El asesino de la regañá

Dice el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española que una regañada es, en su voz andaluza, una torta de pan muy delgada y recocida. La fonética regional la convierte en regañá, y Julio Muñoz Gijón ha hecho de ella una mortí­fera arma con la que acabar con los modernitos de Sevilla en El asesino de la regañá. La primera incursión en la literatura de este periodista y bloguero andaluz ha sido a través de una comedia negra que reivindica con sátira unos modos costumbristas y rancios ligados a la cultura de la capital del Sur. No obstante, la novela nace, a pesar de esa apariencia tradicional y clásica, ligada a la vanguardia de las redes sociales y la cultura digital.

Y es que El asesino de la regañá es, en cierto modo, la respuesta novelada a un personaje, @RancioSevillano, que apareció casi como una broma y que en muy poco tiempo congregó en torno a sí­ a una legión de seguidores que, mientras firmamos estas lí­neas, se cuenta en más de once mil followers en Twitter. El pasado viernes, 19 de octubre, el personaje dio paso a la persona, la novela fue presentada y tuvimos oportunidad de hablar con el autor acerca de cómo la literatura y la ficción confirman en Internet y los medios digitales una importante herramienta.

Julio Muñoz, con más de diez mill followers. ¿Le has pedido a Twitter que te cambie la palabra por “acólitos” y así­ mantener algo de coherencia?

Después del Twitter vino lo de la novela. Si no llegamos a tener 11.000 seguidores, me iban a publicar una novela enseguida. El personaje de Twitter ha ligado lo mismo que el Fary en Melrose Place, pero bueno, por lo menos yo he sacado un libro.

No, ahora en serio, ¿entraba en tus planes de promoción hacer de Twitter una forma de generar expectativas acerca de la novela?

Bueno, la cuenta fue antes y a partir de ahí­, y no tanto de la cantidad de seguidores sino de lo participativos que eran, decidí­ que podí­a decir algo en más de 140 caracteres, porque una novela de 140 caracteres no la iba a comprar nadie. La verdad es que hay muchos ejemplos de cómo las redes sociales ayudan. El primer caso que recuerdo fueron los Arctic Monkeys; MundoFicción también lo ha conseguido con El Mundo es nuestro y, desde luego a otra escala muchí­simo menor, yo también con la literatura. Además me gusta que algo tan lejano como las pantallitas ””así­ le dice mi abuela a los ordenadores, smartphones, tablets y demás””  y los libros se hayan dado la mano. Promocionar un libro con Twitter es como abrir un botellí­n con un paquete de papas: parece algo imposible, pero si lo consigues has triunfado porque las dos cosas se hacen mejores.

No sólo has hecho de Twitter una potente herramienta de promoción, sino también Facebook e incluso YouTube. ¿Eres capaz de valorar cuál ha sido el canal que mejor ha impulsado lo que pretendí­as?

Desde luego, Twitter. Las otras dos han sido muy complementarias. Facebook me parece más receptivo que de difusión. Yo en Facebook entro a ver unas fotos, o el timeline de mis amigos, pero es raro que vea algo y lo comparta, ahí­ creo que Twitter se comporta mejor, y eso es lo que ha pasado con @RancioSevillano. Youtube ha sido un complemento. Soy periodista con tiempo libre ””vamos, que estoy en paro””, y nos curramos con cámaras con tiempo libre ””en paro también, para que nos entendamos”” tres ví­deos. Nos reí­mos mucho haciéndolos y la verdad es que de difusión han ido muy bien, pero disparados por Twitter. No creo que casi nadie haya buscado El Asesino de la Regañá en la caja del buscador de YouTube, me juego un cartón de puntillitas y otro de croquetas a que la mayorí­a llegaron a través de Twitter.

Tal ha sido la importancia de las redes sociales que incluso has incluido un apéndice con tweets de los seguidores de Rancio. ¿Hasta qué punto crees que el personaje virtual ha llegado a rivalizar con la atención que buscaba para la propia novela?

Hombre, es que @RancioSevillano es la cuenta de El Asesino de la Regañá. En ese sentido, si es verdad que la cuenta ha ido haciéndose por otros caminos, ””el asesino no habrí­a hablado nunca de Sigur Rós o del Sónar”” pero yo creo que el cuerpo ideológico es común, y las ocurrencias de Twitter son coherentes con lo que pasa en la novela.

En unos dí­as se estrena la versión de la novela para libros electrónicos en Amazon. ¿Crees que este soporte es realmente necesario para la distribución o sólo uno más dentro de las posibilidades tradicionales?

A mí­ me encanta, la verdad. Tengo un Kindle y lo uso mucho, pero aquí­ estoy con lo que dirí­a @RancioSevillano: me gusta aún más el papel. Supongo que a mi hermano pequeño ya el papel le olerá a viejo, pero por supuesto creo que es fundamental, la única pena es que en las presentaciones no sé como lo voy a dedicar.

Aunque a tu personaje/parodia le entusiasma tanto la tecnologí­a como le emociona una croqueta deconstruida, el autor que hay detrás es de una opinión bien distinta…

Sí­, soy un poco geek, maquero, corro con el Nike SportWatch GPS que tiene tecnologí­a TomTom para las rutas y llevo una FuelBand también de Nike en la muñeca. A pesar de todo eso, lo tradicional me alucina y creo que es el mensaje, que igualmente puedo disfrutar viendo El Silencio en la Semana Santa de Sevilla y no perderme cualquier otra hermandad porque tengo una aplicación que me ayuda a saber por dónde va y qué camino es más corto.

Newsletter tuexperto.com

Pon tu e-mail en el recuadro

Otras noticias sobre...