whatsapp telegram facebook line google allo

Las aplicaciones de mensajerí­a lo han revolucionado todo. Las llamadas telefónicas se nos antojan insulsas porque no podemos meter emojis. Los gobiernos se plantean construir en las aceras un carril especial para peatones enfrascados en las pantallas de sus móviles. Y si alguien hace un chiste horrendo, con un sucinto “jajaja” quedamos como reyes sin que se nos note nada. Puede que a primera vista todos los clientes de chat te parezcan iguales, pero sus detalles los hacen muy distintos. Si hay tantos, por algo será. Por eso, te traemos esta comparativa para que conozcas los pros y los contras de las apps de mensajerí­a más conocidas: WhatsApp, Telegram, Facebook Messenger, Google Allo (el relevo de Hangouts) y Line. Así­, cuando ese amigo tuyo vuelva a darte la brasa con que Telegram es mejor que WhatsApp, tendrás argumentos suficientes para responderle: “Pues mira, al final tení­as razón”.

Popularidad

Aquí­ no hay nada que hacer, WhatsApp está por delante con amplia diferencia. Más de 1000 millones de personas utilizan WhatsApp de manera habitual. No es casualidad que hoy nadie diga “te mando un mensaje”, sino “te mando un whatsapp” (aunque después utilice otra app).

Telegram comenzó su andadura en 2013, y hasta ahora ha conseguido más de 100 millones de usuarios. Aún está lejos de los números de WhatsApp, pero sus adeptos aumentan de forma consistente e imparable. Es una app muy apreciada entre los personajes públicos y medios de comunicación, sobre todo por su seguridad y su versátil gestión de grupos.

Si tienes cuenta en Facebook, ya conoces Facebook Messenger, lo que da una idea del alcance de esta app. Ronda los 1000 millones de usuarios. Aunque siempre podemos resistir de manera estoica y chatear solo cuando estemos frente al ordenador.

El potente mercado asiático constituye el grueso de los 220 millones de usuarios de Line. En Occidente, sus caracterí­sticas no acaban de cuajar, aunque sus usuarios son muy fieles.

Google decidió que Hangouts era cosa del pasado, y ha lanzado su nueva apuesta: Google Allo. Logró el top de descargas el dí­a de su lanzamiento en Google Play, pero la efervescencia duró poco. Se ha estancado en unos 10 millones de usuarios activos. En el mercado de los clientes de mensajerí­a es difí­cil cambiar las costumbres de los usuarios, incluso para Google. Y si lo que ofreces no es mejor que la competencia, peor aún.

popularidad whatsapp telegram messenger line allo

Seguridad y privacidad

Hasta hace poco, la seguridad de WhatsApp y Facebook Messenger ni siquiera aguantaba que la mirasen fijamente. Por suerte la cosa ha mejorado bastante, con la inclusión del cifrado de extremo a extremo (o end-to-end, con el que sólo los participantes pueden leer los mensajes). No obstante, el goteo de vulnerabilidades no cesa. Además, tras la compra de WhatsApp, Facebook insiste en que no fisgonea la cuenta de nadie, pero las multas que le caen desde la UE no son casualidad.

Telegram nació como respuesta a los proyectos de vigilancia digital de Estados Unidos y Rusia, así­ que podemos hacernos una idea de su robustez. Sus creadores ofrecieron una recompensa de 300.000 dólares a quien lograse crackear su encriptado, y nadie se la llevó. Podemos abrir chats secretos, donde los mensajes se autodestruyen pasado un tiempo. Si tu interlocutor trata de hacer una captura de pantalla de un chat secreto, Telegram te avisará de semejante indiscreción. No necesitamos revelar el número de teléfono, con el “alias” tenemos suficiente para conectar con quien queramos.

Line presume de un sólido cifrado de mensajes llamado “Letter Sealing”, y muchas opciones de privacidad. Hay que detenerse en la configuración, pero es posible escoger qué se enseña y a quién. Incluso tiene la opción de proteger la app con un código pin, por si alguien te manosea el móvil sin permiso.

El caso de Google Allo hace levantar un poco las cejas. La configuración por defecto de la seguridad de la app favorece que Google sepa qué estás haciendo. El usuario puede modificarla, pero pocos se detienen a escudriñar los entresijos de sus aplicaciones. En Redmond alegan (silbando con disimulo) que es para optimizar su asistente inteligente. Al menos, las opciones disponibles convencen: cifrado TSL, chats de incógnito con cifrado end-to-end y autodestrucción de mensajes. ¡Pero acuérdate de activarlas!

seguridad whatsapp telegram line facebook messenger google allo

Facilidad de uso y consumo de recursos

WhatsApp y Telegram son aplicaciones ligeras y ágiles, pero no nos sorprendamos si su consumo de memoria se dispara cuando están en segundo plano. Es la filosofí­a Android: la RAM está para usarla, y la que no se usa es como si no estuviera.

Facebook Messenger funciona bien, pero es una verdadera losa para el móvil. Si crees que necesitas cambiar de smartphone porque el tuyo está empezando a ir lento, desinstala el Messenger y ya verás. Resulta desconcertante ver cómo una app con tantos usuarios está tan mal optimizada.

Google Allo consume bastante poco, aunque ya tendrí­a delito que Google no supiera dónde tocar para que una aplicación funcione en su propio sistema operativo.

Lo de Line es un caso aparte. La app es pesada y se come la baterí­a como si fuera chocolate, pero es que además no funciona siempre de la misma forma. Por lo general va fluida, pero si tenemos la mala suerte de que Line no se lleve bien con nuestro terminal, es mejor armarse de paciencia. Funcionamiento a trompicones, menús que tardan en desplegarse…

usabilidad whatsapp telegram line facebook messenger google allo

Gestión de grupos

En WhatsApp no hay mucho que explicar: creamos el grupo, le adjudicamos nombre e imagen, metemos gente hasta un máximo de 256 participantes, y a correr. Muy parecido es lo que nos encontramos en los grupos de Google Allo.

Telegram es otra historia. Tantas opciones pueden apabullar, pero no hay más que acostumbrarse para descubrir el partido que ofrecen. Una de las utilidades más interesantes es el abanico de bots de Telegram. Los hay para evitar spam, para organizar votaciones rápidas, para jugar al Trivial… Los administradores también pueden fijar mensajes para que se lean nada más entrar al grupo, a modo de tablón de anuncios. Además, podemos crear supergrupos de hasta 5000 personas, y canales sin lí­mite de usuarios, donde los administradores emiten la información y el resto de integrantes la lee. Es como una newsletter, muy útil para medios y perfiles públicos oficiales.

Line tampoco se queda manca a la hora de brindar opciones. Los grupos llegan hasta 499 integrantes, cualquiera puede editar las propiedades o añadir a más gente, se pueden crear álbumes de fotos y compartir notas. Sin embargo, su mejor baza es la videollamada grupal, que admite hasta 200 interlocutores. En pantalla sólo vemos a cuatro participantes, y el resto se dispone en una lista para que podamos intercambiar a nuestro gusto. Una buena solución para cuando las conversaciones se embalan y nos perdemos entre tanto mensaje.

Facebook Messenger dispone de grupos de un máximo de 150 participantes, pero lo que seduce son los add-ons. De esta forma podemos añadir un teclado de GIFs, insertar posts de Tumblr o habilitar Dropbox para compartir archivos. Los add-ons aumentan la exigencia de recursos de la app, pero si tu terminal es potente, no te cortes y personaliza tus grupos como si no hubiera un mañana.

gestion de grupos whatsapp telegram line facebook messenger google allo

Compartir archivos

WhatsApp tiene ciertas restricciones a la hora de compartir archivos. Podemos enviar casi cualquier documento, pero no lo tendremos tan fácil para mandar archivos comprimidos o mp3. Ahora bien, he aquí­ un pequeño truco: si cambiamos la extensión de mp3 a mp4, voilí ! Haremos creer a la app que estamos mandando un ví­deo. Aun así­, estamos limitados a 100 MB por fichero.

Dado que Facebook Messenger puede integrar un add-on de Dropbox, compartir documentos es muy sencillo. La condición, claro está, estriba en que debemos poseer cuenta en Dropbox.

En Telegram podemos compartir cualquier cosa, ya sea un documento, un archivo comprimido o el capí­tulo de una serie. El único lí­mite se sitúa en unos impresionantes 1,5 GB. Además, puedes abrir un chat contigo mismo y usarlo de almacén en la nube, al estilo Dropbox. En ese auto-chat puedes guardar archivos o conversaciones, y recuperarlos cuando te apetezca.

Line permite compartir documentos a través de Keep, un servicio propio de gestión y guardado de archivos. El lí­mite de almacenamiento es de 1 GB, y los ficheros de más de 50 MB sólo se guardan 30 dí­as.

Lo único que te deja compartir Google Allo son fotos, notas de audio, localizaciones y grabaciones de ví­deo. Para cualquier otro tipo de documento, tendremos que utilizar el correo o cualquier servicio de almacenamiento. Tiene lógica, esto va de charlar con la gente. Pero si necesitamos mandar algo con rapidez a medida que hablamos, Google Allo no es la mejor opción.

compartir archivos whatsapp telegram line facebook messenger google allo

Versión para el ordenador

Usar las apps de mensajerí­a en el ordenador es muy cómodo y una función con gran demanda. Y es que quienes tenemos los dedos como morcillas lo pasamos mal tecleando en una pantalla táctil. Por su parte, WhatsApp ha tardado lo suyo en ofrecer un cliente de escritorio, y además ha hecho un poco de trampa. Para usar WhatsApp en el ordenador hay que utilizar una web app que depende de la cobertura y datos de nuestro móvil. Más vale que tengamos WiFi para no llevarnos sorpresas. Además, la aplicación web se desconecta de vez en cuando sin motivo aparente.

Telegram y Line han hecho mejor sus deberes. Ambas ofrecen una aplicación de escritorio independiente del teléfono, que basa sus servicios en la nube. Sólo tenemos que sincronizar nuestra cuenta, y podremos conversar desde cualquier plataforma. No importa que tengamos el móvil apagado, o incluso averiado. Cuando lo encendamos de nuevo, todos nuestros mensajes seguirán allí­, esperándonos. Telegram permite continuar nuestra sesión donde y cuando queramos, mientras que Line sólo admite un lugar adicional. Además, la estabilidad del cliente de escritorio de Line no es todo lo sólida que nos gustarí­a. Los fallos, por suerte, se restablecen con rapidez.

Facebook Messenger tiene menos misterio. Sólo tenemos que entrar en Facebook y recuperar cualquier conversación. Si nos gusta más la experiencia de la app móvil, no hay más que acceder a Messenger.com, y tendremos la aplicación en pantalla grande.

Google Allo no ha lanzado ninguna versión para PC, aunque no creemos que tarde mucho en hacerlo. Por ahora, hay que contentarse con recurrir a soluciones de terceros como Pushbullet. No es la manera más cómoda, pero habrá que tener paciencia.

version PC whatsapp telegram line facebook messenger google allo

¿Algo más que añadir?

Pues sí­. En el caso de WhatsApp, tenemos acceso a una amplia gestión de los mensajes. Podemos marcar mensajes como favoritos para recuperarlos más tarde, y obtener información detallada sobre el tráfico del usuario. Podemos hacer llamadas y videollamadas, aunque estas últimas todaví­a tienen bastantes aristas que pulir. Y por lo que más quieras, acuérdate de conectarte al WiFi.

El punto fuerte de Telegram es la innovación. Cada primicia que cualquiera de las otras apps anuncia a bombo y platillo, Telegram la ha sacado mucho antes, como el buscador integrado de GIFs. Al ser de código abierto, las actualizaciones con novedades y parches de seguridad son muy frecuentes. Merece la pena destacar su navegador incorporado (puedes abrir enlaces sin salir de la app) y, cómo no, su colección de stickers (o pegatinas). Los stickers son enormes y expresivos dibujos de casi cualquier temática: gatitos, personajes de cine, memes, unicornios, Simpsons… Utilizan los emojis como acceso directo, por lo que no hay que perderse buscando uno concreto. No sobrecargan el móvil puesto que se almacenan en la nube. Son gratuitos, cada semana hay nuevos stickers para elegir y, si quieres, puedes crearlos tú.

¿Una pega? No permite hacer videollamadas… todaví­a. Hasta ahora, sus creadores defendí­an que Telegram es una aplicación de mensajes, y cualquier añadido superfluo la harí­a más pesada. Sin embargo, la comunicación evoluciona y no son ajenos a las demandas actuales de los usuarios. Pavel Durov, CEO de Telegram, confirmó hace unos dí­as que incluirán las llamadas de voz.

Facebook Messenger basa su fortaleza en la integración con la red social. Cualquier cosa que pulule por la red social se puede compartir por Messenger. Además, podemos dotar a cada chat de un aspecto distinto, con colores y dibujos, y tenemos a mano un enorme abanico de emojis y pegatinas. Sin embargo, se atisba por lontananza algo que muchos temí­amos: Facebook quiere meter anuncios en el Messenger. Si es que compramos muy poco, hombre.

whatsapp memes julio

Line fue pionera en el uso de stickers, pero su estética genera sensaciones encontradas. O te encantan, o te repelen. En cualquier caso, hay mucho donde elegir, si bien no van con toda la fluidez que querrí­amos. Los stickers gratuitos bastan para sobrevivir, puesto que los mejores requieren pasar por caja. Pero si somos pacientes y constantes, no será necesario sacar de paseo la tarjeta de crédito. Line ofrece la posibilidad de conseguir monedas Line jugando a juegos, aceptando publicidad esporádica, cazando promociones, etcétera.

Las coins también sirven para aprovechar otros servicios interesantes de Line, como llamar a números de teléfono normales y corrientes. Por último, Line permite algo tan chulo como ponerte una foto de perfil animada. Te haces un selfie en ví­deo, añades los efectos que quieras, y a disfrutar.

Google Allo necesita algo más que el poderoso manto de Google para plantar cara. No hay mucho donde rascar aparte de su asistente inteligente. Se trata de un bot que va un paso más allá del corrector ortográfico. Nos sugiere expresiones completas a medida que nos comunicamos, e incluso un repertorio de respuestas a los mensajes que recibimos. Además, acude cuando escribimos @google, y podemos darle órdenes sencillas, como búsquedas o traducciones. Si dominamos el inglés, mucho mejor, porque aún tienen trabajo que hacer con los distintos idiomas. Podemos pedirle que reproduzca un ví­deo en YouTube, que active ciertas funciones del teléfono como el despertador…

También incluye alguna cucada, como la posibilidad de “gritar” o “susurrar” en los chats. Cuando enví­as un mensaje o un emoji, se puede modificar su tamaño con una pulsación prolongada en el botón de “Enviar”. Pero la sensación general es que aún le queda camino por recorrer.

And the winner is…

whatsapp telegram line facebook messenger google allo cual es mejor

¿Cuál es mejor? Pues eso depende de lo que busques. Está claro que si quieres charlar con tus contactos, WhatsApp es la solución más simple. Facebook Messenger también lo tiene casi todo el mundo, a pesar de su horrible optimización, las posibles miradas indiscretas y la amenaza de la publicidad. Si tu teléfono es modesto, puede que una app tan chula como Line te resulte algo incómoda. La recién nacida Google Allo está comprobando que el nombre no basta para modificar las costumbres de los usuarios. El único modo de persuadir a la gente es ofrecer un producto más completo, ágil y seguro que la competencia, como está haciendo Telegram.

¿Te ha sido útil esta comparativa? Si es así­, ¿con cuál te quedas?

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... , , ,