No se ve, pero está. EagleTec acaba de presentar uno de los dispositivos más pequeños y sobre todo, más ligeros del mercado. Se trata del EagleTec Nanosac Micro SD Card Reader. Detrás de este kilométrico nombre se esconde un lector de tarjetas MicroSDHC y MicroSD de hasta 32 Gb que ocupa poco más que una tarjeta y que pesa sólo dos gramos, sin la tarjeta puesta claro. Con él hay que preocuparse bastante más de no perderlo que de cualquier otra cosa.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

EagleTec es una empresa de Hong Kong obsesionada con el más pequeño todaví­a. Si hace muy poco presentaban al mundo su EagleTec Nano USB, ese pen drive más pequeño que un dedal, ahora se lanzan a reducir lectores de tarjeta diminutos.

EagleTec ha apostado por la concentración y ha conseguido un lector tan pequeño que puede estar siempre conectado a alguno de los puertos USB del ordenador sin que nos moleste, siempre que haya puertos libres claro.

Las ventajas de este tipo de lectores sobre los pendrive (lápices de memoria que funcionan como pequeños discos duros portátiles) es que, además de casi no verse cuando están conectados, nos permiten variar su capacidad. El pendrive puede contener una cantidad de memoria fija, y si se necesita más hay que comprar otro. Con dispositivos como el EagleTec Nanosac Micro SD basta con comprar otra tarjeta MicroSD por lo que podemos movernos entre un giga o incluso 32 gigas. Además, por supuesto, este tipo de lectores nos permiten visualizar y volcar al ordenador las fotos que hagamos con una cámara.

De momento sólo está a la venta en Japón, aunque hay tiendas en Internet que ya lo venden a todo el mundo por unos 18 dólares, que al cambio actual son unos 13 euros. En cierta manera y aunque no sea un aparato para nada caro, es extraño pagar más de 2.000 de las antiguas pesetas por algo que sólo pesa dos gramos y que sobre todo debe de ser tan fácil de perder.

Ví­a: tusequipos.com

Otras noticias sobre... ,