Es un hecho incontestable. En el último año, los precios han bajado. ¿Todos? No. Existe en España un territorio formado por la irreductible banda ancha que se resiste desde 2006 a rebajar sus tarifas.

Y eso, a pesar de que la Comisión de Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) no se quedó de brazos cruzados. Por ejemplo, rebajó en dos ocasiones el bucle del abonado. También intervino para que descendiera la tarifa que exige Telefónica como proveedor mayorista. Sin embargo, no ha habido ningún reflejo de sus actuaciones en el precio final que debe pagar el usuario. Los únicos que se han visto beneficiados de algún modo han sido los nuevos clientes, a los que se han atraí­do mediante promociones puntuales. Eso sí­.Unas promociones qye rebajaban los tramites y las primeras cuotas, pero que obligaban al nuevo cliente a permanecer muchos meses atado al servicio.

Al final de este artí­culo te ponemos un enlace al cuadro completo con la comparativa de tarifas entre los diferentes operadores.

De hecho, la banda ancha incluso se ha encarecido. En el caso de Telefónica, su servicio de ADSL de 6 megas ha subido un 2,51%. Jazztel también ha aumentado su cuota de lí­nea en un 7,7%. Otros operadores más baratos, como Orange, Ya.com, Tele2 y Vodafone, no han rebajado un ápice sus importes.

Pero lo que resulta grave es que en las zonas donde no hay competidores, las tarifas se encarecen hasta un 32%. Las empresas compran el acceso a Telefónica y luego lo revenden al precio que quieren.

Lo dicho. Por desgracia, España sigue a la cola de Europa en cuanto a precios y también en calidad de servicio. En resumen, pagamos más por menos.

Otras noticias sobre... , , , ,