Parece un compartimento sacado de una pelí­cula del espacio. Uno de esos habitáculos que podrí­as encontrar caminando por los pasillos de una nave espacial. Y es que Austroflamm ha querido darle un toque ligeramente futurista a esta atractiva chimenea transportable. Sin duda, esta Vogue es el modelo más atrevido e innovador de todo el catálogo de la firma. Apuesta clara por la vistosidad en lugar de la discreción por la que aboga el sistema de calefacción Thermodul.

Aunque más que chimenea se podrí­a decir que se trata de una estufa, ya que puedes colocarla en cualquier habitación o cambiarla de sitio cuando te apetezca. Pero el método de calentamiento sí­ respeta las pautas tradicionales, es decir, fuego encendido por nosotros mismos y los mejores troncos de leña que puedas encontrar. De todos modos, el fabricante ha integrado un sistema de memoria de calentamiento, que conserva el calor de forma más efectiva y por tanto requiere quemar menos madera. Que a este ritmo no nos van a quedar árboles en los que colgar casas Ewok.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

La mejor noticia es que no hace falta que vivas en una casa o en un chalet, puedes utilizarla sin problemas dentro de un bloque de apartamentos. Además, su diseño moderno le dará un aire muy vanguardista a la decoración de la sala. El complemento perfecto cuando llega el invierno, a juego con tu oficina móvil Globus o en contraste con los altavoces Ice Cube y Snow Flake de Samsung.

Sus medidas son de 1,05 x 0,7 x 0,7 metros, reducidas para no ocupar espacio innecesariamente, pero a la vez suficientes para hacerse notar (como pieza de diseño que es) en el salón de casi cualquier hogar. Decimos casi porque su elevado precio, 4.380 euros, lo convierte en un producto bastante exclusivo. Los demás, a conformarnos con la manta y un té caliente que nos sale mucho más económico.

Ví­a: Tuvie