Cómo cambiar el color de las carpetas en Windows XP 2
Si miramos las pantallas de todos los usuarios de Windows, nos daremos cuenta de lo poco que cambian. Vale, cada persona distribuye los iconos por el escritorio a su manera y añade su foto preferida como fondo de pantalla. Pero, al final, casi todos dejamos la apariencia y los colores que vienen por defecto. Esto es algo comprensible, teniendo en cuenta el poco margen de maniobra que nos deja el propio sistema operativo. Pero hay programas con los que podemos hacer “tuneos” curiosos. Un ejemplo es FolderMaker, una herramienta para poner distintos colores a las carpetas en Windows XP.

Funciona de una forma sencilla y cómoda. Lo descargas (puedes hacerlo desde este enlace), lo instalas y, a partir de ahí­, sólo tienes que hacer clic con el botón secundario (normalmente el derecho) del ratón sobre la carpeta que quieres cambiar. Luego seleccionas Mark Folder y te aparecen varias opciones, agrupadas en dos categorí­as. La primera sirve para agregarle a la carpeta un icono especial (archivos importantes, temporales, privados…). La segunda permite teñir la carpeta de alguno de los diez colores que vienen con el programa.

Rojo, naranja, amarillo, verde, celeste, azul, violeta, blanco, gris o negro. El cambio es instantáneo y funciona con todos los tamaños para el icono de las carpetas. En pocos minutos, podemos darle un aspecto mucho más simpático a nuestro escritorio o a cualquier directorio del disco duro. Mucho más fácil y rápido que teñirse el pelo a base de retoques fotográficos.

Ví­a: blogoff

Newsletter tuexperto.com

Pon tu e-mail en el recuadro