interés: Jugando con el Infinito: exploraciones y excursiones matemáticas. 

Se interesó, más adelante, en las funciones recursivas dentro del ámbito de la computación. Incluso después de jubilarse siguió trabajando e investigando. Fue, además, muy afortunada, porque en vida recibió el reconocimiento por su impagable labor científica y pedagógica.

frances

8. Frances Elizabeth Allen (1932)

De todas las mujeres que hasta ahora hemos conocido, solo Frances E. Allen sigue viva. Frances es una informática nacida en Estados Unidos que trabajó durante mucho tiempo en la optimización de compiladores. Su participación fue fundamental en el estudio de compiladores, optimización de código y computación paralela.

Pero Frances también se dedicó a desarrollar lenguajes de programación y códigos de seguridad. Lo hizo, nada más y nada menos, que para la Agencia de Seguridad Nacional Americana. Conseguir sus estudios universitarios la dejó prácticamente en la estacada económicamente. Por eso quiso entrar en IBM en 1957, con el objetivo de poder pagar sus deudas y después marcharse. Sin embargo, estuvo allí durante 45 años.

Por suerte, Frances también ha contado con el reconocimiento merecido en vida. Tanto es así que, entre muchos otros galardones, ganó el Premio Augusta Ada Lovelace (2002) y fue la primera mujer en alzar el Premio Turing (2016).

berezin

9. Evelyn Berezin (1925)

Evelyn Berezin tiene actualmente 93 años. Nacida en Estados Unidos, esta informática es reconocida como la madre de los procesadores de texto. De hecho, fue ella la que en 1968 diseñó un programa pensado para escribir y guardar textos. Sus inicios ponen de manifiesto que casi todo comenzó por casualidad.

Al principio quiso graduarse en Empresariales en la Universidad de Nueva York, pero una oferta de trabajo la hizo decantarse a la Física. Graduada en 1945 en este campo, recibió una beca de la Comisión de Energía Atómica de los Estados Unidos.

Su primer trabajo fue en Elecom como diseñadora de ordenadores y pronto terminó por convertirse en la jefa de su departamento. Fue ella la que creó el primer equipo considerado de oficina. Cuando pasó a trabajar para otra empresa, desarrolló el primer sistema computerizado para hacer reservas de vuelos. Fue para United Airlines.

El procesador de textos, como indicábamos al principio, también fue cosa suya. Más adelante fundó su propia empresa de procesadores de texto.

lynn

10. Lynn Conway (1938)

Digamos que Lynn Conway es la más joven de todas las mujeres de las que hemos hablado aquí. Hoy tiene 80 años. Nacida en Nueva York, Lynn es una informática e inventora, que también ha luchado – y mucho – por los derechos de las personas transgénero.

Inventó el ‘generalised dynamic instruction handling’, que está directamente relacionado con el paradigma de ejecución Out of order de los ordenadores. En 1968 consiguió ponerse en manos de Harry Benjamin para recibir su tratamiento para transexuales, con el que se podía llevar a cabo la cirugía de reafirmación digital. Fue entonces cuando pudo empezar con un proyecto más importante que cualquier otro: el del cambio de sexo. Por aquél entonces, en 1968, IBM la despidió en cuanto ella reveló que iba a cambiar de sexo.

Otras noticias sobre...