Ropa inteligente fitness

La moda de los «wearable devices», es decir, dispositivos que llevas encima en tu vida diaria, pero no como gadgets tecnológicos (smartphone, tablet, etcétera), sino como elementos comunes de tu vida diaria (gafas, reloj, etcétera) lleva tiempo intentando llegar a la ropa. Y es que no hay nada más wearable que la ropa que, ya sea por gusto o por respeto a determinadas convenciones sociales (especialmente en verano), nos ponemos todos los dí­as antes de salir de casa. Así­ que tiene todo el sentido del mundo que los fabricantes de ropa, atentos a la tendencia de «tecnologizar» nuestras vidas, se vean en el foco de atención y hayan empezado a incorporar chips y sensores a sus creaciones. Hace un año, por ejemplo, Denim presentó sus vaqueros Replay Social, unos pantalones que te permití­an publicar tu posición y tu estado de ánimo en diversas redes sociales. Tan llamativo como, seamos francos, poco útil. Sin embargo, una segunda generación de prendas inteligentes para el fitness se acerca, y al decir inteligente no nos referimos a que sepa utilizar Facebook y Twitter (basta con acceder a ambas redes sociales para comprobar que la inteligencia no es un requisito sine qua non para acceder a las mismas).

Y es lógico que sea, precisamente, en el campo del deporte, donde empiecen a aparecer las primeras prendas que, gracias a la incorporación de diversos sensores, permitan controlar, de manera muy directa, tu estado actual en cada momento del entrenamiento. Para los menos duchos en practicar deporte, es importante saber que, por ejemplo, no obtienes el mismo resultado corriendo 10 minutos a 12 kilometros por hora, que caminando 20 minutos a 6 km/h. Factores como, principalmente el ritmo cardiaco, pero también el respiratorio, hacen que el ejercicio tenga unas u otras consecuencias para tu cuerpo. Por eso, los deportistas emplean pulsómetros y otros dispositivos similares, con el fin de saber en qué rango de pulsaciones (aeróbico, anaeróbico, etcétera) se encuentran. Y es aquí­ donde tienen cabida, precisamente, prendas verdaderamente inteligentes (no tuiteadoras sin más), como Athos, que comenzará a venderse el año que viene, o Gow, algo más limitado pero ya disponible en el mercado.

Ropa inteligente fitness

Athos, que todaví­a tardará unos meses en estar a la venta y por ahora sólo se puede reservar en Estados Unidos, tiene un precio de 400 dólares, (cien la parte superior, otros cien la inferior y 200 el sistema base) y permitirá controlar el ritmo cardiaco, el esfuerzo muscular, equilibrio, contador de repeticiones, cadencia, tiempo de entrenamiento… todo en tiempo real, para que puedas ir realizando todos los ajustes necesarios al momento y, de esa manera, optimices el entrenamiento para obtener el resultado deseado (quemar grasas, ganar volumen, definir, etcétera). Gow,por su parte, se compone de camiseta o top (este sólo para mujeres) y un monitor cardiaco. Su precio es de 99,95 euros y, eso sí­, no ofrece el mismo nivel de información que Athos aunque, claro, su precio es una cuarta parte. Ambos se complementan con una app en la que podrás ver los datos de tus entrenamientos, guardar un histórico y además, en el caso de Gow, el servicio online  Gowtrainer, al que podrás subir tu información, revisar tus estadí­sticas y tu evolución y, en resumen, sacarle el máximo partido a lo que haces.

Ambos productos son una excelente muestras de la ropa verdaderamente inteligente para fitness, la que incorpora la tecnologí­a como un medio para otra cosa, no como un fin en sí­ misma (es decir, para que puedas presumir de tener unos pantalones que saben usar Twitter). Tiene todo el sentido que en poco tiempo vivamos la aparición de otros muchos productos similares (ya empiezan a aparecer por plataformas de crowdfunding como Kickstater o Indiego) y, lo que es más interesante, que surjan otros proyectos con usos que todaví­a no se nos han ocurrido, pero que están esperando a ser encontrados. ¿Qué será lo siguiente?

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...