android google

Puede que Android sea un sistema operativo de código abierto. Eso significa que se puede usar libremente, modificar y compartir por cualquiera. La Open Source Iniatiative, una organización sin ánimo de lucro, otorga las licencias. Sin embargo, eso no significa que el resto de aplicaciones de Google sean también de código abierto. Por ejemplo, si un fabricante de smartphones o tabletas quiere incluir en sus dispositivos aplicaciones como el buscador de Google, YouTube, Picasa, el asistente de voz Google Voice o el traductor Google Translate, debe firmar un acuerdo con el gigante de Internet. Son los contratos de distribución de aplicaciones móviles. Son acuerdos confidenciales.

En raras ocasiones, las condiciones secretas de dichos contratos se hacen públicas de forma legal, por suerte para los consumidores. Es el caso de determinados procedimientos judiciales donde ciertos documentos salen a la luz pública. Los juicios por disputas de patentes suelen ser uno de los supuestos más habituales, igual que las investigaciones realizadas por los organismos reguladores de la competencia en las demandas por monopolio. Así­ es posible conocer detalles sobre los contratos que los fabricantes de dispositivos deben firmar con Google para poder licenciar sus aplicaciones para móviles.

android moviles

Con motivo de un pleito entre Google y Oracle, se han conocido los acuerdos de licencia con dos fabricantes de móviles (Samsung y HTC), según informa Recode. Dichos acuerdos datan del año 2011. En ellos especifican las condiciones de las licencias que otorga Google para sus aplicaciones. Nunca son en exclusiva (puede firmar las que quiera con distintas compañí­as); no son transferibles y están limitadas a paí­ses especí­ficos; además están referidas a las aplicaciones de Google sin coste para el usuario final. Sólo se pueden preinstalar en dispositivos que estén certificados como compatibles con Android (mí­nimo 30 dí­as antes de la instalación).

Por un lado, Google se compromete a distribuir versiones actualizadas de sus aplicaciones antes de sesenta dí­as desde la fecha de su disponibilidad. Google podrá enviar actualizaciones automáticas por el aire (over-the-air) y el fabricante licenciatario no deberá impedirlo. Por su parte, el  licenciatario se compromete a no introducir ninguna lí­nea de código en las aplicaciones licenciadas, incluyendo virus, gusanos, bombas de tiempo o bombas de fecha.

También existen requerimientos de ubicación de las aplicaciones en la interfaz de usuario del dispositivo. Salvo autorización expresa en otro sentido, el fabricante licenciatario debe precargar todas las aplicaciones de Google aprobadas para el paí­s o paí­ses en cada dispositivos. Se trata de un paquete conjunto, que deja fuera las que Google considera opcionales. La barra del buscador de Google y el icono de Google Play (antes Android Market) deben estar situados justo al lado de la pantalla de inicio por defecto. El buscador de Google debe ser el buscador por defecto para todos los puntos de acceso al dispositivo. El resto de las aplicaciones de Google (excepto las opcionales) deben estar colocadas como mucho un nivel por debajo del buscador.

La compañí­a licenciataria también se compromete entregar a Google cuatro dispositivos de cada modelo donde vaya a precargar las aplicaciones. Además, debe ayudar a Google en las pruebas de dispositivos y aplicaciones Android. Finalmente, el fabricante licenciatario tiene obligación de remitir informes trimestrales sobre el número total de dispositivos distribuidos con las versiones precargadas de aplicaciones de Google, indicando el paí­s y el modelo del dispositivo.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre... ,