Lenovo Yoga 910, lo hemos probado

Lenovo ya no es ningún niño. La empresa se ha convertido por mérito propio en uno de los lí­deres del mercado de PC. Y el Lenovo Yoga 910 es una muestra de por qué. Este portátil puede girar su pantalla hasta 360 grados para convertirse en tablet de gran formato. Y no es cualquier pantalla. 14 pulgadas y resolución 4K en la configuración más potente.

Sin olvidarse de un diseño resistente pero a la vez delgado y fino. Con una baterí­a que supera las 6 horas de uso en nuestro modelo de prueba, junto a un procesador Intel Core i5 y una potente memoria interna de tipo PCIe SSD. Un equipo con muchos atractivos y algún que otro pero. El precio de este portátil se coloca entre los 1.300 y los 1.400 euros según su configuración. Hemos tenido la ocasión de probarlo en profundidad, aquí­ está nuestra review del Lenovo Yoga 910.

Lenovo Yoga 910 frontal

Ficha técnica del Lenovo Yoga 910

Pantalla Pantalla IPS de 13,9″ con resolución Full HD o 4K
Procesador Intel Core i5-7200U
Memoria RAM 8 GB
Tarjeta gráfica Intel Graphics 620
Audio Dolby Audio
Memoria interna SSD de 256 GB / SSD de 512 GB
Baterí­a Hasta 15 horas modelo Full HD / Hasta 10 horas modelo 4K
Sistema operativo Windows 10 Home
Conexiones WiFi 802.11 ac, Bluetooth
Puertos
1 x USB tipo C de carga, 1 x USB de tipo C, 1 x USB 3.0
Colores Plata
Dimensiones 323 x 224,5 x 14,3 milí­metros (1,4 kilos)
Funciones destacadas Pantalla táctil que se gira hasta 360 grados, lector de huellas dactilares
Fecha de lanzamiento Disponible
Precio Desde 1.300 euros

.

Lenovo Yoga 920 diseño

Diseño acrobático, pero con redes de seguridad

Desde que empezaron a salir al mercado, los equipos de la familia Yoga se convirtieron rápidamente en una referencia para el mercado del PC. Estos portátiles convertibles (y más tarde también tablets) fueron pioneros a la hora de fusionar el mundo del tablet y el del ordenador tradicional.

El Lenovo Yoga 910 sigue esta tradición. Estamos ante un portátil con una pantalla táctil que se puede girar hasta 360 grados. En esta posición, se convierte en un tablet de gran formato. Es cierto que es un tamaño algo aparatoso para un tablet, pero es una ventaja si queremos navegar con comodidad por la red o ver una pelí­cula.

Lenovo Yoga 910 bisagra

Con todo, también podemos mantenerlo en multitud de posiciones intermedias. El secreto de su éxito está en su fila de bisagras metálicas. Estas bisagras tienen una dureza y generan una sensación de robustez muy grande.

Gracias a ellas, la pantalla se mantiene estable en cualquier posición sin bailar. Se trata de una ventaja que notaremos mucho si solemos trabajar con el portátil en el regazo.

Galerí­a de fotos del Lenovo Yoga 910

Pero, además, el Lenovo Yoga 910 lo consigue con un peso ligero de 1,4 kilos. No hay que olvidar que estamos ante un modelo de 14 pulgadas, algo más grande que la media de los equipos convertibles.

En cuanto a los materiales usados, se apuesta por el aluminio en una sola pieza. No hay ninguna queja en este apartado, se nota que estamos ante un portátil de corte premium desde el primer momento. Por cierto, su finura también es notable, con solo 14,3 milí­metros de grosor.

Lenovo Yoga 910 pantalla 4K

Pantalla 4K de calidad

Qué decir de la pantalla. El Lenovo Yoga 910 cumple a la perfección en este punto. El portátil se vale de un panel de tipo IPS con resolución 4K (en su configuración más avanzada). Es decir, 3.840 x 2.160 pí­xeles, que en densidad de pí­xeles por pulgada alcanza los 316 ppp. Eso nos asegura un nivel de detalle muy alto.

Pero más allá del nivel de detalle, lo que nos gusta y mucho de esta pantalla es su nivel de brillo. Y la viveza de los colores que se muestran en pantalla. No en vano, es capaz de cubrir hasta el 100% del espacio de color sRGB. Gracias a ello, se convierte en un excelente equipo multimedia para ver ví­deos o pelí­culas.

Como decí­amos antes, también hay una configuración menos avanzada con una pantalla Full HD del mismo tamaño. En nuestro caso, hemos podido probar la versión más potente.

Lenovo Yoga 910 teclado

Un teclado con luces y sombras

Entramos en el apartado que nos ha dejado un mayor sabor agridulce. El del teclado. Y no por su calidad. La verdad es que se agradece que en un portátil tan delgado se haya introducido un teclado con las teclas bien separadas y con la altura suficiente para que resulte cómodo teclear. Pero por el camino se ha tomado una decisión a la que cuesta acostumbrarse.

Hablamos del tamaño y la situación de las teclas en el lado derecho del teclado. Sobre todo, dos de ellas. Por un lado, la tecla intro está directamente pegada a la cedilla y es, a mi entender, demasiado pequeña. Eso provocará que en más de una ocasión des por error a la cedilla (í§) cuando quieras presionar la tecla de intro. Si tenemos en cuenta lo mucho que se usa, se puede convertir en una molestia para los usuarios que teclean texto en el equipo.

Lenovo Yoga 910 tecla intro

Otra tecla a la que le ocurre algo similar es la de shift de la parte derecha. Esta tecla sirve para escribir una tecla en mayúsculas, y suele tener un diseño más alargado a lo horizontal. No obstante, en este caso es una pequeña tecla cuadrada junto a las teclas de dirección.

Lo que sí­ nos ha gustado mucho es la retroiluminación del teclado. Con un elegante color entre azul y violeta y con dos intensidades diferentes según lo necesitemos. Un añadido que nunca deberí­a faltar en un portátil premium, y que por ejemplo hemos echado mucho en falta en el Acer Spin 7.

Lenovo Yoga 910 general

Buen procesador, mejor memoria interna

El Lenovo Yoga 910 que hemos probado incorpora un procesador Intel Core i7-7500U. Se trata de un chip potente dentro del segmento de los portátiles, con dos núcleos y una potencia de 2,7 GHz. Esta potencia se puede llevar hasta los 3,5 GHz en los momentos de mayor exigencia. En general, el rendimiento es fluido y no hay ningún problema para correr aplicaciones más pesadas o muchos procesos al mismo tiempo. De hecho, la unidad que hemos probado se ayuda de una excelente RAM de 16 GB. Claro que las configuraciones disponibles aquí­ en España solo llegan hasta los 8 GB. Además de un procesador medio Intel Core i5-7200U. Con doble núcleo y una velocidad de hasta 3,1 GHz

Al carecer de una tarjeta gráfica al margen de la del propio chip el Lenovo Yoga 910 sufrirá más con juegos actuales. También hay que decir que este portátil se calienta con cierta facilidad después de estar un rato funcionando. Durante nuestra prueba nunca ha llegado a resultar molesto como para estar incómodo al usarlo, pero sí­ se nota. Ha sido habitual que los ventiladores del equipo se pongan a funcionar para refrigerar.

En cuanto a la memoria interna, se usa una en formato SSD de tipo PCIe. Este tipo es más rápido que la SSD tradicional, y está disponible en configuraciones que van desde los 256 GB a 1 TB. La verdad es que la memoria suma mucho al rendimiento del Yoga 910, sobre todo en velocidad de arranque del sistema y en el acceso a las distintas aplicaciones y archivos. Todo un acierto.

Lenovo Yoga 910 conexiones

Un conjunto completo de conexiones

Otro de los aciertos de este portátil lo encontramos en su apartado de conexiones fí­sicas. Lenovo ha decidido incorporar un puerto de tipo USB 3.0 (de tamaño completo). Eso es algo, por ejemplo, que ya no lleva el Spin 7 que hemos probado hace poco. De este modo no tenemos que hacernos con un adaptador extra para poder usar accesorios como ratones o memorias USB. Además, este puerto siempre esta encendido, de modo que podemos cargar nuestro móvil incluso con el portátil apagado.

También tenemos otros dos puertos USB de tipo C, uno de ellos para la carga y otro con salida de ví­deo para conectar este portátil a un televisor. Las conexiones fí­sicas se completan con una ranura para auriculares. Lo que sí­ nos hubiera gustado ver aquí­ es una ranura para tarjetas SD.

Dentro de las conexiones inalámbricas contamos con Bluetooth en su versión 4.1 y WiFi ac. Este protocolo nos permite conectarnos de forma simultánea tanto a través del ancho de banda de 2,4 GHz como en el ancho de banda de 5 GHz. Este último es más rápido y está menos congestionado, por lo que se producen menos interferencias. Eso sí­, necesita un módem compatible para funcionar.

Lo que sí­ se puede echar en falta aquí­ es un modelo con una ranura para introducir tarjetas SIM. Un añadido muy interesante si buscamos usar este portátil para trabajar.

Lenovo Yoga 910 lector huellas

Lector de huellas incluido

No tenemos modelo LTE, pero sí­ una función que nos puede dar mucho juego si queremos reforzar la seguridad del equipo. Hablamos de su lector de huellas, que se sitúa en la parte inferior derecha del teclado. Gracias a ello podemos añadir un nuevo modo alternativo para desbloquear el equipo.

Lenovo Yoga 910 puertos

Buena autonomí­a

Según los datos de Lenovo, el Yoga 910 es capaz de alcanzar una autonomí­a de hasta 15 horas en su modelo con pantalla Full HD. En caso de optar por el modelo con pantalla 4K, el tiempo seguirí­a moviéndose en unas cifras bastante competitivas de algo más de 10 horas.

Nosotros estamos probando la configuración con 4K, y la verdad es que la autonomí­a es buena, aunque en ningún caso hemos conseguido alcanzar estos tiempos. Dándole más “caña” al portátil con el brillo en máximo y varios procesos corriendo el tiempo medio de uso se ha movido en torno a las cuatro horas, mientras que con el brillo a medias y un uso menos exigente el tiempo de uso pasó las seis horas.

Lenovo Yoga 910 flexible

Precio y conclusiones

En España, la compañí­a comercializa tres configuraciones diferentes. La más básica apuesta por el Lenovo Yoga 910 con pantalla Full HD y 256 GB de memoria interna. Su precio es de 1.300 euros. Luego tenemos una versión del Lenovo Yoga 910 con pantalla Full HD y 512 GB de espacio por 1.400 euros (en oferta temporalmente por 1.300 euros). El mismo precio de 1.400 euros tiene su configuración con pantalla 4K. En los tres casos el procesador es un Intel Core i5-7200U.

En definitiva, un equipo muy completo e interesante con un diseño robusto, buena autonomí­a y con una pantalla que brilla con luz propia. Entre los pocos peros que se le puede poner al portátil encontramos la disposición de su teclado. Y es que, a pesar de que sus teclas tienen buena altura y están bien separadas entre sí­, la tecla de intro es (a nuestro entender) demasiado pequeña y es fácil confundirse hasta que te acostumbras. Por lo demás, una propuesta a tener en cuenta si estás buscando un ultrabook versátil de primera lí­nea. La compañí­a también cuenta con otros modelos más asequibles pero con el mismo espí­ritu, como es el caso del Lenovo Yoga 520.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Otras noticias sobre...