Mi experiencia con el amplificador Loewe multi.room amp tras un mes de uso

Loewe apuesta por un futuro audiovisual en el que la parte “audio” gana importancia, y la evolución de sus productos más recientes apunta claramente en esa dirección. Sí, sus televisores siguen evolucionando y ofreciendo una gran calidad de imagen o algunas características únicas (como su doble sintonizador o la calibración original), pero desde hace mucho también han destacado por su sonido.

Pero sobre todo, nos parece notable el relanzamiento de varios productos dedicados al sonido. Sin ir más lejos, en una reciente presentación, nos avanzaron una nueva gama de altavoces tradicionales, es decir ni Bluetooth ni inteligentes, sino “sólo” (entrecomillado porque no es poco) cajas con altavoces dedicadas a ofrecer el mejor sonido en un sistema tradicional estéreo (sin cerrar la puerta al cine o multicanal). Cuando en pleno siglo XXI y rodeado de aparatos tecnológicos a la última, alguien de la marca Loewe nos enseña con ilusión sus próximas cajas (que si recuerdo bien partirán de 5.000 o 6.000 euros) se aprecia cómo respira la marca alemana.

¿Qué tiene todo esto que ver con el Loewe multi.room amp? Mucho, porque este compacto amplificador, cuyo precio recomendado es de 1.000 euros e incorpora reproducción de archivos y completa conectividad, será el que podrá mover esas cajas, como puede ahora mismo mover cualquier altavoz, o las cajas con las que lo hemos probado. Vamos antes de nada a conocerlo.

Mi experiencia con el amplificador Loewe multi.room amp tras un mes de uso 1

Ficha técnica del amplificador Loewe multi.room amp

Loewe multi.room amp
TipoCompacto amplificador y reproductor en red de dos canales (estéreo) Posible uso como canales de efectos con una barra de sonido Loewe Klang
AmplificaciónTipo: Clase D 2 x 300 W (8 ohmios) 2 x 600 W (4 ohmios) Menos de 0’05 % THD+N Mejor que 100 dB (relación señal-ruido)
Entradas1 HDMI (ARC solo PCM) 1 estéreo RCA (línea) 1 USB (lateral para memorias, solo MP3) Ethernet (2)
Salidas2 x Altavoces (banana 4 mm y cable o spades) 1 RCA subwoofer (ajuste nivel y frecuencia) 1 estéreo RCA
ConectividadBluetooth 5.0 Ethernet y WiFi
Soporte de sonido (música)DTS Play-Fi, Apple AirPlay, Google Cast y Spotify Connect Roon (vía Chromecast o AirPlay) Formatos PCM, MP3, M4A, AAC, FLAC, WAC, AIFF, Hi-Res AUDIO
Formatos de sonido (cine con Loewe Klang)Dolby Audio / Digital Plus / Atmos / DTS HD / DTS:X Sistemas compatibles Loewe: klang bar5 mr, klang bar3 mr, klang mr5, klang mr3, klang mr1
Dimensiones y peso217 (ancho) x 217 (fondo) x 79 (alto) mm
2,2 kg
Consumo5 W en reposo activo, 0’5 W standby
DisponibilidadDisponible
Precio1.000 euros

Loewe multi.room Amp: así es

Lanzado a principios de año, el Loewe multi.room amp se presenta como dispositivo para combinarlo con una pareja de altavoces y en su momento así lo presentamos. Permite sonorizar una habitación o sala grande, con música recibida a través de la red, de un televisor o de una fuente de sonido estéreo. Y hará sonar unos altavoces tradicionales (“pasivos”) o activos (autoamplificados) con la posibilidad de que también se use un cajón de graves. Dentro de un ecosistema Loewe, combinado por ejemplo con una de sus barras de sonido, este amplificador se puede encargar de unos altavoces de efectos (‘surround’ traseros por ejemplo).

El multi.room amp es una pequeña caja de unos 22 centímetros de lado y ocho de alto que pesa poco más de dos kilos. Esta densidad responde a su contenido y características. Para empezar, tiene un reproductor o ‘streamer‘: es un miniordenador con un sistema operativo dedicado a leer archivos de sonido que recibe por Ethernet, Wi-Fi o Bluetooth. Está a la última porque acepta (es decir que entiende y decodifica) todos los formatos de música actuales, y se conecta a la mayoría de servicios.

Es decir, que es compatible con Apple AirPlay, Google Cast, DTS Play-Fi y Spotify Connect. Desde el punto de vista audiófilo echamos de menos Qobuz o TIDAL, que sea Room-compatible (lo es indirectamente vía AirPlay o Chromecast), o que también se pueda conectar a Amazon Music. La buena noticia es que eso cambia con una actualización, algo habitual en este tipo de aparatos, que evolucionan según la demanda de sus usuarios.

Si usamos el Loewe multi.room amp con una barra klang en un sistema de cine cambia un poco cómo se comporta y de hecho en la parte trasera hay un interruptor físico para seleccionar esa forma de funcionamiento (para uso como cajas frontales o traseras). Entonces puede recibir indirectamente (vía barra klang) señales Dolby Digital, Atmos o DTS.

Después del reproductor, tenemos la parte de conversión digital-analógica (o DAC por sus siglas inglesas). Esta parte convierte la música digital recibida por el reproductor, o el audio digital que venga de un televisor a través de la conexión HDMI (en ese caso solamente PCM y no Dolby Digital ni DTS). Loewe no declara qué chip se encarga de la conversión, un dato que los aficionados suelen buscar, y el aparato es algo complicado de desmontar (de forma reversible) para averiguarlo, así que nos quedamos con esa incógnita.

Pero sí sabemos que es capaz de reproducir explícitamente PCM hasta Hi-Res Audio, es decir por encima del formato tradicional CD (44 kHz con 16 bit) hasta 24 bit y 96 o 192 kHz de frecuencia de muestreo. Nos queda la duda si el chip acepta el formato DSD (original de los SACD pero presente en muchas plataformas audiófilas) porque si es así (‘hardware’ compatible) podrá reproducirlo con una simple actualización de ‘software’.

Una vez recibida, procesada y convertida la señal digital, tenemos nuestra música (en analógico)… y dos posibles salidas: la que es lógico usar con el Loewe multi.room amp, que para eso es un amplificador, las salidas para altavoces tradicionales. La otra, como fuente o como preamplificador, dos salidas de línea (conexión RCA blanco y rojo), que podríamos usar con cajas autoamplficadas. En el primer caso, que como digo entiendo es lo lógico, el Loewe dispone de salidas para una pareja de altavoces en formato banana (cuatro milímetros) y trae de serie unos excelentes adaptadores para quien use cable en bruto (o terminado en espadines o similar).

Mi experiencia con el amplificador Loewe multi.room amp tras un mes de uso 7
Salidas de altavoces y salidas RCA de subwoofer y línea

Esta sección de amplificación es la responsable de la mayor parte del espacio interno del multi.room amp: son dos etapas en eficiente Clase D (que desperdicia poca energía en forma de calor) con 300 vatios de potencia nominal (para cajas de ocho ohmios). Hay una cifra muy espectacular que la marca ha usado en parte de la promoción de su nuevo aparato: “más de 1.200 vatios de potencia”. ¿De dónde sale esa cifra? Pues los 300 vatios a ocho ohmios se convierten en un máximo de 600 vatios por canal si las cajas conectadas tienen menor impedancia (o “resistencia”), concretamente cuatro ohmios, y dos veces (son dos canales) 600 son, sí, 1.200 vatios.

Una etapa capaz de duplicar potencia cuando se reduce la impedancia muestra que dispone de “músculo” y potente alimentación detrás. En realidad esa es una potencia nominal, medida en condiciones estables y baja distorsión, pero es normal que las etapas alcancen más potencia relajando las condiciones (tiempo y distorsión), así que en realidad, el Loewe multi.room amp es bien posible que supere holgadamente en uso ese kilovatio largo de potencia. Tampoco conocemos el origen de estas etapas (como el chip DAC suelen ser productos OEM que cada fabricante adapta) pero conociendo el mercado apostaríamos por unas ICEpower, buena garantía de rendimiento, fiabilidad y musicalidad.

Por último señalemos que el Loewe multi.room amp tiene cuatro modos de funcionamiento o “escenarios”: el uso normal en solitario como reproductor y amplificador, el parecido uso ‘multiroom‘ donde además de él podemos escuchar otros amps u otros dispositivos en nuestra instalación en diferentes habitaciones (usando AirPlay, Spotify Connect, ChromeCast o DTS Play-Fi), en modo TV que es como el primero pero sonando (y controlado) desde el televisor, y el modo multicanal cuando lo enlazamos a una barra de sonido Loewe.

Desembalado e instalación del Loewe multi.room amp

El multi.room amp viene en una discreta cajita de cartón y al abrirla nos lo encontramos protegido por una funda textil. Al abrir la caja el producto desprende sensación de calidad por su embalaje y acabados, pero sin lujos, no nos olvidemos de que ronda los 1.000 euros. Viene un esbelto y, como veremos, útil mando a distancia, que recibimos de buen grado, aunque al ser un producto “conectado” es posible controlarlo y sobre todo configurarlo a través de su aplicación dedicada (iOS o Android). También acepta control por voz (‘Alexa skills’) aunque. Además viene con un cable HDMI, un buen detalle.

En la parte frontal, el Loewe exhibe una suerte de rueda de control que en realidad son cinco botones: cuatro en los puntos cardinales de la rueda, para subir o bajar volumen y adelantar o retrasar canciones, más uno central para encender y apagar el aparato, o pausar y reproducir la música. Encima, al lado del familiar logo de la marca alemana, una banda de LED será de ayuda cuando lo usemos para saber si subimos o bajamos volumen o cambiamos alguna otra cosa, con códigos de colores (imprescindible tener el manual a mano).

Es discreto y visible, aunque preferimos pantallas más evidentes (donde además se pueda ver qué escuchamos por ejemplo). Puede pasar desapercibido, pero en el lateral hay una conexión USB para memorias con música (pero solo lee MP3 al menos hasta actualización).

Por detrás el multi.room amp tiene bastante que contar. Tiene la conexión de alimentación, la entrada HDMI si lo usamos con un televisor (compatible ARC y CEC) y dos conexiones Ethernet (prácticos para encadenar productos). Tenemos también cosas que hemos citado: interruptor para configurarlo como frontal o trasero (uso con barra klang), salidas para altavoces y salidas estéreo RCA (para eventuales cajas activas). También hay una salida para cajón de graves de la que hablamos enseguida y una entrada de sonido tradicional (pareja estéreo RCA). Si tenemos un tocadiscos para conectárselo, necesitaremos un previo de fono aparte (tal vez integrado en el tocadiscos) porque el Loewe no tiene fono interno.

Además de todo esto, cuatro botones de configuración: uno ‘WPS’ para la conexión fácil a Wi-Fi, ‘Pair’ para enlazar el multi.room amp con una barra klang de Loewe de forma inalámbrica, ‘Mono’ (pulsador) si queremos que en lugar de estéreo el amplificador una las dos señales y así lo tengamos en su salida (por ejemplo para uso en una terraza o fiesta). El último botón, ‘Sub’, activa un filtro que corta las frecuencias graves: normalmente los altavoces reciben toda la señal musical, pero si lo pulsamos no les llegarán graves, que serán dirigidos a la salida ‘Sub’ para un cajón de graves.

La frecuencia de corte se puede seleccionar en la app (por defecto es 100 Hz) y será útil al usar el Loewe amp con cajas pequeñas (estantería o monitores compactos) añadiéndoles un ‘subwoofer’, lo que se llama sistema 2.1. Así, el amplificador hará sonar las cajas que, como no reproducen cómodamente los graves, se libran de eso (sonido más limpio) y esos graves van al ‘subwoofer’ que sí los puede reproducir con limpieza y energía.

Mi experiencia con el amplificador Loewe multi.room amp tras un mes de uso 12
Botones de configuración traseros

Instalar el Loewe multi.room amp es tan sencillo como conectarlo a la alimentación, red (si no usamos WiFi) y cajas a usar. Nos conviene descargar dos aplicaciones: una normal o lógica es la propia (my Loewe) para la configuración “fina” en cosas como la frecuencia de corte del ‘subwoofer’ (si lo usamos). Pero también nos vendrá bien la app DTS Play-Fi para algunas cosas, por ejemplo si queremos escuchar radio por Internet, pues no habría otra forma directa de hacerlo.

Si tenemos cuenta de Spotify (de pago) podremos aprovechar que el Loewe es Spotify Connect, muy práctico (la música le llega directamente por red y el móvil sólo es un control), lástima que no disponga de TIDAL o Qobuz. Si usamos Roon, una aplicación de gestión de música, descubriremos el Loewe de dos formas: como punto de reproducción AirPlay o Chromecast. Como comentamos al principio, estas compatibilidades lo normal es que se amplíen o lleguen en una futura actualización.

En cuanto al mando a distancia, es de los finos (usa pilas tipo reloj incluidas) y tiene algunos controles evidentes y otros que no lo son tanto. Encender y apagar, silenciar, elegir entrada, reproducir o parar y ajustar el volumen, son todas evidentes con el icono que toca en el botón correspondiente. Los ajustes de graves y agudos, también directos, ya conviene tocarlos mirando el aparato: la banda luminosa nos indicará si estamos en ‘Neutro’ (ni añadimos ni quitamos) o si hemos modificado el ajuste de cada banda de frecuencias.

El botón en forma de luna permite ajustar el brillo de la banda LED, y el que parece un ecualizador es para modificar el balance (equilibro entre canal izquierdo y derecho). Y el que parece para seleccionar entradas, hace eso (también por colores hasta ¡siete! opciones) salvo si lo pulsamos un rato: ahí entramos en el ajuste del ‘subwoofer’ (frecuencia y nivel), a base de la barra LED y los controles de volumen y salto de canción (es decir imposible acordarse y necesitaremos el manual). La aplicación lo hace más fácil.

Mi experiencia con el amplificador Loewe multi.room amp tras un mes de uso 13

Audición: cajas grandes y cajas pequeñas

Hemos tenido el Loewe multi.room amp a prueba durante varias semanas, durante las cuales lo hemos podido probar en diferentes ambientes: en una habitación como equipo de “despacho”, con cajas compactas de estantería (sobre una mesa de trabajo), y también en dos salas con sendos equipos Hi-Fi dedicados, en un caso (salón) con cajas grandes de alta sensibilidad, y en otro (sótano) con monitores de tamaño medio apoyados por un ‘subwoofer’. Para los curiosos, las cajas usadas han sido en el primer caso las Falcon Ania, en el segundo las Allegro y en el tercero unas Merlin TSM con el B&W ASW850.

En el primer caso (despacho), la verdad es que ya nos sorprendió gratamente la capacidad del Loewe para mover unas cajas que, si bien no son difíciles, sí les pedíamos un extra al ajustar el grave al alza para compensar su compacto tamaño y posición respecto de la sala. Echamos de menos alguna otra conexión digital: una entrada óptica o USB hubiera permitido conectar directamente el ordenador de trabajo. En su lugar, controlábamos qué sonaba desde Spotify o la aplicación DTS Play-Fi (que no habíamos usado antes y no nos gustó mucho porque está más orientada a altavoces portátiles, parece).

Mi experiencia con el amplificador Loewe multi.room amp tras un mes de uso 14
En el equipo del salón, sonando frente a aparatos «mayores»

El uso con equipos de superior nivel fue más revelador: son cajas y salas cuyo sonido conocemos al dedillo tras muchas pruebas, y también fácil al usar directamente la aplicación, o Spotify, o mejor aún Roon (si bien limitando la frecuencia de muestreo de la música). El Loewe amp enseguida mostró su total capacidad para mover cualquier caja (no en vano hablamos de más de 1.000 vatios…), es un buen puño de hierro, pero sobre todo era capaz de hacerlo con el proverbial guante de seda.

Sí, seda, un sonido sedoso: lo apreciamos de entrada y quedó claro después de muchas horas, su sonido si peca de algo es en algún momento de dulzura, porque ofrece un perfil sonoro muy musical, que ofrece lo mejor de cualquier caja. Ninguna de las cajas probadas es particularmente agresiva en la zona media o alta, pero queda claro que incluso en ese caso este Loewe no nos expondría sin perdón ese defecto, sino que al revés podría camuflarlo suavizándolo. Siempre es preferible esto, que un amplificador o fuente demasiado detallado, “analítico” en el mal sentido, que termine provocando dolor de cabeza combinado (mal) con cajas que también tiendan a ese perfil sonoro agresivo.

Mi experiencia con el amplificador Loewe multi.room amp tras un mes de uso 15
Los conectores de altavoces, «banana» 4 mm adaptables a cable pelado o con espadines

Nada de eso por parte del Loewe, lo que también nos incita a pensar que su amplificación Clase D puedan ser etapas de origen ICEpower porque tienen ese perfil también, tirando a dulce y “musical”. Gracias a eso, también perdona grabaciones poco ideales, algo por desgracia habitual en música pop y rock de hace tres o cuatro décadas, y aunque algunos máster se han reeditado no siempre el resultado es mejor que el disco o grabación original, sobre todo cuando la discográfica se deja llevar por la tendencia a que todo suene “mejor” (muy entre comillas) en un coche o auriculares que en un equipo digno de las palabras “alta fidelidad”…

Conclusiones tras usar el Loewe multi.room amp… ¿para quién es?

El que definitivamente sí pertenece a ese mundo de la Hi-Fi es el Loewe amp. Este compacto dispositivo de apariencia algo inocente o sencilla esconde muchas posibilidades y mucha potencia. El precio podrá parece alto a quien no conozca alternativas, porque en realidad es competitivo: un amplificador estéreo “tradicional” (con su gran chasis de 43 centímetros de ancho) de hoy en día, con conexión de red y reproducción como este, se pone en 1.000 euros enseguida… y no suelen ser tan potentes.

Un aficionado que tenga un sistema algo viejo, pero cuyas cajas en su día fueron bien elegidas y no se han estropeado, con añadir el Loewe amp tendrá un sistema a la última. La ventaja de esta afición es que los componentes pueden durar literalmente décadas… Para alguien que parta de cero, el Loewe es también una excelente opción para montar un equipo en dos pasos: con el amp y una pareja de cajas que nos vayan bien en tamaño y presupuesto, y aquí podría decir que no hay techo. Nosotros de hecho lo probamos con cajas que multiplican por diez su precio, y eso da idea de su capacidad o posibilidades.

Este aparato está igualmente cómodo en un gran salón bien acondicionado, que en una habitación o despacho… y por supuesto están las posibilidades que ofrece combinado con componentes Loewe klang para montar un sistema de cine. Loewe ha tardado algo en volver al mundo de la alta fidelidad, pero parece que lo hace dando buenos pasos. ¡Bienvenidos!

Mi experiencia con el amplificador Loewe multi.room amp tras un mes de uso 16

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día a +4.000 suscriptores

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.