megaupload

El FBI ha cerrado la popular página web de intercamio de archivos, Megaupload y ha arrestado a sus trabajadores. La noticia ha caí­do en la red como un jarro de agua frí­a, ya que Megaupload es una de las páginas más importantes en este sector, y es utilizada diariamente por millones de personas para el intercambio legí­timo de archivos. Bien es cierto que la web es un caldo de cultivo de pelí­culas, series de televisión y demás contenido audiovisual, que cualquiera puede descargar fácilmente, no obstante, desde 2005, fecha en que Megaupload se pusiera en funcionamiento, la web se habí­a librado en muchas ocasiones de su cierre, precisamente por ampararse en la legalidad del intercambio de archivos personales entre usuarios.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Según se han informado diferentes medios desde Nueva Zelanda, la policí­a de Auckland en colaboración con la justicia estadounidense han llevado a cabo una redada para desmantelar la popular web, en una operación llamada “Conspiración Mega”. Los principales responsables de la empresa entre los que se incluyen su fundador, Kim Schmitz, han sido detenidos y puestos a disposición judicial en espera de que se apruebe su extradición a los Estados Unidos.

megaupload

La noticia ha llegado desde la agencia Associated Press, quienes han informado como el FBI ha intervenido la sede central de Megaupload y arrestado a todos sus trabajadores. Millones de archivos personales de los usuarios de Megaupload se encuentran ahora mismo inaccesibles, ya que desde esta tarde y por tiempo indefinido es imposible acceder a la web. Hay que recordar que Megaupload era usado por muchas personas como una especie de disco duro virtual o nube, en la que almacenar legalmente sus contenidos para uso propio o compartirlos con otros usuarios.

La cosa no termina aquí­, ya que el portal Megavideo, el cual permití­a a los usuarios subir e intercambiar contenidos de ví­deo, ha sido cerrado al pertenecer a la misma empresa. Las autoridades estadounidenses han llevado a cabo el cierre de ambos portales, adjuntando una acusación formal de piraterí­a, la cual implica a Megaupload en perdidas por derechos de autor que superan los 500 millones de dólares (unos 386 millones de euros). El Departamento de Justicia, ha acusado a 7 responsables de estas compañí­as de delitos relacionados con el crimen organizado, blanqueo de dinero y piraterí­a masiva en todo el mundo, la cual viola múltiples obras protegidas por derechos de autor. Este caso hace que el fundador de Megaupload, Kim Schmitz conocido como “Kim Dotcom” se enfrente a una pena de prisión que podrí­a llegar hasta los 50 años.

Se sabe que además del fundador de Megaupload, las otras 6 personas acusadas son: Finn Batato, ciudadano alemán de 38 años y director de marketing; Julius Benck, diseñador eslovaco de 35 años; Sven Echternach, un alemán de 39 años que se encargaba del desarrollo de negocio; Mathias Ortmann, alemán de 40 años y co-fundador de MegauploadAndrus Nomm, un joven programador estonio de 32 años y Bram Van Der Zolk, un holandés de 29 años cuya misión era también la programación.

La intervención de Megaupload se ha llevado a cabo de manera coordinada , interviniendo bienes de la compañí­a por valor de 50 millones de dólares en nueve paí­ses. En lugares como Nueva Zelanda, Alemania, Virginia, Washington, Holanda o Canadá, la policí­a se ha hecho con diverso material entre el que se incluye servidores de Megaupload o incluso un vehí­culo Rolls Royce Phantom Drophead Coupe. La intervención incluye el cierre de un total de 18 dominios web que estaban asociados a Megaupload en lo que las autoridades han bautizado como “La Conspiración Mega”.

La denuncia del Departamento de Justicia detalla cómo Megaupload se habí­a convertido en 5 años en uno de los sitios web más populares del mundo. A dí­a de su cierre, la empresa tení­a más de 150 millones de usuarios registrados, unos 50 millones de usuarios diarios y un volumen de datos generado que suponí­a el 4% del trafico total de internet. En los 5 años que Megaupload llevaba en pie, se calculan unos beneficios (según la denuncia) “ilegales” de unos 175 millones de dólares. Estos ingresos eran generados a través de los sistemas de publicidad y los abonados a las llamadas “Cuentas Premium” a cuyos suscriptores se les ofrecida un servicio “total” por un coste que variaba dependiendo del tiempo contratado.

El excéntrico y nada discreto fundador de Megaupload

De lo que no cabe duda, es que desde ahora y por un largo tiempo, oiremos hablar de una persona  llamada Kim Schmitz, un multimillonario extravagante, cuyos conocimientos de informática dados por su antigua pasión por el tema hacker, le han reportado unos cuantiosos beneficios económicos en su vida. Lejos de llevar una vida de lujo discreta, al fundador de Megaupload se le ha visto en la red conduciendo un Mercedes a más de 200 kilómetros por hora por una ví­a pública, dentro de la conocida competición automovilí­stica callejera llamada Gumball 3000, o posando tranquilamente dentro de su avión privado, zumo multi-vitaminas en mano. Con 37 años y alemán de origen, Schmitz ya ha sido condenado por delitos de fraude con tarjeta de crédito y otros casos relacionados con la piraterí­a informática. Aunque sin lugar a dudas, el rey del imperio Megaupload, Megaporn, Megavideo o Megaerotic, tendrá que lidiar con la justicia y demostrar fehacientemente su inocencia para no terminar entre rejas las próximas décadas, en la que será sin duda su “descarga” de alegaciones más importante hasta la fecha.

kim schmitz

Las primeras reacciones al cierre de Megauplaod no se han hecho esperar, ya que ahora mismo, las páginas web oficiales del Departamento de Justicia de Estados Unidos y Universal Music se encuentran caí­das, presumiblemente tras un ataque hacker perpetrado por el grupo activista Anonymous. Según puede leerse en el Twitter oficial de Anonymous, se alude con ironí­a reivindicativa la caí­da de ambas páginas, y se emplaza a la gente a estar atentos en lo que parece ser sólo el comienzo de una guerra digital. Poco después, la página web de Asociación de Industria Discográfica estadounidense ha sufrido la misma suerte que las anteriores, algo similar a lo que está ocurriendo con la web francesa dedicada a Hadopi, una ley gala que pretende defender los derechos de autor en internet, muy similar a la ley SOPA o SINDE. Las páginas de la SGAE, Warner Music, EMI Music o el FBI también han sufrido diversos ataques durante la pasada madrugada. Anonymous ha realizado el mayor ataque informático coordinado de su historia, movilizando más de 10.000 personas afines al movimiento, que se han dedicado a saturar los servidores de las web atacadas. El grupo incluso ha creado en tiempo récord un página web clon de Megaupload, aunque su funcionamiento se ha visto interrumpido. Algunos ya califican el asunto como “La I Primera Guerra Mundial Digital, mientras Anonymous ha declarado que esto es “el comienzo del fin de internet tal y como lo conocemos”.

A estas alturas se van conociendo más detalles sobre la operación que la policí­a de Auckland ha llevado a cabo para detener al fundador de Megaupload. Según informan las autoridades neozlenadesas, la misión ha sido algo más complicada que “llamar a la puerta”, ya que Kim Schmitz se encontraba en una mansión dotada de grandes medidas de seguridad. La policí­a informa que en el momento de entrar, el detenido activo varios dispositivos de seguridad electrónicos, que tuvieron que ser desactivados por la policí­a especializada Posteriormente Schmitz se refugió en una habitación acorzada, un habitáculo también conocido como “habitación del pánico”. Esto retuvo un poco más a la policí­a hasta que finalmente abrieron la puerta blindada y Schmitz fue detenido. Entre los bienes incautados, además de los mencionados coches de lujo, se intervino una escopeta de caza.

kim schmitz

Los acusados han hecho una breve aparición en el tribunal de Auckland, donde el propio Kim Schmitz ha declarado que “no tienen nada que ocultar”. Se ha fijado una vista el próximo lunes para una posible libertad bajo fianza, a la espera de que los gobiernos de Estados Unidos y Nueva Zelanda finalicen los tramites necesarios para llevar a cabo la extradición de Schmitz. Pese a que las autoridades neozelandesas han encontrado indicios de delitos contra la propiedad intelectual por parte de Schmitz y sus socios, no levantarán cargos contra ellos.

También en tuexperto.com os contamos …

El cierre de Megaupload no acabará con el intercambio de archivos

¿Se puede reclamar que te devuelvan el dinero de una cuenta Premium en Megaupload?