Los mensajes SMS entre paí­ses europeos costarán once céntimos de euro 4
Como ya se hizo con el precio de las llamadas de móvil entre paí­ses de la Unión Europea, en Bruselas se ha aprobado una nueva normativa que se centra, sobre todo, en el coste de los mensajes cortos de texto (SMS). El objetivo: que a partir del 1 de julio de 2009 enviar un SMS desde un paí­s a otro de la Unión cueste como mucho 11 céntimos. Un notorio descenso respecto a la media europea actual, que se sitúa en 29 céntimos.

Se trata de una medida que afecta especialmente a España, donde la media es de 40 céntimos. Viviane Reeding, comisaria europea de la Sociedad de la Información, ya adivirtió sobre la necesidad de abaratar las tarifas en territorio español, como también hizo en el Mobile World Congress de Barcelona. Finalmente, casi todos los Ministros de Telecomunicaciones de los paí­ses de la Unión han votado a favor de la medida. Con dos grandes excepciones: República Checa y, precí­samente, España.

Resulta sospechoso que uno de los paí­ses con tarifas más altas de roaming o itinerancia (tráfico de voz y datos entre distintos paí­ses por la red telefónica), sea uno de los dos que no ven la medida con buenos ojos. Lo cierto es que, en la votación, España se abtuvo. Pero las declaraciones de nuestro Secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros, son más de rechazo que de abstención: “resulta inaudito el atrevimiento de intervención en precios minoristas”, afirma.

Los mensajes SMS entre paí­ses europeos costarán once céntimos de euro 4Igual es más inaudito que, en un mercado supuestamente común y unificado como el europeo, los españoles tengamos que pagar casi un 40% más que la media europea por un servicio. Pero bueno, son puntos de vista distintos.

Lo más preocupante de todo es el argumento de España y República Checa para criticar la medida: esta bajada de tarifas podrí­a llevar a los operadores de telefoní­a a subir los precios de otros servicios.

Un momento, ¿y entonces para qué existen la CMT y otros entes encargados de vigilar el mercado? Por desgracia, en muchos casos no sirve para nada. No hay más que fijarse en las conclusiones de la CMT sobre la subida simultánea en las llamadas de móviles que se produjo en marzo de 2007. Aunque luego hay organismos que tienen una visión algo distinta pero tardan más de un año en reaccionar, como la Comisión Nacional de Competencia.

Pero bueno, lo importante es que las tarifas tendrán que bajar de forma obligatoria. De paso, la Unión Europea también ha impuesto otras obligaciones a los operadores dentro de los servicios de roaming. En las llamadas, tendrán que facturar según el número de segundos consumidos, en lugar de redondear por minutos. Actualmente, este redondeo supone para los europeos pagar un 24% más al hacer llamadas y un 19% más al recibirlas.

Y es que, en efecto, cuando llamamos al extranjero el coste de llamada se reparte entre los dos interlocutores (cada uno paga el “tramo” de su red nacional). Y eso que estamos en un mercado común, repetimos. Como decí­amos antes, ya existe una normativa sobre las tarifas de este tipo de llamadas, cuyo coste debe ir reduciéndose progresivamente hasta 2010. La novedad es que, con esta nueva medida, seguirán reduciéndose a razón de tres céntimos por año hasta 2012.
Los mensajes SMS entre paí­ses europeos costarán once céntimos de euro 4
De esta forma, en julio de 2012 las llamadas en itinerancia tendrán un coste máximo por minuto de 34 céntimos al realizarlas y 10 al recibirlas (en la actualidad, las tarifas son de 46 y 20 céntimos, respectivamente). La normativa incluye otros puntos. Entre ellos, uno que en la actualidad se nos antoja poco menos que pedirle peras al olmo: poder cambiar de compañí­a telefónica conservando el número en un plazo máximo de 24 horas.

Respecto a esta última medida, esperemos que el señor Ros no opine que su aplicación pueda acarrear que los operadores aumenten los plazos para realizar otras gestiones. Más que nada, porque parece un poco difí­cil que tarden más todaví­a en hacer tareas como darnos de baja. Aunque nunca se sabe, pues hablamos de un sector que no para de superarse a sí­ mismo en materias como el número de quejas y reclamaciones emitidas por los consumidores.

Ví­a: elmundo.es

Newsletter tuexperto.com

Pon tu e-mail en el recuadro

Otras noticias sobre...